Una semana bajo el agua en las Bahamas




Ben’s Cavern, cerca de Freeport, Gran Bahama, se destaca por su espléndida decoración.


He visitado las Bahamas como reportero gráfico de buceo desde principios de la década de 1980, en ocasiones varias veces al año. Aunque cada viaje ha sido productivo, lo que a veces ha resultado sorprendente, cada uno de ellos presentó el reto de ser sólo parte de un todo mayor. En las Bahamas hay 700 islas y 2.000 cayos más pequeños, con grandes centros de población y comercio en Nueva Providencia (Nassau) y Gran Bahama (Freeport). Entre las Islas Out (que a veces se conocen como "Islas Familia"), 27 están pobladas. Este es un vasto desierto oceánico de más de 258.000 km2 (100.000 millas cuadradas). Ninguna persona ha podido cubrirlas desde el punto de vista editorial ni empírico en una sola visita, pero con un poco de ayuda de mis amigos hicimos el intento.

Reclutamos a cuatro fotógrafos marinos de primera categoría y le pedimos a cada uno que visitara dos o tres islas y fotografiara y relatara sus aventuras para la "Semana de la Fotografía Submarina de las Bahamas" (Bahamas Underwater Photo Week). Todos viajamos simultáneamente la última semana de mayo de 2014. El Ministerio de Turismo de las Bahamas organizó todo para que el cineasta Cristian Dimitrius (consulte el artículo "Fotógrafo: Cristian Dimitrius") documentara nuestras aventuras. El equipo fotográfico incluía a Eric Cheng, Alex Mustard, Berkley White y a mí. Los miembros del personal de Wetpixel.com Adam Hanlon y Abi Smigel Mullens informaron sobre el suceso a través de los medios sociales. Consulte su cobertura en wetpixel.com/articles/coverage-bahamas-underwater-photo-week y www.facebook.com/events/700675866656754/?fref=ts/.

Les presentamos la Semana de la Fotografía Submarina de las Bahamas 2014, que es el resultado de varios terabites de información digital producida en conjunto.

— Stephen Frink





GRAN BAHAMA, BIMINI E ISLAS ÁBACO
Por Stephen Frink
Gran Bahama

Un delfín nariz de botella del Atlántico nada a lo largo de un arrecife
superficial cerca de Freeport, Gran Bahama.
Resultó apropiado que mi semana comenzara con una visita a mis amigos de UNEXSO (Underwater Explorers Society) en Freeport, Gran Bahama, ya que ellos fueron los progenitores de tantas cosas que definen al buceo de las Bahamas en la actualidad. UNEXSO, que celebra su 50mo aniversario este 2015, fue fundamental en el desarrollo del buceo con tiburones, y también cuentan con un sólido programa de buceo en cuevas. Cuando había muy pocos naufragios donde bucear, en 1982 UNEXSO adquirió y hundió Theo's Wreck como una atracción de buceo; el carguero de 69 metros (228 pies) ahora yace sobre su banda de babor cerca del borde de la plataforma continental a 32 metros de profundidad.

Si bien el tanque de buceo profundo que alguna vez albergó a Walter Cronkite, Arthur Godfrey y Kim Novak ya habían desaparecido, y las embarcaciones que alguna vez transportaron a Lloyd Bridges (junto a sus hijos Beau y Jeff) fueron renovadas hace tiempo, ese antiguo espíritu de aventura e innovación aún se percibe en UNEXSO hoy.

Mi primer buceo de este viaje con UNEXSO fue a Ben's Cavern (La caverna de Ben), que fue nombrada así por el instructor de buceo de UNEXSO Ben Rose, quien, de acuerdo con las tradiciones populares locales, necesitaba agua para su radiador recalentado, por lo que caminó por la selva y luego descubrió la caverna que llevaba a un sistema de cuevas inmensas de agua dulce que hoy lleva su nombre. En Ben's Cavern es necesario hacer reservas para evitar una aglomeración de personas, y sólo se puede bucear allí con instructores capacitados para bucear en cuevas para evitar que los buzos ingresen al sistema subterraneo más allá de lo que sus habilidades les permitan. Sólo buceamos en la parte de la caverna, con la luz de la entrada siempre visible; sin embargo, a una corta distancia a tan sólo 36 metros (20 pies) de profundidad encontramos un hermoso sistema bellamente decorado que insinúa la gloria subterránea que convierte a los hoyos azules y las cuevas de las Bahamas en puntos que los entusiastas del buceo en cuevas no deben dejar de visitar.


Cristina Zenato pone a un tiburón de arrecife en un estado de inmovilidad tónica durante un buceo con tiburones de UNEXSO.
UNEXSO es quizás mejor conocida por su encuentro con tiburones en Shark Junction. Buceamos con mi amiga desde hace mucho tiempo y buceadora profesional Cristina Zenato, que se ocuparía de la alimentación, hasta una extensión de arena de 9 metros (30 pies) donde a lo largo de las últimas dos décadas los tiburones han estado condicionados a esperar que un domador de tiburones cubierto por una cota de malla les presente un cebo con cuidado. Cristina claramente ha establecido una profunda conciencia de los tiburones individuales, algunos de los que son más amigables y encantadores que otros. Un tiburón nadaría hasta su regazo reiteradamente, como un cachorro que espera que le rasquen la cabeza. (Mire el video de este encuentro en tinyurl.com/zenato-frink.) Cristina puede lograr que estos tiburones adopten un estado de inmovilidad tónica al acariciar sus electroreceptores, las ampollas de Lorenzini, al punto que puede sostenerlos cuidadosamente, con la mano ahuecada sobre su hocico mientras ellos se mantienen completamente inmóviles sobre ella.

