Planificación para emergencias: ¿por qué es necesaria?


Parte de un buen plan de acción de emergencia es garantizar que haya medios de comunicación eficaces que sean apropiados para el lugar.


Una buena definición de un plan de acción de emergencia (PAE) es "un procedimiento a seguir predeterminado pensado para mitigar una posible emergencia o situación perjudicial que podría poner en peligro o dañar a personas, bienes o la capacidad de un negocio o un profesional para funcionar de manera segura". En este artículo exploraremos el propósito subyacente y los elementos esenciales de un PAE. Las necesidades de un negocio de buceo pueden sintetizarse en cinco áreas:
  1. proteger a los miembros del personal, los clientes y el público para evitar que sufran lesiones
  2. proteger su equipo y sus instalaciones, como por ejemplo el equipo de buceo, las embarcaciones, los vehículos y el centro de buceo en sí
  3. evitar la exposición a riesgos de responsabilidad
  4. considerar el impacto ambiental, especialmente el impacto a largo plazo, sobre las atracciones de buceo, las comunidades locales y la vida silvestre
  5. conservar sus clientes, negocios y fuentes de ingresos

Para garantizar la eficacia de un plan se debe realizar una evaluación más detallada y comprender bien qué medidas pueden ser necesarias. Comenzamos con una evaluación de vulnerabilidad donde consideramos los posibles riesgos y luego decidimos cuáles son reales y cuáles son meramente hipotéticos. Para ayudar a decidir qué riesgos son importantes, utilizamos la simple herramienta de evaluación de riesgos que figura a continuación, conforme se describe en el programa Hazard Identification and Risk Assessment, HIRA (Identificación de peligros y evaluación de riesgos), de DAN:
  • ¿Cuál es la probabilidad de exposición al riesgo?
  • ¿Con qué frecuencia habrá exposición a este riesgo?
  • ¿Cuál es el resultado probable de un accidente (gravedad)?

Las respuestas a estas tres preguntas nos proporcionan una evaluación realista de cualquier riesgo. A continuación, determinamos cómo prevenir, controlar o mitigar el riesgo.

Para aplicar la herramienta, debemos identificar los riesgos que requieren una evaluación. Las áreas principales que analizamos son las siguientes:
  • entorno (dentro y fuera del agua)
  • riesgos relacionados con el buceo
  • exposiciones del personal
  • mezclas respiratorias
  • equipo

Gran parte de los mejores puntos de buceo del mundo se encuentran en regiones remotas, menos desarrolladas y a veces menos estables; obtener ayuda puede ser más complicado que simplemente hacer una llamada telefónica. Esto se debe tener en cuenta a la hora de evaluar los riesgos.

Una vez que se hayan establecido los diversos riesgos y su probabilidad, frecuencia y gravedad, debemos poder responder de inmediato y sin ninguna duda sobre qué se debe hacer. Primero, debemos mitigar la situación inicial:
  • Extinguir, contener, controlar y reaccionar de manera apropiada.
  • Debemos comunicar la situación para obtener ayuda rápidamente.
  • Debemos atender a las personas lesionadas.
  • El equipo de emergencia debe estar disponible y en funcionamiento de inmediato.
  • Debemos seguir el plan, reaccionar de manera apropiada y no pensar demasiado en nuestras acciones.

También pueden ponerse en práctica otros elementos para mitigar las emergencias y ayudarlo a defenderse tanto a usted como a su negocio en caso de que haya acusaciones, investigaciones o audiencias penales. Estos elementos incluyen los siguientes puntos:
  • Los procedimientos operativos estándar, cuando se cumplen, promueven la prevención de emergencias.
  • Las checklists (listas de verificación) proporcionan reacciones estructuradas, reducen la necesidad de pensar, garantizan la consistencia en las medidas tomadas y ayudan con la capacitación del personal.
  • Los informes proporcionan excelentes oportunidades de aprendizaje y como mínimo reducen la responsabilidad debido al registro oportuno de los sucesos.
  • La capacitación es el pilar fundamental de la prevención, la preparación y la competencia.
  • La práctica a través de simulacros realistas y frecuentes le permitirá reaccionar debidamente, con rapidez y con calma.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018