Respete su profundidad máxima operativa

Investigadores y personal médico de DAN® responden a sus preguntas sobre medicina de buceo.

En un viaje de buceo reciente, mis compañeros y yo realizamos buceos con Nitrox al 30 por ciento. Más allá del límite de nuestra profundidad operativa máxima (POM) había una gran tortuga que mis compañeros querían fotografiar. Decidieron respirar profundamente y contener la respiración para evitar respirar oxígeno una vez que se encontraran a una mayor profundidad. Además de las preocupaciones obvias en relación con la apnea y con superar la profundidad máxima operativa, pensé que el oxígeno presente en el sistema de un buzo sería comprimido a la presión ambiental independientemente de si respirara o no. ¿Podría aclarar este tema?

R:como usted supuso, la lógica empleada por los demás buzos no era válida. El gas presente en sus pulmones sería comprimido a medida que descendieran, sin importar si contuvieran la respiración o no. El descenso produce un aumento del gradiente que impulsa el oxígeno hacia la sangre, y el volumen de gas que hay en los pulmones es lo suficientemente abundante por lo que no es necesario que haya una respiración constante para que el efecto sea significativo.

El riesgo de sufrir una intoxicación por oxígeno aumenta con el incremento en la intensidad del ejercicio y los niveles de dióxido de carbono (CO2). Por lo tanto, estos buzos no sólo no eliminaron la elevada exposición al oxígeno, sino que también la apnea habría creado niveles de CO2 cada vez mayores para aumentar aún más el riesgo de intoxicación si se hubiera mantenido por un período considerable.

El interrogante de cuál es una presión parcial máxima de oxígeno (PO2) apropiada ha evolucionado recientemente. El antiguo límite de 1,6 ATA ha sido ampliamente sustituido por 1,4 ATA, particularmente para profundidades donde sería mucho más difícil sobrevivir a la complicación causada por una convulsión. Una de las realidades más exigentes que se debe comprender en la fisiología del buceo es que librarse de algo una vez, dos veces o 10 no es una garantía de seguridad para el futuro. Respetar las profundidades máximas operativas para limitar el PO2 a no más de 1,4 ATA y mantener la intensidad del ejercicio a profundidad al mínimo en la mayor medida posible debería ser el punto de referencia para una práctica segura. Las alternativas creativas pueden resultar tentadoras hasta el punto donde fallan. La mejor manera de priorizar la seguridad es adoptar límites más conservadores siempre que sea factible, y se debe tener en cuenta, en tiempo real, que pueden producirse los peores resultados posibles. Nuestras bases de datos de muertes en el buceo reflejan con claridad esta triste realidad.

— Neal Pollock, Ph.D.


Mi médico recientemente me diagnosticó una EPOC leve. ¿Puedo bucear con esta condición? ¿Cuáles son los riesgos?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) abarca una variedad de problemas respiratorios, incluso la bronquitis crónica y el enfisema. Independientemente de qué forma de EPOC tenga una persona, existen consecuencias para el buceo y riesgos de los que la persona debe tener consciencia.

La bronquitis crónica está definida clínicamente como una tos productiva que persiste por períodos de hasta tres meses y se produce una o más veces al año durante al menos dos años. Durante estos períodos, el riesgo de infección, incluida la neumonía, es alto. La inflamación de los pasajes bronquiales y el aumento en la producción de mucosidad que caracteriza estos períodos son incómodos: los pacientes informan síntomas como silbidos, dificultad para respirar y sensación de falta de aire.




Para los buzos, la inflamación y el exceso de mucosidad da lugar a la posibilidad de que se produzca un atrapamiento de gas comprimido (por ende, más denso) a profundidad. Durante el ascenso el volumen del gas se expandirá, y podría potencialmente producir un barotrauma pulmonar. Esto podría manifestarse como un neumotórax (pulmón colapsado) y, en el peor caso, un embolismo arterial gaseoso (EAG). De estas afecciones, el EAG es la amenaza para la vida más inmediata, pero una complicación a causa de un neumotórax también puede resultar fatal.

