Establecimiento de una cultura de la seguridad

Un enfoque sistemático

En este artículo continuamos con el debate sobre el papel que juega el contexto social en el buceo que se inició en el artículo "Una cultura de la seguridad en el buceo" de la sección Opiniones de los expertos de la edición del cuarto trimestre de 2014. En este artículo, el Dr. Jack Meintjes, un especialista en medicina del trabajo que realiza trabajos de asesoría para empresas de buceo (y de otro tipo) sobre cuestiones de salud y seguridad laboral, responde preguntas sobre la cultura de la seguridad en el buceo deportivo en la actualidad.

La cultura de la seguridad se ha definido como el producto de valores, actitudes, competencias y patrones de comportamiento individuales y grupales que determinan el compromiso con los programas de salud y seguridad de una organización, así como también su estilo y competencia.



¿Cómo definiría la cultura de la seguridad en el buceo?
Me gusta la definición "el modo en que las personas se comportan cuando nadie está mirando". En el buceo debemos confiar en una serie de personas en lo que se refiere a nuestra salud y seguridad. Muchos buzos creen de buena fe que el aire que les proporciona el operador de buceo cumple con los requisitos de seguridad, que el operador del barco estará allí cuando salgan a la superficie, etc. No obstante, a partir de la experiencia sabemos que esto no siempre es así. Me gustaría ver una cultura material que esté presente al interactuar con todas las personas involucradas en la operación.



¿Por qué es importante tener una cultura de la seguridad?
Mientras la mayoría de las personas se preocupa por las lesiones y enfermedades relacionadas con la presión, la mayor parte de los incidentes no guarda relación con ella. Las lesiones van desde caídas sobre superficies resbalosas hasta aquellas causadas por malas prácticas o un diseño deficiente. Esto es importante para todos: para los operadores de buceo, supone un riesgo legal y financiero, incluso el riesgo de obtener una mala reputación. Los empleados del operador de buceo pueden estar en riesgo de sufrir una lesión o una enfermedad, incluso enfermedades provocadas por la exposición a largo plazo a factores de riesgo presentes durante el desempeño de sus funciones. Para los buzos que son clientes de un operador "poco seguro", el riesgo de que sus vacaciones de buceo queden arruinadas y de soportar los costos médicos, y de otro tipo, relacionados es evidente.



¿Quién es el responsable de la cultura de la seguridad en el buceo?
Todos tienen un papel que deben desempeñar. Por ejemplo, puede revisar cualquier documento que intente regular la salud y la seguridad, ya sea que se trata de la legislación formal de un país o la política de salud y seguridad de una empresa o institución. Estos documentos, si están debidamente concebidos, abordarán las responsabilidades de todas las personas que posiblemente ingresen en las instalaciones y sus alrededores. No sólo tratarán el tema de la seguridad desde el punto de vista de gestión sino también la función de todos los empleados, clientes e incluso visitantes. Pero debemos estar atentos frente a la mentalidad de "si todos son responsables, nadie lo es", por lo que es importante asignar responsabilidades a personas específicas. Si bien todos somos responsables, no todos tenemos las mismas responsabilidades.



¿Cuáles son las características clave de una cultura de la seguridad sólida?
El proceso comienza con la identificación de posibles peligros (objetos o acciones, o la falta de ellos, que podrían provocar lesiones, enfermedades u otras pérdidas). Una vez que se hayan identificado los peligros, cada uno debe ser evaluado para determinar el riesgo relacionado con él. Algunos peligros pueden suponer más de un riesgo: el riesgo de lesión también puede traer aparejado un riesgo de litigio, o algunos químicos pueden tener un riesgo de daño hepático, daño cerebral, erupciones en la piel e incluso cáncer. Es importante determinar el riesgo para cada una de estas consecuencias. Una vez que los riesgos se conocen y se clasifican de modo tal que se indique cuáles son los mayores riesgos en la institución, estos podrán abordarse de manera sistemática. Para abordar ciertos riesgos es importante realizar cambios de ingeniería (por ejemplo, modificar el diseño de una escalera en un barco de buceo para evitar lesiones en las manos), mientras que para otros es necesario llevar a cabo cambios administrativos respecto a las normas, los procedimientos operativos estándar, la capacitación, etc.

Por último, se debe considerar el uso de equipos de protección personal con el objeto de abordar el riesgo de pérdida de la audición en los operadores de compresores, por ejemplo. Cuando se implemente un sistema de este tipo y se lo gestione de manera activa, observará un descenso de las puntuaciones de riesgo (conforme se hayan medido). Esto, a su vez, provocará un incremento en la calificación de otros factores de riesgo y, por lo tanto, será necesario tratarlos. A continuación la institución ingresa en un ciclo de mejora continua en los que se refiere a la salud y la seguridad. Si los comportamientos seguros y saludables reciben algún tipo de recompensa se arraigan en todas las personas y se convierten en parte de la cultura de esa organización. Las cualidades clave son la identificación de los peligros, la evaluación de los riesgos relacionados con ellos, la mitigación de esos riesgos de manera sistemática y una mejora continua con el tiempo.



