Suplementos dietéticos y alimentos saludables para buzos






Los suplementos dietéticos son populares entre las personas que se preocupan por su salud y su aptitud física, incluso los buzos deportivos. A menudo, los buzos preguntan acerca de los posibles beneficios y efectos adversos de los suplementos que se utilizan ya sea para el bienestar general o para protegerse de algunos accidentes de buceo. Los suplementos dietéticos claramente son útiles para las personas que tienen un déficit crónico de nutrientes específicos tales como la vitamina C (escorbuto) o la vitamina D (raquitismo), pero los efectos de los suplementos en las personas sanas que consumen una dieta balanceada son menos evidentes. La gran cantidad de suplementos que hay disponibles en la actualidad supera enormemente nuestra capacidad científica acumulativa para estudiarlos todos y, por lo tanto, el uso de los suplementos sobrepasa la evidencia de sus beneficios.
Daño oxidativo
Los antioxidantes son moléculas que se encuentran en las células de todo el cuerpo donde ayudan a controlar los radicales libres producidos por el metabolismo oxidativo. Los radicales libres son especies reactivas de oxígeno (ERO, o ROS, por sus siglas en inglés): moléculas que contienen oxígeno y que como son químicamente reactivas pueden dañar las células y los tejidos. La mayoría de las ERO son contenidas con éxito por los antioxidantes. Siempre se produce algún tipo de daño oxidativo en las células, pero la mayor parte del daño es reparado. No obstante, el daño ocasionado puede provocar cambios genéticos, diferentes enfermedades y un envejecimiento más rápido.

Respirar mezclas gaseosas hiperóxicas (aquellas que contienen más de un 21 por ciento de oxígeno) por períodos prologados puede causar un daño oxidativo en los buzos. Esto puede afectar la vista (miopía), los pulmones (dificultad para respirar) o el sistema nervioso central (diversos síntomas, incluso convulsiones). Después de décadas de investigación no hemos podido prolongar el tiempo de buceo con mezclas gaseosas hiperóxicas sin experimentar síntomas; en cambio, hemos aprendido que existen límites respecto a la exposición al oxígeno que los buzos deben respetar.

Además de las mezclas respiratorias hiperóxicas, factores como la inmersión, el frío, la hipoxia y el esfuerzo pueden aumentar el estrés oxidativo. La acumulación de daño oxidativo de bajo nivel a lo largo del tiempo puede dañar el ADN y posiblemente reducir la longevidad.

Una manifestación del daño oxidativo es la pérdida de la capacidad de autorregulación de los vasos sanguíneos, también conocida como disfunción endotelial. El endotelio, la capa interna de los vasos sanguíneos que está en contacto con la sangre, libera óxido nítrico (ON, o NO, por sus siglas en inglés) que relaja los músculos lisos de las paredes arteriales con el objeto de aumentar su diámetro y cambiar su tono. Estos mecanismos aumentan el flujo sanguíneo o reducen la presión arterial.
Dilatación mediada por flujo
Una prueba no invasiva denominada dilatación mediada por flujo (DMF) puede evaluar la función endotelial mediante la medición del aumento del diámetro de una arteria después de cinco minutos de que se haya producido una oclusión de la circulación. Normalmente el diámetro de una arteria aumenta cuando se restablece la circulación, pero no con la disfunción endotelial. Varios factores, incluidos el ejercicio y el consumo de diversos alimentos, pueden provocar una disfunción endotelial transitoria. Se sospecha que las lesiones endoteliales reiteradas pueden contribuir a la arterioesclerosis y enfermedades coronarias agudas.

