“Estale”

Santa Lucía


Una vista panorámica representa la espectacular bahía situada al frente de Soufrière, Santa Lucía.

Estale. Es lo que estaba tallado en el llavero de madera que me entregaron cuando me registré en el centro turístico en la primera parada de mi última aventura de buceo en Santa Lucía. Más tarde, descubrí que es una palabra criolla local que significa "relájate". Era un consejo apropiado no sólo para el estado de ánimo que debía adoptar sino también respecto a la incertidumbre que sentía acerca del estado de los arrecifes de la isla. Pronto descubriría que el mundo submarino de Santa Lucía era dueño de una belleza considerable.

Santa Lucia no me era extraña, pero por ningún motivo en particular no la había visitado en bastante tiempo. Diferentes lugares y prioridades me habían mantenido ocupado. No estoy seguro de cuándo fue la última vez que estuve allí, pero sé que todavía no usaba cámaras digitales, y quizás esa transición tuvo lugar en 2001. Allí estaba, en un destino del Caribe que no había visitado en probablemente una década y media, y esos años habían sido difíciles para algunos de los arrecifes de coral del Caribe.

El desafío más reciente para el ecosistema de arrecifes de coral de toda la región se presentó en forma de invasivos peces león, los voraces depredadores con ningún enemigo natural y alarmantes índices de reproducción. Muchas naciones del Caribe manejan este problema en los principales puntos de buceo a través del método de matanza, pero eso requiere que una gran cantidad de buzos pasen mucho tiempo en el agua cazando peces león con arpón. Una vez que se inicia la matanza, los peces león que sobreviven se hacen más inteligentes y se apartan aún más cuando son confrontados por los pescadores, por lo que el control constante de peces león en los arrecifes del Caribe ciertamente demanda mucho tiempo y trabajo. Temía que Santa Lucía no tuviera los recursos necesarios para manejar el problema, por lo que antes de viajar esperaba encontrar enormes cantidades de peces león en los arrecifes; afortunadamente, estaba equivocado.




Mi otro temor preconcebido era que tal vez las algas habían comenzado a afectar la salud de los arrecifes desde la última vez que había buceado en la isla. Cuando las algas envuelven un arrecife, los corales jóvenes no pueden sujetarse al sustrato, y los corales vivos son sofocados. La presencia de algas a menudo es un resultado directo de las actividades humanas: si en el océano se echan demasiados nutrientes de tanques sépticos o aguas residuales tratadas de forma inadecuada, será inevitable que se produzca un crecimiento de algas. Pero incluso en esos casos el océano tiene los medios necesarios para mantener un equilibrio. Entre ellos, podemos mencionar organismos como los erizos de mar de púas largas (Diadema antillarum) que fijan su mirada en las algas.

Por desgracia, en 1983 se produjo una extinción masiva de estos erizos en gran parte del Caribe y los Cayos de la Florida (consulte www.alertdiver.com/Diadema). Se cree que algún patógeno arrastrado por la corriente causó su mortalidad; pero, cualquiera haya sido el motivo, después de la muerte de los erizos se observaron dramáticos aumentos en las poblaciones de algas que habían mantenido bajo control.


Un pez halcón de puntos rojos nada entre las púas de un erizo de mar de púas largas.

En 2014, en los arrecifes de Santa Lucía estaba contento de ver muchos erizos de mar de púas largas y arrecifes que estaban notablemente libres de algas. Incluso vi un nuevo crecimiento de coral cuerno de alce (Acropora palmata) en el que probablemente es el arrecife para la práctica de snorkeling más visitado de Santa Lucía (cerca de Anse Chastanet). Eso no puede darse sin una buena calidad del agua y tampoco es posible sin los operadores de buceo que se preocupan mucho por el arrecife y les aconsejan a sus clientes que eviten el contacto con el coral. Esto puede parecer insignificante, pero ver los arrecifes tan vibrantes y libres de algas fue realmente inspirador para mí.

