Una luz diferente

Uso de luces LED para fotografía submarina


El uso de luces de diferentes potencias es excelente para lograr sombras interesantes con sujetos macro como este chal español (Flabellina iodinea).


No hace mucho, los fotógrafos submarinos se dividían en gran parte en dos campos: fotógrafos y videógrafos. Esta división de facciones se basó en la funcionalidad más que en un argumento; las cámaras eran utilizadas ya fuera para la captura de imágenes fijas o de video y, dados los costos relacionados, tenía sentido elegir un bando y permanecer en él.

No obstante, en los últimos años las líneas se han desdibujado. En la actualidad, la mayoría de las cámaras ofrece funciones tanto de fotografía como de video. Muchos fotógrafos y videógrafos que trabajan en la superficie han aprovechado esta versatilidad, pero la adopción ha sido lenta en la fotografía submarina debido a las necesidades de iluminación particulares de los fotógrafos submarinos.

Históricamente, los fotógrafos submarinos han optado por el uso de flashes, que utilizan condensadores con el objeto de proporcionar un estallido de luz momentáneo al disparar el obturador de la cámara. Aunque muchos flashes tienen una funcionalidad de luz continua integrada, estos se utilizaban con más frecuencia para apuntar o ayudar durante los buceos nocturnos en lugar de emitir una luz constante lo suficientemente brillante como para permitir obtener imágenes de video de alta calidad. Al mismo tiempo, las luces de video submarinas especializadas no producen luz suficiente como para permitir capturar imágenes estáticas consistentes y de alta calidad. Y llevar ambos tipos de luces significaba cargar un equipo excesivamente voluminoso.

Sin embargo, recientemente los desarrollos en la tecnología LED (light emitting diode; diodo emisor de luz) han permitido que las luces compactas de alto rendimiento se conviertan en algo convencional. Finalmente, los fotógrafos submarinos tienen acceso a sistemas de luces que pueden ser compatibles con la captura tanto de fotografía como de video.
Características de las luces LED
Las características que se utilizan para describir las luces LED incluyen potencia de lumen, tiempo de consumo, ángulo de haz, índice de representación de colores y temperatura de color. Al seleccionar una luz para fotografía fija submarina deben considerarse todos los aspectos desde un punto de vista práctico. Algunas unidades se someten a prueba de conformidad con la especificación para el rendimiento de linternas emitida por el Instituto Nacional de Normalización de Estados Unidos (American National Standards Institute) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Equipos Eléctricos (National Electrical Manufacturers Association) (norma ANSI/NEMA FL 1-2009), que certifica que una luz tendrá el rendimiento esperado (por ejemplo, se garantiza que una luz que cumple con la norma FL 1 mantendrá su pleno rendimiento de lúmenes durante todo el tiempo de consumo).


Las luces LED tienen una gran eficacia para las imágenes de gran angular de
cerca con sujetos en primer plano de tamaño pequeño a mediano, como por
ejemplo este cabezón, porque de por sí ya es necesario acercarse al sujeto.
La potencia de lúmenes define la cantidad de luz visible que se emite. En otras palabras, este valor es el mejor indicador de la potencia de una luz LED. Si bien existen algunas opciones que proporcionan un rendimiento similar a los flashes (8.000 lúmenes o más), por ahora el precio de las luces LED con este nivel de rendimiento desalentará a muchos fotógrafos. La potencia de lúmenes de una luz representa su rendimiento en su configuración de potencia máxima, por lo que al seleccionar una configuración de potencia menor el rendimiento de la luz disminuye proporcionalmente. Esto también puede afectar el tiempo de consumo (o tiempo de funcionamiento), una característica que describe cuánto durará la luz con una potencia de lúmenes específica, normalmente el máximo de la luz, hasta que alcance el 10 por ciento de la medición del rendimiento inicial.

