Retorno a la práctica de buceo

Volver a aventurarse bajo el agua después de una compleja cirugía de cáncer de mama




El elegante tiburón nodriza salió de su guarida mientras nosotros buceábamos junto a la saliente de coral. Lo seguimos a lo largo del arrecife de Cayo Largo, Florida, nadando a través de espesas nubes de coloridos peces tropicales. Esta experiencia familiar fue extraordinaria porque era mi primer buceo después de dos años de sufrir de cáncer de mama, exámenes, cirugías, contratiempos, tratamiento y reconstrucción. El año pasado algunas personas no estaban seguras de si volvería a bucear.

He sido una buceadora activa y miembro de DAN® durante 28 años y he registrado alrededor de 2.000 buceos a lo largo de ese período, tanto en mi hogar en el sur de la Florida como en el extranjero. Desde 2007 he sido una compañera capacitada dedicada a ayudar a buzos con capacidades diferentes y nunca consideré que algún día yo sería la que me enfrentaría a un desafío. Cuando mi médico me dijo: "tienes cáncer de mama invasivo" y "no eres candidata para una tumorectomía", supe que tendría que transitar un largo camino antes de poder volver a bucear.

Las siguientes estrategias para volver a ingresar al agua después de sufrir de cáncer de mama (o cualquier enfermedad prolongada) pueden resultar útiles para otros buzos:
  • Desde el comienzo, informe a sus médicos que es buzo y que desea retomar la práctica de buceo cuando vuelva a estar bien.
  • Use su amor por el buceo para aliviar los momentos difíciles durante el tratamiento. Pasé horas de quimioterapia navegando en sitios web de buceo en mi tableta. Durante difíciles resonancias magnéticas y biopsias, soñaba despierta sobre buceos memorables para distraerme.
  • Sea positivo. La actitud es todo. Una naturaleza optimista tiene influencia en todas las personas, incluso sus cuidadores, y crea un ambiente positivo para la recuperación.
  • Únase a un grupo de apoyo para obtener información, compartir experiencias, recibir afecto y divertirse. En mis grupos nos reíamos más de lo que llorábamos.
  • Solicite terapia física. Junto con el ejercicio continuo, esta fue una pieza clave de mi recuperación. La terapia física también ofrece una oportunidad de aprender acerca del linfedema y cómo manejar el riesgo de padecerlo.
  • Conserve a sus compañeros de buceo. Manténgase en contacto a través de medios sociales, llamadas telefónicas, visitas y eventos sociales.
  • Recuerde que su equipo de buceo lo espera en el garaje. Llévelo para que se le realice un mantenimiento y haga una prueba en una piscina antes de usarlo en aguas abiertas. Yo tuve que reemplazar el compensador de flotabilidad (chaleco), el traje de neopreno, consolas y varias mangueras. Todo lo demás sólo necesitó un ajuste.

Mis médicos y terapeutas establecieron parámetros para reanudar la práctica de buceo: finalización de la quimioterapia y los tratamientos, cicatrización de los tejidos, recuperación de la compleja reconstrucción y restablecimiento de fuerza y amplitud de movimiento suficientes para el buceo. Mi oncólogo me autorizó a bucear cuando aún tenía un puerto implantado en el pecho.

"Su actitud, entusiasmo y determinación para volver a bucear fueron una gran parte de su espectacular recuperación", me dijo mi terapeuta físico. "Después de su primer buceo, alcanzó rápidamente otro nivel de bienestar".

Mi reconstrucción incluyó un colgajo DIEP (perforador epigástrico inferior profundo), que es una compleja microcirugía y cirugía plástica de 10 horas para esculpir colgajos de tejido abdominal y convertirlos en senos. Las candidatas para implantes mamarios requieren menos tiempo de inactividad para la recuperación, dos o tres meses en comparación con los seis meses que pasé yo.

Este verano boreal, con el permiso de mi médico, buceé con frecuencia, durante el día y la noche, a profundidades inferiores a los 12 metros (40 pies). Tengo pensado realizar muchos más buceos, incluso un viaje a Tahití en 2017. Mis próximos desafíos son volver a practicar buceo a mayores profundidades y volver a ayudar a buzos de Diveheart para su beneficio terapéutico tanto físico como psicológico (y el mío) y por el placer se estar bajo el agua.
Comparta su historia
¿Tiene consejos, recomendaciones, estrategias de viaje, técnicas de buceo, lecciones aprendidas u otras palabras de sabiduría que desee compartir con otros buzos? En (Alert Diver queremos conocer su historia. Envíela en un mensaje de correo electrónico a M2M@dan.org, o por correo postal a "Member to Member", c/o Alert Diver, 6 W. Colony Place, Durham, NC 27705.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2016