Planificación de perfiles de buceo defensivos




Por lo general, las computadoras de buceo funcionan conforme se han diseñado, pero los algoritmos matemáticos no evalúan muchos de los factores que pueden alterar el riesgo de descompresión de una determinada exposición.


En el pasado, un suministro de gas limitado y una protección térmica deficiente servían para limitar el estrés descompresivo de un típico buzo. La mayor variedad de suministros de gas y la mejora en la protección térmica han permitido a los buzos ir más lejos y durante más tiempo. Del mismo modo, las computadoras de buceo han expandido la libertad para explorar. Los perfiles aburridos del pasado pueden ser reemplazados por complejos perfiles de buceo que pueden rastrearse con facilidad a través de pequeñas cajas.

La seguridad descompresiva puede lograrse con sólo permanecer dentro de los límites de la computadora o la tabla de buceo, pero una enfermedad por descompresión (EDC) puede desarrollarse incluso después de realizar buceos que estén dentro de los límites prescritos. Por lo general, las computadoras de buceo funcionan conforme se han diseñado, pero los algoritmos matemáticos no evalúan muchos de los factores que pueden alterar el riesgo de descompresión de una determinada exposición. Incorporar una protección modesta en cada paso del proceso de buceo puede ayudar a garantizar buenos resultados. Este artículo analizará conceptos importantes para las prácticas conservadoras, algunos de los obstáculos que deben superarse y estrategias prácticas para la planificación e implementación de perfiles de buceo defensivos.
Control conceptual
Conozca los riesgos. El buceo se utiliza tanto para trabajar como por placer y en la gran mayoría de los casos se lleva a cabo sin problemas. No obstante, los riesgos no deben ignorarse. Comprenderlos es un paso fundamental de la preparación. El reconocimiento temprano de problemas puede resolver muchos de ellos antes de que se conviertan en una dificultad.

Asuma la responsabilidad de su seguridad. No le otorgue a ninguna otra persona ni dispositivo la autoridad sobre su actividad. Algunos buzos siguen a un divemaster (guía) que tal vez acaban de conocer sin hacer preguntas; otros se basan en una computadora sin pensar qué no sabe o esperan que los saque de un problema que tal vez hayan creado. Cualquier persona o dispositivo puede cometer errores. Asegúrese de tener una participación activa y deliberada en cada paso de cada buceo, con capacidad para conducirse por su cuenta cuando sea necesario.


La popularización de la parada de seguridad fue probablemente la evolución más significativa en la seguridad descompresiva para el buceo deportivo en los últimos 30 años.


Comprenda las herramientas disponibles. En la actualidad, la dependencia de computadoras de buceo es la norma para muchos buzos. Si bien no debe ser un experto en descompresión para bucear de manera segura, es importante que tenga una comprensión conceptual clara del funcionamiento de los algoritmos de descompresión de los que dependerá. También es importante conocer qué no tienen en cuenta y saber que pueden estar equivocados. Haga preguntas, aprenda y desarrolle planes para los sucesos que puedan presentarse.

Evalúe la información de manera crítica. Una de las peculiaridades de los humanos es la abundancia de fe que depositamos en lo que aparece en una pantalla o medidor, como por ejemplo un manómetro o la pantalla de una computadora. Esto incluso puede extenderse a las cosas que leemos en Internet, independientemente de su procedencia. La tendencia a tener una fe ciega debe mantenerse bajo control. Mantenga una mente abierta y crítica para evaluar la información por completo y utilizarla de manera apropiada.

Conozca su tolerancia al riesgo. El riesgo es propio de la vida; no puede evitarse completamente si uno pretende disfrutar de una vida plena, pero sí puede manejarse. La tolerancia varía entre las diferentes personas y las situaciones. En general, la tolerancia aumenta a medida que el beneficio percibido se incrementa y disminuye con el aumento de la gravedad de las posibles lesiones. Conocer sus propias zonas de comodidad lo ayudará a planificar y desenvolverse dentro de ellas.

Mantenga un estado mental centrado en la seguridad. Cuando se rompen las reglas o se violan los límites sin ninguna repercusión evidente, puede producirse un cambio gradual que lleve a olvidar su importancia. Esto puede causar la "normalización de la desviación", donde algo que alguna vez se consideró inaceptable se vuelve aceptable. El problema es que el estrés descompresivo es un riesgo relativamente invisible. Mientras absorbemos gas inerte no cambiamos de color y el estrés descompresivo puede no percibirse hasta que se alcanza un estado crítico. Podemos sentirnos bien hasta el punto en que nos sentimos muy mal. La vigilancia es necesaria para mantener una buena práctica.


Elija compañeros con una tolerancia al riesgo, metas y actitudes que se alineen con los suyos.