¿Cómo podemos evaluar la conciencia de la seguridad de los buzos?
Hemos desarrollado un programa en DAN Southern Africa en colaboración con DAN Europe que es específico del entorno de buceo. Lo hemos usado con éxito en una serie de puntos de buceo a nivel internacional, lo que incluye a algunos operadores de buceo comercial, y hemos tenido resultados muy positivos. Estos operadores luego se asocian a DAN y los ayudamos con asesoramiento especializado (en medicina del trabajo, ingeniería, etc.) que puede dar lugar a una mejora en su salud y seguridad, a la vez que nosotros reconocemos sus esfuerzos al registrarlos como Dive Safety Partner (Socio de Seguridad en el Buceo; o DSP, por sus siglas en inglés). De este modo, los buzos pueden ver cuáles son los operadores que tienen conciencia de la seguridad y elegirlos para bucear con ellos.

El otro punto que se debe tener en cuenta es la evaluación de la conciencia de seguridad en los buzos, qué aún no hemos iniciado. Les hacemos tomar conciencia del programa, y hemos publicado una gran cantidad de artículos sobre asuntos de seguridad relacionados con los operadores de buceo, pero todavía no hemos medido la conciencia de la seguridad de los buzos. Creo que primero debemos establecer un contacto con nuestros miembros de DAN, tanto a través de nuestros canales de comunicación como en persona.



¿Cuáles son las brechas que existen hoy en la cultura de la seguridad en el buceo?
Las brechas se encuentran en el conocimiento de los riesgos específicos que existen entre los operadores de buceo y la falta de un enfoque estructurado de la seguridad en el buceo. La mayoría de las personas aborda los riesgos "obvios", pero estos no son los que causan la mayor parte de los incidentes. A veces las advertencias están presentes en forma de cuasi accidentes. No obstante, hay muy pocos operadores de buceo que miden y evalúan sistemáticamente los incidentes, menos aún los cuasi accidentes.



¿Qué se puede hacer al respecto, y quién puede hacerlo?
DAN Southern Africa ha iniciado el proceso con el programa Hazard Identification and Risk Assessment (HIRA) (Identificación de peligros y evaluación de riesgos) (consulte el recuadro). Una vez que se conocen los peligros y los riesgos los operadores pueden comenzar a tratarlos de manera sistemática. También proporcionamos un marco donde estos problemas pueden abordarse y que sirve de centro de recursos a este respecto. Sin embargo, no imponemos esta propuesta, sino que la ofrecemos. El proceso siempre es iniciado por los operadores de buceo. Los invitamos a pedir nuestra ayuda y luego establecer un contacto con ellos cuando lo soliciten.

Debido a que tenemos una verdadera pasión por una cultura de la salud y la seguridad en el buceo, actualmente ofrecemos este servicio a los operadores de buceo deportivo de nuestra región sin costo alguno. Queremos que los buzos se acostumbren a un alto nivel de seguridad y una cultura de la seguridad. Y de este modo los operadores imprudentes se verían forzados a cerrar sus negocios. Al final, todos cumplirían con sus responsabilidades en relación con la salud y la seguridad.




¿Cuáles son los posibles obstáculos al promover una cultura de la seguridad, y de qué manera pueden superarse?
Muchas personas simplemente no tienen conciencia de las normas de seguridad existentes. A menudo es cierto que un operador de buceo puede hacer cambios de manera sencilla y sin gastar mucho dinero y provocar un impacto dramático en la seguridad. Por lo tanto es importante que pongamos la información a disposición de todas las personas involucradas. Por desgracia aún hay personas que "han hecho las cosas de este modo por años" y que no están dispuestas a cambiar; simplemente aceptan el hecho de tener una tasa de incidentes alta.

Yo creo que el cliente es el que tiene el poder. Cuando los buzos se acostumbren a disfrutar de un buceo saludable y seguro (y todas las interacciones relacionadas), los operadores de buceo deberán prestar ese servicio para poder sobrevivir.
Metas y objetivos de HIRA
  • Iniciar y luego aumentar la participación de todos los proveedores de servicios de buceo.
  • Proporcionar una educación sobre conciencia del riesgo y la seguridad a todos los participantes.
  • Ofrecer una mitigación del riesgo y controlar los cursos de educación sobre la base de los aspectos operativos reales.
  • Tener un programa de control de accidentes e incidentes vigente para evaluar de manera continua el estado del progreso con el objeto de lograr la visión.

Zonas de riesgo típicas
  • escaleras y escalones
  • entradas y salidas, vías de evacuación de emergencia
  • hélices de embarcaciones y operaciones de barcos
  • superficies resbaladizas
  • levantamiento de equipos pesados
  • pérdida de la audición causada por ruido
  • compresores, calidad del gas, carga de cilindros, higiene

FUENTE: DAN Southern Africa
Conozca al experto
W.A. "Jack" Meintjes, MBChB, DOM, FCPHM(SA) Occ Med, MMed (Occ Med), comenzó su carrera en medicina de buceo en el Institute for Maritime Medicine (Instituto de Medicina Marítima) en Simon's Town, Sudáfrica, y actualmente es el asesor médico del Departamento de Trabajo de Sudáfrica. Se desempeña como jefe de la Unidad de Prevención y Control de Infecciones de la Universidad de Stellenbosch y el Hospital Académico Tygerberg y es el director médico de DAN Southern Africa. Meintjes, un apasionado buzo que ha realizado una enorme cantidad de buceos deportivos, comerciales y militares, es miembro de una serie de organismos internacionales de medicina de buceo, incluso el European Diving Technology Committee (Comité Europeo de Tecnología de Buceo) y el Diving Medical Advisory Committee (Comité Asesor de Medicina de Buceo).
Explore más
Mire el video de Francois Burman donde se explica el programa Hazard Identification and Risk Assessment (HIRA).



© Alert Diver — 2do Trimestre 2015