La importancia de estar reparado incluso en lugares remotos






En las aguas cristalinas del Pacífico tropical, nuestro equipo de investigación del Laboratorio Baum de la Universidad de Victoria estudia la salud y diversidad de los corales para comprender el futuro de los ecosistemas de arrecifes. Documentamos el arrecife y llevamos a cabo estudios sobre corales en una isla del Pacífico remota y relativamente poco desarrollada. En una expedición reciente, un problema aparentemente pequeño se convirtió en una emergencia que, si no hubiera sido por el respaldo ofrecido por DAN® y un gran equipo, podría haber tenido un desenlace muy diferente.

Estábamos estudiando corales a una profundidad de 20 metros (33 pies). Este buceo en particular, que resultó ser el último de ese día, fue diferente de otros. Sentía que estaba lenta y tenía dificultad para concentrarme. Intenté contar corales: cuatro, cinco, seis… ¿qué viene después del seis? Sentí confusión y lentamente me di cuenta de que algo podía estar mal.



Después de salir a la superficie tras un buceo más temprano ese mismo día mi compañero había sentido un leve dolor de cabeza. El dolor desapareció rápidamente, por lo que lo atribuimos al hecho de haber nadado contra una fuerte corriente. Pero tras salir a la superficie después de nuestro último buceo estaba seguro de que algo no estaba bien: me sentía mal y el dolor de cabeza de mi compañero había regresado con gran intensidad. Pusimos en práctica nuestro plan de acción emergencias. Emprendimos el regreso a la costa, donde uno de los miembros de nuestro equipo se puso en contacto con DAN. Mi compañero y yo comenzamos a respirar oxígeno para emergencias, y miembros del equipo supervisaban nuestra condición. Todos se prepararon para ejecutar el plan de evacuación y trasladarnos fuera de la remota isla de ser necesario.

Nuestros síntomas principales desaparecieron y pudimos esperar una semana para poder tomar el siguiente vuelo programado que saldría de la isla. Descubrimos que la causa más probable de nuestro incidente era una intoxicación por monóxido de carbono. Es posible que los bajos niveles insidiosos de monóxido de carbono en nuestra mezcla respiratoria, que provino de un viejo compresor a gasolina de la isla, en combinación con los buceos repetitivos en el transcurso de varios días hayan permitido la acumulación de monóxido de carbono en nuestro cuerpo. Si bien al usar compresores modernos el riesgo de contaminación con monóxido de carbono es muy bajo, nunca debe ignorarse, especialmente en lugares remotos.
Preparados
Nuestro equipo usa una variedad de estrategias para evitar y manejar emergencias en el campo.

  1. Plan de respuesta frente a una emergencia. Como buzos científicos debemos elaborar un exhaustivo plan de buceo antes de nuestro viaje. Nuestro plan cubre oxígeno para emergencias, centros médicos cercanos, procedimientos de evacuación e información de contacto de la Guardia Costera y DAN. Independientemente del tipo de buceo que realice, es una buena idea elaborar un plan de acción de emergencias que sea bien detallado antes de bucear en un lugar nuevo.

  2. Apoyo de DAN. El acceso inmediato a una unidad de oxígeno de DAN y la línea de emergencias de DAN (+1-919-684-9111) son elementos fundamentales de nuestro plan de acción de emergencias. DAN apoya nuestros esfuerzos a través del programa DAN Oxygen Grant Program (Programa de otorgamiento de oxígeno de DAN) que proporciona a los equipos de investigación y a otras organizaciones que no cuentan con un suministro de oxígeno confiable un unidad de oxígeno de DAN que se ajuste a sus necesidades. Además de tener una unidad de oxígeno para emergencias de DAN en el lugar, la asistencia telefónica de DAN ayudó a nuestro equipo a tomar decisiones acerca del tratamiento y el seguimiento durante todo este incidente.




  3. Apoyo de los buzos. Una de las habilidades más importantes al practicar buceo en cualquier lugar es saber cuándo suspender un buceo. Durante este incidente, cuando uno de los buzos dijo "no estoy bien", las operaciones de buceo se interrumpieron abruptamente. Cuando un buzo tiene un objetivo, como la ciencia o la fotografía, no es sencillo admitir que algo está mal y detener el trabajo bajo el agua. Suspender un buceo es difícil, pero es absolutamente necesario para fomentar una mentalidad de equipo que respalde la decisión de un buzo de no ingresar al agua. Ser honesto con uno mismo y con los demás en lo que respecta a los síntomas puede ser la diferencia entre "me alegra haber suspendido el buceo" y "si tan solo hubiéramos suspendido el buceo...".
Lugares remotos
Es posible que las personas que han buceado principalmente en lugares desarrollados no comprendan los riesgos adicionales que están presentes en áreas menos desarrolladas. A continuación figuran algunas recomendaciones para bucear en lugares remotos:

  • Investigue la calidad del aire. Consulte en la tienda de buceo cuándo fue la última vez que el aire fue sometido a la evaluación de un laboratorio de pruebas certificado. Considere aprender a utilizar kits de prueba y llevarlos en sus viajes; estos abarcan desde simples sensores que cambian de color hasta analizadores electrónicos (vea "Cuando el gas se echa a perder" (When Gas Goes Bad) en AlertDiver.com/gas_analyzers). Si un compresor tiene un aspecto desgastado o sucio que lo hace sentirse incómodo, no lo use.

  • Asegúrese de que haya oxígeno para emergencias disponible. Pregunte si hay oxígeno disponible a través del operador de buceo local, confirme que haya una manera razonable de administrarlo y asegúrese de que haya suficiente para trasladar a dos o más buzos al centro médico más cercano.

  • Tenga en cuenta las diferencias culturales. Cuando se comunique con tiendas de buceo de otros países, asegúrese de que estén hablando sobre lo mismo. Haga preguntas detalladas y específicas acerca de la seguridad en el buceo para saber qué recursos tendrá a su disposición en caso de emergencia. De ser posible, aprenda sobre las diferencias culturales con anticipación.

Las medidas de seguridad son específicas de cada lugar. El hecho de que una tienda de buceo tenga un compresor no significa que sus tanques sean seguros para bucear. Cuando esté en terreno desconocido, procure verificar las inspecciones de tanques (pruebas visuales e hidrostáticas), pruebe la calidad del aire y esté atento para comprobar si aparecen síntomas.

En cuanto a mi compañero de buceo y yo, nos hemos recuperado por completo gracias a la rápida ayuda de nuestro equipo de buceo y los profesionales de DAN.
Para obtener más información
DAN Oxygen Grant Program

© Alert Diver — 2do Trimestre 2015