El enfisema se define clínicamente como un aumento anormal permanente de los espacios de aire dentro de los pulmones debido al deterioro de los alvéolos. Estos espacios dilatados pueden producir un atrapamiento de aire a profundidad, lo que, al igual que la bronquitis crónica, también representa un riesgo de sufrir un barotrauma pulmonar.

A los efectos del manejo médico con respecto a los medicamentos y otras terapias, los médicos clasifican a la EPOC como leve, moderada, grave o muy grave, conforme lo determine la gravedad de la obstrucción en el flujo de aire. Incluso con la designación clínica de leve se observa una obstrucción medible más allá de lo que se considera seguro entre los expertos en neumonología con capacitación en medicina de buceo. Por estos motivos, no se recomienda practicar buceo con una EPOC, aunque sea leve.

— Marty McCafferty, EMT-P, DMT


He oído decir que no resulta extraño que las cámaras hiperbáricas, incluso las que ofrecen tratamiento a buzos, se rehúsen a recibir a ciertos pacientes. ¿Por qué sucede esto?



Tenemos conciencia de este problema, sobre el que recientemente hemos debatido en un foro abierto durante el encuentro del Capítulo del Golfo de la Undersea and Hyperbaric Medical Society. También hemos escrito artículos acerca de la cantidad cada vez mayor de cámaras que no aceptan casos de emergencia: a continuación figuran algunos de los motivos por los que las cámaras hiperbáricas podrían rechazar la transferencia de un paciente:

  • Disponibilidad: a veces simplemente no hay suficientes cámaras. Por ejemplo, tal vez un centro ya está tratando a un paciente en una cámara y no tiene personal ni espacio en la cámara para brindar tratamiento a otros. Si un centro pequeño acepta un caso de emergencia, eso podría forzar al centro a reprogramar o cancelar los tratamientos programados debido a los largos períodos que se necesitan para ofrecer atención de emergencia. Incluso si una cámara puede admitir a un paciente, el hospital o la clínica puede no tener camas disponibles, lo que descarta la aceptación de algunos pacientes.

  • Dotación de personal: muchos centros no cuentan con un servicio de guardia las 24 horas. Los centros más pequeños pueden tener uno o dos médicos, que pueden estar empleados principalmente en otros centros, como por ejemplo atención médica primaria o medicina de emergencia. En los centros más pequeños, los puestos de cuidador o técnico también pueden ser limitados. También se debe considerar el nivel de comodidad de los médicos con un caso en particular. Un médico que sólo ha tratado a buzos estables, por ejemplo, puede no estar lo suficientemente cómodo con su capacidad para brindar atención en un caso grave de enfermedad disbárica.

  • Estado del paciente: algunos centros no están equipados como para aceptar a pacientes que hayan sufrido lesiones graves. Por ejemplo, un paciente que está conectado a un ventilador no podría recibir un tratamiento adecuado en un centro diseñado para tratar a pacientes estables. Si bien es más probable que las grandes cámaras multiplaza pudieran aceptar casos de emergencia, el centro debería contar con equipamiento para brindar cuidados intensivos.

Este rompecabezas tiene tantas piezas que no siempre se puede suponer que un centro rechace obstinadamente tratar a determinados pacientes. En caso de emergencia, comuníquese con DAN: estamos comprometidos a ayudarlo a recibir la atención que necesita.

— Scott Smith, EMT-P, DMT


En mi próximo viaje de buceo visitaré el otro lado del mundo. Siempre que atravieso diferentes zonas horarias sufro de un desfase horario (o "jet lag" ) bastante grave, lo que afecta mi capacidad para bucear de manera segura. ¿Qué puedo hacer para minimizar los efectos del jet lag ?

Los viajes de larga distancia en avión que atraviesan varias zonas horarias provocan el síndrome conocido como jet lag porque nuestros ritmos circadianos no están sincronizados con la hora del lugar de destino. Los síntomas incluyen fatiga, hambre y estado de alerta a una hora del día incorrecta. Afortunadamente, en unos pocos días nuestro reloj interno tiende a sincronizarse con el entorno. Cuanto mayor sea la cantidad de zonas horarias que atravesemos, mayor será la expresión del síndrome y más tiempo se demorará en superarse.

