Perfil de miembro de DAN: Michael Barnette




Barnette sostiene un decantador de cristal recuperado del clipper Kingsbridge, que se hundió en 1874 en el Canal de la Mancha a 85 metros (280 pies) de profundidad.

Ciudad natal: Fredericksburg, Virginia.
Cantidad de años de buceo: 24
Destino favorito: el próximo naufragio misterioso.
Por qué soy miembro de DAN: suelo correr grandes riesgos y visitar algunas áreas bastante remotas del mundo, y reconozco que los costos de evacuación y tratamiento médico pueden hundir financieramente a una persona que no esté preparada. Además, es excelente poder tener acceso a la gran cantidad de información y conocimientos médicos que se incluyen en las páginas de Alert Diver.

Michael Barnette es un biólogo marino cuya pasión por el mundo submarino se refleja en cada aspecto de su vida. Además de viajar por el mundo para proteger tortugas marinas en representación de la NOAA, Barnette es un ávido fotógrafo submarino, historiador y autor. Es miembro de The Explorers Club y fundador de la Asociación de Exploradores Submarinos (Association of Underwater Explorers; AUE), y ha sido responsable de la identificación de docenas de naufragios así como también un hábitat de coral de aguas profundas único en el Golfo de México.

AD: Mike, realizas inspecciones de dispositivos excluidores de tortugas que se utilizan en todo el mundo. ¿Qué fue lo que te atrajo de la biología marina?

Barnette: siempre me han fascinado el agua y el océano en particular. Al igual que muchos otros niños, estaba cautivado por los documentales de televisión sobre los exploración submarina y la biología marina como por ejemplo The Undersea World of Jacques Cousteau (El mundo submarino de Jacques Cousteau) y The Living Planet (El planeta vivo), narrado por el emblemático David Attenborough. Supongo que tuve suerte ya que siempre supe que quería ser un biólogo marino desde pequeño.

AD: has identificado muchos naufragios en tu carrera. ¿Cuál es el primer paso que das cuando inicias un proyecto?

Barnette: investigación, investigación y más investigación; se puede progresar mucho buscando en registros de barcos y viejos artículos periodísticos. Eso probablemente es más importante que un golpe de suerte durante un buceo. Intento aprender todo lo que puedo sobre un nuevo lugar de aquellas personas que ya han pescado y buceado allí, y luego consulto mis archivos para hacer una lista de posibles "sospechosos". A lo largo de los años, he recopilado miles de artículos periodísticos de archivo, imágenes históricas de buques y otros registros que pueden ayudar a identificar un naufragio. A veces tengo una idea bastante clara de cuál puede ser el naufragio incluso antes de bucear en el lugar. En otras ocasiones, como cuando buceo en un naufragio misterioso completamente desconocido, intento reunir la mayor cantidad posible de información útil durante el buceo. Esto incluye calcular las dimensiones de la embarcación, evaluar el tipo de sistema motopropulsor y reconocer otras características de diagnóstico destacadas. Si puedo hacer esto mientras tomo fotos o grabo un video, mucho mejor.

AD: ¿alguna vez te has sorprendido con lo que encontraste en tu investigación o durante un buceo en un naufragio?


Barnette bucea a 67 metros (220 pies) en el Justicia, que fue hundido en 1918 por submarinos frente a Cabo Malin, Irlanda.
Barnette: sin duda me he sorprendido muchas veces en ambos entornos. A veces el momento de éxito en la identificación un naufragio llegó mientras investigaba los archivos, como cuando encontramos evidencia de que un naufragio misterioso frente a Islamorada era el barco de vapor Queen of Nassau (anteriormente conocido como CGS Canada). Estaba en la Biblioteca Pública de Miami siguiendo una pista que un colega había descubierto cuando encontré un artículo periodístico de 1926 que estableció la conexión. Aún recuerdo el momento; estaba exultante y salí corriendo para hacer una llamada a mi colaborador del proyecto para contarle lo que había encontrado. Ha habido muchos otros momentos similares a ese, como por ejemplo mi primer buceo en un naufragio misterioso que resultó ser el histórico buque de lomo de ballena City of Everett.

Una pareja de pescadores nos llevó hasta un naufragio no identificado a 240 km (150 millas) de la costa en el Golfo de México. Juraron que era un naufragio enorme y pensé que podía tratarse del carguero desaparecido Norlindo, que fue la primera baja de la Segunda Guerra Mundial en el Golfo Aparentemente, cuando marcamos el naufragio en su sonar mi desilusión fue evidente: era un naufragio de silueta baja y era muy poco probable que fuera el Norlindo. Buceamos en el lugar de todas maneras, y quedamos estupefactos al encontrarnos con el City of Everett, una embarcación mucho más histórica.

De manera similar, en 2005 estaba de viaje con un pescador comercial en busca de un naufragio a aproximadamente 90 metros (300 pies) de profundidad en el Golfo de México. La investigación fue un fracaso, pero un par de días después estábamos sobre una plataforma cuando el capitán me preguntó si quería realizar un buceo para refrescarme. Me sumergí para realizar un buceo corto y relajante en aproximadamente 73 metros (240 pies) de profundidad. Quedé boquiabierto cuando vi grandes colonias de coral Oculina varicosa, un coral de aguas profundas que se sabe abundan sólo en la costa este de Florida. Así que a veces los descubrimientos son el resultado de un enfoque sistemático y otras simplemente son un golpe de suerte.


Barnette explora Madison Blue Springs, Florida.

AD: ¿qué tan importante fue encontrar Oculina varicosa en el Golfo?

Barnette: creo que bastante importante, ya que amplió los conocimientos generales de la especie y completó una falta de datos considerable en relación con la conectividad de la especie. Creemos que el hábitat de aguas profundas que identificamos en el golfo está produciendo las larvas que colonizan los hábitats "aguas abajo" tales como los que se encuentran frente a la costa este. Descubrimos que el coral que hay en el golfo es genéticamente idéntico al coral que se encuentra en la costa este, lo que ayuda a respaldar esa teoría. La identificación también puede ayudar con los esfuerzos de gestión para conservar y reducir posibles impactos en la especie.


© Alert Diver — 2do Trimestre 2014