Víctima de una mordedura


En el último día de un viaje a la isla Gran Caimán, una barracuda mordió a Panchabi Vaithiyanathan mientras estaba nadando.
Los miembros de DAN® comparten un aprecio por el océano junto con el conocimiento de que también puede ser peligroso. Tomamos medidas para protegernos a nosotros mismos, pero aún pueden producirse incidentes imprevistos. Si bien la cautela es la primera y mejor forma de defensa, la capacidad de responder a emergencias es crucial. Como director de operaciones de DAN, he pasado mucho tiempo pensando sobre cómo reducir la probabilidad de que se produzcan emergencias en el agua. Aun así, recientemente tras un extraño encuentro tuve la necesidad de recibir atención médica urgente.

En el último día de un viaje a la isla Gran Caimán, decidí darme un chapuzón por la mañana antes de mi vuelo a casa a primera hora de la tarde. Mientras nadaba de espalda en aguas relativamente superficiales cerca de Seven Mile Beach, sentí que algo me golpeó el antebrazo izquierdo y me tomó un momento darme cuenta de que algo me había mordido. Lo que sea que haya sido regresó dos veces más y me mordió un total de tres veces.

En la confusión nunca pude ver qué fue lo que me mordió. Estaba nadando para hacer ejercicio y por tal motivo no estaba utilizando una máscara facial, pero claramente las mordeduras eran graves. Mi primer pensamiento fue que se trataba de un tiburón, en cuyo caso las cosas rápidamente podían empeorar. Así que aproveché toda mi energía y emprendí mi regreso a la playa, donde por pura suerte una persona que pasaba corriendo por allí de casualidad era una enfermera.



De inmediato improvisó un torniquete, mientras un paramédico (EMT, por sus siglas en inglés) recientemente graduado se comunicó con los servicios de emergencia locales, que me trasladaron al Cayman Islands Hospital en George Town, donde rápidamente recibí atención de primer nivel. Limpiaron mi herida, me cosieron, me administraron antibióticos y me dieron de alta con tanta prontitud que pude tomar mi vuelo de las 12:30 del mediodía para regresar a casa. Aun así, abandoné la isla un poco confundido y con muchísimas preguntas acerca de qué me había sucedido.

Cuando llegué a casa, envié fotos de mi lesión al experto en medicina marina y de la naturaleza Paul Auerbach, M.D., de Stanford Health Care. Me preguntó si había estado utilizando algo brillante: la forma triangular de mis mordeduras sugería que había tenido un encuentro con una barracuda. Algunas personas creen que es un mito que las barracudas se sienten atraídas por los objetos brillantes, pero de hecho yo había estado usando un pequeño medallón, una reliquia familiar, que probablemente se había deslizado a la parte inferior de mi cuerpo mientras nadaba de espalda. No podemos decir con certeza que el medallón provocó el ataque, pero los directores de Marine Conservation International, que estaban realizando una investigación sobre tiburones en las Islas Caimán al momento de mi lesión, confirmaron que las mordeduras que recibí eran casi indudablemente de una barracuda.


Gracias al tratamiento inmediato proporcionado por profesionales médicos locales, que incluyó terapia con antibióticos y docenas de puntadas, sus heridas sanaron sin problemas.
La playa donde estaba nadando no es conocida por ser un área donde hay tiburones o barracudas que muerden a las personas. Como verdaderos amantes del océano, sabemos que a fin de cuentas estamos en su hábitat. Fui increíblemente afortunado de encontrarme con un profesional médico que pudo tratarme en el instante en que regresé a la playa y de tener acceso inmediato a un excelente hospital, pero el resultado podría haber sido diferente si hubiera estado nadando o buceando en un área remota.

Independientemente de cuán extraño haya sido el incidente, reafirmó mi fe en nuestra misión. No importa cuán poco probable es que un peligro se convierta en un problema, siempre puede haber algún imprevisto. Por este motivo, en DAN también estamos comprometidos a educar y apoyar a los proveedores de primeros auxilios y profesionales médicos de todo el mundo.
Comparta su historia
¿Tiene consejos, recomendaciones, estrategias de viaje, técnicas de buceo, lecciones aprendidas u otras palabras de sabiduría que desee compartir con otros buzos? En Alert Diver queremos conocer su historia. Envíela en un mensaje de correo electrónico a M2M@dan.org, o por correo postal a "Member to Member", c/o Alert Diver, 6 W. Colony Place, Durham, NC 27705.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018