Una puerta de acceso a la corriente del Golfo


El Gulf Stream Aquarium, situado en el nuevo Phillip and Patricia Frost Museum of Science, es una
estructura cónica de 1.893 m3 (medio millón de galones) donde tiburones, rayas y otros animales pelágicos se
desplazan en una corriente artificial.


Los residentes más recientes del centro de Miami, Florida, tienen un cierto "olor a pescado". Tiburones martillo comunes, mantas mobula, bancos de seriolas y medusas iridiscentes son sólo algunos de los habitantes que hoy viven en una propiedad privilegiada con vista a Biscayne Bay. Situado en el vecindario Museum Park de Miami frente al mar, el Phillip and Patricia Frost Museum of Science se encuentra en medio de la expansión urbana del sur de Florida. En un mundo diferente, esta propiedad podría haber estado destinada a un complejo de condominios de lujo, pero en cambio el campus de cuatro edificios de 23.226 m2 (250.000 pies cuadrados) de Frost Science combina un acuario, un planetario y una variedad de exhibiciones de ciencia interactivas.


Frost Science se encuentra en el vecindario Museum Park de Miami, con
vista a Biscayne Bay.
La instalación de vanguardia, que está trabajando para obtener un certificado LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) oro, cuenta con iluminación de diodos emisores de luz (LED) y un mayor aislamiento de los edificios para maximizar la eficacia de la energía. Sin embargo, el aspecto más innovador de Frost Science no tiene nada que ver con el diseño ecológico de su edificio; esa distinción le corresponde a su potencial para inspirar un interés en la ciencia, la conservación y la vida marina. El concepto de utilizar un acuario como una plataforma para la educación ambiental no es nuevo, pero dada la ubicación de Miami en una estrecha franja de tierra entre el océano Atlántico y los Everglades, la capacidad de Frost Science para comunicar y crear conciencia sobre el océano no es sólo un beneficio, es una necesidad.

La meta del acuario es simple: lograr que las personas se interesen en la ciencia y la vida marina. Visité el acuario en Frost Science una tarde soleada de verano para observar cómo se logra esto.

Mi recorrido comenzó en el nivel Vista, una planta a cielo abierto en el última piso del edificio, que es donde pude dar mi primer vistazo a la pieza central del acuario, el Gulf Stream Aquarium, diseñado para rendir homenaje a una de las corrientes oceánicas más fuertes de la Tierra. ¿Cómo se recrea el entorno abierto y en constante cambio de la corriente del Golfo en el medio de una ciudad? Para lograrlo, Frost Science ha llenado lo que es básicamente una copa de Martini gigante con 1.893 m3 (500.000 galones) de agua salada y luego ha agregado poderosos nadadores pelágicos como dorados, bacoretas, tiburones martillo comunes y mantas mobula.


La superficie del Gulf Stream Aquarium puede verse desde el nivel Vista.


La exhibición es especialmente única porque no tiene paredes verticales; en cambio, el acuario tiene forma cónica, lo que les permite a sus habitantes pelágicos aerodinámicos moverse de manera ininterrumpida por el agua. El personal puede ajustar la dirección de la corriente dentro de la exhibición, lo que constituye una buena fuente de riqueza para los animales, según explicó Andy Dehart, vicepresidente de cría de animales. La corriente artificial también ayuda a mantener los mecanismos de alimentación de los habitantes del Gulf Stream Aquarium. Un animal que se beneficia de esto es la manta mobula, un organismo filtrador que cuela partículas de comida suspendidas en el agua.