Para minimizar los efectos del jet lag, intente aplicar las siguientes estrategias:

  • Prepárese: antes de iniciar el viaje, intente modificar la hora de dormir gradualmente a la hora en que se acostará en el lugar de destino. Cuando viaje hacia el este, tómese un día para acostarse una hora antes de lo normal por cada zona horaria que atravesará. Para que le resulte más fácil dormirse más temprano, evite el consumo de cafeína y alcohol, y no haga ejercicio tres o cuatro horas antes de acostarse. Levántese más temprano e intente aprovechar el sol de la mañana para ayudar a que su cuerpo se ajuste. Al prepararse para viajar hacia el oeste, acuéstese más tarde y quédese en la cama más tiempo.

  • Duerma durante el vuelo: no dormir durante el vuelo aumenta los efectos del cambio rápido de zona horaria. Durante el sueño, la temperatura corporal disminuye, y la actividad de algunas de las hormonas cambia. Al llegar la oscuridad de la noche, la glándula pineal del cerebro comienza a secretar la hormona melatonina, que ayuda al cuerpo a conciliar el sueño. No obstante, la melatonina no es lo suficientemente potente como para hacerlo dormir por sí sola. Para dormir durante el vuelo, evite el alcohol y la cafeína, que lo mantienen alerta, y utilice tapones para los oídos y antifaces para reducir el ruido e imitar la oscuridad de la noche. Si eso no es suficiente, puede tomar de 0,3 a 1 mg de melatonina 30 minutos antes de acostarse.

  • Siga un plan: al llegar al lugar de destino, intente mantenerse activo durante el día y acuéstese a la noche a la hora en que lo hace habitualmente. A la mañana, expóngase a la luz solar para ayudar a ajustar su ritmo circadiano. Desde luego, si viaja desde un área geográfica donde es verano a una donde es invierno, esto tal vez no sea posible; en su lugar, intente comenzar la mañana en un gimnasio o una piscina.




La melatonina es un producto de venta libre clasificado como complemento alimenticio, lo que significa que no está sujeto a ningún tipo de regulación. La cantidad de hormona activa en una píldora puede variar un poco de lo que se especifica en la caja, y algunas personas pueden necesitar más o menos melatonina para sentir los efectos. Tenga en cuenta que ingerir demasiada melatonina en realidad puede tener un efecto opuesto al deseado e interferir con su sueño. Con respecto a la melatonina, una buena regla de oro es evitar tomar más de 3 mg de una vez. Aunque se considera que no es adictiva y que es segura para su uso a corto plazo, ingerir demasiada melatonina también puede causar dolor de cabeza, náuseas, mareo o irritabilidad, y puede interactuar con diversos medicamentos, incluso anticoagulantes, inmunodepresivos, medicamentos para la diabetes y pastillas anticonceptivas. Si tiene alguna condición médica, consulte a su médico antes de usar melatonina.

Practicar buceo el primer día en el lugar de destino probablemente no sea una buena idea después de un viaje largo. Para estar bien descansado para el siguiente día de buceo, puede tomar melatonina a la hora de acostarse. Después de tomar melatonina, no se recomienda realizar actividades que requieran estar alerta, como bucear o conducir, durante cuatro a cinco horas. Esto significa que si llega al lugar de destino tarde a la noche y toma melatonina después de la medianoche, probablemente deberá abstenerse de realizar un buceo a primera hora de la mañana.

— Petar Denoble, M.D., D.Sc.

Consúltenos
La línea de información médica de DAN está para responder todas sus preguntas médicas relacionadas con el buceo. Para comunicarse con el personal médico durante el horario de atención habitual (lunes a viernes de 9 a.m. a 5 p.m., hora del Este de los Estados Unidos) debe llamar al +1-919-684-2948, ext. 222. También puede enviar un mensaje de correo electrónico a través de www.DAN.org/contact.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2015