Mediante el uso de una DMF, los investigadores descubrieron una disfunción endotelial en buzos durante buceos en aguas abiertas y en cámaras hiperbáricas. Los estudios demostraron que la reducción de la DMF fue más pronunciada después de los buceos con Nitrox pero prácticamente no se modificó después de buceos sucesivos y buceos con aire. Sin embargo, la variabilidad de respuesta fue grande y no hay ningún vínculo obvio entre los hallazgos de la DMF y la prevalencia de la enfermedad cardiovascular en buzos. La disminución de la función endotelial es una realidad del envejecimiento y no se ha demostrado que el buceo la empeore.
Antioxidantes
Los antioxidantes incluyen vitaminas como la A y la C, así como también minerales como el selenio, los productos de origen vegetal como los flavonoides y los productos de origen animal como la melatonina y los ácidos grasos omega 3. Los antioxidantes se utilizan en un intento por controlar el estrés oxidativo y evitar las enfermedades relacionadas. Los tres más importantes son la vitamina E, la vitamina C y el glutatión. Existe una gran cantidad de otras moléculas pequeñas (lo que incluye polifenoles, carotenoides, bilirrubina y ácido úrico) que funcionan como antioxidantes. Todas ellas están contenidas en alimentos y bebidas entre las que se encuentran la carne, los cítricos, el chocolate, el té y el vino.

Además de estimular las principales funciones corporales, la vitamina E (tocoferol) también es un antioxidante que reacciona fácilmente con las ERO y las neutraliza. La vitamina E utilizada es reciclada con la ayuda de la vitamina C. Las fuentes naturales de vitamina E son abundantes y una nutrición normal proporciona una cantidad suficiente para cumplir con las necesidades fisiológicas. Se han utilizado dosis más grandes de vitamina E con el objeto de tratar diversas enfermedades tales como la hipertensión, la enfermedad cardíaca, el cáncer y muchas otras más, pero los estudios aún no han descubierto ninguna prueba inequívoca de los beneficios. Altas dosis de vitamina E pueden provocar hipervitaminosis E con una posible deficiencia de la vitamina K y un aumento del riesgo de hemorragia. La vitamina E fue uno de los primeros suplementos que se utilizaron para intentar evitar la intoxicación por oxígeno en humanos, pero esto no tuvo éxito.

La


vitamina C mejora la cicatrización de heridas. Los estudios en animales han demostrado que la vitamina C puede evitar la vasoconstricción de las arterias coronarias que es causada por la hiperoxia. En los estudios en humanos, la vitamina C bloqueó la vasoconstricción hiperóxica y mantuvo el flujo sanguíneo de los antebrazos. Los investigadores estudiaron los posibles efectos protectores de la vitamina C y la vitamina E en buzos sanos. Los buzos que recibieron una sola dosis de 2.000 mg de vitamina C y 400 UI de vitamina E dos horas antes de bucear manifestaron una función endotelial normal y aquellos que recibieron un placebo exhibieron disfunción endotelial. En otro estudio, los buzos que recibieron 1.000 mg de vitamina C y 400 UI de vitamina E diariamente durante cuatro semanas manifestaron una reducción atenuada de la DMF después del buceo. En los mismos estudios, las vitaminas evitaron cambios en otras mediciones de la función cardiovascular que parecen presentarse con regularidad en el buceo.

A pesar de la pequeña cantidad de sujetos, estos hallazgos abrieron un debate entre los buzos acerca del uso de la vitamina C para protegerlos de los posibles efectos adversos del buceo sobre la salud. Aún no existe ninguna justificación basada en la evidencia. Se desconoce el impacto que la disfunción endotelial transitoria tiene sobre la salud a largo plazo o si la vitamina C puede ofrecer a los buzos algún beneficio cuantificable para la salud. La ingesta regular de vitamina C es necesaria para el mantenimiento de la salud, pero la dosis recomendada es de aproximadamente 100 mg por día, que puede obtenerse con sólo consumir una naranja o una porción de vegetales verdes. La dosis para el tratamiento del escorbuto es de 400 a 1.000 mg por día durante una semana y la dosis máxima recomendada es de 2.000 mg. No hay evidencia que indique que consumir dosis más altas de vitamina C mejore la salud.
Chocolate
El cacao contiene polifenoles, compuestos flavonoides con efectos antioxidantes, propiedades anticoagulantes y posiblemente otros efectos favorables. Los mecanismos involucrados en estos efectos incluyen la reducción del estrés oxidativo y un aumento de la producción del NO endotelial, lo que promueve la vasodilatación normal dependiente del endotelio. Esto supuestamente disminuye la presión arterial y reduce el riesgo de enfermedad cardíaca. La mayoría de los estudios que afirman los beneficios del chocolate son estudios de pequeña escala patrocinados o incluso realizados por fabricantes de chocolate.

