El eterno verano de Douglas Seifert




Douglas Seifert fotografía a un sedoso tiburón en Jardines de la Reina, Cuba.


Quizás había algo en el agua. Douglas David Seifert aprendió a nadar en lo que hoy se considera uno de los destinos de macrofotografía más respetados de los Estados Unidos: el puente Blue Heron Bridge en Riviera Beach, Florida. A principios de la década de 1960 el condado de Palm Beach era un absoluto paraíso; había muy pocas tiendas de buceo y casi ningún turista que estuviera interesado en ver el mundo submarino cercano a la costa a través de una máscara facial. Pero la obsesión de la niñez de Seifert era hacer precisamente eso mientras vivía en Singer Island, Florida. Practicaba pesca de altura con su padre todos los fines de semana y tenía peceras en casa, para las que recolectaba invertebrados y peces tropicales. Se convirtió en un gran observador del comportamiento de peces a una temprana edad.

Aunque Seifert fue reprobado en la parte teórica de su primera clase de buceo a la edad de 12 años (las matemáticas involucradas en las tablas de buceo eran demasiado difíciles para él en ese entonces), en una etapa posterior de su vida fue sobrecompensado y se convirtió en un instructor de buceo donde, de hecho enseñaba las matemáticas que una vez lo habían desconcertado. Su inmersión en la industria del buceo lo puso en contacto con uno de los primeros íconos de la conservación marina del sur de la Florida, Norine Rouse. "Toma sólo fotos, mata sólo el tiempo y deja sólo burbujas" era su lema, y Seifert se convirtió en su protegido. Él sentía una gran admiración por ella, a quien llamaba "esta mujer moderna, disparatada e intrépida de unos 60 y tantos años de edad que dirigía una tienda de buceo". Recordó que ella no era fanática del uso de carnada de tiburón, pero en esa época era posible encontrar entre 20 y 30 tiburones sarda o limón en un buceo incluso sin utilizar ningún tipo de cebo. Esta también era una época donde se podía encontrar entre 12 y 24 tortugas, principalmente tortugas bobas, durante un buceo un día cualquiera. Rouse buceaba con un paño para pulido y las tortugas la reconocían a lo lejos y nadaban hasta donde ella se encontraba para que les limpiara sus caparazones. Tenía una verdadera conexión con la vida marina. Su pasión por el bienestar de la vida marina era contagiosa y ayudó a dar forma al compromiso de por vida de Seifert con los asuntos relacionados con la conservación.

La pasión por los viajes y una ambición de vender guiones para televisión y cine en Hollywood llevó a Seifert a dirigirse hacia el oeste. No tardó mucho en desilusionarse de la industria del entretenimiento y entonces vendió todo lo que tenía para comprar un boleto para recorrer el Pacífico, cuando aún existía ese tipo de cosas. Eso significaba que podía ir a algún lugar como Australia, pasar unas semanas (o meses) y luego tomar otro vuelo a Fiyi o a cualquier parte. Sus padres le dieron un sistema de cámaras Nikonos como regalo de despedida, aunque él no sabía casi nada sobre cómo utilizarlo. Durante su estadía en Sídney, entró a la tienda Dive 2000 y conoció al fotógrafo submarino Kevin Deacon, que casualmente ofrecía lecciones a los no iniciados.

"En la época de la película, aprender sobre fotografía submarina sin instrucción era un proceso muy lento y lleno de obstáculos", recordó Seifert. "Kevin aceleró mi curva de aprendizaje, al igual que un libro que leí casi todos los días durante cuatro meses: Howard Hall's Guide to Successful Underwater Photography (Guía para una fotografía submarina exitosa de Howard Hall). Desde entonces, Howard y yo nos hemos hecho buenos amigos, pero dudo que él alguna vez sepa lo importante que ese libro fue para mí en esa época de mi vida". La enseñanza de Deacon resultó ser sumamente valiosa cuando Seifert buceó con tiburones blancos en Dangerous Reef, en el sur de Australia, guiado por el incomparable Rodney Fox. En ese entonces, menos de 100 personas en el mundo habían buceado con tiburones blancos.