En Dolphin Experience (Experiencia con delfines), los visitantes pueden interactuar con delfines nariz de botella en un entorno controlado dentro de un gran canal y una cuenca o buceando en el mar abierto. Para vivir un encuentro en el mar abierto, los buzos son llevados al arrecife desde una de las embarcaciones de buceo de UNEXSO mientras una pequeña lancha navega junto a ellos, con los delfines que siguen al entrenador hacia el arrecife. Normalmente se dirigen a un arrecife superficial ubicado a una profundidad de 9 a 14 metros (30 a 45 pies), un lugar repleto de visibles grupos de corales y gorgonias diseminados. Mientras que los delfines son atentos con su entrenador con un clásico condicionamiento que refuerza su comportamiento, estas criaturas nadan libremente en el mar abierto, y la proximidad de la que disfrutan los buzos es impresionante.

Si bien Freeport ofrece una gran cantidad de actividades tanto sobre la superficie como debajo de ella para cualquier viaje de buceo, Gran Bahama ofrece aún más. Los entusiastas del buceo con tiburones pueden hacer un viaje en auto de una hora para llegar a West End, el hogar de Tiger Beach. Aquí, en un área con un arrecife superficial y un fondo de escombros, grandes tiburones tigre y limón han estado condicionados a aparecer regularmente después de años de ser alimentados por los humanos. Estos son tiburones salvajes en el mar abierto; es por ello que los buzos deben tener cuidado. Es posible que no sea un buceo para todos, pero sí es un encuentro muy popular. Durante el invierno boreal el lugar está expuesto a los vientos predominantes, por lo que la mayoría prefiere visitar Tiger Beach durante el verano y a principios del otoño boreal.


Un pez ángel reina.
West End también ofrece uno de los mejores naufragios superficiales de las Bahamas, Sugar Wreck. A una profundidad de tan sólo 6 metros (20 pies), el Sugar Wreck alberga enormes bancos de peces roncadores y otros peces tropicales de arrecife y cobra vida por las noches con rayas de aguijón y tortugas bobas que merodean en el lugar y que duermen debajo de sus recovecos y ranuras. Cerca de allí se encuentra White Sand Ridge, conocido desde hace tiempo por su banco residente de delfines manchados.

En dirección al este desde Freeport, llegamos a McLean's Town, la entrada a Deep Water Cay. Conocido desde fines de la década de 1950 por los pescadores de macabí, nuevos propietarios adquirieron el club en Deep Water Cay en 2009 y consideraron que la misma abundante vida marina por la que los pescadores se acercaban a ese destino del mismo modo atraería a los buzos. La pesca es en su mayor parte pesca en llanuras, donde se capturan y liberan macabíes, tarpones y pámpano palometas, o pesca en altamar en busca de petos, atunes o dorados.

Deep Water Cay define el concepto de elegancia casual. Aunque mi corta visita no me permitió explorar minuciosamente los arrecifes cercanos, pude disfrutar de dos arrecifes superficiales en Lisa's Point y Dean's Reef, pero el punto más destacado fue desplazarme a la deriva con el flujo de la marea a sólo 3 metros (10 pies) de profundidad en Thrift Harbor y ver bancos de rayas jaspeadas, racimos de sargazo creciendo en el lecho marino, docenas de peces ángel e incluso algunos tiburones nodriza.
Bimini
Situado a sólo 85 km (53 millas) al este de Miami, Bimini ha sido durante mucho tiempo uno de los destinos elegidos por regatistas y pescadores. Hemingway vivió allí desde 1935 hasta 1937 y escribió To Have and Have Not (Tener y no tener) durante sus días de pesca en la corriente del Golfo a bordo de su velero, Pilar. La leyenda del buceo Neal Watson llevó el buceo deportivo a Bimini en 1975; su hijo, Neal Watson Jr., ahora está al frente de un operador de buceo en el lugar.

Bimini

Buzos exploran el naufragio superficial del Sapona cerca de Bimini.
es popular para los fanáticos de los tiburones debido a la aparición estacional de tiburones martillo gigantes y tiburones sarda frente a la costa así como también por el trabajo de investigación de Bimini Sharklab. Más allá de los tiburones, el buceo es diverso y realmente excelente. Los puntos más destacados incluyen la exploración en aguas superficiales del SS Sapona, las cavernas de coral y el pasadizo en Victory Reef a una profundidad de 11 a 26 metros (35 a 85 pies) en agua increíblemente cristalina, y los tiburones de arrecife del Caribe, limón y de puntas negras que se asientan regularmente en Bull Run.

No se pierda de hacer un viaje en barco hacia el norte a los bancos de arena donde delfines manchados (Stenella frontalis) deambulan libremente. Esta es definitivamente una excelente oportunidad para practicar snorkeling, ya que el buceo es demasiado lento y agotador para estos caprichosos y veloces mamíferos marinos. Cuando deciden establecer un contacto con una persona que está practicando snorkeling, es en sus propios términos y habitualmente con un enorme entusiasmo. Estas criaturas tienden a perder la paciencia con aquellas personas que no están dispuestas a nadar, sumergirse y jugar con ellos, pero para aquellos que sí tienen la intención de ser una divertida distracción por un tiempo, es muy probable que puedan gozar de un encuentro cercano.
Islas Ábaco

El naufragio del San Jacinto cerca de Green Turtle Cay.
En las islas Ábaco tuve la suerte de visitar dos destinos que demostraron tener diferencias sorprendentemente importantes tanto en la superficie como bajo el agua a pesar de su relativa proximidad: Green Turtle Cay y Man-O-War Cay.

