Una perspectiva diferente

El arte de la fotografía en piscina


La modelo Mida posa durante una sesión con el cuerpo pintado. Observe la retroalimentación con filtro azul y
el uso sutil de la tela traslúcida para agregar color y textura.


La mayoría de los fotógrafos subacuáticos son, primeramente, buzos. Yo era fotógrafo mucho antes de empezar a bucear. De hecho, fui a la facultad de arte y tengo una maestría en bellas artes en fotografía. Después de más de 20 años de capturar imágenes de la vida marina, me pareció que había llegado el momento de un cambio. Quería hacer algo que me devolviera a mis raíces artísticas, pero sin salir del agua.

Mi visión era disponer de un entorno transparente, cálido y controlado donde pudiera expandir los límites de mi creatividad sin dejar de respirar de un tanque de buceo. Esta visión se materializó en una piscina de agua salada de 3,35 metros (11 pies) de profundidad, hecha a medida. Cuenta con 20 soportes empotrados para no tener que sujetar los estrobos a la carcasa de la cámara. El agua se puede aclimatar fácilmente a 30-32 °C (86-90 °F), que es una temperatura agradable para estar en el agua, incluso sin protección térmica. La piscina también tiene dos ventanas en el nivel inferior, para que otras personas puedan observar o filmar el proyecto desde afuera.

La fotografía subacuática en piscinas se ha vuelto muy popular en los últimos años. Como no es necesario ser buzo para tomar fotos en una piscina, muchas personas lo hacen en piscinas de poca profundidad, conteniendo la respiración y sumergiéndose para fotografiar. Como mi formación abarca tanto el buceo como la fotografía subacuática, mi enfoque es diferente. Gracias a mi experiencia de trabajo en este estudio subacuático, he aprendido muchas lecciones que podrían ser útiles para otros fotógrafos en sus propias sesiones en piscina.
La preparación y evaluación del modelo

La modelo Vartuhi, mientras se le retoca el maquillaje y el vestido, este último
a cargo de la diseñadora Mojan Hos.
Si bien no es difícil encontrar modelos con experiencia frente a la cámara, no todos se sienten cómodos en el agua y bajo el agua. Algunos incluso le tienen temor al agua. Más a menudo de lo que se imagina, las personas que no bucean desconocen muchas de las habilidades que uno da por sentadas, como compensar los oídos. Antes de una sesión, es importante tener una idea de cuáles son las capacidades y el nivel de comodidad en el agua de su modelo.

Yo trabajo tanto en la parte poco profunda como en la parte profunda de la piscina. Las habilidades necesarias varían ligeramente, pero incluso si las sesiones siempre son en agua poco profunda, es importante estar al tanto de las habilidades acuáticas básicas de su modelo. Aun cuando trabajo con modelos con experiencia en buceo en apnea, les doy una charla de orientación en el agua antes de programar la sesión. Esto es necesario tanto para la seguridad como para determinar si somos compatibles. Además, practicamos mucho las habilidades de flotabilidad antes de hacer tomas en la parte profunda.

La primera vez, no se complique innecesariamente: fotografíe en agua poco profunda; esto evita la necesidad de buzos de seguridad y de personal adicional. Siempre y cuando el modelo se pueda poner de pie para tomar aire, la sesión de fotos debería transcurrir sin inconvenientes.
Póngase en el lugar del modelo
Antes de dirigir modelos, debe comprender su situación: el modelo debe abrir los ojos bajo el agua sin máscara y controlar la flotabilidad sin equipo de buceo. Ponerse en su lugar lo ayudará a entender qué implica posar y cuánto tiempo se puede contener la respiración sin dejar de estar relajado.
Iluminación
No acople los estrobos a la carcasa. Esto le dará más control sobre la exposición y la ubicación creativa. Si los estrobos están sujetos a la cámara, la exposición cambiará a medida que usted se acerque o se aleje. La exposición puede ser más uniforme entre una foto y otra si la distancia de la iluminación es fija en relación con el modelo.

Use trípodes (o tripies) baratos para montar y posicionar los estrobos bajo el agua, y cuelgue estrobos adicionales en los bordes de la piscina.

Use varios estrobos, en lo posible tres o más. Si dispara los estrobos remotos con el modo esclavo, no necesitará cables. Para que se disparen siempre, yo utilizo sensores esclavo Triggerfish, que pueden colocarse enfrente de la luz principal. Ikelite también tiene un buen sensor esclavo remoto.

Con uno o dos estrobos adicionales, se puede lograr una excelente retroiluminación creativa. Tomar fotos de noche es otra opción para generar iluminación, ambiente y efectos interesantes, como imágenes reflejadas en la superficie.


En esta foto, tomada desde la ventana de observación del nivel inferior, se puede ver a Klein fotografiando a la modelo Natllely Dominguez, mientras el buzo de seguridad Jeff Sisil espera, atento.


Seguridad
La seguridad de todas las personas que participan es fundamental. Muchos profesionales que se dedican a este tipo de fotografía solo trabajan en agua poco profunda, de modo que tanto ellos como sus modelos solo necesitan ponerse de pie para tomar aire. En mi caso, trabajo en agua poco profunda cuando es mi primera sesión con un modelo determinado. Cuando estoy en la parte profunda de la piscina o en el mar, siempre cuento con al menos dos asistentes: un buzo de seguridad que supervisa al modelo y le proporciona aire por medio de una manguera conectada a la superficie o "hookah", y otro que trabaja como asistente de cámara y se encarga de la seguridad en general.

