¿Por qué debe visitar Terranova?

Buceo en el punto más oriental de Canadá


Joe Tezak en el telégrafo de la sala de máquinas del S.S. Rose Castle

La noche no podría ser más oscura, pensó Korvettenkapitan Ruggeberg. Él y su tripulación del U-513 acababan de cruzar el Atlántico Norte para efectuar su primera patrulla de guerra. Las condiciones eran óptimas para usar el barco a vapor al que estaban siguiendo para introducirse en la bahía y pasar la oscura noche en el lecho marino.

Situados sobre el lodo a unos 24 metros (80 pies) de profundidad, estábamos dispuestos a pasar una noche relajada, pero a las 10:45 horas de la mañana siguiente, el cuartel general dio la señal de alarma y el torpedista de segundo grado Hans Grubber se dirigió rápidamente a su puesto. Se sentía como lo había hecho en su primera cita, pleno y con las palmas de las manos sudorosas. Él y su tripulación cargaron ambos torpedos móviles, o "fish", en tiempo récord, y él tamborileaba sus dedos nerviosamente sobre la palanca de presión de aire. A las 11:07 a.m., Korvettenkapitän Rolf Rüggeberg dio la orden de disparar y los torpedos destructores de buques fueron lanzados.

Veinticuatro atmósferas de aire expulsaron los torpedos de unos 1.580 kg (3.500 toneladas) de sus tubos y estos se hundieron rápidamente hasta el fondo. En medio de la excitación de sus primeras acciones en combate, Grubber olvidó cambiar las baterías de los torpedos de "cargar" a "disparar". No obstante, la joven tripulación del U-513 se recuperó rápidamente y a continuación hundieron el S.S. Saganaga y el S.S. Lord Strathcona ese 5 de septiembre de 1942. Dos meses después, el U-518, bajo el mando de Friedrich Wissmann, envió al S.S. Rose Castle y al PLM-27 a reunirse con sus compañeros en el fondo de la Bahía de Concepción.



Pese a la existencia de estos naufragios, no muchos buzos piensan en Terranova a la hora de considerar destinos de buceo. De hecho, sólo unos pocos se han enfrentado a estas zonas del Atlántico Norte. Mis compañeros de viaje y yo realmente no sabíamos qué esperar salvo por el agua extremadamente fría. De hecho, con nuestra primera visita quedaríamos tan asombrados como Grubber.

La mayor parte de los buceos, pero definitivamente no todos, se llevan a cabo en la parte sur de la isla cerca de la ciudad de St. John's. La enorme Bahía de Concepción, que contiene abundantes arrecifes y otros tesoros submarinos, se encuentra cerca de allí. Bell Island, en la Bahía de Concepción, es el hogar de lo que una vez fue una de las minas de mineral de hierro más grandes de América del Norte. El enorme trozo de roca de 8,8 km (5,5 millas) de largo por 3,2 km (2 millas) de ancho llamó la atención de los submarinos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y en la actualidad es el lugar de descanso de los cuatro buques que se mencionaron anteriormente.


La explosión de un torpedo envió a una de las anclas del S.S. Saganaga a su cubierta.
Esos cuatro naufragios son los puntos de buceo característicos de la isla y su excepcional grado de preservación no debe pasarse por alto. A pesar de los graves daños que se esperaría observar en las embarcaciones que fueron hundidas durante la guerra, una buena parte de los equipos y objetos diversos del buque e incluso efectos personales de los marineros aún pueden encontrarse en el lugar. Uno de los motivos por los que están tan bien preservados es el agua fría en la que se encuentran.

Nuestro primer buceo tuvo lugar en el S.S. Paris-Lyon-Marseilles, o PLM-27. De los cuatro, este buque es el que se encuentra a menor profundidad y está cubierto de vida marina. La hélice y el timón están intactos, al igual que la mayor parte de la popa. Allí nos encontramos con el primer pez borrón o pez gota y todos nos enamoramos de la extraña criatura. Parece ser parte pez sapo y parte pez globo en un solo animal y tiene una increíble ventosa (discos adhesivos) en su barriga que utiliza para pasar el rato. El PLM-27 fue unos de los buques que se perdieron durante el segundo ataque en noviembre de 1942. Se hundió en menos de un minuto con 12 tripulantes a bordo.


Janine McMurdie explora la proa con incrustaciones del S.S. Saganaga.
El segundo buceo nos llevó al S.S. Saganaga. En el ataque de septiembre, el Saganaga se hundió con 29 hombres a una profundidad de un poco más de 33 metros (110 pies). Está aún más cubierto de vida marina, lo que incluye enormes cantidades de anémonas plumosas, cangrejos, peces y coloridas esponjas. De los naufragios que se encuentran en el área, el Saganaga también tiene la mayor cantidad de pasadizos en la cubierta, lo que permite disfrutar de una experiencia tridimensional, incluso sin penetrar en él.

Tanto el S.S. Lord Strathcona como el S.S. Rose Castle están situados en aguas apenas más profundas pero, en consecuencia, están más intactos. Si cuenta con el entrenamiento y la experiencia que se necesitan, el Rose Castle ofrece un potencial de penetración casi ilimitado. El Strathcona es el único buque que no sufrió ninguna baja, ya que todos pudieron abandonarlo antes de que el torpedo diera en el blanco. El Rose Castle perdió a 28 marineros.