El nuevo aeropuerto situado en Marsh Harbour es la primera parada de los taxis acuáticos que lo llevan a cualquiera de estos destinos de buceo: ya conocía Green Turtle Cay, ya que había buceado allí anteriormente en varias oportunidades y había pasado tiempo con el ícono del buceo de las Bahamas Brendal Stevens, que con su esposa están a cargo de la dirección de un popular operador de buceo que ofrece paquetes de alojamiento con una variedad de pequeños hoteles y casas para huéspedes.


Brendal Stevens explora el San Jacinto.
Brendal y yo comenzamos en el naufragio de la Guerra Civil San Jacinto, una cañonera que golpeó un arrecife mientras perseguía un buque forzador de bloqueo en enero de 1865. Fotografié las grandes calderas del barco a vapor y la enorme hélice, que apenas podía verse entre los restos aplanados de la popa. Como sucede con los naufragios, éste albergaba grandes bancos de peces roncadores y algunas fotogénicas morenas verdes, todo ello a sólo 8 metros (25 pies) de profundidad.

Nuestra siguiente parada fue Coral Caverns, un lugar lleno de pasadizos y rayos de luz que se filtran desde la superficie. Los tiburones de arrecife del Caribe claramente han sido alimentados aquí, lo suficiente como para aparecer rápidamente con el sonido de la caída de un ancla. Pero ese día las atracciones fueron el amistoso mero estriado que claramente reconocía a Brendal como su amigo y protector y las masivas concentraciones de pejerreyes que obstruían los cañones del arrecife.

Mientras navegábamos al siguiente punto miré hacia el costado y quedé sorprendido con el jardín de coral cuerno de alce que se podía ver bajo el agua con una visibilidad de 30 metros (100 pies). He visto al coral cuerno de alce aparecer y lamentablemente desaparecer en más islas de lo que podría nombrar, y verlo aquí tan saludable e inmaculado fue absolutamente inspirador. Cuando los tiburones y meros de Coral Canyons nos siguieron al bosque de coral cuerno de alce, fue una excelente oportunidad para tomar fotografías.


Brendal Stevens alimenta rayas de aguijón en Green Turtle Cay.
El día siguiente fue muy bueno ya que pudimos observar criaturas en los extremos opuestos del espectro evolutivo. A la mañana visitamos una playa apartada donde Brendal ha creado el hábito de alimentar a amigables rayas de aguijón. En un encuentro reminiscente de otros eventos de alimentación de rayas de aguijón que he presenciado en Bimini e Isla Gran Turca (así como también Stingray City y Sandbar en la isla Gran Caimán), las rayas nadan a lo largo de las aguas poco profundas de la playa, ansiosas por comer cualquier trozo de pescado o caracola que se les ofrezca. Por la tarde, obtuve tomas divididas de, curiosamente, cerdos en las aguas poco profundas de No Name Cay.


Michael Sherratt observa un bosque de coral cuerno de alce cerca de Man-O-War Cay.

En Man-O-War Cay, una pequeña isla de sólo unos 300 residentes, tuve la oportunidad de disfrutar de la hospitalidad de Michael Sherratt de DiveTime Abaco. La isla tiene un sólido legado de construcción de barcos y tiende a ser tranquila. En la isla no se sirven bebidas alcohólicas; puede tomar un trago en su lugar de hospedaje, pero no puede comprarlo en la isla. La isla sólo tiene 19 km (2 millas) de largo y es muy estrecha, por lo que las carreteras son más apropiadas para el uso de carritos de golf y no de automóviles. Los espacios abiertos se encuentran bajo el agua, y es allí donde nos dirigimos a primera hora del día siguiente.

Los arrecifes de Ábaco son relativamente superficiales, con la mayoría de los puntos de buceo ubicados a menos de 18 metros (60 pies). Nuestro primer buceo fue en Mini Wall dentro de Fowl Cays National Park (Parque Nacional Fowl Cays). La abundancia y la agradable familiaridad que Michael tenía con el mero estriado en este lugar dejaron en claro de que se trataba de una reserva marina, y que no estaba permitido pescar con anzuelo y sedal ni con arpón. En los cañones del arrecife se podía observar una gran cantidad de jureles de Castilla, una especie que es cada vez más rara debido a la sobrepesca que se observa en otros lugares.


Grandes bancos de peces roncadores habitan el naufragio del San Jacinto.

En Tunnels, también conocido como Tombstone Reef, hay una fabulosa área de coral cuerno de alce en las aguas poco profundas, pero la mayoría de los buzos probablemente se sienten cautivados por los rayos de luz que penetran los pasadizos a unos 8 metros (25 pies) de profundidad. También visitamos French Grunt Reef y Fish Bowl, y cada uno de ellos presentaba una variedad diferente de bellísimos corales duros y corales de abanico así como también amigables peces tropicales.

