Mayor protección para los corales de arrecife




In response to growing and widespread threats to coral reefs, in December 2012 NOAA Fisheries proposed listing 66 species of coral under the Endangered Species Act.

Piense en la primera vez que realizó un buceo en un arrecife de coral. Recuerde el agua clara y de color turquesa y los campos repletos de coloridas ramas entrelazadas o las enormes colinas que eran el hogar de enormes bancos de brillantes peces tropicales y una gran cantidad de otras criaturas inolvidables. Para muchos buzos, estos son recuerdos de días pasados; a medida que pasan los años, los arrecifes saludables se están convirtiendo en algo cada vez más extraño.

Los arrecifes de coral se encuentran entre los ecosistemas de la Tierra más diversos a nivel biológico y más valiosos desde un punto de vista económico. Ofrecen una belleza inigualable a la vez que protegen las costas y proporcionan cientos de miles de millones de dólares en alimento, trabajo y recreación. Durante siglos, muchas culturas costeras y de islas tropicales han dependido de los arrecifes de coral para subsistir.

Los buzos realizan peregrinaciones para experimentar las maravillas de los arrecifes, donde buscan aventuras y encuentros con la naturaleza. Pero podemos ver los cambios que se están produciendo en el mundo submarino. Muchos arrecifes de coral están descoloridos o desapareciendo, y las colonias de las especies que dependen de ellos se están reduciendo.

Durante años, ha habido numerosas protecciones en vigor para los arrecifes. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration; NOAA, por sus siglas en inglés), junto con otros organismos federales y estatales y grupos de conservación y de la industria, trabajan en colaboración con los usuarios de los océanos para proteger los arrecifes. Si bien estos esfuerzos han tenido muchos resultados exitosos, los corales aún están en riesgo. En un esfuerzo por enfrentar los desafíos que amenazan la existencia de los corales, el Servicio Nacional de Pesca Marina de NOAA (National Marine Fisheries Service) (NOAA Fisheries [Sector Pesquero de NOAA]) está proponiendo nuevas protecciones para muchas especies de coral en virtud de la Ley de especies en peligro de extinción (Endangered Species Act; ESA, por sus siglas en inglés).

En 2009, el Centro de Diversidad Biológica (Center for Biological Diversity) solicitó a NOAA Fisheries que realizara una lista de 83 especies de corales de arrecife. El organismo determinó que 82 de esas especies merecían una mayor consideración para su inclusión en la lista y convocó a siete científicos expertos federales para que evaluaran el estado de cada especie y estudiaran las amenazas, la vulnerabilidad y el riesgo de extinción. Además, un grupo de gestión evaluó las normas existentes y las medidas de conservación que brindan protección a esos corales. En diciembre de 2012, NOAA Fisheries propuso agregar a la lista 66 de esas especies en virtud de la Ley ESA. En diciembre de 2013 se tomará una determinación final.
Amenazas


Dos grandes categorías que abarcan los problemas más graves que los arrecifes deben enfrentar son los gases de efecto invernadero y las amenazas locales. En 2010, los expertos reunidos por NOAA Fisheries identificaron el calentamiento del océano, las enfermedades y la acidificación del océano como los riesgos con mayor influencia que pronostican la extinción de las especies de coral para el año 2100. Asimismo, identificaron varias amenazas locales que son comunes para las poblaciones de corales en muchos lugares diferentes. Entre ellas, la sedimentación, la acumulación de nutrientes y la pesca excesiva fueron consideradas un riesgo medio que podría provocar la extinción de los corales para 2100. Otras amenazas tales como la recolección y el comercio, el daño físico y los brotes de especies invasivas o depredadores de coral también son nocivas para los corales pero generalmente sólo a nivel local y pueden manejarse mediante la aplicación de las leyes existentes.

Analicemos las tres grandes amenazas.

Calentamiento y acidificación del océano. Estas dos amenazas globales son muy diferentes pero comparten la misma causa: elevación de los niveles de dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero más importante en la atmósfera de la Tierra. Actividades tales como la quema de combustibles fósiles, la producción de cemento y la tala de bosques impulsan esta amenaza.

La elevación de los niveles de CO2 en la atmósfera ha cambiado el clima del planeta y calentado el océano, lo que ha provocado que los corales expulsen las algas microscópicas de sus células y esto da lugar al blanqueamiento de los corales y su posterior muerte. Entre 1997 y 1999, el grave blanqueamiento destruyó el 19 por ciento de los arrecifes del mundo y en 2010 más corales murieron durante un segundo período de blanqueamiento masivo a nivel mundial. Los sucesos regionales causaron pérdidas en el ámbito local, incluso una pérdida de más del 60 por ciento del coral de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos durante un suceso de blanqueamiento masivo que tuvo lugar en el Caribe en el año 2005.