Poco tiempo después, de regreso en Florida, Seifert conoció a Doug Perrine (véase Fotógrafo (Shooter), cuarto trimestre de 2013). Equipado con una Nikonos RS y una lente de 20-35mm, Seifert logró obtener algunas fotografías submarinas de cachalotes en una época en que existían muy pocas imágenes de ese tipo. Se las mostró a los editores de Ocean Realm, que aceptaron gustosamente publicarlas junto con un artículo sobre sus aventuras en las Azores. En ese entonces, Ocean Realm era la revista de buceo más prestigiosa y que sus imágenes aparecieran allí de forma destacada era trascendental. A ese artículo le siguió uno de manatíes y dugongos, que fue la nota de tapa de la edición de la revista que se presentó en la exposición de DEMA (Diving Equipment and Manufacturing Association) de 1996. La industria de la fotografía submarina se percató de esas imágenes en particular y eso marcó la admisión de Seifert en la fraternidad de periodismo gráfico submarino. Asimismo, en 1996 Seifert comenzó a escribir artículos para Dive International, una publicación de buceo británica (actualmente llamada DIVE). Actualmente es el editor mundial de DIVE y el escritor de un artículo mensual denominado "Water Column" (Columna de agua). Ha escrito y fotografiado aproximadamente 100 artículos destacados.

Una característica distintiva de la fotografía y la escritura de Seifert es la rigurosa investigación que estos proyectos suponen mucho antes de iniciar un viaje. "Si yo no leyera ni investigara, no sabría qué debo fotografiar ni reconocería la relevancia de los comportamientos que puedo llegar a capturar", afirmó. "Ingreso al mar pensando que sé algo sobre lo que puede llegar a suceder, pero la naturaleza continuamente me deleita y me ofrece mucho más de lo que puedo imaginar. Jamás podría bucear sin mi cámara, como tampoco podría escribir un artículo que valga la pena sin realizar la extensa investigación que llevo a cabo en cada oportunidad".

Cuando le preguntamos cuál es su cámara favorita para utilizar bajo el agua, Seifert respondió: "considero a mi equipo fotográfico como una caja de herramientas. A veces necesito un destornillador Phillips y otras un martillo de orejas. Hay una herramienta adecuada para cada trabajo y desgraciadamente en la fotografía no existe el equivalente de una navaja suiza. Sería más conveniente si un fabricante hiciera todo, pero me encantan las imágenes de 50 megapíxeles de mi Canon DSLR, con la hermosa densidad y la capacidad de recortar. También cuentan con mis teleobjetivos favoritos para utilizar en la superficie. Nikon tiene una excelente lente macro de 60mm, que es veloz y muy nítida. Además, puedo usar mi confiable lente Nikonos RS de 13mm de 20 años de antigüedad en mi cámara digital Nikon por medio de una ingeniosa adaptación en mi caja estanca Seacam. Esta es mi herramienta favorita para fotografía submarina, sobre todo desde que tengo una contundente preferencia por fotografiar grandes animales marinos como tiburones, ballenas y mantarrayas".

En la actualidad, Seifert pasa hasta 40 semanas al año de viaje en busca de imágenes submarinas. Por lo general es acompañado por su esposa, Emily, que no practicaba buceo cuando se conocieron pero que a la fecha a registrado más de 1.600 buceos. Gran parte del tiempo lo dedica a respaldar grupos de conservación tales como Shark Savers, Manta Trust y Global Shark Diving.

"Disfruto de lo que hago y con cada buceo valoro aún más a mis mentores, que me enseñaron tanto acerca del mar en general y sobre la fotografía submarina específicamente", explicó. "Chris Newbert, Doug Perrine, Jim Watt, Avi Klapfer y Howard Hall han sido sumamente bondadosos conmigo. Ron y Valerie Taylor, Stan Waterman y Eugenie Clark me acogieron y me llevaron a otro nivel de aventura y técnica en nuestras décadas de buceo por todo el mundo. Espero poder devolver algo a la próxima generación". A pesar de haber tenido una carrera larga y exitosa, Seifert no tiene planes de relajarse en un futuro próximo. Cuando le consultamos si tiene pensado reducir un poco la cantidad de viajes, inmediatamente respondió: "considero a Stan Waterman mi referente, eso significa que aún me quedan por lo menos 40 años más de actividad".

Lea cómo Seifert describe algunas de sus imágenes favoritas.
El hombre del abrigo gris
"He tenido una fascinación por los tiburones blancos desde que vi la película Blue Water, White Death (Agua azul, muerte blanca) en el cine cuando era niño, alrededor de 1971. Viajé al sur de Australia con mi primera cámara submarina para experimentar a estos maravillosos animales por mí mismo con el consagrado guía, anfitrión y víctima de tiburones: Rodney Fox. Desde entonces, he buceado irregularmente, pero a menudo, con tiburones blancos en el sur de Australia, Sudáfrica y la Isla Guadalupe, México. El sur de Australia es el único lugar que ofrece la oportunidad de llevar una jaula hasta el fondo para ver a los tiburones serpentear a través de cañones rocosos y en la periferia de llanuras de pastos marinos y kelp. Me sorprendió su elegancia y serenidad cuando no eran molestados con cebos que colgaban de flotadores en la superficie. Yo tenía la mayor parte del cuerpo fuera de la jaula cuando tomé esta imagen. El tiburón estaba realmente mucho más cerca de lo que parece en el visor. Intenté no pensar en ello porque la escena era demasiado electrizante y hermosa".