Las especies pelágicas como estos animales que residen en el Gulf Stream Aquarium no son algo que la mayoría de los buzos con aire comprimido vea comúnmente. Como una buceadora que experimenta en entornos cercanos a la costa y arrecifes de coral de primera mano regularmente, quedé sorprendida por este microcosmos del mar abierto. Dehart explicó que como centro ambiental en Miami, los miembros del equipo de Frost Science consideraron que era crucial que explicaran la importancia de la corriente del Golfo y su influencia sobre los patrones climáticos y que demostraran cómo los hábitats marinos del sur de Florida están interconectados. Si bien la densidad de animales es mucho mayor en el Gulf Stream Aquarium que en el mar abierto, la naturaleza dinámica y de amplio alcance de la corriente del Golfo se transmite en los letreros educativos que rodean la exhibición, que abarca temas como por ejemplo frutos de mar sustentables, conservación de tiburones y corrientes oceánicas del mundo.

Siguiendo el recorrido por el nivel Vista, la interconexión de los hábitats marinos del sur de Florida está representada a través de exhibiciones de arrecifes de coral, bosques de mangles y playas así como también exhibiciones que muestran los ecosistemas únicos y frágiles de Florida Bay y los Everglades.


Macarelas salmón y cojinudas negras nadan sobre el óculo, una lente de 9 metros (31 pies) que constituye el fondo del Gulf Stream Aquarium.


Embajadores de los animales
Ver a un animal de cerca por primera vez y sentir una conexión con otro ser vivo es una experiencia que resulta significativa e inolvidable para muchas personas. Dehart recordaba haber visto a un tiburón de arrecife del Caribe por primera vez cuando tenía 6 años de edad y hacía snorkel con su padre en el Santuario Nacional Marino de Looe Key (Looe Key National Marine Sanctuary). "Si realmente quieres vivir la experiencia, está allí en el océano. No dejes de hacerlo", sugirió Dehart. Pero él sabe que muchas personas nunca tendrán la posibilidad de experimentar el océano de primera mano y a esas personas Frost Science les brinda esa rara oportunidad de observar y aprender de la vida marina.

Dehart y el acuarista senior Zach Ransom son dos miembros del personal de cría de animales integrado por 23 personas en Frost Science, y todos ellos tienen el objetivo común de inspirar al público a preocuparse por el océano. Está claro que el equipo de Frost Science siente pasión por su ámbito de trabajo y realmente se preocupa por los animales que consideran Frost Science su hogar. De hecho, su preocupación es tal que recientemente liberaron a un tiburón tigre que anteriormente fue residente del Gulf Stream Aquarium. Después de observar que el animal no se estaba aclimatando bien, el equipo de Frost Science decidió liberar al tiburón, con la aprobación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA). Los tiburones tigre, que son extremadamente raros en los acuarios, podrían haber sido una gran atracción para el Gulf Stream Aquarium.


Andy Dehart libera a una bacoreta, el atún más común del océano Atlántico, en el Gulf Stream Aquarium.


Después de admirar la gran cantidad de hábitats del nivel Vista, me dirigí a Dive, el segundo nivel del acuario. Este nivel ofrece numerosas exhibiciones combinadas con letreros interpretativos y actividades interactivas, lo que incluye una exhibición de encuentros con invertebrados denominada ingeniosamente "Dive Bar" (Bar de buceo). El hábitat Live Tropical Pacific Reef es una hermosa exhibición de especies de peces del Pacífico tropical y el hábitat Live Corals of the Florida Reef tiene muchas especies familiares tales como peces cirujano azules y peces ángel franceses.

Una exhibición particularmente interesante y relevante que se encuentra en el nivel Dive presenta especies exóticas e invasoras. De acuerdo con la Comisión para la Conservación de Peces y Vida Salvaje de la Florida (Florida Fish and Wildlife Conservation Commission), se ha informado la presencia de más de 500 especies de peces y vida silvestre no nativas, o exóticas, en Florida. La exhibición, que ofrece información acerca de diversas especies exóticas, también tiene varios peces león invasores que el personal de Frost Science extrajo del área del sur de Florida. No obstante, la estrella de la exhibición de especies exóticas es un carismático pez zorro manchado (Siganus unimaculatus), un pez de color amarillo brillante con un morro puntiagudo que fue capturado en aguas locales el otoño pasado por medio de una sociedad con el Servicio Geológico de los Estados Unidos(U.S. Geological Survey) y la organización sin fines de lucro Reef Environmental Education Foundation (REEF) con sede en Cayo Largo. El pez, cuya presencia se informó a REEF a través de un foro de avistamientos en línea, fue extraído del agua preventivamente para evitar la propagación de especies invasoras. El pez zorro ahora se desplaza de un lado a otro por la exhibición de especies exóticas en Frost Science y constituye un cuento aleccionador para los visitantes y una excelente herramienta educativa.

