Una falla de una manguera




Un buzo demuestra el volumen mucho mayor de aire que escapa de una manguera de baja presión (en su mano derecha) en comparación con una manguera de alta presión (en su mano izquierda).



La buceadora
La buceadora era una mujer de 24 años de edad que había obtenido su certificación de buceo por primera vez el año anterior. Tenía una altura de 1,64 metros (5,4 pies) y un peso de 63,5 kg (140 libras) y tenía un índice de masa corporal (IMC) de 24. Desde su certificación había realizado un total de 50 buceos, 30 de ellos durante los 12 meses anteriores, y había buceado a una profundidad máxima de 40 metros (130 pies).
El incidente
La buceadora era parte de un grupo que estaba visitando un punto de buceo interior local. Poco tiempo después de ingresar al agua pero antes de descender, la manguera de su octopus (manguera de la segunda etapa alternativa) comenzó a volar violentamente, golpeando el agua y haciendo un fuerte sonido que indicaba un flujo continuo. Inicialmente no sabía qué estaba sucediendo e intentó agarrar la manguera. El compañero de la buceadora cerró la válvula de su tanque y la manguera quedó inerte. Todo esto sucedió en la superficie con el agua a la altura del pecho mientras los buzos se colocaban las aletas antes de iniciar el buceo. Tras una inspección minuciosa la buceadora descubrió que el regulador octopus de plástico estaba roto y se había desprendido completamente de la manguera. La segunda etapa del regulador cayó al fondo y la manguera quedó en un estado de flujo continuo. Felizmente nadie resultó herido, pero la buceadora informó que el incidente fue un poco atemorizante porque fue tan inesperado.
Análisis

Un regulador de la segunda etapa muestra signos de envejecimiento y
agrietamiento cerca del punto de sujeción de la manguera de baja presión.
La causa de este incidente fue la ruptura bajo presión del regulador octopus de plástico de la segunda etapa. En la mayoría de los reguladores el accesorio de metal al final de la manguera está sujeto a una pieza de metal de la segunda etapa que contiene la válvula que se abre para proporcionar aire cuando el buzo inhala. En este caso el punto de sujeción también era de plástico y cedió bajo la presión en la manguera.

Esta buceadora y sus compañeros tienen suerte de que nadie resultó herido. También tuvieron suerte de que el regulador no se desprendiera solo bajo el agua mientras la buceadora se encontraba a profundidad. Algunos experimentos han demostrado que un tanque se vaciaría mucho más rápido si una manguera de baja presión (regulador o manguera del inflador) se reventara que si esto le sucediera a una manguera de alta presión (manguera del manómetro). Esto es porque la manguera de baja presión tiene un agujero mucho más grande para que el aire pase a través del lugar donde se enrosca en el regulador de la primera etapa. La diferencia puede ser tan importante como para que el tanque se vacíe en menos de un minuto cuando una manguera de baja presión explota, o bien podría tomar más de 10 minutos si la que explota es una manguera de alta presión. Todos los buzos deben inspeccionar sus mangueras regularmente para comprobar la presencia de desgaste, sobre todo cuando los reguladores son alquilados o prestados.


Al ampliarlas, estas fisuras muestran un tipo de falla del equipo que podría causar una rápida pérdida de aire de una manguera de baja presión.
No obstante, en este incidente la manguera no fue el componente que falló bajo presión, sino el regulador de la segunda etapa (aunque el efecto real fue el mismo que si la manguera de baja presión hubiera explotado). Al hablar con expertos en equipo de buceo, el Departamento de Investigación de DAN® descubrió que este tipo específico de regulador de la segunda etapa no se ha fabricado durante muchos años. Este podría ser un indicio de por qué falló en esta ocasión. DAN encontró una segunda etapa similar a la que la buceadora estaba utilizando y al observarla bajo una lente de aumento se pudo ver claramente la presencia de microfisuras alrededor del orificio donde se introduce la manguera de baja presión.

Al parecer la buceadora estaba utilizando una segunda etapa más antigua que su octopus y a pesar del mantenimiento regular el plástico había comenzado a deteriorarse; es posible que se hayan formado microfisuras en el punto de sujeción de la manguera. Estas fisuras pueden ser difíciles de detectar sin una inspección minuciosa. Debido a que este incidente pone de manifiesto un posible punto de falla y que dicha falla puede vaciar un tanque en menos de un minuto, independientemente de la profundidad, DAN anima a todos los buzos que tengan segundas etapas más antiguas a someterlas a una inspección para comprobar la presencia de microfisuras en el plástico.


Contrariamente a lo que se esperaría, el aire se escapará más rápido de una manguera de baja presión (izquierda) que de una de alta presión (derecha) debido a la abertura más amplia de la manguera de baja presión.


Por fortuna nadie resultó herido durante este alarmante incidente; el octopus y la manguera fueron cambiados y los buzos pudieron bucear. Además, felizmente, en ese momento el compañero de la buceadora estaba utilizando una cámara de video en su cabeza y pudo capturar todo el suceso. Todos los buzos involucrados en el hecho dieron permiso para publicar este clip de video en el sitio web de DAN en la sección Informes de incidentes en DAN.org/incidents.

Le agradecemos a la buceadora por compartir este importante incidente. Esto puede ayudar a evitar que lo mismo le suceda a otro buzo. Alentamos a todos los buzos que experimenten un suceso inesperado durante un buceo a que presenten un informe del incidente de buceo a través del sitio web de DAN.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2017