Los fanáticos de la historia marítima deben visitar el naufragio del USS Adirondack cerca del punto nordeste de la isla. Esta embarcación de la Unión encalló en agosto de 1862 durante la prevención de un bloqueo dirigido por la Confederación. Los restos diseminados se encuentran a una profundidad de 3 a 9 metros (10 a 30 pies), pero los artefactos más prominentes son dos cañones inmensos, cada uno con una longitud de unos 4 metros (12 pies) y un peso de más de 4.500 kg (10.000 libras).

NUEVA PROVIDENCIA Y ELEUTHERA
Por Eric Cheng
Nueva Providencia

Tiburones de arrecife del Caribe (Carcharhinus perezi) se unen a un buzo en el naufragio Ray of Hope cerca de Nassau, Bahamas.
He visitado las Bahamas desde 2002 y realicé 14 excursiones de buceo diferentes para explorar sus aguas. Para este trabajo de Alert Diver, pasé tiempo tanto en Nueva Providencia (para lo que me hospedé en Nassau) y Eleuthera, una isla de forma estrecha y alargada situada hacia el este.

En Nueva Providencia, donde se encuentra Nassau, que es la capital y la ciudad más grande, se han filmado escenas bajo el agua de cinco películas de James Bond. Además de la belleza evidente de sus playas y centros turísticos, el agua de las Bahamas es cristalina e increíblemente azul, tan vibrante que casi desafía la reproducción en película. En la película Into the Blue (Azul extremo), con Jessica Alba y Paul Walker, el color y la claridad del agua habrían ganado un Oscar si hubiera habido una categoría de la mejor "calidad del agua". Hay naufragios a los que se puede acceder con facilidad, arrecifes superficiales y la pared vertical de Tongue of the Ocean. Lo que resulta más seductor para los adictos a la adrenalina son los tiburones. Las Bahamas es uno de los mejores lugares del planeta para ver e interactuar con múltiples especies de grandes tiburones.


Un gran mero negro (Mycteroperca bonaci) merodea el naufragio
Ray of Hope.
Los naufragios dominan el buceo cerca del extremo sudoeste de Nueva Providencia. En cuatro días buceamos en el Ray of Hope, el Big Crab, el Sea Viking, el Port Nelson, los naufragios de Bond (Tears of Allah y Vulcan Bomber) y el Willaurie. Los naufragios fueron hundidos deliberadamente como atracciones de buceo, y la mayoría están erguidos. Son perfectos para obtener fotos gran angular que muestren la totalidad del naufragio; si tiene suerte, puede lograr capturar algún tiburón en la imagen. El Willaurie se destaca por su andamiaje completamente cubierto de corales incrustados, y está repleto de vida de arrecife y amigables peces. Si le gusta la fotografía macro y los retratos de peces, no debe dejar de visitar el Willaurie.

Nueva Providencia es más conocida por las masas de tiburones de arrecife del Caribe y los encuentros interactivos. Mis buceos fueron organizados por Stuart Cove's Dive Bahamas, el operador de buceo más grande de Nueva Providencia. Docenas de tiburones de arrecife del Caribe que investigaban el cajón de cebo sobre el fondo arenoso en ocasiones ocultaban completamente a mi guía de buceo y domadora de tiburones, Charlotte Faulkner. Ella pudo demostrar un extraño reflejo de los tiburones, llamado "inmovilidad tónica", durante el que los tiburones quedan paralizados temporalmente al estimular el área alrededor de sus hocicos. Durante este estado, algunos llamados "encantadores de tiburones" incluso pueden balancear a un tiburón, con la cola hacia arriba, en la palma de su mano. Sólo hay unos pocos lugares en el mundo donde los buzos pueden acercarse a los tiburones sin necesidad de usar un atrayente, y el buceo con tiburones atrae a muchos turistas a las Bahamas. La pesca de tiburones está prohibida en las aguas de las Bahamas, un santuario de tiburones a nivel nacional.


La domadora de tiburones Charlotte Faulkner rodeada por tiburones de arrecife del Caribe cerca de Nassau.


Un día Stuart Cove pasó a buscarme en una veloz embarcación semirígida de 14 metros (45 pies); partimos rápidamente del puerto de Nassau y pasamos junto a tres cruceros gigantes que habían atracado allí para pasar el día. Navegamos 16 km (10 millas) hacia el este de Nueva Providencia con dirección a Lost Blue Hole. A aproximadamente 12 metros (40 pies) de profundidad, tiene unos 30 metros (100 pies) de diámetro y se extiende hasta una profundidad superior a los 60 metros (200 pies). Según tengo entendido con frecuencia se pueden ver tiburones y rayas nadando dentro del agujero, pero la estrella de mi buceo ese día fue una impasible tortuga que comía esponjas de sus paredes.

Realmente se necesita una perspectiva aérea para tener una verdadera idea de la geología inusual de un agujero azul; para ello, había llevado un pequeño cuadricóptero, el DJI Phantom 2 Vision+, que tiene una cámara integrada estabilizada que captura imágenes de 14 megapíxeles y video HD de 1080p. Transmite video en vivo a un smartphone, que se utiliza para controlar la cámara durante el vuelo. Al lanzar el Vision+ a unos metros de altura pudimos ver la verdadera naturaleza del agujero azul: un solitario punto azul índigo en la inmensa expansión de color azul verdoso del océano.
Eleuthera
Mi segunda parada fue North Eleuthera, una isla barrera larga y estrecha expuesta al océano Atlántico en su costa este. Eleuthera tiene aproximadamente 177 km (110 millas de largo), y en su punto más estrecho apenas supera el ancho de la carretera. Eleuthera, que es el hogar de unos 10.000 residentes, es uno de los principales centros agrícolas de las Bahamas y es conocida por el cultivo de piñas. Abordé un taxi acuático para dirigirme a mi destino final, Harbour Island, hogar de la famosa Pink Sands Beach, que se encuentra entre las playas más hermosas del mundo.

