Tuamotus, Polinesia Francesa

Más allá del océano, más allá de cualquier comparación


Los tiburones de arrecife grises son un componente significativo del encuentro con tiburones en White Valley,
Tahití, pero también es común ver tiburones tigre.


Desde el momento en que nos detuvimos en la boya de amarre, un escuadrón de tiburones de arrecife de puntas negras rodearon la plataforma de baño, sin duda alguna acostumbrados a que los alimentaran. No obstante, pronto descubrimos que la verdadera acción tenía lugar 18 metros (60 pies) más abajo.

Estábamos buceando en White Valley, un punto de buceo con tiburones cerca de Tahití del que había oído hablar mucho. A diferencia de los buceos que realizaríamos en el archipiélago Tuamotu más adelante en el viaje, este era un buceo con cebo. El guía llevó una pequeña caja de cebo a la llanura del arrecife de escombros y formamos un semicírculo alrededor de ella, con cada buzo situado a aproximadamente 15 metros (50 pies) de distancia de la caja.


Los tiburones de arrecife de puntas negras dan la bienvenida a los buzos
desde la llegada del barco al punto de amarre.
El objetivo de este buceo no es alimentar a los tiburones de forma interactiva; el cebo se utiliza para alentar a los tiburones a que aparezcan, y muchos de ellos lo hicieron de manera inmediata. La mayoría eran tiburones de arrecife grises (Carcharhinus amblyrhynchos), pero también había algunos grandes tiburones limón (Negaprion brevirostris) en la mezcla. Nuestra distancia de la caja de cebo al principio parecía ser demasiado grande, pero rápidamente había tantos tiburones alrededor de ella que la distancia les dio espacio suficiente como para circular de manera previsible. También hizo posible que grupos de tiburones atractivamente polarizados aparecieran en una sola imagen. El domador de tiburones nadaba hacia la caja ocasionalmente y extraía un poco de cebo, y por supuesto esto incrementaba la acción. También enviaba señales al depredador alfa, el tiburón tigre (Galeocerdo cuvier).

Si bien los tiburones limón y de arrecife grises tenían una actitud bravucona desde un principio, se volvieron respetuosos con la llegada del tiburón tigre. El tiburón tigre se movía lentamente, y se acercaba cada vez más al cebo. Un solo tiburón tigre pasó solamente un par de veces junto a mí, pero tengo entendido que no es poco común que varios aparezcan. Esta hubiera sido una excelente oportunidad de tomar fotografías incluso sin el tiburón tigre, pero su llegada hizo de nuestro buceo en White Valley, el primer buceo del viaje, una experiencia excepcional.
Donde todo comienza
Las visitas a la Polinesia Francesa comienzan con la llegada al Aeropuerto Internacional de Faa'a (PPT) en Papeete en la isla más grande de la región, Tahití. Mientras que algunos turistas que se dirigen a Tuamotus abandonan Papeete de inmediato en un vuelo de conexión de una hora hacia Rangiroa o Fakarava (las vías de acceso a Tuamotus y los únicos aeropuertos nacionales de la región), decidí pasar un día en Tahití. Esto no sólo nos dio un poco más de tiempo para que el equipaje desviado llegara y para que nuestro grupo comenzara a aclimatarse a las seis horas de diferencia con la costa este, sino que también nos dio la oportunidad de bucear en White Valley.

Al día siguiente tomamos el vuelo corto a Rangiroa para disfrutar de dos días de buceo en un centro turístico en tierra. Después de eso nos dirigiríamos a Fakarava para realizar una excursión a Tuamotus en una embarcación de vida a bordo.


Los peces mariposa mapaches pueden encontrarse por toda la Polinesia Francesa.


Rangiroa
Rangiroa es el atolón más grande de Tuamotus, compuesto por 415 "motus" o islotes y bancos de arena. Entre la laguna de Rangiroa y el mar abierto hay más de 100 pasajes estrechos, y una gran cantidad de agua se desplaza hacia y desde ellos con la marea, lo que genera corrientes importantes. La mayoría de los buceos de Rangiroa se llevan a cabo en Tiputa Pass. Nosotros realizamos todos nuestros buceos allí, aunque si nos hubiéramos quedado más tiempo habríamos visitado Avatoru Pass, el segundo de los pasajes de Rangiroa donde más se bucea.

