Una nueva misión




Force Blue incluye a veteranos militares sumamente capacitados en esfuerzos de conservación marina. Los veteranos trabajan con científicos marinos en iniciativas que incluyen la extracción de especies invasivas (peces león).


Conozcan la relación simbiótica más reciente: arrecifes de coral amenazados y veteranos militares sumamente capacitados. La organización sin fines de lucro Force Blue está reuniendo a antiguos buzos de combate y veteranos de fuerzas de operaciones especiales (SOF, por sus siglas en inglés) con el ámbito de la conservación marina para una importante nueva misión: experimentar y explorar los arrecifes de coral del planeta y aprovechar sus habilidades y el trabajo en equipo para proteger el océano. Force Blue les está dando a los veteranos una nueva oportunidad en la vida al enseñarles a restablecer hábitats marinos frágiles y ayudarlos a sanar sus propias heridas durante el proceso.

La idea detrás de Force Blue se originó en junio de 2015 cuando Jim Ritterhoff y Rudy Reyes realizaron un viaje de buceo a las Islas Caimán y establecieron un vínculo con Keith Sahm, gerente general de Sunset House en Gran Caimán. Este viaje de buceo deportivo fue transformador para Reyes, un antiguo Marine de reconocimiento y buzo de combate. Reyes había luchado contra el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y la depresión desde que regresó tras realizar varios recorridos en Irak y Afganistán, pero descubrió que el buceo tanto para exploración como por diversión le resultaba terapéutico.

Ritterhoff, Reyes y Sahm fundaron Force Blue para brindarles a otros antiguos buzos de combate y veteranos de SOF la oportunidad de observar ecosistemas marinos en grave peligro y aplicar sus capacitación especializada con el objeto de ayudar a proteger el océano.

"Pensamos que si podíamos combinar el buceo y la conservación marina para darles a estos veteranos de combate sumamente capacitados una nueva misión positiva, podríamos ayudarlos y al mismo tiempo proteger el océano", manifestó Ritterhoff.


Los participantes de Mission One de Force Blue aprendieron una variedad de
habilidades de conservación marina durante el programa de dos semanas.
Para los veteranos de combate puede ser difícil ajustarse a una vida no estructurada después de años de un rígido régimen y orden militar y algunos de ellos tienen problemas para relacionar sus habilidades militares bien definidas con el trabajo civil. Un estudio realizado por el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos comprobó que el 25 al 56 por ciento de los veteranos de combate informaron una dificultad "mínima" a "extrema" en el funcionamiento social, la productividad, la participación comunitaria y la autoayuda y el 96 por ciento de los 754 veteranos que respondieron al estudio manifestó interés en servicios para ayudarlos a ajustarse a la vida civil.1

Muchas personas recibieron apoyo de salud mental del VA, pero Force Blue tiene un doble objetivo: brindarles a los guerreros una causa y proporcionar guerreros para una causa. Carrie Elk, Ph.D., fundadora del Elk Institute for Psychological Health and Performance, ofrece tratamiento para el TEPT y capacitación para el equipo de Force Blue. Su misión está en consonancia con la causa de Force Blue: restituir a los guerreros y recuperar los arrecifes.

Force Blue llevó a cabo su proyecto inaugural, Mission One, en Sunset House en abril de 2017, donde reunió a seis veteranos militares altamente capacitados y a un equipo de conservacionistas y científicos marinos para realizar un programa de capacitación de dos semanas. Esta movilización, como se la llamó, constó de proyectos centrados en la misión y orientados al equipo para apoyar la conservación marina, lo que incluyó la recuperación de arrecifes de coral, la extracción de especies invasivas y la supervisión de hábitats y especies de importancia fundamental.


Un participante de Mission One planta corales cuerno de ciervo cultivados a nivel local en un arrecife de las Islas Caimán.


Los veteranos que participaron en Mission One han luchado con la transición de las zonas de guerra a la vida civil cotidiana. Un miembro del equipo, Roger Sparks, era un antiguo Marine de reconocimiento y paracaidista de la Fuerza Aérea de EE.UU. que recibió la Estrella de Plata por cuidar a nueve soldados heridos en Watapur Valley, Afganistán. El equipo también incluía a Reyes; Geoff Reeves, un oficial del grupo SEAL de la Marina; Will Hinkson, un antiguo Marine de reconocimiento; Sean Moore, un veterano de Fuerzas Especiales del Ejército de EE.UU.; Jon Slayer, un Infante de Marina Británico; y Nathan Quinn, un paramédico del ejército.