El ángulo de haz es el ángulo en que la potencia del haz es la mitad de la potencia máxima de la luz (en general la potencia máxima se encuentra en el centro). Esto también se conoce como el ancho total a la mitad del máximo (FWHM, por sus siglas en inglés). Esto representa una de las diferencias clave entre los flashes de alta gama y las luces LED diseñadas para ser usadas con video. Los flashes, que se utilizan para capturar un retrato o comportamiento momentáneo, por lo general tienen un ángulo de haz más amplio (comúnmente 110 a 120 grados) que las luces LED (habitualmente menos de 100 grados) dado que el video generalmente se utiliza para capturar sujetos dinámicos. Algo que complica más la cuestión es el índice de refracción del agua. Al sumergir luces con objetivos planos, el ángulo de haz se reduce en un 33 por ciento, pero muchos fabricantes sólo informan el ángulo de haz de la superficie, lo que puede confundir a los posibles compradores. Algunos fabricantes han hecho un esfuerzo para simplificar las cosas mediante la medición y la declaración del ángulo de haz submarino; otros han diseñado luces con un objetivo tipo domo para eliminar esta complicación por completo.

La clasificación por color, que también se conoce como índice de representación de color (CRI, por sus siglas en inglés), define la capacidad de una fuente de luz de representar con precisión el espectro de color en comparación con una luz de referencia ideal con la misma temperatura de color. El CRI se expresa en una escala de 1 a 100; cuánto más alto sea el número, mayor será la precisión con la que se reproduzcan los colores. Por lo general, se considera que un CRI de 90 o más es lo más conveniente para la captura de imágenes de nivel profesional en la superficie. El CRI es distinto de la temperatura de color, que se expresa en grados Kelvin, que caracteriza la luz como más cálida/amarilla (valores más bajos) o más fría/azul (valores más altos). La mayoría de los fabricantes de flashes y luces LED se esfuerzan por alcanzar una temperatura de color que esté cerca del equilibrio de la luz del día (aproximadamente 5500 a 6000K). Según nuestra experiencia, la mayoría de las marcas de luces LED submarinas tienden a ser un poco más cálidas que los flashes, pero es muy fácil hacer pequeños ajustes de temperatura mediante el uso de software básico de procesamiento posterior.
Consideraciones y técnicas

Criaturas pequeñas de colores claros como este cauri son muy buenos sujetos
macro al trabajar con luces LED.
En los últimos años se ha podido disponer de una variedad de luces LED creadas específicamente para la captura de imágenes submarinas, y la tecnología está mejorando de forma continua y veloz. Las potentes luces de 14.000 lúmenes que utilizamos en Bonaire en 2015 eran muy distintas de las luces de 500 lúmenes que habíamos usado para la captura de imágenes menos de cinco años atrás. Si bien las luces LED que están disponibles en la actualidad pueden iluminar con facilidad a un sujeto para fotografiarlo, aún carecen de la potencia que ofrecen muchos flashes. Como resultado de ello, uno de los principios fundamentales de la fotografía submarina toma especial importancia al sustituir uno por el otro: acérquese.

Disminuir la distancia con el sujeto ayudará a las luces LED a producir una excelente exposición del primer plano, incluso en escenas de gran angular. A tal efecto, es crucial utilizar equipo fotográfico que permita enfocar muy de cerca, como por ejemplo objetivos macro de longitud focal corta u objetivos ojo de pez gran angular. Con las luces LED a menudo es necesario usar una apertura más amplia de lo que se seleccionaría al utilizar flashes y, dependiendo de la potencia de sus luces y su ancho de haz, tal vez se deba elegir un sujeto más pequeño (como una sola rama de coral blando) en lugar de uno más grande (como por ejemplo una roca grande cubierta de coral blando).

Los límites relativos de las luces LED disponibles en la actualidad también pueden afectar la composición. Mientras que al usar flashes en general intentamos acercarnos a los sujetos desde abajo y fotografiarlos apuntando hacia la superficie del océano, las luces LED no siempre tienen la potencia necesaria para compensar las velocidades del obturador que a veces se necesitan en condiciones de mucha luz. Por ahora, es mucho más probable lograr imágenes con un sol nítido mediante el uso de flashes que con una fuente de luz continua.


En el caso de la fotografía de gran angular en agua cristalina puede ser necesario apuntar hacia una profundidad intermedia en lugar de hacerlo hacia arriba en dirección al sol.


Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es la comodidad del sujeto. Podemos dar fe de primera mano que algunos sujetos (en especial los modelos) pueden irritarse rápidamente cuando se les pide que posen mirando directamente a luces con un brillo intenso y continuo. Y mientras cierta vida marina no se molestará, simplemente no hay manera de acercarse a un animal sigilosamente con miles de lúmenes de luz que emergen continuamente del equipo fotográfico, y es posible que una especie tímida no desee posar ni siquiera por un mínimo instante. Dado que el tiempo de consumo es una limitación importante de las luces disponibles hoy en día, es poco probable que pueda desplazarse con las luces constantemente encendidas, pero hasta los movimientos que se hacen al prender las luces pueden perturbar a algunos tipos de vida marina. Si bien el tamaño compacto y el poco peso que ofrecen algunas luces LED puede ser una ventaja a la hora de viajar, las recomendaciones recientes de la Administración Federal de Aviación (Federal Aviation Administration) que aconsejan no colocar baterías de iones de litio en equipaje facturado podría requerir un ajuste del equipaje de mano para poder incluirlas.
Ventajas
El uso de luces LED ofrece una gran cantidad de ventajas para la captura de imágenes estáticas. La capacidad de alternar entre video y fotografía fija durante un mismo buceo sin tener que llevar múltiples fuentes de luz (o, peor aún, múltiples equipos de cámaras especializados) es la más evidente, y esto no es poca cosa. Muchas cámaras, si no la mayoría, tienen la capacidad de utilizar ambos formatos y la flexibilidad que ofrece una fuente de luz intensa y continua puede fácilmente compensar cualquier desventaja.


Este pulpo demuestra que un sujeto de menor tamaño garantiza que los fotógrafos estén menos limitados por ángulos de haz relativamente angostos.



En muchos casos, las luces LED son más pequeñas o ligeras que los flashes, lo que proporciona una ventaja respecto al tamaño y el peso que es especialmente ventajosa al bucear desde la costa, con fuertes corrientes o en espacios confinados. Las luces LED también ayudan a optimizar el enfoque automático en condiciones de poca luz, visualizar colores a profundidad y realizar ajustes en tiempo real que disminuyen la necesidad de revisar las imágenes en el agua, lo que significa que hay más tiempo para capturar imágenes. Si bien la técnica de horquillado ("bracketing") sigue siendo una buena idea, los fotógrafos pueden usar el medidor de luz durante la configuración de captura de imágenes para detectar todos los problemas de exposición importantes y corregir los toques de luz o sombras antes de soltar el obturador.

Lo mismo se aplica a la detección de retrodispersión o destellos: los problemas pueden detectarse con facilidad a través del visor, lo que ayuda a disminuir las sorpresas desagradables durante el análisis de las imágenes (o, peor aún, las obligaciones del prolongado procesamiento después de la descarga). Los fotógrafos que utilizan fuentes de luz continua también tienen menos limitaciones respecto a la velocidad del obturador en comparación con aquellos que usan flashes, porque no tienen que preocuparse por los problemas de imágenes fantasma como resultado de velocidades del obturador demasiado altas o demasiado bajas, respectivamente.
Conclusión

Con las potentes luces LED a las que los fotógrafos pueden acceder en la
actualidad, la captura de imágenes de gran angular es sencilla con un mínimo
de ensayo y error, como se puede observar en esta imagen de una sepia y un
buzo en Indonesia.
Los enormes y rápidos avances en la tecnología LED han otorgado a los fotógrafos submarinos una variedad de opciones de luces compactas y de gran intensidad. Como resultado de ello, el uso de luces LED en la captura de imágenes estáticas se ha convertido en una técnica de iluminación útil, lo que ofrece la posibilidad de realizar una transición rápida entre videografía y fotografía fija y, de este modo, permite a los fotógrafos elegir cómo documentar a un sujeto durante el buceo. Desde luego, existen diferencias entre el uso de flashes y luces LED para la captura de imágenes fijas, pero la brecha se ha estrechado considerablemente y esta tendencia continuará a medida que se mejoren las baterías y se cree tecnología LED más eficaz.

La nueva pregunta es si se debe presionar el botón de grabación o el disparador. El objetivo de las luces LED no es reemplazar los flashes para la fotografía submarina, pero con un poco de adaptación y equilibrio hoy en día tenemos la opción de capturar imágenes y video con una sola cámara. Siempre y cuando contemos con el tiempo de fondo necesario, podemos al menos optar por capturar a un sujeto de ambas formas durante un mismo buceo.
Vea más
Ver más ejemplos de iluminación LED para imágenes fijas en la galería de fotos complementaria de Andy y Allison Sallmon.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2016