Seguridad en colisiones de embarcaciones e incidentes con hélices





Los buzos a menudo comparten el agua con embarcaciones, ya que usan barcos para trasladarse a puntos de buceo y a veces bucean en áreas con un intenso tráfico marítimo. Las lesiones por colisiones de embarcaciones y golpes de hélices son un riesgo para los buzos en esas áreas.

El Centro de Recursos de Seguridad en la Navegación de la Guardia Costera de los Estados Unidos (U.S. Coast Guard Boating Safety Resource Center) informó que desde 2005 hasta 2013 los incidentes con hélices de embarcaciones causaron 636 lesiones y 38 muertes de personas que participaban en actividades en el agua (navegación, esquí acuático, natación, snorkeling, buceo, deslizamiento en cámaras de aire [tubing], etc.); 442 de estas lesiones y 29 de estas muertes fueron causadas por el golpe de una embarcación a una persona. La prevención de accidentes durante el buceo en áreas con tráfico marítimo requiere que los buzos tengan conciencia de la presencia de los barcos en todo momento tanto bajo el agua como en la superficie.

Dependiendo de la ubicación y el tipo de embarcación, es posible que sea necesario obtener acreditaciones o certificaciones a través de los cursos de educación sobre seguridad de embarcaciones. Las leyes de navegación varían a nivel internacional y según el estado en los Estados Unidos; por lo tanto, es importante que los operadores de barcos y los buzos tengan conocimiento de las normas vigentes para un lugar en particular.
Herramientas de señalización
Banderas de buceo. Exhibir una bandera de buceo es un medio eficaz y en algunos lugares necesario para alertar a las embarcaciones que hay buzos en el agua. De modo similar a las leyes de operación de embarcaciones, las normas relacionadas con las banderas de buceo varían según el lugar y el tipo de embarcación en los Estados Unidos y a nivel internacional. Los dos tipos de banderas que se reconocen más comúnmente en relación con el buceo son la bandera alfa y la bandera indicadora de buzo sumergido.

La bandera alfa reconocida a nivel internacional se exhibe cuando la movilidad de una embarcación es restringida, para indicar que otros barcos deben ceder el derecho de paso. Esta bandera a menudo es exhibida junto con la bandera indicadora de buzo sumergido cuando hay buzos en el agua, porque los barcos de buceo deben mantenerse cerca de los buzos y no pueden moverse rápidamente. La bandera indicadora de buzo sumergido señala que hay un buzo en el agua, y siempre debe exhibirse desde una embarcación que tenga buzos en el agua. La bandera alfa indica que hay buzos en el área; no obstante, también tiene otros usos. Se aconseja exhibir la bandera indicadora de buzo sumergido junto con la bandera alfa para evitar problemas de comunicación.

Se recomienda usar la bandera indicadora de buzo sumergido para alertar a las embarcaciones durante un buceo desde la costa. La distancia a la que los buzos deben permanecer de la bandera de buceo depende del lugar de buceo. Se puede usar una boya flotante sujeta a un carrete de buceo para indicar dónde están ubicados los buzos en el agua. Nunca se debe amarrar un carrete con una bandera de buceo flotante directamente al buzo. El uso del carrete ayuda a evitar que el buzo sea arrastrado en caso de que la bandera quede atrapada en una embarcación que pase por el lugar.

Si la bandera de buceo se exhibe en un barco o una boya, deberá estar en buenas condiciones a fin de garantizar su visibilidad. Reemplace la bandera cuando la integridad de la seguridad se vea comprometida por pérdida de color o roturas. El tamaño de la bandera de buceo requerida también puede variar según el lugar. Asegúrese siempre de que la bandera sea visible desde todas las direcciones.

Marcadores de superficie. Se pueden usar herramientas de seguridad tales como boyas de superficie, silbatos y otras señales sonoras, luces de buceo y espejos de señalización para comunicar su ubicación a los barcos después de ascender una vez finalizado un buceo. Además de una bandera de buceo se puede usar una boya de superficie para alertar a los barcos que hay buzos en el agua. Antes del buceo, estudie como lanzar la boya para estar preparado para usarla durante el ascenso.

Al utilizar dispositivos de señalización en la superficie, los buzos nunca deben suponer que son visibles para los operadores de barcos. El resplandor del sol, las olas, los pasajeros, las condiciones del agua y otros factores pueden dificultar la visualización de un buzo en el agua.


Los buzos deben permanecer dentro de los 91 metros (300 pies) de una bandera indicadora de buzo sumergido en aguas abiertas y dentro de los 30 metros (100 pies) en ríos, ensenadas o canales de navegación.


Esté atento bajo el agua
Además de usar dispositivos de señalización y prestar atención al tráfico marítimo en la superficie, los buzos deben estar atentos a los barcos que pasan cuando están bajo el agua. Ver y escuchar los barcos que están en la superficie es una buena idea, pero se debe tener en cuenta que la mala visibilidad y la localización del sonido cuando se está bajo el agua pueden ser obstáculos. En la mayoría de los casos, un buzo debe poder oír una embarcación cuando está bajo el agua, pero puede resultar difícil localizar la dirección de donde proviene el sonido porque el sonido viaja a una velocidad unas cuatro veces superior a la del aire. El uso de una capucha puede alterar los umbrales de audición aún más.

Una parada de seguridad de tres minutos a 5 metros (15 pies) permite a un buzo reducir la captación de nitrógeno y también es una oportunidad para analizar el tráfico marítimo antes de ascender a la superficie. Los buzos deben tener cuidado de no confiar en un tiempo de reacción rápida en caso de que deban alejarse de una embarcación que esté pasando por allí mientras están bajo el agua. Un barco puede acercarse rápidamente a un buzo sin que éste se dé cuenta y sin siempre darle suficiente tiempo como para alejarse a una distancia segura. Por estos motivos, no se aconseja que los buzos confíen en observar los barcos bajo la superficie sin un dispositivo de señalización de superficie.
Tenga un plan de acción
Antes de llegar al punto de buceo, se debe contar con un plan para el tratamiento y la evacuación de un buzo que haya sido golpeado por un barco o una hélice. Para tratar una laceración, debe detener la pérdida de sangre mediante la aplicación de vendajes de presión, y debe trasladar a la persona lesionada a los servicios médicos lo antes posible. Debe saber a quién llamar y cuál es el rol de los demás a la hora de responder frente a una emergencia médica.
Investigación y prevención
Actualmente, DAN Europa tiene una campaña sobre lesiones causadas por hélices para educar a los operadores de embarcaciones y los buzos a compartir puntos de buceo de manera segura; visite www.daneurope.org/propeller-injuries. El sitio web ofrece una colección de incidentes y relatos de testigos así como también afiches y material educativo para que los buzos puedan aprender a evitar incidentes en el futuro.

En América del Norte, DAN utiliza un sistema de informe de incidentes en línea para reunir información sobre lesiones y accidentes de buceo, incluso incidentes con hélices y colisiones con barcos; visite DAN.org/divingincidents. La información contenida en los casos informados se utiliza para resúmenes de casos y para crear material de prevención.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2014