Mantas nocturnas
"El buceo nocturno con mantarrayas cerca de Kona, Hawái, es uno de los más grandes espectáculos del mundo submarino. Está disponible para personas que hacen snorkeling y buzos de todos los niveles de habilidades, casi todas las noches del año. La teatralidad del buceo es algo asombroso de presenciar; es un espectáculo de luces con mantarrayas que dan vueltas y se alimentan, una especie de Cirque du Soleil del mar. Luego, cuando los buzos se han marchado, ¿el espectáculo continúa? Mi equipo y yo pasamos algunas noches con una embarcación, un generador y un reflector con la idea de averiguarlo. Desde luego, donde hay alimento, hay comensales. Los reflectores proporcionaban una atracción para tentar a los copépodos a la superficie, donde los peces se atracaban y las mantas daban vueltas mientras se alimentaban de la abundante comida. Esta es una imagen en color que se convirtió virtualmente a blanca y negro por las circunstancias, no mediante un procesamiento".





Morenas dragón


"En gran parte de su antigua área de distribución, particularmente en las aguas de Hawái, las morenas dragón se han recolectado comercialmente de manera excesiva hasta el punto de que en la actualidad son bastante raras. Pero las morenas dragón no son recolectadas en las islas Marquesas de la Polinesia Francesa y, por lo tanto, se las puede encontrar con más frecuencia. No son en absoluto comunes, pero en una reciente exploración de dos semanas en las islas Marquesas tuve la gran fortuna de encontrar a dos juntas en la misma grieta. Esto fue una enorme suerte y pasé todo el buceo concentrado en la pareja, y presté muy poca atención a la mantarraya que nadaba perezosamente en círculos sobre mi cabeza".
Amor prófugo
"Mientras trabajaba con un permiso en el Reino de Tonga, realmente quería ver qué sucedía durante una acalorada carrera (conocida como "heat run"). Ten cuidado con lo que deseas. Este es un comportamiento donde machos de ballena jorobada compiten unos con otros por la atención de una hembra en celo, donde todos se desplazan a una velocidad vertiginosa.

"Zambullirse entre un grupo de lujuriosas ballenas de 12 metros de largo con sus intenciones alternando entre violencia y deseo es algo que usted no querrá pasar tiempo contemplando. Como Ron Taylor siempre me aconsejó: "debes estar en esto para ganar". Por lo que salté desde la popa de la embarcación hacia la ruta de las ballenas. Me sentí abrumado por la belleza del espectáculo, y el tiempo se hizo más lento como sucede con frecuencia en situaciones intensas. Para ser honesto, fue emocionante. Para ser realmente honesto, fue aterrador. Mi cuerpo que flotaba en la superficie era sacudido por la cavitación a medida que los cuerpos y las aletas de las colas de las ballenas pasaban y se dirigían hacia el mar, siguiendo con su tren del amor, indiferentes al aturdido mirón que habían dejado en su estela".





Iguana marina
"Las iguanas marinas sólo pueden encontrarse en las islas Galápagos y sólo por una corta franja de tiempo cada mañana en aguas poco profundas cerca de la costa y con una fuerte corriente y olas que rompen sobre un fondo rocoso cubierto de algas. La fotografía submarina supone un mayor desafío cuando uno es golpeado por las olas, lanzado contra las rocas e intenta proteger la frágil cubierta de la lente de cristal (y una vida y una extremidad menos frágil) mientras se le da a la iguana espacio suficiente para que se ocupe de sus asuntos. Crecí mirando películas de Godzilla en televisión y si alguna vez hubo una oportunidad de encontrar un pequeño Godzilla, éste existe en las Galápagos, aunque exclusivamente según el antojo de la iguana marina."





Pulpo de coco en un vaso de Guinness
"Cada buceo nocturno ofrece algo inesperado, a veces de manera extraña o curiosa. En el estrecho de Lembeh, Indonesia, nos encontramos con un pulpo de coco que arrastraba su hogar móvil, un vaso de Guinness desechado, por el insulso lodo de uno de los puntos de buceo. Al quedar iluminado por el haz de la linterna de buceo, el pulpo se refugió en la relativa seguridad del cristal transparente, quizás pasando por alto el hecho de que se ocultaba a la vista de todos. Tras haber trabajado en una revista de buceo del Reino Unido y haber asistido a informes de personal en algún que otro pub, me pareció apropiado, quizás hasta destinado, para los lectores de DIVE."