El buzo de seguridad debe mantener el regulador cerca del modelo sin quedar dentro del encuadre. Siempre uso una "hookah" como fuente de aire para el modelo en lugar de un regulador de respaldo. Cuando se usa un regulador de respaldo, independientemente de la longitud de la manguera, el buzo de seguridad debe acercarse demasiado al modelo para darle aire y nunca logra salir del encuadre a tiempo. Sujeto la segunda etapa de la "hookah" a una vara larga para que el buzo pueda alcanzársela al modelo y alejarla rápidamente.
Comunicación y planificación

Rod Klein repasa imágenes con la modelo Taylor Carr entre montajes.
Una buena reunión instructiva previa a la sesión es esencial. Me aseguro de que estemos de acuerdo en lo que respecta a las señas básicas del buceo: "OK", "Algo anda mal", "Arriba", "Abajo", "Compartir aire", etc. La seña de "Compartir aire" es muy importante, porque el modelo la usará para indicarle al buzo de seguridad que necesita respirar del regulador.

En general, salimos a la superficie cada 5 o 10 minutos para reorganizarnos, hablar sobre las fotos, ver las imágenes en la pantalla LCD de la cámara y hacer cualquier ajuste necesario. Este es el momento en el que el fotógrafo debe tener una gran destreza para comunicarse y dirigir. Solo usted sabe cómo deben quedar las tomas, y es importante que pueda transmitirle tranquilamente al modelo lo que usted desea.
Equipo
Prácticamente, puede tomar fotos con cualquier cámara sumergible. La mayoría de los fotógrafos usa una cámara réflex digital (DSLR) en una carcasa, pero es necesario poder disparar al menos un estrobo por medio de cables de fibra óptica o cables sincronizadores normales. Los estrobos remotos se pueden disparar con cables largos o, mejor aún, en modo esclavo.

Debe tener al menos dos estrobos. Yo tengo seis estrobos Sea & Sea YS 250 y seis Inon Z 240. Tengo un cable sincronizador de estrobos de 15 metros (50 pies) hecho a medida, que me permite colocar el estrobo sumergible principal en cualquier parte de la piscina. Si uso un estrobo de estudio para la iluminación en la superficie, recurro a un cable a medida para activar un disparador de flash de estudio que dejo en la superficie dentro de una caja estanca. Los dispositivos disparadores esclavos que se usan en los estudios no funcionan porque no son sumergibles. Aun si estuvieran dentro de una carcasa, la señal no se transmitiría a través del agua a los estrobos ubicados fuera del agua; es por eso que necesito hacer la conexión con un cable desde un lugar seco fuera de la piscina.
Vestuario y maquillaje
Un vestuario creativo puede hacer que la sesión de fotos sea todo un éxito. A menudo, la suerte está de mi lado y el modelo conoce a diseñadores a los que les encanta la idea de que sus creaciones sean fotografiadas bajo el agua. Pero también he salido a explorar tiendas de telas locales en busca de prendas coloridas para usar en sesiones experimentales. También se pueden usar pelucas baratas, máscaras y juguetes como utilería. Hasta tengo varios maniquíes, que son ideales como utilería y, al mismo tiempo, sirven para probar la iluminación cuando el modelo no está disponible. Intente colocar tela de color en la piscina como telón de fondo; este detalle puede agregar un toque creativo a las imágenes y crear la ilusión de que no se está en una piscina.

Siempre que puedo, trabajo con un maquillador; el maquillaje definitivamente mejora la apariencia. Algunos modelos pueden maquillarse solos pero, al estar siempre mojados, es difícil que se hagan retoques durante la sesión.
Proceso de trabajo
Para mí, una sesión normal de fotos en la piscina dura dos días y medio: un día para la preparación, un día completo para la sesión de fotos y aproximadamente medio día para desarmar todo.


La tormenta de burbujas de esta imagen se logró con un aireador para
estanques de peces.
Día previo a la sesión (entre 5 y 6 horas):
Armo cualquier escenografía de fondo necesaria en la piscina. Armo, reviso, pruebo y ubico todas las luces subacuáticas y de estudio, las baterías, la cámara y las conexiones de los estrobos. Coloco los estrobos de respaldo, los lastres, las herramientas y cualquier cosa que pueda ser necesaria durante la sesión en el borde de la piscina, para que nadie tenga que salir del agua durante la sesión.

Día de la sesión (entre 6 y 8 horas):
Los modelos, el diseñador, el maquillador y el resto del personal llegan y se preparan. Si se trata de una sesión en la parte profunda, les pido al buzo de seguridad y al asistente de cámara que lleguen una hora antes para asistir en la preparación final. Me aseguro de que se usará maquillaje resistente al agua, le informo al maquillador que debe usar maquillaje más colorido de lo normal para las fotos bajo el agua, reviso el vestuario, reviso todos los equipos de fotografía y de seguridad, me aseguro de que la temperatura del agua esté entre 30 y 32 °C (86 y 90 °F), vuelvo a comprobar la flotabilidad del modelo y agrego lastre según sea necesario. Normalmente uso un pequeño cinturón de lastre con bolsillos que puede ocultarse fácilmente debajo de cualquier tela, o le pido a un diseñador que cosa un pequeño bolsillo en la parte trasera de la prenda, para poder colocar un lastre blando. Use siempre lastres blandos para no dañar la piscina.

Después de la sesión (entre 2 y 3 horas):
Desarmo el montaje, hago una limpieza general, limpio y lavo todo el equipo, descargo las imágenes y hago una copia de seguridad, y me acuesto a dormir.

Aunque es bueno tener un estudio fotográfico subacuático exclusivo, no es necesario para lograr excelentes imágenes de modelos. Comience de manera sencilla: tome fotos a poca profundidad, use el equipo que tenga o pida uno prestado, e inspírese en el trabajo de otros fotógrafos. Inténtelo... ¡y vea qué sucede!
Más información
Mire un video del detrás de escena de una sesión fotográfica en la piscina de Rod Klein.



© Alert Diver — 1er Trimestre 2017