Perfil de miembro de DAN: John Thompson



Cantidad de años de buceo: 26
Ciudad natal: Rincón, Puerto Rico
Destino de buceo favorito: Isla de la Mona, Puerto Rico
Por qué soy miembro de DAN: "DAN ha sido un ferviente defensor de SUDS a lo largo de los años y es bueno saber que contamos con su apoyo en una emergencia".

"Es imposible atravesar las puertas del Centro Médico Militar Walter Reed (actualmente conocido como Centro Médico Militar Nacional Walter Reed [Walter Reed National Military Medical Center]), ver a nuestros jóvenes hombres y mujeres heridos que regresan de las guerras en Afganistán e Irak y no involucrarse", recordó el paracaidista de la Guardia Nacional del Ejército de los Estados Unidos de América John Thompson sobre su primera visita al hospital en 2005. "Fue una verdadera prueba de valentía".


John Thompson con el buzo de SUDS Dan Hendrix en Kona.
Thompson había estado trabajado durante 14 años como instructor en el Colorado Outward Bound School y 10 años como instructor de buceo. Sus habilidades le permitieron obtener un puesto de voluntario de la Cruz Roja en el departamento de terapia acuática del centro Walter Reed, donde desarrolló una idea. "Aquí hay una piscina y yo soy instructor", pensó "así que intentemos usar el buceo con aire comprimido en el proceso de rehabilitación con terapia acuática". Creó Soldiers Undertaking Disabled Scuba (SUDS) en febrero de 2007.

SUDS no es un simple programa donde las personas sólo se lanzan al agua. Cada veterano completa su trabajo académico y en la piscina en el hospital bajo el cuidado y la dirección de varios instructores principales voluntarios de SUDS que han recibido capacitación en el programa Scubility Diver Program de Scuba Diving International (SDI). A continuación, SUDS organiza viajes de buceo para que los buzos puedan completar su entrenamiento en aguas abiertas en destinos como Puerto Rico, Hawái, la Bahía de Guantánamo y otros. Finalizan el programa como buzos certificados capaces de bucear en prácticamente cualquier lugar.

"SUDS cubre todos los gastos de los veteranos, desde boletos aéreos hasta comidas y alojamiento", explicó Thompson. "El participante no debe hacerse cargo de ningún gasto". SUDS, una división subordinada de Disabled Sports USA, es una organización sin fines de lucro comunitaria con sede en Walter Reed en Bethesda, Maryland. Tiene un solo empleado pago y depende exclusivamente de las donaciones del público en general. Los restaurantes, residentes y operadores de buceo locales ofrecen ayuda durante viajes.

Para algunos veteranos estos viajes son sus primeras incursiones lejos de sus ciudades natales que no suponen una movilización, un combate o un hospital. El sargento del Cuerpo de Marines Greg Edwards, que sufrió una doble amputación, reflexionaba mientras miraba las aguas cristalinas de color azul de las Islas Vírgenes: "nunca estuve en ningún otro lugar aparte de Misisipi e Irak; esto es maravilloso".


El buzo de SUDS Marco Robledo y el fotógrafo Tim Cothren bucean en la Bahía de Guantánamo.


SUDS tiene cada vez más veteranos que regresan porque se han enamorado del deporte y están trabajando para ampliar sus certificaciones. "Muchas organizaciones de veteranos simplemente regalan cosas; lo que me encanta de SUDS es que el objetivo es mejorar uno mismo", manifestó Redmond Ramos, un miembro del Cuerpo de Sanidad de la Marina. "John es firme en lo que respecta a obtener otra certificación y ampliar nuestras habilidades; lo importante es convertirse en un mejor buzo".

La terapia aún se encuentra en el centro de la organización. "La mayoría de los veteranos con los que trabajamos han sufrido amputaciones", comentó Thompson, "pero vemos todo tipo de lesiones, desde quemaduras graves hasta lesiones cerebrales traumáticas, TEPT y parálisis. El agua es un excelente ecualizador". Los voluntarios a menudo escuchan a los veteranos decir cosas como "el dolor desaparece cuando estoy sin peso" y "bajo el agua encuentro la paz mental que no puedo hallar en tierra".

