¿Puedo bucear con mi condición médica?

Investigadores y personal médico de DAN® responden a sus preguntas sobre medicina de buceo.




*Me han diagnosticado una condición médica y no puedo encontrar ninguna información al respecto en* DAN.org. ¿Cómo puedo obtener más información acerca de mi condición y el buceo?*

La Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y utilizada por médicos de todo el mundo, incluye 12.420 categorías de enfermedades y más de 70.000 códigos de diagnóstico. El sitio web de DAN® incluye información específica sobre una amplia variedad de temas médicos y de salud relacionados con buzos y potenciales buzos, pero es imposible enumerar cada enfermedad y condición médica.

Considere llamar a la línea de información médica de DAN al +1-919-684-2948; médicos y personal médico de DAN están disponibles para hablar sobre consultas de seguridad y salud relacionadas con el buceo de lunes a viernes de 9 de la mañana a 5 de la tarde, hora del Este de los Estados Unidos. El personal médico de DAN tiene abundancia de conocimientos sobre aptitud física para el buceo y práctica de buceo con diversas condiciones médicas. También tenemos una estrecha relación profesional con varios centros médicos universitarios importantes y una gran red mundial de médicos de diversas especialidades con capacitación en medicina de buceo.

Luego considere que las preguntas acerca de la aptitud física para el buceo con una gran cantidad de condiciones médicas pueden responderse de conformidad con principios rectores generales. Varios de los artículos incluidos en DAN.org/medical/articles, tales como "La aptitud cardiovascular y el buceo" (Cardiovascular Fitness and Diving), "El buceo y los sistemas del cuerpo" (Diving and the Body Systems) y "Problemas fisiológicos en el buceo" (Psychological Issues in Diving), pueden permitir a los buzos entender los criterios más importantes para determinar la aptitud física para el buceo, incluso si su condición médica en particular no se menciona específicamente.

Si bien se debe considerar el estado de salud de cada individuo en cada caso en particular, por lo general se intenta disuadir a los buzos con enfermedades cardiovasculares o respiratorias importantes, problemas musculoesqueléticos incapacitantes o capacitad limitada para hacer ejercicio de practicar buceo con aire comprimido. El buceo requiere un nivel de aptitud física que pueda incluir un esfuerzo repentino: nadar un largo tramo por la superficie hasta la embarcación o la costa, luchar contra un fuerte corriente, cargar equipo, subir una escalera, manejar un fuerte oleaje y rescatarse a uno mismo o a su compañero. Una aptitud física deficiente es un riesgo tanto para el buzo como para los compañeros de buceo o los posibles rescatistas.

Tal vez es conveniente que un buzo con limitaciones físicas busque un programa diseñado específicamente para buzos con discapacidades. Existe una variedad de programas de buceo adaptables para buzos discapacitados. Algunos de ellos están especialmente diseñados para ser terapéuticos o de rehabilitación, y estos programas fueron creados con apoyo médico tanto para el buzo discapacitado como para su compañero.

— Marty McCafferty, EMT-P, DMT


A mi esposa y a mí nos encanta viajar a destinos exóticos y mi antiguo médico solía darme antibióticos en caso de que me enfermara en algún lugar remoto. Tengo un nuevo médico de cabecera que no está convencido de hacerlo. ¿Qué recomienda DAN al respecto?

Durante


algún tiempo las normas de prescripción en relación con el uso de antibióticos para diversas condiciones han favorecido un enfoque mucho más conservador debido al aumento de la resistencia a los antibióticos. Muchas enfermedades son de naturaleza viral y los antibióticos no suponen ningún beneficio en esos casos. Si se enferma durante un viaje, un médico local será su mejor recurso; el profesional tendrá conocimiento de los patógenos comunes que causan problemas en el área que esté visitando.

Cuando realiza un viaje, sus mejores defensas contra las enfermedades son lavarse las manos, un abastecimiento riguroso de agua y comida, recibir las inmunizaciones relevantes para viajar y tomar las precauciones apropiadas en áreas donde haya mosquitos y otros organismos vivos que puedan transmitir enfermedades infecciosas a los humanos. Hable con su médico o diríjase a una clínica de medicina del viajero si tiene pensado visitar una región que carezca de atención médica. El médico puede asesorarlo acerca de cualquier medicamento que deba llevar con usted o cuándo utilizarlo.

— Scott Smith, EMT-P, DMT


Últimamente siento que sufro quemaduras de sol con mayor facilidad que antes. Estoy tomando un nuevo medicamento; ¿existe alguna posibilidad de que esa sea la causa?

La luz del sol es un elemento muy bienvenido en prácticamente cualquier día que pasemos al aire libre. Para muchas personas, un sombrero, una camiseta y un poco de protector solar son suficientes para limitar los efectos negativos de la exposición solar.

No


obstante, algunos medicamentos pueden hacer que las personas sean más sensibles a los rayos untravioleta (UV) del sol; esto se denomina fotosensibilidad. Los medicamentos de uso tanto regular como temporal pueden causar fotosensibilidad. Los síntomas leves incluyen enrojecimiento, picazón o erupción de la piel; los síntomas más graves incluyen quemaduras, ampollas y decoloración u oscurecimiento de la piel. Informe a su médico de cabecera o al que le otorgue la receta sobre cualquier reacción significativa o inusual a un medicamento en combinación con la exposición solar. Algunas reacciones son graves.