Refuerce los mensajes de seguridad. Pensar o enseñar "haga esto o se lastimará" puede ser contraproducente para una práctica centrada en la seguridad. Como se describió anteriormente, la primera vez que se cruce la línea sin sufrir lesiones la regla será menos importante. Después de cruzarla varias veces la regla puede parecer irrelevante o la persona puede creer que está dotada de alguna protección especial. Ambos puntos de vista pueden llevar a tomar malas decisiones. Cambiar el enfoque a "haga esto y estará más seguro" puede proporcionar un refuerzo mucho más sano. Cuando no sucede nada malo, los beneficios positivos de la práctica se ven reforzados. Se fomentan tanto la tranquilidad como las buenas prácticas.

Evite la desviación de los límites. Incluso las mejores intenciones pueden ser dejadas de lado por la comodidad personal y el buceo sin problemas. Esto puede ilustrarse mediante los viajes de buceo de varios días. La intensidad del buceo con frecuencia aumenta a medida que el viaje avanza. No es raro que una persona que desarrolla una EDC durante un viaje describa su práctica más conservadora como la norma. No obstante, los registros de buceo con frecuencia muestran un deterioro de las medidas de seguridad a lo largo de varios días.

Elija bien a sus compañeros. La mentalidad y la práctica de otros miembros de su grupo pueden afectar radicalmente su riesgo. Seleccionar personas que tengan metas, objetivos y actitudes complementarias puede garantizar que la actividad se mantenga dentro de su zona de comodidad. Si alguna persona con la que bucea lo presiona para salir de su zona de comodidad, recuerde las primeras dos reglas: conozca el riesgo y asuma la responsabilidad de su propia seguridad.

Utilice herramientas para defender su práctica. Seleccionar una configuración conservadora apropiada en su computadora de buceo puede reducir la necesidad de discutir sobre límites de no descompresión o perfiles de descompresión. Volviendo a la fe que a menudo tenemos en las computadoras, las diferencias en los valores de configuración seleccionados puede dar lugar a conversaciones que ayuden a todos los individuos a tener una mejor comprensión. En ese momento es fundamental tener una mente crítica para evaluar los méritos de las a menudo sinceras creencias de los participantes del debate. Entender las herramientas disponibles es importante para comprender las opciones y niveles de conservadurismo. Un artículo acerca de los factores de gradiente incluido en la edición del cuarto trimestre de 2015 de Alert Diver puede resultar de utilidad a tal efecto.1
Estrategias prácticas
Los conocimientos sólidos, la conciencia, el pensamiento crítico y la selección inteligente de compañeros sientan las bases para una buena práctica de buceo. La implementación requiere una mayor consideración. Emplear una serie de pequeñas medidas de seguridad puede producir una red de protecciones que puede llevar a ceder poco en el camino de las oportunidades y mantener un alto grado de conservadurismo.

El

El lado derecho del corazón aparece en el lado izquierdo, con el ventrículo
derecho sobre la aurícula derecha. Muchos de los puntos brillantes que se
observan en el lado derecho del corazón son burbujas producidas por
la descompresión.
perfil de buceo es el elemento más importante del riesgo de descompresión máximo de un buceo. El cambio de perfiles aburridos a perfiles de buceo multinivel puede producir grandes ventajas.

Sumergirse a profundidad aumenta la velocidad de captación de gas inerte y la cantidad final que debe eliminarse, pero llegar a los extremos de la propia capacitación puede ser tentador. El buceo multinivel ofrece una buena manera de satisfacer esa necesidad y a la vez mantener una buena seguridad descompresiva. Elegir lugares que son apropiados para realizar buceos multinivel es una excelente forma de comenzar. En el caso más simple, nadar hasta una determinada profundidad y de regreso a una profundidad menor puede limitar la captación de gas inerte y extender el período de eliminación controlada de gas inerte. El estrés descompresivo se minimiza y el buzo puede experimentar diferentes zonas durante un único buceo.

Ir y volver está bien para muchas exposiciones recreativas, pero a medida que las profundidades máximas aumentan, es cada vez más importante pasar más tiempo progresivamente a profundidades gradualmente menores. Los puntos de buceo que logran que esto sea sencillo favorecen los perfiles de buceo optimizados.

La alta tasa relativa de cambio de presión en las zonas menos profundas hace que sea crítico en la determinación del estrés descompresivo general. Además de reducir la intensidad de un buceo, la medida de seguridad descompresiva más importante es el tiempo que se pasa en las regiones superficiales durante el ascenso. Para gran parte del buceo deportivo este puede ser considerado el rango de profundidad inferior a 8 metros (25 pies). La popularización de la parada de seguridad fue probablemente la evolución más significativa en la seguridad descompresiva para el buceo deportivo en los últimos 30 años. La parada de tres minutos es buena, pero es aún mejor si sigue un perfil multinivel progresivo y se extiende a medida que el suministro de gas y las condiciones lo permiten.

