Diligencia debida para padres de buzos jóvenes




Los niños pueden ser estudiantes ávidos y responsables, pero preservar su seguridad bajo el agua requiere algunas precauciones especiales.


He buceado por todo el mundo con padres y sus hijos durante 17 años. En Kids Sea Camp llevamos a casi 350 familias a bucear cada año, hemos certificado a más de 5.000 jóvenes y nunca hemos tenido un accidente de buceo. Atribuyo este registro de seguridad al hecho de ser madre de dos buzos y tener visiones muy conservadoras respecto a los niños y el buceo.

A menudo los padres expresan reservas o preocupaciones acerca de realizar vacaciones de buceo con sus hijos. He escuchado un sinnúmero de historias de terror de situaciones de riesgo y viajes de buceo repletos de estrés, como por ejemplo:
  • un divemaster que llevó a una familia con niños pequeños a un naufragio
  • un guía de buceo que llevó a un grupo de buzos que incluía a ocho niños de entre 11 y 15 años de edad a una profundidad de 30 metros (100 pies)
  • un operador de buceo que llevó a niños menores de 12 años de edad a realizar buceos nocturnos en aguas abiertas a una profundidad superior a los 15 metros (50 pies)
  • divemasters que nunca se voltearon para controlar a su grupo
  • un guía de buceo que llevó a una pareja y a su hijo de 11 años de edad a 23 metros (75 pies) de profundidad
  • un divemaster que respondió a un padre que pidió más dedicación bajo el agua que él no era una niñera y que su trabajo no era cuidar a los niños
  • guías de buceo que llevaron a familias con niños pequeños a realiza buceos sin informarles acerca de la probabilidad de ver grandes tiburones, lo que tuvo como resultado la huida de los niños a toda velocidad hacia la superficie invadidos por el miedo

¿Quién es responsable de estos errores? ¿Los operadores de buceo? ¿Los divemasters? ¿Los padres?
Responsabilidad de los padres
Los padres deben ser buzos confiados y capacitados. Cuando un individuo se hace responsable de la vida de otra persona, independientemente de si es un niño o un adulto, debe estar apto físicamente, contar con el equipo adecuado, estar familiarizado con las reglas y ser versado en la lectura del clima, las corrientes, las olas y las mareas.

Es asombroso cómo muchos padres y buzos profesionales desconocen las normas del buceo con jóvenes. Muchos padres ni siquiera han mirado las tarjetas de certificación de sus hijos. Incluso si el instructor de buceo no menciona la profundidad máxima del niño u otras restricciones, estas limitaciones están indicadas en los materiales del curso. Al final del curso de certificación de su hijo, pídale al instructor que le entregue un folleto que enumere las normas y restricciones vinculadas a la certificación.

Al buscar un operador de buceo para llevar a su familia en una excursión de buceo, debe investigar, hacer preguntas y examinar minuciosamente al operador. Algunas buenas preguntas incluyen:
  • ¿Es el centro de buceo apto para niños?
  • ¿Ofrece y dicta actualmente programas de buceo para niños?
  • ¿Tiene instructores o guías de buceo privados y están familiarizados con las normas de buceo con jóvenes?
  • ¿Proporciona equipo de buceo para alquilar para niños, incluso cinturones de lastre pequeños, cilindros pequeños, máscaras, alteas, snorkels, compensadores de flotabilidad, trajes de neopreno y reguladores con boquillas pequeñas?
  • ¿Qué equipo de seguridad está disponible en las embarcaciones y dónde está ubicado el plan de emergencia?
  • ¿Cuáles son los medios de comunicación (radio, teléfono celular, teléfono satelital, etc.)?
  • ¿Bucean el lugares aptos para familias con niños?
  • ¿Hay alguna cámara hiperbárica cerca que ofrezca tratamiento para buzos?


Dos buzos jóvenes se divierten trabajando en el control de su flotabilidad y demostrando señas manuales.


Normas
La mayoría de las organizaciones de capacitación requieren que los buzos menores de cierta edad buceen con un padre o un buzo profesional; los niños no están certificados para bucear solos con otros niños. En lo personal no permito que niños menores de 17 años buceen a una profundidad mayor que 21 metros (70 pies) sin un buzo profesional como compañero, incluso si tienen una certificación avanzada.

Realizar un curso de actualización en una piscina antes de un viaje de buceo es una buena idea tanto para niños como para adultos. Realizar un curso de actualización juntos es una excelente manera de estar en sintonía con su hijo con respecto a los procedimientos y puede ser una forma divertida de emocionarse por el viaje que realizarán juntos.

Antes de bucear con su hijo, debe conocer su certificación y la profundidad máxima relacionada con ella. También debe estar seguro de saber con quién está certificado el niño para poder bucear (es decir, un buzo profesional, un padre o tutor o cualquier adulto). Por último, hágase las siguientes preguntas:
  • ¿Estoy capacitado y confío en mi capacidad para cuidar a un buzo joven?
  • ¿Estoy apto físicamente y capacitado para ayudar o rescatar a un niño?
  • ¿Estoy al día con mis habilidades y señas manuales?
  • ¿Cuándo fue la última vez que fui a bucear?
  • ¿En qué condiciones practicaremos buceo (naufragio, nocturno, a deriva, en corrientes, etc.)? ¿Tengo experiencia suficiente con ese tipo de buceo?
  • ¿Qué vida marina peligrosa estará presente y sé cómo responder frente a una picadura, mordedura u otro tipo de lesión?
Reglas de conducta para padres
  • Infórmese acerca de todos los riesgos relacionados con el buceo.
  • Visite su tienda de buceo local para probarse el equipo de buceo y para que el equipo de los niños se ajuste perfectamente.
  • Hable con varios operadores de buceo para encontrar los más aptos para niños.
  • Lea detenidamente las exenciones y formularios.
  • Asegúrese de tener un plan de emergencia establecido.
  • Dé un buen ejemplo e inculque buenos hábitos a sus hijos (por ejemplo, realizar paradas de seguridad, llevar a cabo controles de seguridad anteriores al buceo, etc.).
  • Respete el límite de profundidad de su hijo.
  • Asegúrese de que su equipo y el de su hijo sea aerodinámico.
  • Asegúrese de que su hijo esté cómodo con la totalidad de su equipo y que haya verificado el lastre y los mecanismos de liberación antes del buceo.
  • Cuando bucee con niños, inspeccione los indicadores con anticipación y con frecuencia.
  • Voltéese para controlar a su joven compañero a menudo y permanezca cerca de él en todo momento.
  • Realice los cursos de primeros auxilios de DAN.

  • Nunca mienta en un formulario sobre un medicamento o una condición médica.
  • No compre equipo de buceo en lugares que no sean vendedores autorizados de esa marca.
  • Nunca beba alcohol y bucee ni lleve a niños a bucear si no se siente bien.
  • Nunca obligue a su hijo a hacer algo con lo que no se sienta cómodo.
  • Nunca mienta sobre la edad de un niño para obtener una certificación de un curso.
  • No toque nada; sólo tome fotografías y deje atrás nada más que burbujas.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2017