Plataformas Petrolíferas

Luchando para mantenerlas en el Golfo


Hay sitios de buceo populares entre las 359 plataformas petrolíferas señaladas para remoción del Golfo de México en el 2013

Recuerdo claramente la primera vez que hice una inmersión en una plataforma petrolífera. La estructura eclipsó nuestro barco de buceo como una enorme fabrica instalada sobre patas gigantescas curtidas por el tiempo que se desaparecían en las aguas azules del Golfo de México. Desde la superficie no era realmente atractivo. Pero, bajo el agua, dentro de la estructura laberíntica, descubrí un país de las maravillas submarino. Habían corales, gorgonias, esponjas, escuelas de cojinúas y pargos, barracudas de más de un metro, tiburones, pececitos de arrecife, crustáceos y hasta tortugas marinas. Encontré vida marina desde la superficie hasta más de 30 metros de profundidad donde el azul se iba convirtiendo en un púrpura oscuro. Era un acuario natural sin fondo a la vista.
Islas de vida
La gran mayoría de las plataformas del país (casi 3.000) se encuentran en la zona norte del Golfo de México y hay otras 23 en las aguas al sur afuera de California. Las plataformas fijas son construidas sobre piernas ancladas al lecho marino, sobre las cuales se coloca otro tipo de superestructura. El número de plataformas empezó a aumentar rápidamente a partir de la década de los 60 y rápidamente se convirtieron en arrecifes artificiales de facto. Los científicos del gobierno estiman que un plataforma fija de cuatro patas es equivalente a más o menos una hectárea de hábitat marino.

"Hemos hecho bastantes investigaciones, y esas estructuras son hasta más importantes de lo que nos habíamos imaginado en un principio," dijo Greg Stuntz, Ph.D., catedrático de la Salud de los Océanos y Recursos Pesqueros en el Instituto de Investigaciones Harte para Estudios del Golfo de México en la Universidad de Texas A&M, Corpus Christi. "Vemos una abundancia elevada de peces y mucha diversidad. En este momento podemos decir con seguridad que las plataformas incrementan la productividad en el Golfo."



De acuerdo al biólogo marino y cineasta Soames Summerhayes, se estima que alrededor de cada plataforma habitan entre 12.000 a 30.000 peces. "Extrapolando de esos números y utilizando el número de plataformas existentes, es posible atreverse a adivinar que hay entre 40 y 100 millones de peces adicionales como resultado directo de las plataformas en el norte del Golfo."

A pesar de su potencial valor para el ecosistema marino, las reglas del Departamento de Interior (DOI por sus siglas en inglés) de los EEUU exigen que las compañías quiten a las estructuras inactivas dentro de uno a cinco años, dependiendo de la ubicación y estatus de la licencia de perforación. Más de 4.000 plataformas ya han sido removidas del Golfo, y el ritmo se ha acelerado después de una notificación enviada 2010 por el DOI en el recordándole las reglas a los operadores de las plataformas. Al menos 359 están en la señaladas para remoción en el 2013.

Hay razones legítimas para remover plataformas inactivas, incluyendo posible peligros para la navegación, potenciales derrames o fugas a causa del envejecimiento de las estructuras – riesgos que se realzan cuando una tormenta daña o tumba una plataforma. Algunos grupos ambientalistas también apoyan la remoción como un mecanismo para retornar el Golfo a un estado más natural, pero muchos buzos, pescadores y científicos quieren mantener estos oasis de vida en su sitio.
De plataformas a arrecifes
Es posible preservar estas estructuras convirtiéndolas oficialmente en arrecifes artificiales. El proceso requiere la aprobación de la Oficina de Control de Seguridad y Ambiente del DOI, una evaluación ambiental de la Oficina de Administración de la Energía Oceánica y permisos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EEUU. Existen programas estatales (con aval federal) para conversión de plataformas en arrecifes en Texas, Louisiana, Missisipi, Alabama, Florida y California. Estos programas son financiados por propietarios de las plataformas quienes donan una cantidad equivalente al costo de remoción de la plataforma. Hasta la fecha, aproximadamente 420 plataformas (10 por ciento de las removidas) en el Golfo han sido convertidas. La mayoría fueron movidas a un sitio de arrecife designado y colocadas en el fondo marino, aunque algunas fueron cortadas bajo la superficie y dejadas en su lugar. En Texas, de las 133 plataformas convertidas en arrecifes hasta la fecha, sólo 34 fueron dejadas en su lugar original, y todas ellas fueron cortadas a 26 metros de profundidad o más.