Los beneficios del chocolate han sido probados tanto en buzos en apnea como en aquellos que utilizan aire comprimido. El estudio de buceo con aire comprimido fue realizado en agua a 33°C (91°F) a una profundidad de 33 metros (108 pies) durante 20 minutos sin ninguna parada de descompresión. Veintiún buzos consumieron 30 g de chocolate amargo (85 por ciento de cacao) 90 minutos antes del buceo, mientras que 21 buzos del grupo de control no comieron chocolate. El estudio en apnea contó con la participación de 10 buzos en el grupo que consumió chocolate y 10 en el grupo de control. En ambos estudios se comprobó que el chocolate amargo redujo la disfunción endotelial. Otros estudios realizados por los mismos autores comprobaron que comer chocolate no tuvo ningún efecto en la cantidad de burbujas de gas venosas con posterioridad al buceo.





Vino
Los estudios in vitro del resveratrol, un compuesto que se encuentra en el vino, demostraron el efecto antioxidante y otros efectos que pueden brindar protección contra el envejecimiento, diversas enfermedades y la muerte. Otros estudios en animales aparentemente confirman los efectos positivos.

Entre los beneficios se encontraron efectos sobre las funciones de los músculos cardíaco y esquelético similares a los efectos del entrenamiento con ejercicios de resistencia. Asimismo se afirmó que el resveratrol mejora la perfusión cerebral y proporciona cierta neuroprotección, lo que puede resultar de utilidad en la reducción del riesgo de enfermedad por descompresión (EDC).

Debido a que se sospecha que el resveratrol evita la disfunción de las células endoteliales y la agregación plaquetaria, algunos científicos supusieron que esto puede ayudar a prevenir la EDC. Estudios recientes sobre el resveratrol aseguran que existen varios beneficios a la salud adicionales que pueden resultar atractivos para los buzos, pero la cantidad de resveratrol utilizada en estos estudios requeriría tomar 50 a 3.000 litros de vino por día. En estudios sobre vino, los beneficios no pudieron determinarse ante los efectos confusos del consumo de alcohol.
Jugo de remolacha
La remolacha es una gran fuente de nitratos que el cuerpo puede convertir en ON. Algunos estudios han comprobado que el ON puede promover una mejora de la DMF, una disminución de la presión arterial, una reducción de las necesidades de oxígeno para el mismo nivel de ejercicio y una mejora del rendimiento del ejercicio. No obstante, no se descubrieron mecanismos para esas mejoras a nivel de los tejidos musculares y celulares. Otros estudios contradicen estos hallazgos y afirman que no hay ningún efecto del suplemento de nitrato sobre el rendimiento del ejercicio u otras funciones fisiológicas.





Los investigadores estudiaron el uso de suplementos de ON en buzos con la lógica de que el ON puede estar involucrado en la formación de burbujas y el daño endotelial causado por ellas. En un estudio, se administró nitroglicerina (un donante de ON) por vía intravenosa a animales 30 minutos antes de la descompresión de un buceo de tres horas a 40 metros (130 pies). La cantidad de burbujas de gas venosas después de la descompresión fue 10 veces menor en los animales experimentales que en el caso de los controles. Los investigadores también probaron la nitroglicerina en buzos de aguas abiertas a 30 metros (100 pies) durante 30 minutos y en buceos en cámara hiperbárica a 18 metros (60 pies) durante 80 minutos. Los mismos buzos realizaron cada buceo dos veces. Treinta minutos antes del segundo buceo en las mismas condiciones, los buzos recibieron nitroglicerina por medio de un aerosol oral. La cantidad de burbujas de gas venosas después del buceo que se detectó en los buzos fue inferior cuando recibieron nitroglicerina antes del buceo. En ese entonces estos hallazgos parecían prometedores, pero la evidencia no fue suficiente para considerar recomendar a los buzos el uso de nitroglicerina; el posible beneficio se demostró en experimentos que suponían exposiciones extremas no comunes en el buceo deportivo.

Desde ese estudio, ninguna otra investigación ha reproducido estos resultados ni ha logrado avances hacia una posible aplicación práctica. La nitroglicerina es una potente droga que no debe usarse sin una receta. Puede causar efectos secundarios cuando se la toma sola o en combinación con otros medicamentos o suplementos y, por lo tanto, no debe tomarse antes de bucear.