Antes de cada buceo se produce un concierto de golpeteos y chasquidos a medida que los individuos de quitan las piernas ortopédicas y las reemplazan por dispositivos especializados que cuentan con tobillos mecánicos que pueden articularse y moverse hacia abajo como lo haría un pie al nadar. Algunos buzos prefieren sumergirse sin la prótesis con aleta. Greg Edwards utiliza guantes palmeados para desplazarse en el agua. "Sólo porque usted tiene piernas y yo no, no significa que es mejor que yo", afirmó Edwards. "Yo puedo hacer lo mismo que usted bajo el agua".

Uno de los destinos de buceo más inusuales para el grupo es la Base Naval de la Bahía de Guantánamo (GTMO) en Cuba. Thompson estuvo apostado allí en 2003 y forjó una relación con Ocean Enterprises, la tienda de buceo local situada en la base. Los guerreros se encuentran en una empresa de pequeños chárters aéreos en Fort Lauderdale, Florida, y toman un vuelo hacia GTMO. El vuelo dura aproximadamente tres horas porque los pequeños aviones a hélice deben virar hacia el extremo este de la isla para evitar el espacio aéreo cubano. La tienda de buceo y el club de buceo Reef Raiders recaudan fondos para proporcionar alojamiento a los veteranos. Los buceos de verificación se realizan en la bahía, pero el gran premio es tener la posibilidad de bucear desde playas aisladas que normalmente están fuera de los límites incluso para los individuos que están apostados allí. Debido a que el tráfico de embarcaciones externas ha estado prohibido desde 1898, los arrecifes son inmaculados. Aquí no encontrará ningún snorkel perdido en el fondo.


Buzos de SUDS en Kona.


Un equipo de la serie de HBO Real Sports with Bryant Gumbel (Deportes reales con Bryant Gumbel) se unió a un grupo de SUDS en Guantánamo y filmó cómo los soldados disfrutaban de la experiencia para un segmento llamado "Underwater Heroes" (Héroes submarinos)", que se transmitió en junio de 2009. Algunos veteranos usaban scooters para desplazarse por los arrecifes vírgenes. Se colocaron peces de poliestireno para que flotaran a mediana profundidad y así crear un área para la pesca submarina. Los arrecifes, que prácticamente no han sido tocados por los humanos, estaban repletos de vida, lo que incluía algunos peces león muy grandes que habían invadido las aguas.

Debido a que las guerras se han reducido, la cantidad de miembros del servicio heridos provenientes del campo de batalla ha disminuido. SUDS ha reorientado sus esfuerzos hacia la continuación de la capacitación en buceo, sin dejar de tender la mano a los heridos, enfermos y lesionados del ejército. Hasta la fecha, la organización ha capacitado a más de 400 soldados heridos para la práctica de buceo.

Thompson es un hombre de pocas palabras, pero siente orgullo y pasión por el buceo y por brindar ayuda a los hombre y mujeres que sirven a nuestro país. "A menudo digo que tengo el mejor trabajo del mundo", manifestó. "Me siento bendecido; creo que obtengo más de todo esto que los guerreros. Tengo una gran ayuda y siento una satisfacción enorme por contribuir a la recuperación de nuestros veteranos".

"Un muchacho de cuidad como yo nunca hubiera intentado nada como esto si no hubiera sido por John y SUDS", afirmó el sargento del Ejército de los Estados Unidos de América Javier Torres, un hombre oriundo de Nueva York que recibió un disparo en Afganistán. "Ahora quiero ampliar mi certificación y convertirme en instructor para poder ayudar a otros veteranos heridos como lo hace John".
Explore más
Mire el video de Tim Cothren sobre Soldiers Undertaking Disabled Scuba (SUDS).



© Alert Diver — 1er Trimestre 2016