Convertir plataformas en arrecifes no es la solución ideal. Las compañías costa afuera dicen que el largo proceso es más trabajo de lo que vale. Muchos de los arrecifes son demasiado profundos para los buzos, mientras que otros se encuentran en un fondo lodoso con mala visibilidad. Hay algunas iniciativas en marcha para resolver estos problemas, incluyendo dos proyectos de ley actualmente ante el congreso (vea el recuadro) y varios funcionarios públicos elegidos y grupos de interés han hecho peticiones oficiales al Secretario del DOI, Ken Salazar solicitando un moratorio a la remoción de plataformas.
Tesoros o escombros?
Las plataformas que están de pie son el mejor sitio de buceo por su perfil vertical. Un buen ejemplo es High Island 389A, una plataforma instalada en 1989 que quedó dentro de los límites del Santuario Marino Nacional Flower Garden Banks (FGBNMS por sus siglas en inglés) cuando éste fue creado en 1992. En enero del 2012, 389A entró a la lista de remoción del gobierno.

Jesse Cancelmo, presidente del grupo de trabajo sobre arrecifes artificiales del consejo consultivo del santuario FGBNMS, buceó en Flower Gardens por primera vez en 1977. Para Cancelmo, la 389A es una inmersión en arrecife artificial de categoría mundial. El grupo de trabajo de Cancelmo está estudiando las alternativas a la remoción completa de plataformas dentro del santuario. Las propuestas de expansión del santuario significarían que un número adicional de plataformas quedaría dentro de sus límites. El grupo de trabajo recomendó una remoción parcial de la 389A: cortando la plataforma a 18 metros de profundidad – la profundidad a la que empieza el arrecife natural en el santuario. Esto permitiría unos 8 metros adicionales de estructura vertical comparado a la profundidad a la que las plataformas normalmente son cortadas (26 metros). El consejo consultivo del santuario apoyó la recomendación.

"Siempre hemos dicho que estamos abiertos a la opción de convertir a las plataformas en arrecifes sin moverlas de su sitio,"


dijo G.P. Schmahl, superintendente del santuario. "Pero hay muchas consideraciones, principalmente financieras y legales, que lo hacen difícil." El dueño de la plataforma no quiere quedar expuesto a ningún tipo de responsabilidad legal, y Schmahl dice que el gobierno tampoco. Colocar a la 389A bajo el programa de plataformas-a-arrecifes de Texas es una posible solución.

También hay puntos en contra de dejar las plataformas en su sitio. "Las plataformas no son un hábitat realmente bueno para el coral, y la mayoría de lo que allí se encuentra es invasivo," dijo Schmahl. "Las plataformas son esencialmente vectores para las especies invasivas." Mientras que otros científicos están de acuerdo con esa afirmación, algunos también dicen que las invasiones ocurrirían con o sin las plataformas.

Un problema más grande es que las plataformas eventualmente se oxidarán y colapsarán. "No sabemos si eso es un problema," dijo Schmahl, "pero desde el punto de vista administrativo, es una pregunta importante. También deberíamos estar mirando el panorama más amplio de la organización del espacio marino. ¿Cuántas plataformas deberíamos salvar? ¿Es mejor colocarlas en agregaciones en lugares designados? Esas son algunas de las preguntas que necesitamos responder."

A Cancelmo le gustaría que el valor como hábitat marino de cada una de las plataforma sea asesorado individualmente antes de su remoción. "No tenemos una solución universal," dijo. "Hay plataformas que probablemente no ameritan quedarse en su sitio, pero hay muchas que si. Mientras que la estructura no presente un peligro y la responsabilidad legal pueda ser resuelta adecuadamente, no hay razón por la que no pueden dejarse las plataformas en su lugar." Y desde el punto de vista de un buzo, muchas razones para hacerlo.
¿Que puede hacer Ud.?
Hágale saber a su representante federal (y de ser aplicable, estatal) como estas estructuras son importantes para los buzos. Dos proyectos de ley ante el Congreso harían que las reglas de desactivación de las plataformas sean más favorables para la opción de convertirlas en arrecifes artificiales: S1555, el Rigs to Reefs Habitat Protection Act (Ley de protección de hábitats de plataformas a arrecifes) y S3525, el Sportsmen's Act (Ley de deportistas) del 2012.

Vaya a bucear en una plataforma. No se decepcionará.
Explore más
Galería de Fotos Plataformas petrolíferas


© Alert Diver — 1er Trimestre 2013