Planes de viaje interrumpidos






Mi hijo, Scott, creció en una familia de buzos y rodeado de tiendas de buceo. Ha estado practicando buceo de manera intermitente durante más de 35 años. Hace algunos años empezó a sufrir de dolores de cabeza después de los buceos. Los dolores de cabeza se hicieron cada vez más comunes, pero nunca tuvo otros síntomas ni problemas al finalizar un buceo.

Normalmente realizábamos buceos multinivel de 65 a 75 minutos. Como pensaba que sus dolores de cabeza podían tener algo que ver con la exposición al nitrógeno, Scott comenzó a bucear con Nitrox, lo que pareció ayudar a aliviarlos. Por un tiempo pensamos que cambiar a Nitrox había solucionado el problema, pero por desgracia los dolores de cabeza volvieron. Scott disfrutaba del buceo lo suficiente como para soportar la molestia que estaba experimentando y seguimos haciendo viajes de buceo de una semana juntos durante varios años después que los dolores de cabeza comenzaron a aparecer.

A fines del año pasado planificamos nuestro primer viaje juntos en una embarcación de vida a bordo a las Islas Caimán. Cuando reservamos el viaje adquirimos un boleto no reembolsable y observamos que el viaje en la embarcación de vida a bordo también era no reembolsable si lo cancelábamos dentro de los 90 días de la partida. El operador de buceo sugirió que compráramos un seguro de viaje, lo que nos pareció una buena idea ya que este era un viaje con todo incluido prepagado. Adquirimos un seguro de viaje de DAN para cubrir el costo del boleto de ida y vuelta no reembolsable a la isla Gran Caimán junto con el costo del viaje en la embarcación de vida a bordo.

A fines de enero, Scott empezó a experimentar dolores de cabeza más frecuentes, que comenzaban cuando se exponía a la luz brillante. Su médico lo derivó a un neurocirujano, Holger Skerhut, M.D. Una resonancia magnética reveló la existencia de un tumor cerebral adherido a la glándula pituitaria y los nervios ópticos. El Dr. Skerhut inició un tratamiento para reducir el tamaño del tumor y programó una cirugía para operar a Scott.


Cuando Scott Gleeson comenzó a tener dolores de cabeza después de bucear, una resonancia magnética reveló la existencia de un tumor cerebral adherido a la glándula pituitaria y los nervios ópticos.
El diagnóstico del tumor cerebral se realizó tres semanas antes del viaje de buceo que teníamos previsto. Hablamos sobre el viaje con el médico y él recomendó que Scott no buceara. El Dr. Skerhut también era buzo, y su hijo era instructor de buceo, por lo que comprendía completamente las preocupaciones que Scott tenía no sólo sobre la inminente cirugía sino también acerca de su capacidad para retomar la práctica de buceo. Tenía mucha confianza en que la cirugía tendría un resultado favorable y nos reaseguró que Scott podría volver a bucear después de un procedimiento y una recuperación exitosos. Pronosticó que Scott volvería a bucear unos pocos meses después de la cirugía.

Scott se recuperó de la cirugía sin inconvenientes. El médico lo autorizó para volver a bucear y ese verano boreal realizamos un fantástico viaje a Cozumel. Scott no sufrió de dolores de cabeza ni experimentó otros problemas en seis días de buceo.

Cuando supimos que el tumor cerebral y la cirugía iban a interrumpir nuestro viaje a las Islas Caimán, informamos a la línea aérea, al operador de buceo y a DAN. Aunque nuestros boletos no eran reembolsables, la línea aérea aceptó devolvernos el dinero dadas las circunstancias.

Presentar un reclamo en DAN fue bastante sencillo; sólo necesitábamos la documentación del médico y copias de nuestras confirmaciones de pago del operador de la embarcación de vida a bordo. Una vez presentados los documentos, la reclamación de seguro se resolvió y recibimos una plena compensación por el viaje que nos habíamos perdido.

El representante de DAN y el agente de reclamaciones fueron de gran ayuda y muy pacientes y nos ayudaron en cada etapa del proceso. Nuestra principal preocupación era que Scott superara la cirugía, por lo que fue un gran alivio que el proceso de reclamación del seguro se desarrollara sin contratiempos.

Puedo decir con toda honestidad que el seguro de viaje de DAN se ha convertido en una parte fundamental de todos nuestros planes de viajes de buceo para el futuro.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2015