El buceo cerca del norte de Eleuthera fue una locura. Tarpon Hole es el hogar de aproximadamente una docena de grandes tarpones resplandecientes que se desplazaban por el área como una pandilla en su barrio. El fuerte oleaje en Blow Hole golpeaba contra las rocas, creando así turbulentas nubes de aire que penetraban la columna de agua. He visto el movimiento del oleaje crear un fenómeno similar en Malpelo y Roca Partida en el archipiélago de Revillagigedo. Esto nos recuerda el poder imparable del océano y es un hermoso testimonio digno de fotografiar.


La silueta de una tortuga carey (Eretmochelys imbricata) se forma con la luz solar de fondo en Eleuthera, Bahamas.


Ese día, al caer la tarde, Boyd, un copropietario de Valentines Dive Center, me llevó hasta el punto sur de Harbour Island con Nora, su hija de 6 años de edad. Nora gritaba encantada a medida que el carrito de golf en el que viajábamos subía y bajaba por badenes que constituyen los cambios de altitud más extremos de la isla. Me preguntaba qué pensaría Nora de las pronunciadas colinas que tenemos en San Francisco, donde yo vivo. El extremo sur de la isla está prácticamente intacto y presenta algunos antiguos cañones enterrados en la maleza y la arena. La belleza tropical natural y las inmensas playas hacen de este lugar un destino muy popular para bodas y lunas de miel.

A la mañana siguiente realicé un par de buceos en Current Cut, un estrecho canal con intensas corrientes de, se estima, unos 6 a 10 nudos. El plan de buceo era simple: zambullirse, descender, desplazarse con la corriente a través del pasaje y salir a la superficie. El tiempo estimado de buceo era de 10 minutos (el plan de buceo más corto que jamás había experimentado), y la distancia que recorreríamos era de 3 km (2 millas). Vimos una gran cantidad de rayas jaspeadas (ninguna de ellas me dejó acercarme), y todos los estrechos cortes que se observaban en el fondo del canal estaban llenos de seriolas, peces ángel y otros peces que se escondían de la corriente. Current Cut es un punto de buceo emocionante; el mejor momento para visitarlo es cuando la marea sube para así poder gozar de una claridad del agua óptima. Los operadores de buceo permiten que los buzos se zambullan en el agua varias veces debido a que el buceo es sumamente corto. Ese día realicé buceos en tres lugares más, lo que incluyó buceos en Hammerhead Point (aunque en esa oportunidad no pude ver tiburones martillo), Split Head Reef y el naufragio Arimora.


Una vista aérea del famoso Glass Window Bridge, que separa las profundas aguas de color azul oscuro del turquesa brillante de las aguas superficiales arenosas de Harbour Island, norte de Eleuthera, Bahamas.


En su punto más estrecho, Eleuthera tiene apenas 91 metros (100 yardas) de ancho. En ese lugar se encuentra un puente llamado Glass Window Bridge, que crea un dramático contraste entre el agua de color azul oscuro del océano Atlántico y el turquesa brillante de las aguas poco profundas que se observan hacia el oeste. Mis viajes a las Bahamas en el pasado habían sido expediciones con tiburones en embarcaciones de vida a bordo, por lo que tener la oportunidad de explorar dos regiones distintas fue realmente especial, tanto en la superficie como bajo el agua.
SAN SALVADOR Y LONG ISLAND
Por Alex Mustard
San Salvador
Emergí del mundo silencioso y encontré una conmoción. En el barco de buceo de Riding Rock resonaban gritos de alegría, chillidos y risas; no puedo decir que eso me sorprendía. Acababa de salir a la superficie después de estar una hora bajo el agua, y me dolían las mejillas de sonreír. Pocas cosas son especiales como cuando un animal salvaje decide pasar tiempo con uno, y acabábamos de disfrutar de la compañía de dos amistosos meros estriados, conocidos como Tom y Jerry, que habían hecho el recorrido por el arrecife en el medio de nuestro grupo. Me fascinan los enormes ojos marrones y los labios carnosos que les dan a los meros un aspecto caricaturesco. Su truco favorito es acercarse sigilosamente a un buzo y aparecer repentinamente a centímetros de su máscara. El capitán Bruce nos dijo que les gusta que les hagan cosquillas bajo la barbilla. Como fotógrafo, tener a meros posando a centímetros de mi lente es lo mejor que me puede pasar. El capitán nos comentó que ha habido meros amigables en San Salvador desde sus comienzos en el buceo.


Sharon Battison disfruta de un encuentro cercano con uno de los muchos grandes y amigables meros estriados que viven en los arrecifes.


San Salvador es famosa por el primer punto de desembarco de Cristobal Colón en el nuevo mundo, o como dicen los lugareños "¡Colón fue nuestro primer turista!". San Salvador es pequeña, con tan sólo 19 km (12 millas) de largo y unos 10 km (6 millas) de ancho y un poco más de 1.000 residentes. Tiene una de las mejores pistas de aterrizaje del país y es fácil acceder a ella ya sea a través de un viaje corto a la isla o viajes internacionales directos desde Estados Unidos y Europa.