Rápidamente comencé a observar que había una infinidad de piezas de una imagen puntillista que ilustraba un arrecife de coral exuberante y saludable en Santa Lucía. Pude ver claramente bancos de chromis de color marrón y jóvenes sargentos mayores en la mayoría de los buceos. Algunos expertos suponen que matar peces león adultos nunca permitirá controlar las poblaciones de peces león, pero esas ricas poblaciones de peces pequeños que consumen huevos de peces león los mantendrán bajo control. Esta teoría de "pared de bocas" sugiere que las antias y otros peces pequeños que se mueven en manada sobre los arrecifes del Indo-Pacífico mantienen a los peces león en armonía con el resto del ecosistema del lugar. Los peces pequeños de ese tipo no son comunes en la mayor parte del Caribe, pero en Santa Lucía aparentemente sí lo son. ¿Se debe esto al principio de causa y efecto? Se necesitaría mucho más que las observaciones casuales de un fotógrafo submarino para establecer una validez empírica, pero en los arrecifes donde practiqué buceo había muchos peces pequeños y no había grandes cantidades de peces león grandes. Alguna otra persona (con información rigurosa) deberá explicarnos el por qué.
El Área de mantenimiento marino Soufrière
La calidad del entorno de buceo de este lugar también se debe mucho a las contribuciones del Área de mantenimiento marino Soufrière (Soufrière Marine Management Area, SMMA). Recuerdo claramente bucear en Anse Chastanet a fines de la década de 1980 antes del establecimiento de la SMMA, e incluso en el encantador arrecife del centro turístico vi trampas de peces arrojadas sobre el coral y redes de enmalle que sujetaban candiles y peces roncadores en un abrazo mortal.

Un joven payasito punteado.
Estar allí para fotografiar la belleza del arrecife y compartir ese recurso con pescadores tradicionales cuyo trabajo diario era quitar esa belleza para alimentar a sus familias fue una experiencia contradictoria.

Sin la intervención del gobierno, los grupos de usuarios probablemente habrían seguido en conflicto. Los buzos y los pescadores estaban inevitablemente en desacuerdo: unos querían observar lo que los otros querían extraer. Los yates de recreo que visitaban la isla también estaban involucrados. Echaban sus anclas sobre delicados corales, lo que enfadaba tanto a los buzos como a los pescadores, cuyo acceso a las redes a menudo se veía afectado. Todo esto se complicó por el hecho de que los mejores puntos de buceo están concentrados en una pequeña área alrededor de la base de las icónicas montañas Pitons y en unas pocas bahías que están relativamente cerca.

Finalmente, los tres grupos de usuarios se reunieron para conversar unos con otros durante 18 meses, y en 1994 se estableció la SMMA. El área abarca sólo 11 km (7 millas) de costa, pero protege los mejores puntos de buceo de la región. Se colocaron boyas de amarre para evitar los daños causados por las anclas, con el efecto secundario de extender y limitar la presión sobre los buzos. En retrospectiva, y desde el punto de vista de alguien que buceó en Santa Lucía antes y después del establecimiento de la SMMA, es un magnífico ejemplo de conservación marina proactiva que le ha dado grandes satisfacciones a la industria del turismo de la isla. No conozco demasiados lugares en el mundo donde se pueda decir que el buceo es mejor ahora que hace 15 años, pero esa fue mi percepción de Santa Lucía, y esto se debe en gran parte a las acertadas prácticas de conservación.
La experiencia de buceo en Santa Lucía
Unas vacaciones de buceo en Santa Lucía deben considerarse en el contexto de toda la isla, tanto en la superficie como bajo el agua, y si bien Alert Diver tiende a centrar su atención en las experiencias de buceo dentro del agua a través de críticas de embarcaciones u hoteles, no puedo dejar de destacar que sólo hay unas pocas propiedades particularmente bien ubicadas como para ofrecer una experiencia de buceo óptima. Estos son centros turísticos que han realizado importantes inversiones en la infraestructura de los barcos, los compresores y el personal y que están situados geográficamente para ofrecer viajes en barco cortos a los mejores lugares. En el poco tiempo que estuve en Santa Lucía tuve la posibilidad de hospedarme en tres de los mejores centros turísticos de buceo: Jade Mountain, Anse Chastanet y Ti Kaye.


Un masaje en Ti Kaye Resort
Dejaré que ustedes se encarguen de investigar y decidir cuál de ellos es la mejor opción según sus necesidades. Cada uno de ellos opera de manera segura y profesional y tiene instalaciones de buceo dedicadas en la playa y embarcaciones de buceo estables y ergonómicas. También ofrecen el servicio de bienvenida de depósito de equipo para huéspedes en la playa. Esto es importante porque Santa Lucía es una isla muy vertical, con las habitaciones de hotel situadas normalmente en la ladera para disfrutar de la suave briza y los barcos que, desde luego, salen de los muelles en las playas. Cargar el equipo de buceo de aquí para allá desde la habitación todos los días sería un fastidio que los operadores no quieren que los huéspedes deban soportar; eso definitivamente no estaría de acuerdo con el espíritu estale. Sin embargo, cada uno de estos centros turísticos también ofrece servicios de spa excepcionales, para que los buzos puedan aliviar la tensión de sus hombros con un masaje vespertino (y quizás un poco de vino de una de sus extraordinarias bodegas).

