Qué hacer frente a un desastre


En 2017, el huracán Irma afectó a residentes y turistas por igual por todo el Caribe y el sudeste de los Estados Unidos.


En 2017 tuvimos crudos recordatorios de que los desastres, tanto los naturales como los provocados por el hombre, pueden producirse en cualquier lugar. No obstante, los buzos y turistas no podemos ser disuadidos con facilidad de explorar el mundo, y tampoco deberíamos permitirlo. Pero cuando nos preparamos para viajar, debemos considerar la posibilidad de que se presente alguna situación de desastre.

La comunidad de buceo hace un buen trabajo al promover una cultura de seguridad y fomentar la preparación para emergencias, pero los riesgos son una realidad de lo que hacemos. Ya sea que su destino de buceo favorito esté expuesto a disturbios sociales, actividad sistémica o tormentas intensas, la preparación para desastres debe ser una parte de su planificación antes de un viaje. Evitar un desastre en primer lugar siempre es la solución ideal, pero las trayectorias de las tormentas pueden desafiar los pronósticos y los conflictos sociales pueden producirse de manera inesperada.

Imagine que se encuentra en su próximo destino de buceo cuando se produce un desastre. Sabe cómo buscar refugio y suministros básicos, pero ¿cuáles son los pasos siguientes?
Deténgase a pensar
Cuando se desarrolla una catástrofe y siente que debe actuar de inmediato, a menudo lo mejor que puede hacer es absolutamente nada. Siempre que esté alejado de un peligro inmediato, simplemente deténgase, respire profundamente y considere su situación. Las experiencias intensas tienen un modo de dificultar el pensamiento racional. Tomarse un momento para hacer una pausa y serenarse reducirá la influencia de la adrenalina y le permitirá analizar la situación con la mente clara. Sus opciones serán más fáciles de comprender y comparar.

El pánico indefectiblemente lleva a cometer errores; asegurarse de que su plan de respuesta esté bien elaborado y sea seguro y realista debe ser su prioridad número uno, bloqueando así cualquier amenaza inmediata a su seguridad. Esto no quiere decir que deba sentarse y planificar la perfecta evacuación teórica mientras un huracán aplasta su cabaña frente al mar; esto significa que cuando sea seguro y apropiado hacerlo, deberá detenerse y evaluar sus opciones antes de actuar. Primero, concéntrese en abordar los principios básicos, luego ocúpese de garantizar canales de comunicación, elaborar planes de evacuación y comunicarse con los servicios de emergencia, de ser necesario.
Manténgase en contacto
Es fácil olvidarse de lo acostumbrados que estamos a estar conectados hasta que esa conectividad es arrebatada. Cuando las redes de comunicación de telefonía celular, Internet y radio se caen, nuestra capacidad para difundir nuestra situación y para comprender el entorno más allá de nuestros alrededores cercanos se pierde con eso. En situaciones como estas, es importante utilizar cualquier medio posible para conocer actualizaciones de la situación y pedir ayuda desde la seguridad de su refugio. Ya sea que esto implique utilizar su teléfono para pedir ayuda desde su hotel o usar una linterna para hacer señas a embarcaciones de paso desde una embarcación de vida a bordo averiada, es importante poder decirle a alguien quién es usted y dónde se encuentra para que los servicios de emergencia puedan intervenir y planificar su evacuación.

Las autoridades locales transmitirán actualizaciones de la situación cuando sea posible y le notificarán cuando sea seguro que abandone su refugio. En general lo mejor es permanecer en el lugar hasta recibir dicho aviso. Pero hay una salvedad: en algunos lugares debe verificar la fuente de la información, especialmente si no le llega de primera mano. Los rumores y la información errónea son comunes después de un desastre y esto es particularmente cierto en regiones donde hay un conflicto político o malestar social activo. Si se encuentra en este tipo de lugar, el consulado local puede ser la mejor fuente de información confiable y comprobación de hechos. Al viajar a un destino internacional, en su plan de emergencia deberá incluir el número de teléfono de la embajada o el consulado más cercano de su país.
Apoyo para viajes
Considere que ha hecho todo de manera correcta: tiene suministros, refugio y canales de comunicación abiertos y el peligro inmediato al que se estaba enfrentando ya ha pasado. La única opción que le queda es una evacuación, pero usted y sus 10.000 amigos más cercanos están intentando conseguir un vuelo a la misma hora u obtener un lugar en el próximo barco para salir de la isla. O quizás no habrá ningún transporte disponible en el lugar donde se encuentra por días o semanas. Si no tiene los medios necesarios para alquilar o pilotear su propio avión o embarcación de rescate ni tiene acceso a su propio equipo de evacuación, vale la pena tener algún tipo de asistencia en viaje a su disposición. Los seguros de viaje son una solución común para los buzos y ya sea que obtenga una cobertura de DAN® u otra, encontrar un plan que proporcione beneficios de evacuación a un costo razonable puede significar la diferencia entre salir de una isla inmediatamente y esperar hasta la semana siguiente.

Un reciente auge en los viajes de aventura ha promovido el desarrollo de la industria de servicios de evacuación de emergencia y los servicios que anteriormente sólo estaban disponibles para expediciones financiadas de forma privada están empezando a estar a disposición de los buzos. Las organizaciones que ofrecen estos servicios han realizado varias evacuaciones de gran repercusión mediática en los últimos años, incluso rescates en el Monte Everest, la Antártida y un sinnúmero de destinos en islas remotas.

Contratar un seguro de viaje no es la única manera de hacer posible una evacuación en una emergencia, pero si es una forma de asegurarse de que alguien lo lleve a casa después de una catástrofe. Si no hay un seguro de viaje disponible o si es demasiado tarde para conseguir uno y ya está en una situación desesperada, deberá ser su propio intercesor con los servicios de transporte locales. Consulte a su consulado local para obtener ayuda, hable con los servicios de emergencia locales y comuníquese con centros de transporte cercanos como aeropuertos o puertos; es posible que los esfuerzos de evacuación organizados para el público en general ya estén en marcha.

Como siempre, en DAN estamos para ayudarlo. Además de ofrecer beneficios de asistencia en viaje y seguros de viaje, podemos analizar planes de acción de emergencia, proporcionar información sobre recursos locales y mucho más. Comuníquese con nosotros al +1 (919) 684-2948.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018