"El atractivo turístico de San Salvador siempre ha sido el buceo", explica Jay Johnson, el gerente de la oficina del Ministerio de Turismo de la isla. "Otras islas son más famosas por la pesca, las playas, las compras y los casinos; aquí nosotros ofrecemos grandes oportunidades de pesca, naturaleza y playas, pero nuestro principal interés es el buceo". San Salvador fue uno de los principales destinos de buceo del mundo. Riding Rock Inn puso a San Salvador en el mapa de buceo en 1973. En la actualidad, dos de los lugares más populares para hospedarse son Riding Rock y el gran centro turístico Club Med, llamado Columbus Isle." Nuestra visita se dividió en dos centros turísticos.

El rojo sol se fundía en el mar, y era el momento ideal para realizar un buceo nocturno. Disfruté de la diversión de bucear en grupo durante el día, pero por la noche prefería mi soledad, en busca de sujetos para hacer fotografía macro lejos de la distracción de las luces de los flashes. Estaba muy entusiasmado por encontrar una generosa cantidad de sujetos: muchos camarones, magníficos peces de tres aletas, una hermoso nudibranquio y más babosas lechuga de las que podía contar. San Salvador es conocida por su temática para la fotografía gran angular, con una visibilidad estupenda y un dramático cantil frente a la playa que bordea la isla. Pero estaba extremadamente impresionado con la abundancia de pequeños encantos que se observaba en el lugar.


Un diminuto blénido áspero observa el mundo desde su agujero. Los arrecifes de coral de San Salvador tienen una gran macro vida.
Al día siguiente dediqué mi buceo en Pinnacle Reef a la fotografía macro y descubrí pequeños tesoros como por ejemplo un blénido flecha, blénidos ásperos, camarones (Periclimenes harringtoni) y un cangrejo decorador con patas naranjas que se asomaba de la esponja de color gris que cubría su cuerpo. Las grandes criaturas resultaban fascinantes para al resto de los buzos que estaban en el barco. Durante mi estadía pude ver abundantes meros en todos los lugares, así como también bancos de seriolas, pargos y peces roncadores. La mayoría de los bancos estaban agrupados alrededor de estaciones de limpieza, y parecía que los peces roncadores casi desencajaban sus bocas cuando bostezaban para atraer a gobios limpiadores. Las atracciones más importantes de San Salvador incluyen rayas, tortugas y tiburones. Otras personas vieron tiburones martillo en nuestros buceos, pero creo que yo estaba demasiado concentrado en el arrecife buscando babosas de mar. Jay decía que se pueden ver grupos de tiburones martillo en febrero y marzo, pero es posible tener encuentros con individuos durante todo el año.

San Salvador es un destino para toda la familia. Los buceos son en su mayoría sencillos, aunque existe la opción de bucear a mayores profundidades para aquellos que deseen hacerlo. Pude ver tiburones de arrecife en casi todos los buceos pero, a diferencia de las islas más grandes de las Bahamas, en San Salvador no se alimenta a los tiburones porque se ha comprobado que sus visitantes así lo prefieren.

Los animales grandes definitivamente son una atracción, con una saludable población de tiburones de arrecife y frecuentes avistamientos de tiburones martillo. Pero lo que más quedó marcado en mi memoria fueron los meros, no sólo bajo el agua, sino la forma en que la curiosidad mutua con una criatura salvaje energizaba a un grupo de adolescentes como un juego de computadora o una sala de chat nunca pudo hacerlo. Nassau tal vez sea la capital de las Bahamas, pero cuando se trata de meros estriados, la Isla de San Salvador debe ser la capital del mero.


Adam Hanlon merodea sobre una reunión de peces roncadores de rayas azules en los exuberantes arrecifes de San Salvador.


Long Island e Isla Concepción
Nuestro siguiente destino tenía un ambiente aún más típico de las islas que conforman las Bahamas. Long Island tiene una atmósfera sumamente tranquila y desconectada de todo. La isla ha recibido su nombre, "Isla larga" en español, porque tiene sólo 6 km (4 millas) de ancho y casi 130 km (80 millas) de largo, con una población de 4.000 habitantes. Nos hospedamos al norte en Stella Maris Resort Club y buceamos con su equipo de deportes acuáticos, ambos muy acogedores y relajados. Desde aquí se puede bucear en los arrecifes locales de Long Island, visitar un naufragio, realizar un buceo con tiburones o hacer un viaje de un día a Conception Wall, uno de los puntos más famosos de las Bahamas. Tras realizar un viaje en auto hacia el sur de Long Island se llega a Dean's Blue Hole, un lugar muy apreciado por los buzos en apnea ya que se trata del agujero azul más profundo que se conoce en el mundo situado a 202 metros (663 pies) de profundidad.


Adam Hanlon inspecciona los abundantes organismos marinos, entre
las que se observan coloridas esponjas, en el naufragio del
Comberbach, cerca de Stella Maris, Long Island.
Nuestro primer buceo fue en el naufragio Comberbach de 31 metros (103 pies), que yace erguido a casi 30 metros (100 pies) de profundidad; es impresionante, con una gran cantidad de organismos sobre él La hélice está casi irreconocible debido a las incrustaciones que se han depositado en ella. Lo que realmente me deslumbró fue la increíble agua, que es excepcionalmente cristalina y de un color azul casi luminiscente. Omar Daley, nuestro instructor y capitán, ha buceado en Long Island durante más de 20 años. Él dice que ha visto enormes bancos de meros estriados desovando en el naufragio, "de 15 metros (50 pies) de ancho y 24 metros (80 pies) de alto durante las lunas llenas del invierno boreal. Incluso hay tiburones ballena merodeando por allí para alimentarse de los huevos".