En el poco tiempo que tuve no pude visitar todos los puntos de buceo disponibles, pero la lista que figura a continuación representa los puntos más destacados.
Fairyland
Fairyland es una extensión del arrecife de Anse Chastanet. Sin embargo, está expuesta a un flujo de corriente mayor que en la parte costera del arrecife, por lo que las esponjas y otros organismos que decoran el arrecife son mucho más coloridos y abundantes. Me recordaba lo mejor de las Islas Vírgenes; enormes rocas de granito estaban repletas de esponjas tubo de un amarillo vibrante y esponjas de cuerda de color rojo. Las esponjas barril gigantes eran una prueba más de la corriente, que de vez en cuando debe correr por el lugar. En mis buceos sólo experimenté un suave flujo, pero esto pudo haber sido una anomalía; la abundancia de organismos filtradores sugería que de vez en cuando la corriente debe ser más intensa. Las profundidades oscilan entre los 18 metros (60 pies) en la ladera externa y los 4,5 metros (15 pies) al acercarse más a la costa. Si bien para bucear aquí sólo se necesita nadar un corto tramo desde la playa en Anse Chastanet, las corrientes lo convierten en un lugar más apto para el buceo desde una embarcación.
El naufragio del Lesleen M
El Lesleen M era un carguero de 50 metros (165 pies) que fue hundido intencionalmente como un arrecife artificial por el Departamento de Pesquerías en octubre de 1986. El naufragio está perfectamente erguido con la proa a 9 metros (30 pies) y allí es donde se ha sujetado el cabo de amarre. Hay un torno en la proa, y un grupo de fotogénicas esponjas tubo de color amarillo decoran la sección delantera del barco. No obstante, la mejor decoración de esponjas se encuentra en la popa. En el medio del barco hay una estructura de grúa cubierta de gorgonias que, junto con la hélice y la quilla a 19 metros (65 pies), son puntos que no se deben pasar por alto en cualquier exploración del lugar.


Jem Lorde bucea en el naufragio del Lesleen M


La sección de popa, que incluye la cámara del timonel y las escalerillas, en la actualidad es un caleidoscopio de colores. Soldados raya-negra y atunes rojos se ocultan en oscuros recovecos, y mientras que los peces ángel no son particularmente abundantes en otras partes en los arrecifes de Santa Lucía, son comunes en este lugar. Debido a que el naufragio no es realmente apto para grupos de buzos numerosos, los operadores de buceo pueden visitar el lugar sólo en algunos momentos de la semana. Esto es algo positivo, ya que la visibilidad en la sección de popa puede disminuir radicalmente cuando los buzos alborotan el sedimento. Si puede capturar la escalerilla de popa a estribor con un modelo hábil y una buena visibilidad, obtendrá algunas de las mejores composiciones para fotografía de gran angular que podrá encontrar en cualquier naufragio del mundo. Pero debe apresurarse para capturar las imágenes ya que la retrodispersión invade la columna de agua rápidamente.

Las Pitons se reflejan en el agua en Jade Mountain.


Anse La Raye
Mientras que la mayoría de los puntos a lo largo de la base de las Pitons son pendientes suaves, Anse La Raye es más un punto de buceo de pared. Comenzando en las aguas superficiales hay una red de corales de fuego y esponjas, y a lo largo de la cara vertical hay exquisitas esponjas y una gran oportunidad de ver bancos de seriolas y chopas blancas.
Pinnacles
Nunca antes había visitado Pinnacles, pero después de experimentar en el lugar es improbable que regrese a Santa Lucía sin incluirlo en mi lista ranking. Aquí hay cuatro montes marinos independientes. En el primero pude ver la devastación de los corales de dedos provocada por las agitadas aguas del mar, pero aparte de esa única y pequeña desviación natural de la naturaleza virgen, cada uno de estos pináculos parece más colorido y magnífico que el anterior. La enorme densidad de las esponjas que encubren las rocas es realmente increíble, y con los picos que se elevan a unos 4,5 metros (15 pies) de la superficie hay tiempo suficiente como para explorar a fondo los cuatro en un buceo de 60 minutos. Mientras me encontraba en las aguas superficiales haciendo mi parada de seguridad me preguntaba sobre la brillante roca blanca, salpicada por un ocasional grupo de esponjas, que constituía el cono superior del monte marino. Luego me di cuenta de por qué esto seguía capturando mi atención: es inusual ver roca blanca tan pura. Después de una inspección más a fondo pude ver docenas de Diadema que picoteaban en el área y la mantenían libre de algas y accesible para que las esponjas y los corales pudieran llegar a ella.
Superman’s Flight