También en el nivel Dive hay un juego multijugador diseñado para educar a los visitantes sobre las prácticas de pesca sustentable. Cada jugador controla su propio barco pesquero en una pantalla táctil e intenta "atrapar" la mayor cantidad posible de peces (y, por lo tanto, ganar la mayor cantidad de dinero) mientras intenta pescar con respeto por el medio ambiente. El juego empieza y le solicita a cada jugador que seleccione un método de pesca. Yo elegí sedales en lugar de redes e hice mi mejor esfuerzo para apartar mi barco de especies que se indicaba eran víctimas de la sobrepesca. A la mitad del juego, apareció una notificación donde me preguntaban si quería votar a favor del establecimiento de una temporada para el mero negro. Yo voté que sí y me sentí satisfecha de que había tomado una decisión respetuosa con el medio ambiente, pero poco tiempo después no pude maniobrar mi barco pesquero digital con destreza suficiente como para evitar agarrar a una tortuga marina. Horrorizada, pasé el resto del juego recolectando dorados en una pequeña área en el mapa del juego, lejos de cualquier especie en peligro de extinción.

Las complejidades de la industria de la pesca comercial implican mucho más que simplemente elegir sedales o redes y luego utilizar una pantalla táctil para perseguir bancos de dorados digitales, pero el juego es un medio interactivo divertido para demostrar cómo la sobrepesca de determinadas especies puede tener efectos en cascada sobre otra vida marina y para hacer que los consumidores tomen conciencia de la importancia de elegir frutos de mar de manera responsable.

Las actividades interactivas y los encuentros cercanos con animales son lo que hacen que Frost Science tenga éxito a la hora de despertar interés en la ciencia y la conservación. Experiencias como estas pueden no ser lo mismo que el avistamiento de un tiburón salvaje de Dehart cuando era niño en Looe Key, pero tener la oportunidad de ver y aprender de un embajador de los animales en un lugar como Frost Science puede dar lugar a un mayor compromiso en el futuro. Frost Science va camino a superar el millón de visitantes en su primer año. Contabilizar los ingresos procedentes de la venta de entradas es sencillo, pero es casi imposible calcular el valor de crear interés y apoyo para la conservación. Imagine la diferencia que 1 millón de personas que se preocupan por la pesca sustentable o la conservación de tiburones podría hacer por nuestro océano.

Mi visita a Frost Science finalizó en la planta baja, denominada Deep. Después de pasar primero junto a una pantalla de realidad virtual que mostraba una interacción de mamíferos marinos simulada, con sonido, y de luego observar varias especies de medusas fantasmales flotando en el agua en tres receptáculos diferentes, finalmente quedé debajo del óculo, una lente de 9 metros (31 pies) que constituye la mitad inferior del Gulf Stream Aquarium. Estar parada debajo del óculo a medida que la luz del sol del sur de Florida brillaba a través del agua mientras los tiburones, las rayas y los peces se desplazaban sobre mi cabeza, me recordó una vista que normalmente sólo pueden disfrutar los buzos.

Frost Science puede ofrecer un vistazo gratificante al mundo submarino a aquellas personas que nunca han experimentado cómo es estar allí de primera mano y espero que esto pueda inspirar aprecio y admiración por estos frágiles entornos marinos.
Explore más
Vea el detrás de escena del Gulf Stream Aquarium en este video.



© Alert Diver — 4to Trimestre 2017