Celebrando la Lentitud

Creando efectos originales con velocidades de obturador lentas



Desde hace mucho tiempo soy fanático de las velocidades de obturador lentas en la fotografía submarina, probablemente desde mis primeros experimentos con la fotografía gran angular. Recuerdo cuando tuve que ilustrar el 25º aniversario del Parque Estatal Arrecife Coralino Pennekamp en 1985. El símbolo icónico del parque es la estatua del "Cristo del Abismo", y mi idea era combinar la estatua con algo pirotécnico para hacerlo celebratorio. Encontré unas bengalas submarinas y mi modelo las sostuvo detrás de estatua.

Aquí es cuando entró en juego la lentitud del obturador: La punta de la estatua está a sólo aproximadamente 5 metros de profundidad, y al mediodía la luz ambiental brillante del sol hubiera neutralizado las bengalas. Así que planifiqué trabajar entrada la tarde. Esto significaría que más rayos solares rebotarían y menos penetrarían en el agua – debido al ángulo oblicuo del sol poniente. La lectura de mi exposímetro estaría varios pasos más oscuro a esa hora del día. Utilicé un estroboscopio para iluminar la estatua y a mi modelo de frente, pero la reducida luz ambiental me permitió fijar la velocidad del obturadora a 1/30 de segundo (la velocidad de obturador más lenta en mi cámara Nikonos), y eso le dio más tiempo a la luz de las bengalas a registrarse en la película, haciéndolas aparecer más brillantes.



He utilizado esta técnica más recientemente cuando estaba fotografiando ilustraciones de productos para linternas de buceo. Hay una gran diferencia en lo brillante que se ve la linterna de buceo cuando el obturador de la cámara está abierto por 1/250 (la velocidad de sincronización más rápida) comparado con 1/15, por ejemplo. Si aceptamos que la exposición de la luz estroboscópica es esencialmente una función del poder del estroboscopio, la distancia del estroboscopio al sujeto y la reflectividad del sujeto, no importaría mucho la velocidad de obturador que use para un modelo sosteniendo una linterna que está relativamente cerca de los estroboscopios. Pero, regresando al ejemplo de 1/250 versus 1/15, hay una diferencia de cuatro pasos en la cantidad de luz percibida desde la linterna de buceo. Más brillante es definitivamente mejor cuando se trata de la ilustración de un producto.

Hacer que las luces sostenidas en la mano se vean más brillantes es sólo una de las diversas razones para adoptar las velocidades de obturador lentas en la fotografía submarina. Dos de los usos más importantes son traer más luz al fondo de la imagen (específicamente, las áreas que están mas allá del alcance de la iluminación de los estroboscopios) y crear un desenfoque intencional para aumentar la percepción de movimiento en una fotografía.
Aumentando la luz de fondo
La característica física que guía toda la fotografía submarina es la densidad del medio. El agua es 800 veces más densa que el aire, y por ende la transmisión de luz es más lenta. La gran luz de relleno en el cielo, el sol, es muy poderosa, pero la transmisión es variable dependiendo en que parte del planeta uno se encuentra, la hora del día, la profundidad, la claridad del agua, la nubosidad y condiciones de la superficie (una superficie agitada transmite menos luz que una calmada).

Hasta aproximadamente los 15 metros de profundidad, la luz es absorbida en una cantidad aproximadamente equivalente a una paso por cada 3 metros de profundidad. Después de los 15 metros la relación empieza a descomponerse. La luz de los estroboscopios nunca es tan poderosa como la del sol, por supuesto, y la iluminación se reduce en una cantidad aproximadamente equivalente a un paso por cada 30 cm de distancia desde la punta del estroboscopio. Basado en estas aproximaciones, me gusta pensar en la luz en términos de la "vertical" (la que viene del sol y penetra bajando la columna de agua) y la "horizontal" (la que viene de los estroboscopios y choca con el sujeto).

Observe la foto gran angular del pecio; esta imagen ejemplifica la manera en que ambas formas de iluminación deben ser consideradas cuando se calcula la exposición.




La foto del pecio también es una toma de aniversario. Me contrataron para documentar el crecimiento natural sobre el pecio del Spiegel Grove afuera de Cayo Largo, Florida, al 10º aniversario de su hundimiento intencional para crear un arrecife artificial. Hoy, es una feria de color, gracias a las esponjas adheridas y las gorgonias de agua profunda, así que sabía que necesitaría la luz de mis estroboscopios en el primer plano para devolver el color perdido a casi 30 metros de profundidad. Usé un lente zoom de 8-15 mm (a 13 mm) para poder trabajar muy cerca de los emplazamientos de cañones y traer amplia luz artificial al primer plano. El buzo en la foto es un elemento composicional que ofrece algo de interés humano así como escala al inmenso barco de 155 metros. Dada la distancia entre el estroboscopio y el sujeto y la reflectividad del primer plano elegí una apertura de f/8, un ISO de 320 y ajusté el poder del estroboscopio a 50 porciento. Todo eso fue indicado en la pantalla LCD de mis primeras tomas de muestra, pero la experimentación real vino con la velocidad del obturador.

Si hubiese tomado la foto a 1/125 (una velocidad de obturador bastante estándar para la fotografía submarina), el fondo hubiese salido bastante oscuro, y no habría diferenciación de la superestructura en el fondo lejano. Además, las inevitables partículas en suspensión en la columna de agua (retrodispersión) habrían quedado obviamente iluminadas como puntos blancos contra un fondo índigo. En vez, escogí disparar a 1/30. Una velocidad de obturador más lenta resultó en un fondo de color más claro y una retrodispersión menos obvia.