Peces hoja de día y de noche


"En una isla que visitamos en la bahía Cenderawasih, Indonesia, había una abundancia de peces hoja (Taenianotus triacanthus), depredadores al acecho enigmáticos, aunque fascinantes, que a menudo se encuentran en parejas o en tríos. Estos peces son residentes en formaciones de coral específicas por meses o años y se pueden encontrar en diversas coloraciones (por motivos desconocidos) que van de blanco pálido a oro, magenta o marrón oscuro. Capturé la imagen de un impresionante espécimen magenta durante un buceo matutino y regresé al mismo arrecife para nuestro buceo nocturno. En lugar de usar la típica luz de buceo durante el buceo nocturno, utilicé luces de excitación de fluorescencia Nightsea y un filtro para capturar la bioluminiscencia emitida por una gran cantidad de especies de coral mientras se alimentan por la noche. Mientras apuntaba la luz azul de mi linterna Nightsea hacia la oscuridad, el deslumbrante resplandor del mismo pez hoja se destacó entre las sombras a una distancia de 4,6 metros (15 pies). El resplandor naranja proviene de una bacteria bioluminiscente que está vinculada a la piel del pez. Había otro pez hoja, que era marrón durante el día, que no emitía ningún resplandor bioluminiscente por la noche. Se cree que este resplandor es visible para otros peces, pero se desconoce cuál es su propósito".
Pez sapo de tres manchas


"Los peces sapo, que son maestros del camuflaje, juegan el juego de la espera, y finalmente se consagran ganadores como depredadores al acecho por excelencia. Sus aletas ventrales están modificadas para agarrar como manos, y están felices de permanecer inmóviles durante períodos prolongados. Utilizan otra aleta modificada que manipulan para moverse y contonearse como carnada viva en una caña de pescar, y atraen a peces inútiles a una distancia de deglución de una enorme boca. Este pez sapo de tres manchas, fotografiado en las Filipinas, tiene una coloración que se mimetiza con el arrecife y es aumentada por el crecimiento de algas, lo que dificulta bastante la detección del pez sapo, incluso para los avistadores experimentados".
Agregación de pargos
"La Polinesia Francesa es uno de mis lugares favoritos en el mundo, y los mejores buceos que he realizado allí han sido sistemáticamente en el archipiélago Tuamotu. Normalmente cuando uno piensa en las Tuamotu, inmediatamente piensa en tiburones. Allí hay tiburones en abundancia, pero hay mucho más por explorar. Visitar Rangiroa en diferentes épocas del año revelará diferentes fenómenos. En octubre, el arrecife externo y Tiputa Pass están repletos por la presencia de una agregación de desove de pargos jorobados (Lutjanus gibbus). La cantidad de peces debe alcanzar los cientos de miles, sino millones. El arrecife apenas puede verse a través de la masa de peces".





Tiburón ballena, bahía Cenderawasih, Indonesia


"Un tiburón ballena que pasa por arriba permite obtener una perspectiva diferente y ofrece una oportunidad de incorporar el sol y la superficie del mar en el ambiente en general. En muchas partes del mundo donde el buceo o el snorkeling con tiburones ballena es confiable, creadores de reglas autoritarios han decretado que no se puede utilizar luz de flash debido a una creencia speudocientífica completamente sin fundamento, en mi opinión, que afirma que los tiburones ballena son especialmente sensibles a las luces. Considero que es uno de los disparates verdaderamente irritantes de las presunciones de los humanos acerca del bienestar animal. Como embajador de la alianza de Global Shark Diving, es mi deber brindar un motivo ilustrado sobre las percepciones del público y los formuladores de políticas acerca de la verdadera naturaleza de estos sublimes animales".
Dragón de mar foliáceo
"Si se entregara un premio al animal que más se parece a una carroza en un desfile de Mardi Gras, el dragón de mar foliáceo ganaría por una gran ventaja. Estos miembros únicos de la familia de los caballitos de mar son infinitamente fascinantes, y deben ser observados atentamente si se desea percibir sus apéndices entre el kelp y las algas marinas a su alrededor. Las costas azotadas por las olas del sur de Australia, donde se encuentran los dragones de mar foliáceos, son dramáticas, por lo que con ese espíritu encuadré al animal con un bosque de gorgonias y pastos marinos salvajes. Aproveché la fuerte luz del sol, que parecía la iluminación de una ópera: Sigfrido de Richard Wagner en un teatro cosmopolita quizás".





Explore más
Vea más del trabajo de Douglas Seifert en esta galería de fotos complementaria en línea.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2016