Los

Barracudas plateadas
buceos en Tuamotus normalmente se realizan en los márgenes de los pasajes, donde las corrientes no son tan fuertes, o en los pasajes como buceos a deriva intencionales con la marea entrante. El flujo de la marea está determinado por el ancho de los pasajes así como también el ciclo lunar, con el agua fluyendo más rápido a través de canales más estrechos. Los buceos en los pasajes se planifican minuciosamente según las mareas con el fin de tener un flujo suficiente como para concentrarse en la vida marina, pero no tan intenso que haga que los buzos no puedan manejarlo.

Nuestro primer buceo en Rangiroa fue en el margen de Tiputa Pass. Mi reacción inmediata al ingresar al agua fue un profundo asombro ante su claridad. Había algunos corales duros inmaculados esparcidos por el lugar, pero los jardines de coral duro no son la verdadera atracción de este punto. En Tuamotus lo más destacado son los encuentros con criaturas pelágicas, grandes bancos de peces y agua de color aguamarina increíblemente cristalina. Si bien es posible que haya mejores lugares en el mundo para ver criaturas que viven en el lodo o corales blandos de colores pastel, Tuamotus es difícil de igualar en lo que respecta a tiburones, delfines, peces y magnífica agua. Los fotógrafos submarinos que han pasado demasiadas horas retocando la retrodispersión en fotos que de otra forma era buenas quedarán encantados con estas islas; rara vez deberá hacer uso de todas las brillantes herramientas y técnicas para eliminar la retrodispersión que ha aprendido a utilizar.


En Rangiroa, los encuentros con delfines nariz de botella se han convertido en una experiencia bastante
previsible y productiva.


No puedo decir que mi experiencia de dos días en Rangiroa haya sido enciclopédica; nunca logramos agarrar la corriente de forma correcta para realizar un buceo en un pasaje con una corriente entrante. Allí es donde realmente se concentran los tiburones de arrecife grises para dar lugar a la icónica vista de una pared de tiburones por la que este punto es más famoso. No obstante, pude realizar cuatro buceos excelentes a lo largo del margen del pasaje, donde tuve encuentros cercanos con tortugas carey en cada uno de los buceos, atractivos grupos de peces mariposa mapaches, grandes bancos de pargos rojos jorobados, un banco residente de barracudas plateadas y lo que tal vez es el encuentro con vida marina más icónico de Tiputa Pass: delfines nariz de botella.

En uno de los informes de buceo el guía nos habló sobre un delfín residente conocido como "Touch Me" (Tócame). De acuerdo con la tradición local, fue la primera cría que nació en un grupo residente, pero cuando nació su primer hermano, ella ya no recibía el afecto maternal que tanto deseaba y ahora lo busca en los buzos. Grupos de seis a ocho delfines nadaban cerca de nosotros, y a veces se detenían para interactuar por un instante. Touch me efectivamente actuaba de manera diferente del resto, y de hecho se detenía frente a los buzos como invitando a que la tocaran. Sabemos que se supone que los buzos no deben tocar la vida marina, pero fue sumamente difícil para la mayoría de los miembros de nuestro grupo resistirse a acariciarle suavemente la barriga cuando ella pasaba nadando lentamente. Los divemasters lo hicieron, al igual que los turistas. Yo no la toqué, por lo que mi karma está intacto, pero debo admitir que el hecho de que no lo hiciera probablemente tuvo mucho que ver con que mis manos estaban completamente ocupadas con equipo fotográfico.
La laguna azul

Tiburones de arrecife de puntas negras
Un punto destacado del tiempo que pasamos en Rangiroa fue una excursión de medio día en barco por la laguna hacia un adornado arrecife y un banco de arena superficial. El viaje en barco duró una hora o más en cada dirección, y el día que fuimos fue agotadoramente duro (aunque dudo que eso sea lo normal). Pero el viaje realmente valió la pena por las docenas de tiburones de arrecife de puntas negras que se congregaron, acostumbrados a ser alimentados por las embarcaciones que visitan el lugar todos los días.
Fakarava
Fakarava, el segundo atolón más grande en el archipiélago de Tuamotus, tiene 59 km

Pargos de rayas azules
(37 millas) de largo por 21 km (13 millas) de ancho y es una reserva de la biósfera de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés). En el atolón pueden encontrarse pequeñas "pensiones" (modestas casas de huéspedes) con centros de buceo, por lo que en Fakarava es posible bucear tanto desde tierra como desde una embarcación de vida a bordo. Si bien el buceo desde una embarcación de vida a bordo ofrece una mayor variedad y diversidad de lugares, no hay tiempo suficiente para explorar la gran cantidad de islas y pasajes que hay en el lugar en un típico crucero de siete o 10 días. A continuación se incluye un breve registro de algunos de nuestros buceos más memorables en Fakarava.
Tumakohua Pass (South Pass), Fakarava