También se está observando una elevación de los niveles de CO2 en el océano, lo que causa una disminución del pH y priva a los corales de los iones de carbonato que necesitan para construir sus esqueletos de carbonato de calcio. Este doble golpe hace más lento el crecimiento y la recuperación del coral, mata los corales y provoca la erosión de los arrecifes más rápida que jamás se ha visto.




Enfermedades de los corales. Las enfermedades de los corales son cada vez más comunes por el calentamiento de las aguas del océano y el flujo de contaminantes hacia los arrecifes. Los investigadores de Florida descubrieron que los corales contraían enfermedades a través de los desechos humanos que se arrojaban al océano. Desgraciadamente, las causas de la mayoría de las enfermedades de los corales aún no han podido identificarse.
Medidas de protección


Existen cientos de leyes que protegen a los corales y los arrecifes de coral en todo el mundo. En los Estados Unidos, más de 80 normas protegen a los corales de forma directa e indirecta. Por ejemplo, recolectar corales calcáreos vivos sin un permiso es ilegal en todos los estados y territorios donde hay corales. Las leyes de Florida y Hawái también prohíben causar daños a los corales. Miles de áreas marinas protegidas (MPA, por sus siglas en inglés) de todo el mundo también cuentan con diversos grados de protección para los corales.

Si los corales se incluyen en la lista en virtud de la Ley ESA, los organismos federales deberán ayudar a conservar estas especies. Además, deberán evaluar los posibles impactos de los proyectos que autoricen, financien o lleven a cabo y deberán consultar a NOAA Fisheries para asegurarse de no poner en peligro las especies de coral incluidas en la lista ni dañar los hábitats de arrecifes de coral. Asimismo, NOAA Fisheries desarrollará planes de recuperación, planes de trabajo para administradores de recursos, propietarios de tierras, pescadores y otras personas que deben utilizarse para promover la recuperación de los corales de la lista.

Las prohibiciones de la Ley ESA contra la "captura" (daño, recolección, destrucción o intento de cualquiera de estas acciones) se aplicará de inmediato a cualquier coral incluido en la lista de especies en peligro de extinción en los Estados Unidos y sus territorios. Será necesario contar con otra norma independiente que prohíba la captura de especies que se hayan registrado como amenazadas. La Oficina de Aplicación de la Ley (Office of Law Enforcement) de la NOAA, junto con organismos colaboradores de aplicación de la ley, será responsable de desarrollar estas normas con el objetivo de evitar la extinción y contribuir a la recuperación de los corales incluidos en la lista. Los buzos que tienen la mentalidad de "observar sin tocar" no tienen nada que temer y todo por ganar como resultado de estas protecciones.

Los arrecifes de coral están disminuyendo rápidamente. Ya hemos perdido más del 20 por ciento de los arrecifes del mundo y probablemente perderemos otro 35 por ciento en las próximas décadas. Está claro que valoramos estos ecosistemas y para asegurarnos de que sigan existiendo y que generaciones futuras puedan apreciarlos, debemos reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que están calentando y acidificando el océano y reducir los factores estresantes tales como polución, degradación de los hábitats y prácticas pesqueras destructivas que dañan los arrecifes a nivel local. Estos dos pasos son necesarios para proteger los corales, y usted puede ayudar a lograrlo.
¿Qué puede hacer para ayudar?
  • Al bucear, practique un buen control de flotabilidad y evite el contacto con los corales.
  • Al bucear, use boyas de amarre o fondee bien lejos de los corales vivos.
  • Al pescar, mantenga el equipo y las líneas lejos de los corales.
  • Cuando cene, elija frutos de mar provenientes de fuentes sostenibles y evite los animales clave que se alimentan de pastos marinos como por ejemplo el pez loro.
  • Cuando viaje, use compensaciones de emisiones de carbono para reducir el impacto de la aviación.
  • Ahorre energía y agua.
  • Asegúrese de que el tratamiento de sus aguas residuales sea el adecuado.
  • Evite utilizar fertilizantes, pesticidas y otros productos químicos que puedan escurrirse hacia vías fluviales y el océano.
Acerca de los autores
C. Mark Eakin, Ph.D., es coordinador de NOAA Coral Reef Watch (Vigilancia de Arrecifes de Coral). Chelsey N. Young es una especialista en recursos protegidos de NOAA Fisheries.


© Alert Diver — 2do Trimestre 2013