Todo gira alrededor de los “juguetes”

Una breve historia del equipo de buceo moderno




El cambio es inevitable y nos afecta todos los días. Los avances tecnológicos continuamente transforman teléfonos, computadoras, tabletas e incluso nuestros "juguetes" (también conocidos como equipo de buceo). Las primeras innovaciones respecto al equipo de buceo tuvieron lugar en la comunidad de buceo en cuevas (espeleobuceo) y los avances que se lograron en ese sector finalmente tuvieron una influencia sobre los equipos producidos por importantes fabricantes y utilizados por los buzos deportivos en todo el mundo.

En un principio, el equipo de buceo era relativamente sencillo y consistía en un único tanque lleno de aire, un profundímetro capilar o en baño de aceite, un reloj, una brújula, un manómetro sumergible y, para buceos en aguas frías, un traje húmedo. Los chalecos compensadores (BC, por sus siglas en inglés) tipo collarín eran comunes pero se utilizaban más para flotar en la superficie que para el control de flotabilidad durante el buceo. Los tiempos de buceo se computaban con tablas de la marina de Estados Unidos y los buzos deportivos por lo general evitaban el buceo con descompresión. Todo funcionó perfectamente durante décadas.



A fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, los pequeños cambios en la electrónica comenzaron a precipitar avances tecnológicos. Las luces de buceo fueron un ejemplo temprano de esto a medida que los fabricantes adoptaban nuevas tecnologías de pilas. Las pilas recargables de níquel-cadmio (NiCad) duraban más tiempo que sus antecesoras. También dieron lugar a mejores luces estroboscópicas para la fotografía y las bombillas de flash desaparecieron rápidamente. A medida que los materiales y las técnicas de fabricación mejoraron, los trajes húmedos y los trajes secos de volumen variable se convirtieron en algo común. La aparición del chaleco compensador (pro Scubapro) y los botones infladores del chaleco cambió las técnicas de buceo e hizo que el equipo fuera más cómodo. No obstante, al igual que muchos nuevos desarrollos, al principio provocaron cierta resistencia y los cascarrabias se quejaban del "buceo automático" ("push-button diving").
Inspiración en lugares oscuros


Los desafíos únicos del buceo en cuevas convirtieron en inventores a muchas de las primeras personas en bucear en esos entornos. Originalmente, no era posible entrar a una tienda de buceo y comprar fuentes de iluminación con un tiempo de funcionamiento prolongado. Los carretes eran rudimentarios y muchos buzos debían construir los suyos o adaptar otros productos (comúnmente se usaban carretes de arpones). Muchos buzos crearon luces con tubos de Lexan® y baterías de motocicletas hasta que fabricantes como Ikelite comenzaron a fabricar sistemas de iluminación confiables y de larga duración.

Además de los nuevos equipos, los buzos de cuevas lideraron la implementación de nuevos métodos y prácticas para mejorar la seguridad. Un ejemplo es la regla de los tercios del manejo de aire: se debe usar un tercio del suministro de aire para ingresar y un tercio para salir y se debe conservar un tercio de reserva como respaldo. Se establecieron normas como por ejemplo que cada buzo debe llevar tres luces así como también señales manuales especiales y capacitación específica para el entorno de las cuevas. Los buzos de muchos países contribuyeron a la curva de aprendizaje y estas normas y protocolos se difundieron por todo el mundo, y esto fue antes de que apareciera Internet.

La patada de rana fue reconocida como una patada eficaz que sirve para estabilizarse y que era menos proclive a alborotar el limo en comparación con la patada de tijera (importante para optimizar la visibilidad y, en consecuencia, la seguridad en las cuevas). Los instructores de aguas abiertas la habían enseñado como una patada alternativa en caso de que la patada de tijera causara fatiga. En la actualidad, la patada de rana es la opción que prefieren los buzos en muchos entornos. Los fotógrafos submarinos reconocieron rápidamente que los ayudaba a minimizar su impacto sobre el arrecife. Esta patada también permite realizar una brazada hacia atrás, lo que puede resultar muy útil en la macrofotografía.