Durante su movilización en Gran Caimán, estos veteranos descubrieron que sus habilidades y su capacitación eran transferibles y podían aprovecharse de manera positiva para apoyar la preservación del océano.

"Tenemos aptitud y capacidad y contamos con disciplina y conocimientos, pero la determinación es la piedra angular que mantiene la unidad", explicó Reyes.

En un programa de capacitación de estilo militar, los miembros del equipo de Mission One recibieron capacitación de expertos en temas oceánicos y presenciaron charlas brindadas por algunas personas muy conocidas sobre conservación marina y buceo, entre las que se encontraban el conservacionista Guy Harvey, la fotógrafa submarina Cathy Church y representantes de Central Caribbean Marine Institute, Coral Restoration Foundation, la Universidad del Estado de Oregon y Reef Environmental Education Foundation.


Los participantes de Force Blue cultivaron corales cuerno de ciervo (en el
criadero cerca de la costa de Sunset House) para trasplantarlos en los
arrecifes de Gran Caimán.
La movilización también incluyó proyectos en el ámbito práctico todos los días. Durante su estadía en las Islas Caimán, los miembros del equipo de Mission One bucearon en el USS Kittiwake para examinar la importancia de los arrecifes artificiales, llevaron a cabo estudios de identificación de peces y desarrollaron sus habilidades de fotografía submarina para documentar datos sobre poblaciones de coral y peces. También bucearon con tiburones, hicieron snorkel con rayas de aguijón, aprendieron a extraer peces león (una especie invasiva), visitaron una agregación de meros estriados en peligro de extinción en Pequeña Caimán, recorrieron los criaderos de coral de Gran Caimán y ayudaron a plantar coral en arrecifes dañados.

En el último día de la movilización, los veteranos colocaron una placa a 17 metros (55 pies) de profundidad en la base de la icónica estatua de sirena de Sunset House para conmemorar a todos los buzos de combate militares que han peleado en defensa de la libertad. Los miembros del equipo de Mission One asistieron a la ceremonia de graduación que contó con la presencia del orador principal Wallace J. Nichols, Ph.D., biólogo marino y autor del exitoso libro de New York Times Blue Mind, que describe los notables efectos que el agua y el océano pueden tener sobre nuestro bienestar físico y mental, un tema adecuado para estos buzos que han luchado contra el TEPT.

"Force Blue reúne intereses ambientales y militares para unirlos bajo una causa común y así obtener un beneficio mutuo", afirmó Ritterhoff. En la actualidad aproximadamente 3 millones de hombres y mujeres son veteranos de las guerras de Irak y Afganistán. Los veteranos de combate orientados a la misión se identifican mucho con la causa, los que los convierte en excelentes embajadores y defensores del océano.

"En realidad no comprendemos a los tiburones intelectualmente, pero sí nos damos cuenta de que no son tan peligrosos como se dice", comentó Hinkson. "Existe un paralelismo sumamente claro entre eso y los veteranos de combate".

Moore comparte este sentimiento. "No puedo ver las cosas que sucedieron como un resultado de mis acciones en Irak", dijo, "pero sí puedo ver el coral prosperar".

Ritterhoff espera ver a Force Blue convertirse en una red de veteranos de SOF que puedan formar un equipo de respuesta rápida para ayudar tras incidentes ambientales. Él espera llevar el programa a nuevos destinos en el futuro, expandir la influencia de Force Blue y formar nuevos equipos para hacerse cargo de los problemas de conservación marina de todo el mundo, y así ayudar a restituir a los veteranos militares y recuperar el planeta bajo una misión unificada.

Referencia
1. Sayer NA, Noorbaloochi S, Frazier P, Carlson K, Gravely A, Murdoch M. Reintegration problems and treatment interests among Iraq and Afghanistan combat veterans receiving VA medical care. Psychiatr Serv. 2010 Jun; 61(6):589-97. doi: 10.1176/ps.2010.61.6.589
Explore más
Mire un video sobre Force Blue y la primera movilización de la organización para recuperar los frágiles hábitats marinos.



© Alert Diver — 3er Trimestre 2017