Los suplementos con L-arginina (otro donante de ON) pueden ayudar a disminuir la presión arterial y las personas que los tomen deben tener conocimiento de las posibles interacciones con cualquier medicamento que estén utilizando. El jugo de remolacha, por otra parte, puede ser incorporado a su dieta sin preocuparse demasiado. Simplemente recuerde que no se ha demostrado que alguno de estos productos ofrezca efectos protectores específicos para los buzos.
¿Es conveniente tomar suplementos o no?
El consumo de suplementos dietéticos y algunos alimentos puede modificar la disponibilidad de sustancias como el ON, que sabemos participa en procesos fisiológicos básicos. Incluso puede causar cambios apreciables aunque temporales en algunas funciones como por ejemplo la DMF. En contextos experimentales puede afectar la cantidad de burbujas de gas venosas presentes después de los buceos. Pero estos efectos no son tan marcados como para sugerir, por ejemplo, que un antioxidante disminuirá el riesgo de EDC en un buceo de la vida real o que sin estos suplementos el buceo podría producir problemas de salud a largo plazo.





El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. (U.S. Preventive Services Task Force), que estudia evidencia regularmente y brinda recomendaciones, descubrió que la vitamina C, la vitamina E y algunos otros minerales y suplementos que se han estudiado no proporcionan ningún beneficio a sujetos sanos en lo que respecta a la enfermedad cardíaca, el cáncer y la mortalidad.1 Muchos otros suplementos disponibles en el mercado utilizan alegaciones de propiedades saludables con muy poca o ninguna evidencia científica. Una dieta saludable y balanceada puede proporcionar todos los micronutrientes que una persona necesita. Si le gusta el chocolate, tenga cuidado con el consumo excesivo de azúcar. Si bebe vino, disfrútelo con moderación y no tome antes de bucear. Recuerde, su seguridad bajo el agua depende de su comportamiento y buen juicio durante el buceo, no de los alimentos que consuma.
Estrés oxidativo
La energía necesaria para sustentar la vida es producida dentro de las células mediante el metabolismo oxidativo. Este proceso descompone las complejas moléculas de los micronutrientes, lo que libera su energía química y la almacena en paquetes listos para usar, denominados adenosín trifosfato (ATP). Esto puede producirse a través de varias vías, pero el único proceso sustentable incluye el oxígeno como receptor de electrones liberados de los enlaces químicos de alta energía. En ese proceso, surgen diversas formas de moléculas que contienen oxígeno y que son químicamente muy reactivas. Estas moléculas, denominadas especies reactivas de oxígeno (ERO) o radicales de oxígeno, tienen roles importantes en la salud y las enfermedades.

La cantidad de ERO aumenta con la actividad física y la intensidad del metabolismo. La exposición a la hipoxia, la hiperoxia y la radiación ionizante también puede aumentar la producción de ERO. Los glóbulos blancos que entran en contacto con bacterias liberan grandes cantidades de ERO, lo que elimina las bacterias. El exceso de ERO puede ser neutralizado por diversas sustancias protectoras denominadas antioxidantes. El estrés oxidativo es una condición donde la cantidad de ERO que se genera supera las capacidades antioxidantes existentes. Un estrés oxidativo leve puede mejorar las funciones corporales (y promover el crecimiento muscular, por ejemplo), pero el estrés excesivo puede causar diversas enfermedades y acelerar el envejecimiento. Los esfuerzos para evitar enfermedades y prolongar la vida incluyen estrategias para reducir el estrés oxidativo y aumentar la disponibilidad de antioxidantes en el cuerpo.

Referencia
1. Fortmann SP, Burda BU, Senger CA, Lin J, Beil T, O'Connor E, Whitlock EP. Vitamin, Mineral, and Multivitamin Supplements for the Primary Prevention of Cardiovascular Disease and Cancer: A Systematic Evidence Review for the U.S. Preventive Services Task Force. Evidence Report No. 108. AHRQ Publication No. 14-05199-EF-1. Rockville, Md.: Agency for Healthcare Research and Quality; 2013.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2016