Realizamos un buceo con tiburones, que atrajo a algunos tiburones de arrecife del Caribe y tiburones de puntas negras que habitualmente se encuentran en el lugar. Era una gran diferencia en comparación con los intensos buceos con tiburones que he realizado en otros lugares de las Bahamas, pero verdaderamente es una buena introducción al buceo con tiburones porque se realiza a una profundidad de sólo 9 metros (30 pies) y los pocos tiburones que se encuentran por lo general se mantienen a una buena distancia. Como perspectiva histórica, Stella Maris fue el primer operador de buceo de las Bahamas en ofrecer un buceo de interacción con tiburones en Shark Reef.

Mi buceo favorito es en Split Rock, que es un bonito arrecife poco profundo con vida sumamente diversa. Pasé tiempo con un atractivo banco de jureles blancos y luego observé como un pez ángel reina mordisqueaba una esponja. Omar también adora este lugar: "tiene una excelente vida marina, particularmente en lo que se refiere a las amistosas seriolas que nos siguen a todos lados. Es como estar en un acuario con una enorme variedad de peces. Es luminoso y poco profundo, un punto de partida perfecto para un viaje".

Al día siguiente realizamos el cruce de 26 km (16 millas) a Isla Concepción. Los meses más calmos del verano boreal son el mejor momento para visitar la pared Conception Wall, de 3 km de largo, que alcanza los 17 metros (55 pies) desde las profundidades del océano. Realizamos dos buceos a deriva en la pared, que presenta una gran cantidad de esponjas: barril, oreja de elefante y volcán oscuras y un sinnúmero de gorgonias amarillas. Los meros y las langostas son comunes, y todo el lugar tiene un ambiente saludable e intacto. Omar dijo que el verano boreal es la mejor época para ver mantas, y los buzos a veces encuentran tiburones martillo o tigre en las profundidades.

La parte superior de la pared es bastante profunda; buceamos con aire en lugar de Nitrox, por lo que pronto estábamos desplazándonos sobre ella, en el azul mar con un paisaje claramente visible abajo nuestro. De pronto escuchamos chasquidos y silbidos, e instantes más tarde un delfín nariz de botella apareció de golpe, dio algunas vueltas alrededor del grupo para echar un vistazo a cada uno y luego desapareció. Estuvo a la vista sólo durante un minuto o dos, pero el recuerdo de un encuentro con este delfín salvaje permanecerá por mucho tiempo más.

Todos nuestros buceos fueron desde el Solmar 2, un barco de buceo muy grande y cómodo. Además del amplio espacio, tuvimos abundante tiempo. Los puntos de buceo se encuentran a una distancia de una hora a dos horas y media, lo que significa que los viajes abarcan días completos. Durante los dos días, nos detuvimos cerca de la costa entre un buceo y otro, y nos encontramos junto a playas desiertas con arena blanca y aguas calmas y acogedoras de color turquesa. Son lugares tan hermosos que cuando estoy de regreso en casa en Inglaterra bajo el cielo gris realmente no puedo creer que esos lugares existan.

Esto resulta ideal para los visitantes del lugar que adoran la sensación de estar en los "tiempos de la isla" y que no están necesariamente intentando completar su diario lo más rápido posible. Ellos aprecian el hecho de tener el hermoso océano para ellos, sin otros buzos ni barcos a la vista. Los arrecifes parecían prístinos, y tuvimos la oportunidad de ver tiburones en todos los buceos. Realmente es como retroceder en el tiempo y bucear en el pasado.
ANDROS Y EXUMA
Por Berkley White
Andros
Parece imposible que la isla más grande de un archipiélago sea el secreto mejor guardado. La isla Andros se encuentra a sólo 322 km (200 millas) de Florida y está flanqueada por una de las barreras arrecifales más grandes del mundo, pero es una isla que el tiempo ha pasado por alto. Grandes aviones a reacción pasan sobre ella, y cruceros rodean sus costas, para así dejar a recién casados para que disfruten de su luna de miel y a grandes apostadores en los grandes hoteles, inmensos yates y casinos de Nassau. Mi vuelo de 15 minutos desde Nassau fue como un viaje en el tiempo a otro mundo. Mientras salía del pequeño avión, las grandes sonrisas y los firmes apretones de mano confirmaron que este era mi tipo de lugar.


Small Hope Bay, en la isla Andros, es el hogar de hermosas grietas y cavernas que recién están comenzando a ser exploradas.


Andros es el hogar de una de las instalaciones de buceo más antiguas del mundo, que sirvió de base para Jacques Cousteau y también donde el vanguardista fotógrafo submarino David Doubilet se fogueó como divemaster, guiando turistas a 53 metros (175 pies) de profundidad semana tras semana.

En mi corta visita de tres días sólo pude disfrutar de una pequeña muestra de la isla de unos 5.950 km2 (2.300 millas cuadradas) que está fragmentada por vías fluviales y repleta de cientos de agujeros azules. El agujero azul más accesible es uno gigante situado cerca de Small Hope Bay. Aquí el buceo comienza en un estrecho cañón de ranura en la parte superior del arrecife para luego alcanzar mayores profundidades y finalmente emerger en un cráter de otro mundo del tamaño de un pequeño estadio. La dramática iluminación y el tamaño hacen que uno sienta como si fuera un verdadero explorador de cuevas, pero lo realmente mágico es que se percibe una descarga de adrenalina sin sumergirse más allá de los 30 metros (100 pies) de profundidad.