Una esponja de vaso azul celeste domina un campo de organismos filtradores que decoran el cantil en Superman’s Flight.
Nombrado así por un breve segmento de la película de 1980 Superman II, donde el hombre de acero vuela por la cercana Gros Piton en un momento de gloria cinematográfica, el nombre del lugar proviene no sólo de la proximidad con la montaña Piton sino también de la probabilidad de encontrar una corriente rápida. Corales de dedos perfectamente intactos confirman el control adecuado de la flotabilidad de los respetuosos buzos así como también una alimentación constante gracias al flujo de la corriente. La población de esponjas de vaso azul celeste del lugar es especialmente impresionante, aunque hay una gran cantidad de esponjas oreja de elefante naranjas, esponjas barril y diversos tonos de esponjas de cuerda para contribuir a la diversidad. También hay grandes bancos de chromis de color marrón y otros peces tropicales de arrecife que se han adaptado a alimentarse en medio de las grietas de los corales, como los peces mariposa y los peces loro. Jóvenes payasitos punteados e incluso caballitos de mar están allí para aquellos que estén dispuestos a renunciar a las grandes vistas y examinar detenidamente las pequeñeces del arrecife.
En la superficie
En la superficie, Santa Lucía es una isla particularmente bella; un jardín botánico, una cascada y el lodo hirviente producto de una actividad volcánica continua son todas atracciones a las que se puede acceder con facilidad en un recorrido de tres horas desde la región de Soufrière. Con pintorescas vistas hacia las Pitons y el azul mar Caribe, Santa Lucía es un popular destino para celebrar bodas, y los centros turísticos se han adaptado particularmente bien para hacer posibles estos días tan especiales.

El aeropuerto internacional se encuentra en el extremo sur de la isla, a un viaje en auto de 60 a 90 minutos desde el centro de la región de buceo. En el extremo norte de la isla se encuentra la capital, Castries, que es el hogar del puerto de cruceros y algunos de los grandes centros turísticos con todo incluido, entre los que se encuentra Sandals. Ellos también ofrecen buceo, y los barcos normalmente visitan los mismos puntos que se mencionaron anteriormente, pero los viajes a estos lugares son más largos.
Cómo bucear en este lugar
Ubicación: Santa Lucía se encuentra en el este del Caribe y está bordeada por el Atlántico tropical al este y el Caribe al oeste. Santa Lucía es parte de las islas de Barlovento, el grupo del sur de las Antillas Menores en las Indias Occidentales, y está situada al norte de San Vicente y las Granadinas, al noroeste de Barbados y al sur de Martinica.


Un banco de peces roncadores de boca pequeña.


Condiciones: los puntos más populares se encuentran a sotavento de la gran isla montañosa, por lo que hay suficiente protección de los vientos predominantes. La visibilidad está muy influenciada por los vertidos provenientes de la isla durante fuertes lluvias. En condiciones secas habrá entre 18 y 24 metros (60 y 80 pies) de visibilidad en los puntos de buceo alrededor de Soufrière y las Pitons y más cerca de los 15 metros (50 pies) en el naufragio del Lesleen M. La temperatura del agua oscila entre los 25°C y 28°C (78°F y 82°F). Las condiciones de buceo normalmente son buenas, aunque puede haber corrientes. Cuando hay una corriente fluyendo, la mayoría de los buceos son guiados como buceos a deriva. Si bien es posible descender a mayores profundidades en la mayoría de los lugares, rara vez hay necesidad de ir más allá de los 24 metros (80 pies) porque se puede disfrutar de mucha belleza en las aguas superficiales. El calmo mar, el agua cálida y la buena visibilidad son características típicas.

Cámara hiperbárica: la Sociedad Hiperbárica de Santa Lucía (St. Lucia Hyperbaric Society) se encuentra en el Hospital Tapion (Tapion Hospital) en Castries.

Servicio eléctrico: la mayoría de los centros turísticos tienen tomas de corriente tanto de 110 como de 220 voltios, pero puede no haber muchas tomas de 110 voltios en su habitación. Si prevé la necesidad de cargar varios dispositivos simultáneamente, deberá llevar un múltiple o algunos adaptadores tipo g.
Nitrox: por lo general, los operadores de buceo de la isla no ofrecen Nitrox. Se puede conseguir en Scuba Steve' y Scuba St. Lucia, que presta servicios a Jade Mountain y Anse Chastanet.

Cómo llegar: una variedad de aerolíneas ofrece vuelos directos a Santa Lucía desde Nueva York, Atlanta, Charlotte, Filadelfia, Toronto, Montreal y Miami, así como también algunas ciudades europeas. Otros pueden hacer escala en San Juan, Puerto Rico. Todos los visitantes que ingresan a Santa Lucía deben tener un pasaporte válido.
Explora más
Galería de fotos Santa Lucía

© Alert Diver — 3er Trimestre 2014