La figura 1 muestra el perfil de un buceo descompresivo donde el buzo realizó la descompresión a una profundidad de 3 a 6 metros (10 a 20 pies) superior al algoritmo de la computadora de buceo requerido y luego extendió el tiempo que pasó en la zona relativamente superficial después del período de parada obligatorio antes de salir a la superficie. Este puede ser un perfil de ascenso más conservador de lo necesario, pero el final sin problemas se ve reflejado en la ausencia de burbujas que se ve en el corazón durante el control posterior al buceo.


Figura 1.


Hay ocasiones en que la aplicación excesiva de reglas bienintencionadas puede obstaculizar la seguridad. Por ejemplo, con frecuencia se les enseña a los buzos que salgan a la superficie con una reserva de 500 psi en sus tanques. Si la preocupación por salir a la superficie con esta reserva se convierte en algo tan imperioso que acorta las paradas de seguridad, la norma se vuelve contraproducente. Los buceos deben planificarse para finalizar con una reserva de aire, pero utilizar parte de ese suministro para extender la parada de seguridad es probablemente un equilibrio que aporta un gran beneficio. Dicho esto, después del buceo debe analizarse cualquier desviación de las normas establecidas y deben tomarse medidas para evitar violaciones innecesarias en el futuro.

Otra área donde la seguridad puede ponerse en riesgo son los perfiles de buceo inversos. Si todos los demás elementos son iguales, planificar el buceo más profundo en primer lugar tiene sentido ya que se ajusta a las buenas prácticas del buceo multinivel. Pero con frecuencia los elementos no son los mismos y, por lo que sabemos, el cuerpo realmente no registra si el gas inerte se acumula a la presión A o la presión B; lo importante es la acumulación total y las presiones subsiguientes alcanzadas para eliminarlo del cuerpo. En términos prácticos, el orden de la profundidad máxima entre dos buceos puede no tener importancia. Las preocupaciones surgen cuando la norma del "buceo más profundo primero" se aplica con tanto rigor que se lleva a cabo un buceo innecesariamente profundo únicamente para permitir un segundo buceo profundo cuando éste debe programarse para más adelante (por ejemplo, para ajustarse a una condición de marea adecuada). La obsesión irracional por las reglas puede causar problemas. La planificación del buceo debe ser cuidadosa.

Los intervalos de superficie también deben tenerse en cuenta. Hay una tendencia hacia la reducción progresiva, probablemente en función de la desviación de los límites y la eficacia percibida. Los intervalos de superficie son importantes para la eliminación de gas inerte. El intervalo de superficie mínimo razonable variará con la exposición, pero concentrarse en el mínimo no es una práctica conservadora. Si es necesario realizar intervalos de superficie breves, el rigor de los perfiles de buceo debe ser moderado.

El final de un viaje de buceo a menudo requiere consideración del intervalo de superficie final antes de volar. Los planes de volar después de bucear con frecuencia se basan en las pautas producidas en un taller de DAN.2 Los intervalos de superficie mínimos recomendados antes de volar se desarrollaron a partir de los datos disponibles: 12 horas después de un único buceo dentro de los límites de no descompresión; 18 horas después de múltiples buceos por día o múltiples días de buceo; y "considerablemente más de 18 horas" después de buceos descompresivos. Un desafío adicional es que estas pautas se aplican sólo a presiones de la cabina de una aeronave equivalentes a altitudes de alrededor de 609 a 2.438 metros (2.000 a 8.000 pies). Se recomienda incorporar protecciones adicionales ya que no se puede saber con certeza si las altitudes de la cabina pueden superar estos valores. Planificar un intervalo de superficie de al menos 24 horas después de bucear es una buena regla de oro y se puede lograr una medida de seguridad adicional a través de exposiciones más conservadoras en el último día de buceo. Conducir a grandes altitudes después de bucear puede inducir de modo similar un estrés descompresivo adicional; esto también requiere intervalos de superficie apropiados antes de viajar.

Finalmente, la mejor manera de protegerse a sí mismo y a sus compañeros es construir una práctica conservadora en todos los aspectos de la planificación y ejecución de los buceos. El efecto neto puede ser un alto nivel de seguridad, a menudo con un compromiso relativamente pequeño en su experiencia de buceo. Cuando se establecen buenos hábitos y se mantiene la tranquilidad, es posible realizar los mejores buceos del mundo. Un buzo cuidadoso y bien informado sigue siendo el factor más importante para lograr resultados seguros.

Referencias
1. Pollock NW. Gradient Factors: A pathway for controlling decompression risk. Alert Diver 2015; 31(4): 46-9.

2. Sheffield PJ, Vann RD, eds. DAN Flying After Recreational Diving Workshop Proceedings; May 2, 2002. Durham, NC Divers Alert Network, 2004.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2016