Cousteau’s Blue Hole, situado en el centro de la isla Andros, es una aventura en agua dulce de otro mundo.
Para variar un poco nos dirigimos en auto hacia territorio salvaje para realizar un breve buceo en el histórico agujero azul Cousteau's Blue Hole. Llegamos a este icónico agujero en el interior de la isla en un ciclo de aguas verdes pero pudimos gozar de frágiles formaciones de algas que parecían brotar de las paredes mientras nosotros estábamos suspendidos sobre un agujero negro infinito hacia el centro de la tierra.

Esta sensación de ser un aventurero de cuevas puede continuar con facilidad en la mayoría de los buceos en los arrecifes más alejados, donde interminables aberturas y cavernas en el arrecife poco profundo lo llevan hasta las aguas azules de la cara exterior de la pared. El arrecife poco profundo comienza a tan sólo 3 metros (10 pies) de profundidad, y con más de 60 puntos de buceo disponibles desde Small Hope Bay, me fui con la sensación de que casi no había aprovechado la gran cantidad de opciones que el lugar ofrece. Ya sea que se tratara de buceos poco profundos en jardines de coral a lo largo de la barrera arrecifal de Andros, paredes verticales a lo largo de Tongue of the Ocean o espectaculares cavernas repletas de pejerreyes como Dianna's Dungeons, el tiempo que pasé en el lugar fue increíblemente corto para las extraordinarias oportunidades que allí se presentan.
Islas Exuma

La vida marina ha florecido en el parque Exuma Cays Land and Sea Park, y es muy fácil acercarse y fotografiar a criaturas como este pez ángel gris.
Volví a empacar mis cámaras y mi equipo de buceo para el vuelo de 15 minutos de regreso a Nassau para encontrarme con la embarcación de vida a bordo Carib Dancer, con destino a las Islas Exuma. La cadena de islas Exuma es un sinuoso puente de arena y roca irregular que cruza las Bahamas por más de 209 km (130 millas). Ya había explorado la parte sur de la cadena en el pasado y ansiaba visitar nuevos lugares durante nuestro recorrido por el norte. Mientras que las islas del sur ofrecen populares puntos de buceo (e incluso cerdos nadadores), había oído historias de grandes paredes y lugares con grandes cantidades de peces en el norte.

El buceo desde una embarcación de vida a bordo es la mejor manera de ver la diversidad de una gran cadena de islas como las Exuma, y tuve la suerte de unirme a un amigable grupo de hábiles buzos dirigidos por una tripulación fantástica. A diferencia del buceo desde tierra, las embarcaciones de vida a bordo pueden abarcar una mayor variedad de puntos de buceo y normalmente ofrecen más buceos en un día. Nada me relaja más que estar en el mar durante unos días y despertarme al atracar en un excelente punto de buceo. Aunque el clima limitó nuestra autonomía de crucero, tuve la posibilidad de ver lugares que abrieron mi mente aún más a la diversidad de las Bahamas.


El guardacostas de la Fuerza de Defensa de las Bahamas Austin Smith puede ser una vista acechadora cuando se ilumina por la noche.


Las islas Exuma del norte ofrecen paredes profundas y cañones estrechos, peñascos que a menudo van de la mano con peces presa y seriolas cazadoras. Mantuvimos la mirada en el mar azul y tuvimos la posibilidad de pasar algunas veces muy cerca de rayas jaspeadas y un banco gigante de paguaras tan inmensas que sólo pude capturar un tercio del banco en la toma. Mis buceos favoritos los pasé explorando naufragios como el Austin Smith e incluso algunos aviones que fueron derribados. Si bien cada uno de los naufragios tenía una historia interesante, fue la abundancia de vida marina lo que me resultó más inspirador. Estos naufragios hundidos no sólo son cautivadores visualmente sino que también han creado un puerto para peces, anguilas y tiburones de arrecife del Caribe.


Un antiguo avión usado para el tráfico de drogas hoy es un arrecife para la congregación de rayas en las islas Exuma.
Al igual que muchos buzos, crecí hojeando revistas de buceo y catálogos con imágenes submarinas de las Bahamas. Básicamente, fue el surgimiento de las Bahamas como un destino de buceo con tiburones de primera categoría lo que me hizo volver durante los últimos 15 años. Durante este trabajo tuve el privilegio de conocer generaciones de lugareños que desean preservar estos legendarios arrecifes, y tuve la posibilidad de ser testigo en forma directa de los arrecifes que reflejan las historias que he oído e incluso las imágenes clásicas que he visto. El turismo de buceo de bajo impacto es uno de los modelos de microempresa que podemos ayudar a desarrollar con nuestro dinero del turismo, y proporciona a los lugareños efectivo en caja, motivo suficiente para mantener a los peces en el arrecife. El próximo año traeré a mis amigos conmigo a las Bahamas.
Explore más
Vea la galería de fotos de la Semana de la Fotografía Submarina de las Bahamas 2014 (Bahamas Underwater Photo Week 2014).

Mire el video Alert Diver's Bahamas Underwater Photo Week (Semana de la fotografía submarina de las Bahamas de Alert Diver) de Cristian Dimitrius.



© Alert Diver — 4to Trimestre 2014