Esa velocidad fue suficientemente rápida para sostener la cámara con la mano. El agua tiene un efecto amortiguador que estabiliza la carcasa a velocidades más lentas; pero aún más imporante, la velocidad de la luz del estroboscopio en el primer plano (aproximadamente 1/4000 de segundo) excluiría cualquier evidencia de un pequeño movimiento de la cámara. Las velocidades de obturador lentas como ésa, o hasta más lentas, son mis técnicas básicas para fotografiar arrecifes profundos y pecios, cualquier cosa con una luz ambiental perceptible en el fondo y algo colorido en el primer plano que pueda ser efectivamente iluminado con estroboscopios. He encontrado que por lo general se puede sostener la carcasa con la mano con velocidades de obturador tan lentas como 1/10. Pero, a velocidades tan lentas es probable que el movimiento de sujetos como peces o buzos hará que salgan borrosos.



La fotografía con velocidades lentas no es útil a mayores profundidades nada más. Aún recuerdo, dolorosamente, el primer trabajo que realmente no di la talla. Estaba tomando fotos para National Geographic para ilustrar algunos capítulos de una libro llamado America's Seashore Wonderlands (Maravillas costeras de los EEUU). Además de ser mi primer trabajo para National Geographic, fue mi primer proyecto en aguas frías, y eso fue todo un reto en si mismo. Estaba usando rollos de Kodachrome y enviándolos de California a un editor en Washington, D.C., quien me informaba en que me había equivocado o acertado. Durante esa toma tuve la oportunidad de ser uno de los primeros en tomar fotos desde adentro del tanque en el recién inaugurado Aquario de la Bahía de Monterey. Esto fue mucho antes de las cámaras digitales, y una vez que estaba en el tanque parecía que había bastante luz ambiental. Mis ojos se habían ajustado, pero no compensé igualmente con la cámara. Use las exposiciones con valores de estroboscopio a sujeto de cualquier animal marino que pasaba nadando delante de mí, pero con una velocidad de obturador de 1/125, los fondos quedaron casi totalmente negros. En vez de mostrar el bello acuario de ese magnifico complejo, fue como si hubiera estado en una inmersión noctura en el Pacífico.

En un proyecto más reciente en el Acuario de Georgia había aprendido suficiente para aumentar el ISO a 640, usar f/8 y estroboscopios a medio poder para fotografiar al tiburón ballena y las catalineatas en el primer plano y usar una velocidad de obturador relativamente lenta de 1/40 para mostrar a los buzos, tiburones nodriza y otros elementos del fondo. Ese día la luz "vertical" en el fondo estuvo desafiante, la luz que penetraba por los tragaluces era aquella de cielos nubosos, pero, por fortuna, las mejoras en el proceso de trabajo que permite el mundo digital hicieron mucho fácil hacer los ajustes necesarios.
Desenfoque de movimiento


Las velocidades de obturador más lentas para aumentar la penetración de luz en los fondos es una herramienta de mi caja de herramientas fotográficas que frecuentemente uso. No obstante, a veces busco representar el movimiento de mis sujetos. Esto puede lograrse usando velocidades de obturador muy lentas (por lo general 1/20 o más lento) junto con el barrido (panning) en la dirección del movimiento.

Usemos la foto de la nadadora de competencia como ejemplo. Quise mostrar su velocidad y atletismo, pero era el mediodía y en aguas muy poco profundas. Para poner la velocidad del obturador en 1/25 tuve que reducir mi ISO a 100, mi F-stop a f/22 y usar un filtro de densidad neutral (un polarizador en este caso) sobre el lente para reducir la luz ambiental en la escena. Como estaba en f/22, tuve que subir la potencia del estroboscopio al máximo para que tuviera un efecto apreciable. Esto significó que mi tiempo de intervalo entre destellos sería tan lento que tal vez sólo logre tomar una foto por pase mientras que la nadadora practicaba sus salidas. Una vez más, el objetivo era combinar la luz vertical del sol con el poder de mi estroboscopio, la iluminación horizontal.



Por supuesto, esta técnica puede funcionar igual de bien en el arrecife como puede apreciarse en la imagen del pez ángel francés tomada en Bonaire. Mis ajustes eran 1/10, f/22, y, una vez más la potencia del estroboscopio al máximo, pero es posible que note que el movimiento implícito en el desenfoque detrás del ojo sigue al movimiento de nado del pez de derecha a izquierda. Esto es como debe ser, y fue posible gracias a que mi estroboscopio estaba en la "sincronización a la cortinilla trasera".

Un estroboscopio puede ser ajustado para que se dispare inmediatamente después de que la primera cortinilla del obturador empiece a bajar, o al final del movimiento cuando baje la cortinilla trasera. En casi todas las exposiciones submarinas hay dos tipos de luz chocando contra el sujeto: la luz disponible del sol y la del estroboscopio. Si la velocidad del obturador es suficientemente lenta, habrá una diferencia entre las distancias viajadas por el sujeto capturado por la luz del estroboscopio y la desenfocada por la luz ambiental. El desenfoque puede acentuarse intencionalmente si se barre la cámara en la dirección del movimiento. Esto hace al fondo borroso, pero si se sincroniza bien puede minimizar el movimiento del pez. El flash congelará la acción, por supuesto, pero en la sincronización a la cortinilla delantera el flash se dispara y el pez continua nadando (y siendo grabado). El movimiento aparecerá delante del pez. Con la sincronización a la cortinilla trasera el pez pasa a través de la velocidad lenta del obturador y al final se dispara el obturador y congela la acción. Estéticamente eso es preferible y perceptualmente más realístico.


© Alert Diver — 1er Trimestre 2013