Existen más de 100 medicamentos, tanto de venta bajo receta como de venta libre, que pueden causar un aumento de la susceptibilidad a los rayos UV, y estos incluyen medicamentos tanto orales como tópicos. La mejor política es primero leer la etiqueta de cualquier medicamento que tome y consultar a su médico o farmacéutico sobre la fotosensibilidad antes de exponerse al sol (o a una cama de bronceado).

Los medicamentos que pueden causar fotosensibilidad incluyen antibióticos, antihistamínicos, medicamentos cardiovasculares (como diuréticos y medicamentos para la presión arterial), antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, indometacina), algunos antidepresivos y algunos medicamentos antipsicóticos.

Tomar un medicamento que puede causar fotosensibilidad no quiere decir que debe evitar las actividades al aire libre, sólo significa que debe tomar precauciones adicionales para disminuir su exposición a la luz UV. Considere utilizar un sombrero de ala ancha, mangas largas y pantalones largos y vuelva a aplicar protector solar con mayor frecuencia. De ser posible, permanezca bajo techo alrededor del mediodía y busque un espacio con sombra cuando esté al aire libre.

— Joel Dovenbarger, BSN


He practicado buceo durante 15 años sin problemas, pero en mis últimos dos viajes experimenté dolor en la parte superior izquierda del abdomen debajo de las costillas a los 15 a 30 minutos de iniciado un buceo. El dolor se hace cada vez más intenso en el transcurso del buceo. Gozo de buena salud, no tomo medicamentos recetados y practico ejercicio regularmente. Por lo general tomo antiácidos antes del bucear. No siento este dolor en ningún otro momento. Se vuelve cada vez más incómodo durante el ascenso pero desaparece poco después de salir del agua. Está comenzando a quitar la diversión del buceo. ¿Tienen alguna sugerencia?

Tenga en cuenta que no podemos darle un diagnóstico; realmente debe ser evaluado por un médico. Como su dolor abdominal parece cambiar con la presión, es posible que se deba a la expansión del gas en su sistema gastrointestinal. El mayor malestar durante el ascenso en particular sugiere la presencia de gas atrapado como una posibilidad. Podría tratarse de una presencia de gas normal como resultado de la digestión o bien podría ser por beber bebidas carbonadas. Evitar los alimentos que generen gases como los frijoles, el brócoli, el repollo y otros vegetales crucíferos puede ayudarlo. Muchos buzos evitan consumir refrescos antes de bucear para limitar la cantidad de gas en el sistema gastrointestinal.

Esto puede ser evidencia de la existencia de una hernia. Durante el ascenso un segmento aislado del intestino que contiene gas excesivo o en expansión puede expandirse, lo que puede provocar dolor o lesiones. Las personas que tienen una hernia sin reparar no deben bucear. Otras fuentes de dolor abdominal incluyen reflujo, una úlcera irritada y otras causas, pero se esperaría que el dolor causado por estos factores también se produjera en otros momentos.

Otra posibilidad que debe considerar es que esto puede estar relacionado con tragar aire al respirar a través del regulador. Los buzos tragan una cierta cantidad de aire al respirar aire comprimido y una segunda etapa con una resistencia respiratoria muy baja o que es proclive al flujo continuo puede aumentar la ingestión de aire. Considere la posibilidad de hacer revisar su regulador y analizar sus problemas con el técnico de servicio. Un "ajuste" de la segunda etapa puede ayudarlo.

Recuerde que estas son sólo especulaciones y que es fundamental que sea evaluado por un médico.

— Frances Smith, EMT-P, DMT


¿Qué debo saber acerca de bucear con un herpes labial?

A continuación se incluyen algunos aspectos que debe tener en cuenta:

  1. Riesgo de lesiones mayores:


    la exposición solar o un traumatismo mecánico por el uso de la máscara o el regulador puede empeorar la lesión, crear una costra más grande y prolongar el proceso de curación.

  2. Infección: si el herpes sangra, supura o está abierto de alguna otra manera, el riesgo de infección por patógenos en el agua es considerable. Los herpes labiales pueden complicarse por infecciones bacterianas, por lo que es importante lavarlos a fondo con agua y jabón y mantenerlos limpios y lo más secos (en general) que sea posible.

  3. Ajuste deficiente de la máscara: si el faldón de una máscara se colocará sobre el herpes de modo tal que lo frote o irrite, el buceo deberá posponerse. Lo mismo puede decirse del regulador; si sostenerlo podría causar irritación, no se recomienda realizar el buceo.

  4. Transmisión: los compañeros de buceo deben analizar los procedimientos para compartir los reguladores en una situación cuando un buzo se queda sin aire debido al hecho de que los herpes labiales son contagiosos. Si el equipo es alquilado, asegúrese de seguir los procedimientos de descontaminación apropiados. Aunque es poco probable, siempre hay una posibilidad de que sea necesario realizar una reanimación. Por lo tanto, deben tomarse las precauciones pertinentes para evitar la transmisión de la enfermedad. Esto normalmente no es un problema porque la mayoría de los kits de primeros auxilios cuentan con dispositivos de barrera.

Los tratamientos como el penciclovir (Denavir) y docosanol (Abreva) pueden suavizar la piel y promover la recuperación. Pueden utilizarse agentes anestésicos de uso tópico como el fenol y el mentol para una mayor comodidad. Consulte a su médico y comience a usar un producto de venta libre ante el primer signo de un herpes labial; iniciar una terapia antiviral dentro de las primeras 48 horas puede acelerar la recuperación.

— Lana Sorrell, EMT, DMT

© Alert Diver — 1er Trimestre 2016