Jureles ojones
Tumakohua Pass, que es quizás uno de los puntos de buceo de Fakarava más venerados, es uno de los dos más memorables para mí. Lo ideal es bucear allí con una corriente entrante suave, y los buzos ingresan al agua sobre una extensión de arena. Los fotógrafos se verán tentados a pasar un tiempo valioso en el fondo con pequeños bancos de jureles ojones y manchados que pueden encontrarse allí, pero los que sean disciplinados podrán prever que hay mucho más para ver. Hay múltiples lugares para detenerse (denominados "observatorios") y ver decenas o incluso cientos de tiburones de arrecife grises que pasan nadando por allí. Los buzos encuentran un poco de escombros donde ubicarse y disminuir la respiración, y los tiburones comienzan a nadar cada vez más cerca. Los que tienen buena suerte y un buen control de la respiración pueden esperar razonablemente que un atractivo tiburón se acerque a 1,5 metros (5 pies), con docenas de otros tiburones nadando en el fondo.

Cuando sea el momento de avanzar hacia aguas menos profundas, se encontrará entre grandes bancos de pargos de rayas azules. Yo pude disfrutar de algunos encuentros excelentes con las rayas jaspeadas (Aetobatus narinari) que se desplazan por el arrecife. Hay un observatorio superficial a 12 metros (40 pies), y en determinados momentos del día y estados de las mareas es realmente impresionante. No es sólo la diversidad de vida marina lo que define a South Pass en Fakarava, sino también la consistencia y el agua increíblemente cristalina que trae la marea entrante. Este es un punto de buceo que realmente infunde esperanza para el océano y nos recuerda por qué debemos cuidarlo.


Raya jaspeada


Garue Pass (North Pass), Fakarava
Mi divemaster admitió que South Pass es increíble de manera consistente, pero que él

Tiburón de arrecife gris y pargos
prefería North Pass por su capacidad para ofrecer cosas inusuales con una frecuencia razonable. La inmensa mantarraya que vi (pero que nunca pude alcanzar) fue un ejemplo de ello. Allí se avistan tiburones de puntas plateadas, tiburones martillo y paredes de tiburones de arrecife grises con bastante frecuencia, por lo que el divemaster estaba dispuesto a decir que ambos eran fiables. No tengo ningún motivo para discutir eso; este es uno de esos puntos donde simplemente se siente que se puede disfrutar de encuentros oceánicos justamente aleatorios.
Otugi Pass, Toau
En el buceo en el margen de Otugi Pass, una hermosa mantarraya pasaba el rato en una estación de limpieza a una profundidad un poco mayor que lo que habíamos previsto. Cuando algunos buzos descendieron un poco más para poder ver mejor, el Sr. Manta se

Un banco de barracudas Sphyraena helleri patrulla un arrecife superficial.
sumergió aún más. Pero aquellos que fueron pacientes y afortunados fueron recompensados con una pasada inspiradora a 20 metros (65 pies) un poco más tarde.

Si bien los corales duros son muy agradables allí y los peces tropicales de arrecife resultan fascinantes, es el emocionante viaje en la corriente entrante lo que le da a Otugi un nivel de clase mundial. Seguimos a nuestro guía hasta unos 24 metros (80 pies) de profundidad, donde avistamos a algunos tiburones de arrecife grises. Pero a medida que nos acercábamos a la entrada del pasaje, la corriente comenzó a acelerarse, y los tiburones empezaron a congregarse. Hacia al final del buceo una depresión en el arrecife proporcionaba refugio de la corriente a cientos de jureles ojones de color carmesí. Para el momento en que salimos a la superficie nos habíamos desplazado a deriva probablemente 1,6 km (1 milla) en 45 minutos. Como de costumbre nos aseguramos de salir del agua antes de la llegada del macareo, el estado confuso y agitado del mar que se crea cuando una corriente fuerte choca con una corriente de velocidad mínima.
Arikitamiro Pass, Kauehi
Hicimos este buceo dos veces en dos días consecutivos para aprovechar perfectamente la marea entrante. Este buceo es, junto con South Pass en Fakarava, uno de los mejores de Tuamotus. Es diferente pero igualmente inspirador. Descendimos,

La luna llena de julio desencadena un masivo desove anual de meros mármol
cerca de Fakarava. En las semanas previas al desove, llegan al lugar en
grandes cantidades.
desplazándonos suavemente a la deriva hacia una plataforma del arrecife a 27 metros (90 pies). Además de tiburones de arrecife grises, vimos una cantidad impresionante de meros mármol. Estuvimos en la Polinesia Francesa durante las semanas previas a la luna llena que desencadenaría el desove anual de meros más grande del mundo. Si bien vimos muchos meros, he escuchado historias sobre pilas de estos peces de 1,8 metros (6 pies) de alto sobre cientos de metros de lecho marino en South Pass, Fakarava, en una masa ondulante de procreación de vida.