A partir de mediados de la década de 1980, se estaban comenzando a formar empresas como Dive Rite, Halcyon y OMS para satisfacer las necesidades de los buzos de cuevas. El control de la flotabilidad es crítico para que el buceo en cuevas sea seguro y se presentaron los chalecos compensadores de inflado trasero. Fue el inicio de la espaldera (originalmente se golpeaba una hoja de metal sobre un tronco para darle forma y se cortaban correas para los orificios) para permitir a los buzos llevar dos tanques con comodidad. Se instituyó el uso de una manguera larga (originalmente de 1,5 metros [5 pies] de largo) para compartir aire en pasajes restringidos de cuevas. Al principio, los buzos respiraban a través de la manguera más corta y colocaban la larga detrás de su cabeza, pero más adelante comenzaron a usar la manguera larga como la principal fuente de respiración y sujetaban el regulador secundario debajo del mentón con un cordón. Incluso con el surgimiento de los fabricantes de equipos especiales, la comunidad de buzos siguió impulsando la innovación.



Se comenzó a correr la voz a medida que más buzos se involucraban en el buceo en cuevas y llevaban los métodos y las prácticas a sus ciudades de residencia. El nitrox y las mezclas de gases se dieron a conocer gradualmente y los buzos comenzaron a bucear durante más tiempo y a mayores profundidades. Las agencias de entrenamiento desarrollaron programas para enseñar técnicas de buceo avanzadas y Michael Menduno, editor de la revista AquaCorps, introdujo el término "buceo técnico".

Las computadoras de buceo, que aparecieron en 1983 con EDGE de ORCA Industries, estaban comenzando a tener un impacto, al igual que la disponibilidad cada vez mayor de mezclas de gases que podían ayudar a optimizar los tiempos de buceo. La opción de cambiar a otro gas para acelerar la descompresión ya era una realidad. La creación de tablas de buceo mediante el uso de computadoras domésticas se estaba convirtiendo en la forma en la que los buzos técnicos planificaban los buceos. Los buzos de cuevas descubrieron formas de llevar estos gases en configuraciones simplificadas y las ideas fueron compartidas y adoptadas de inmediato por las comunidades de buceo de todo el mundo. Los foros de Internet permitieron a las comunidades de buzos adoptar (o rechazar, conforme fuera necesario) nuevas ideas y técnicas.
Innovación para todos



Todos estos avances finalmente se introdujeron en la comunidad de buceo deportivo. Actualmente, todos los fabricantes ofrecen chalecos compensadores de inflado trasero. Las computadoras multigas se consideran la norma y las agencias de entrenamiento de buceo deportivo enseñan a usarlas. Todos los días se puede ver cómo los buzos deportivos usan innovaciones creadas originalmente por buzos técnicos.

Un desarrollo reciente en lo que respecta a nuestros equipos es la aparición del buceo con equipo de montaje lateral ("sidemount diving"), una configuración iniciada por buzos de cuevas en Inglaterra. Esta técnica, que fue adoptada y modificada por buzos de cuevas de Estados Unidos, ya puede verse aplicada en el buceo en aguas abiertas. El buceo con equipo de montaje lateral fue desarrollado para ayudar a los buzos de cuevas a desplazarse por entornos pequeños y confinados. Los cilindros se colocan sobre los laterales del cuerpo del buzo, y pronto se descubrió que ofrece una diversidad de ventajas para el buceo en aguas abiertas, como por ejemplo una mejor compensación, una presión menor sobre la espalda del buzo y una mayor facilidad para colocarse el equipo dentro del agua. Hoy en día, existen diversos equipos de montaje lateral a disposición de los buzos que descienden de un kit casero personalizado. Una vez más, el equipo de buceo fue modificado por buzos y luego los fabricantes lo pusieron al alcance del público.

En la actualidad, el exponente máximo de los equipos es el rebreather (recirculador). Algunos buzos se han aventurado en el ámbito de los rebreathers caseros, pero los fabricantes están a años luz de las primeras versiones. Los rebreathers, que han sido diseñados por ingenieros y probados para funcionar bajo estrictas normas, están progresando implacablemente. Los tiempos de buceo silencioso, sin burbujas y más prolongados sin descompresión y el uso más eficaz del gas son ventajas evidentes.

Los productos electrónicos actuales representan la ciencia ficción del pasado. Si bien no sabemos exactamente qué nos deparará el futuro, los buzos sin duda tendrán el rol principal en un nuevo desarrollo de la tecnología del buceo. Por ello, es importante seguir buceando y seguir pensando: la creatividad llega cuando se deja volar la imaginación al usar el equipo.


© Alert Diver — 3er Trimestre 2013