La hélice del antiguo buque ballenero hundido S.S. Southern Foam
Una de las cosas más increíbles de ver en estos buques es la cantidad de madera que aún se encuentra en el lugar; incluso hay escotillas intactas. Estas embarcaciones han estado en las profundidades durante más tiempo que los naufragios de Chuuk, pero están en mejores condiciones. Además de las bajas temperaturas, la cantidad de saqueos ha sido mínima por el respeto que se les tiene a estas tumbas. Vale la pena destacar que el RMS Titanic descansa a sólo 560 km (350 millas) de distancia, por lo que efectivamente se puede afirmar que el agua está fría, pero no es tan malo como pensamos que sería. Desde uno 109 metros (60 pies) y menos se pueden esperar temperaturas de 7 a 10°C (45 a 50°F), con una temperatura en la superficie alrededor de los 12°C (55°F). En los naufragios que se encuentran a profundidades mayores, como el Rose Castle, puede ser de 1 a 4°C (35 a 40°F) a más de 100 pies de profundidad. Siempre que se cuente con el traje de buceo adecuado, es muy posible realizar buceos con una duración de 40 a 50 minutos. No obstante, estas son las temperaturas que se registran durante el verano.


Vértebras intactas de ballena en el puerto de Dildo
La Bahía de Concepción está bien protegida, y el agua tranquila es la norma. Los paseos en barco no pueden desarrollarse con facilidad, y hay muchas posibilidades de realizar buceos desde la costa. Sacamos provecho de una popular entrada a la playa en el pueblo pesquero de Dildo. Esta fue una de las últimas plantas procesadoras de ballenas de Terranova, y hay un enorme cementerio de ballenas justo frente a la costa a una profundidad de 15 metros (50 pies) a 24 metros (80 pies). Es un recordatorio aleccionador de por qué se colonizó esta parte del mundo. En la actualidad las ballenas viven una realidad mucho mejor, y la práctica de sknorkel con ballenas jorobadas en el momento justo casi puede garantizarse. Los paseos en barco son cortos y normalmente las ballenas se divisan de inmediato; simplemente debe encontrar una o dos que deseen jugar. Nadar lentamente junto a estos mamíferos marinos gigantes bajo su atenta mirada es verdaderamente una experiencia para apreciar.

Todo el grupo deseaba regresar ya que sentíamos que habíamos visto muy poco de lo que el lugar tenía para ofrecer. En algunas de nuestras excursiones desde la costa pudimos ver arrecifes y caletas recónditas asombrosamente claras que apenas comenzaban a explorarse. El alojamiento, la embarcación de buceo y las tripulaciones de Ocean Quest Adventures fueron excelentes. Sí, el agua está fría, pero la diversa vida marina, los naufragios auténticos y la cálida y generosa gente contribuyen en gran medida a equilibrar la necesidad de empacar un traje seco.
Cómo bucear en este lugar
Condiciones: las condiciones en la superficie son bastante tranquilas en el verano. Incluso cuando se registran vientos rara vez producen algo más que un pequeño oleaje en la bahía. Esto es muy similar a lo que sucede en el noroeste del Pacífico. Las temperaturas del agua están alrededor de los 4°C (40°F) durante la mayor parte del verano; debajo de los 30 metros (100 pies) la temperatura normalmente desciende a -1°C (30°F). La temporada de buceo principal abarca desde mayo hasta septiembre, y las temperaturas del agua más bajas se registran en mayo y junio. Al principio de la temporada, es posible que ingresen icebergs en la bahía, y por supuesto los buzos pueden visitarlos. Un año un iceberg trajo consigo a un narval. A menos que usted sea un oso polar, estará obligado a utilizar un traje seco y ropa interior adecuada. Las corrientes son poco frecuentes y la visibilidad puede alcanzar los 30 metros (100 pies) (12 a 22 metros [40 a 75 pies] es lo normal). Las temperaturas del aire varían pero oscilan entre los 10 y los 26°C (50 y 80°F) en el verano.

Cómo llegar: St. John's es el punto de entrada para los visitantes internacionales. Hay pocos vuelos directos y principalmente salen del noreste de los Estados Unidos de América. Una pequeña cantidad de aerolíneas, incluso United Airlines y Air Canada, viajan a Terranova. La diferencia horaria con la hora estándar del este de los Estados Unidos es de una hora y media más. Los turistas que se desplazan por tierra provenientes de las provincias del este pueden conducir hasta aquí por la Carretera Transcanadiense y luego realizar un viaje en ferry.

En la superficie: si visita Terranova en el verano, podrá disfrutar de aspectos positivos como el agua y el color verde. Hay literalmente cientos de kilómetros de costa escabrosa cubierta de vegetación y docenas de pintorescos pueblos pesqueros que casi parecen haber quedado congelados en el tiempo. Pero si viene esperando encontrar gente viviendo en iglúes, se sentirá decepcionado. St. John's es una floreciente ciudad moderna con alrededor de 200.000 habitantes. El petróleo es la nueva "pesquería" y la economía está en auge. Los deleites que ofrece la ciudad incluyen prácticamente todo tipo de bares o restaurantes que pueda imaginar. Y debido a que la ciudad fue fundada en 1623, hay una enorme cantidad de lugares históricos, museos o increíbles miradores. La ciudad ofrece diferentes lugares de hospedaje, pero la mayoría de los buzos permanecen en el sur de la Bahía de Concepción, a aproximadamente 30 minutos de distancia de St. John's.


© Alert Diver — 4to Trimestre 2013