Una vez que arrancamos y nos entregamos a la corriente, nos dijeron que debíamos estar atentos a un par de hendiduras profundas en el canal donde podíamos salir de la corriente por un instante y escondernos para tener una mejor vista de los tiburones que nadan corriente arriba. Funcionó, por lo que tuve que decidir si quería fotografiar a los tiburones o a la mayor agregación de meros que había visto en mi vida.

Y el gran final del buceo fue la "piscina de tiburones", Una depresión en el arrecife de tal vez 106 metros (350 pies) de ancho donde cientos de tiburones de arrecife grises nadaban juntos en el sentido de las agujas del reloj. El registro de nuestro divemaster describía nuestra aventura en Arikitamiro Pass de la siguiente manera: "¡el mejor buceo de todo el viaje! Encontramos un enorme banco de tiburones de arrecife grises en la piscina con miles de meros. ¡Simplemente fascinante!". Yo coincidí plenamente con su evaluación: este fue uno de los mejores buceos de toda mi carrera.

La diversidad de vida marina en Tuamotus es impresionante. Entre los habitantes que pueden encontrarse
comúnmente se encuentran los tiburones de arrecife grises.


Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar: la Polinesia Francesa es un territorio de Francia situado al sur de Hawái, aproximadamente a medio camino entre América del Norte y Australia. Su islas más conocidas son Tahití, Moorea y Bora Bora, pero hay un total de 118 islas agrupadas en cinco archipiélagos: islas de la Sociedad, islas Australes, islas Gambier, islas Marquesas y archipiélago Tuamotu.

El vuelo desde Los Ángeles hasta el Aeropuerto Internacional de Faa'a (PPT) en Papeete, Tahití, tiene una duración de ocho horas. Los turistas que viajen a Tuamotus deben tomar un vuelo de conexión de una hora desde Papeete a Rangiroa o Fakarava. Para conocer las restricciones de equipaje, visite AirTahiti.com/checked-baggage.





Condiciones: la visibilidad en la Polinesia Francesa normalmente es de 24 a 46 metros (80 a 150 pies), pero puede ser menos durante una marea saliente, en especial cerca de la boca de una laguna o durante la estación de lluvias (noviembre a abril). La temperatura promedio del agua es de 26°C (79°F) en el invierno boreal y 29°C (84°F) en el verano. Cuando yo fui en mayo había una temperatura de 28°C (82°F) y me sentí muy cómodo con un traje de neopreno de 3 mm y el chaleco con capucha.

Las corrientes son una realidad en los pasajes de Tuamotus y son el motivo por el que los tiburones y los delfines están allí. Los divemasters habitualmente planifican los buceos con el flujo hacia la laguna, tanto por seguridad como por la claridad del agua, y luego proporcionan informes detallados con respecto a la corriente. El archipiélago Tuamotus es un destino más adecuado para buzos experimentados que se sienten cómodos con la idea de desplazarse por las corrientes.

Normas de buceo: la Polinesia Francesa limita a los buzos de aguas abiertas y aguas abiertas avanzados (o un nivel equivalente) a una profundidad máxima de 30 metros (100 pies), independientemente de cualquier certificación especializada de buceo profundo que los buzos puedan tener. Los buzos de rescate y de nivel superior tienen permitido bucear a 40 metros (130 pies), pero en los informes de buceo la mayoría de los divemasters presentan perfiles con una profundidad máxima de 30 metros.

Hay una cámara de recompresión en Papeete.
Vea más
El fotógrafo Laurent Ballesta documentó el desove de meros de 2016 y la agregación de tiburones de arrecife grises acompañante en South Pass, Fakarava. Obtenga más información sobre el proyecto en blancpain-ocean-commitment.com/gombessa-iv-genesis.

Vea más de la belleza incomparable de las islas en la galería de fotos en línea complementaria de Stephen Frink.

Mire el video de Ballesta sobre el proyecto Gombessa II de 2014, The Grouper Mystery (El misterio de los meros).



© Alert Diver — 3er Trimestre 2017