Perfil de miembro de DAN: Deano Cook




El tatuador Deano Cook también es un pintor
y fotógrafo subacuático exitoso.
Ciudad natal: Atlanta, Georgia
Cantidad de años de buceo: 21
Destino de buceo favorito: las Bahamas. Son como el patio de mi casa.
Por qué soy miembro de DAN: por el seguro de buceo, por la capacitación continua sobre seguridad y por la revista Alert Diver: me encanta la calidad que tiene y disfruto los artículos sobre fotografía y video. (Nota: Cook ganó el concurso de fotografía Ocean Views de Alert Diver del año 2013).

Para expresar lo maravilloso y fascinante del mundo subacuático y sus habitantes, Deano Cook prefiere los tatuajes.

Su obra —miles de extensos y coloridos paisajes marinos, repletos de pulpos gigantes, tortugas marinas, peces aguja azul, corales, orcas, delfines, buzos y tiburones, siempre hay tiburones— decora el cuerpo de sus clientes y lo ha convertido en tatuador de culto para amantes del océano y aficionados a los tatuajes.

Deano, de 45 años de edad, ha adquirido conocimientos que abarcan varias disciplinas (también pinta y ha ganado premios de fotografía subacuática) y generalmente usa sus propias fotos como referencia para diseñar los tatuajes. "Me gusta llevar mi arte del mar a la piel", explica Cook. "Convierte mi trabajo en una experiencia más personal", pero vale aclarar: una de sus creaciones más grandes (un tatuaje de manga, por ejemplo) tiene el mismo costo que un reciclador nuevo.




Andy Dehart, vicepresidente de cuidado de animales del museo de ciencias Patricia and Philip Frost Museum of Science de Miami y asesor sobre tiburones del evento televisivo Shark Week de Discovery Channel, ha acompañado a Cook como guardaespaldas con cota de malla en expediciones fotográficas de tiburones. En su opinión, la pasión de Cook por el mar y su vasto conocimiento del color y de la luz le permiten captar la verdadera esencia de los animales.

Cuando se conocieron, Cook le hizo al acuarista un tatuaje de media manga en la parte superior del brazo derecho, donde se puede ver a Emma, un tiburón tigre hembra con el que Dehart trabajaba en Tiger Beach, Bahamas. Con el tiempo, expandió el tatuaje e incluyó dos tiburones limón. "Es como tener una pintura de Picasso en la piel", dice Dehart.

La predilección de Cook por el agua y el arte viene de familia. Su padre hizo una maestría en fotografía y trabajaba como ilustrador. Cuando Cook era joven, su tío lo llevaba a pescar, cazar cangrejos y hacer excursiones con esnórquel en Panama City, Florida. Fue allí donde Cook se encontró por primera vez con un tiburón, que se convirtió en modelo de sus primeras pinturas.


A Cook le encanta observar la vida marina y llevar su arte “del mar a la piel”.

Cook comenzó a desarrollar su colección desde una edad temprana. Pintaba telones de fondo para su escuela y era un ávido lector de libros de arte. Su madre lo inscribió en clases de pintura al óleo, pero no tenían dinero para que fuera a la facultad de arte, por lo que se fue de su casa a los 17 años y comenzó a trabajar como pintor de casas. Además, pintaba autos para una concesionaria local.

En 1993, le mostró su colección al dueño de un estudio de tatuajes local y lo contrataron inmediatamente. Cuando, un año después, el estudio cerró, Cook abrió Pyscho Tattoo, que al día de hoy sigue en funcionamiento. Esto le permitió fusionar su arte a color basado en el realismo con los tatuajes, en la época en la que el movimiento del realismo en los tatuajes estaba tomando impulso. Actualmente, Cook es considerado un pionero entre los tatuadores.

Poco después, Cook cumplió el sueño que tenía hace tiempo de convertirse en buzo. Y enseguida empezó a usar cámaras compactas para capturar fotos subacuáticas y mostrárselas a sus amigos, hasta que empezó a incorporar el arte del mar a su negocio.

Para finales de la década de 1990, Cook se había vuelto conocido por sus tatuajes de retratos y de chicas pin-up. "La gente sabía quién era por esos tatuajes, pero no lograba conectarme con mis clientes", explica. Por otro lado, sus obras relacionadas con el mar atraían a otras personas como él. "Empecé a conocer a biólogos marinos y directores de documentales, y me di cuenta de que me identificaba con ellos, con los amantes del agua", continúa contando.



Cook conoció al artista marino Wyland en el 2000 y, unos años después, lo ayudó a pintar su 88.º mural de ballenas en Destin, Florida. Luego lo ayudaría a pintar otros cuatro murales más. Wyland, que ahora lleva un tatuaje de manga hecho por Cook, lo incorporó a su grupo de artistas, llamado Ocean Artists Society.

Cook aprendió a fotografiar tiburones bajo la tutela del pionero Stuart Cove y participó en los primeros eventos de inmersiones fotográficas con tiburones de Cove en las Bahamas. Tomó varias clases de especialización con Stephen Frink y también trabajó con el conservacionista de tiburones y creador audiovisual subacuático Jim Abernethy. "Si pudiera elegir, bucearía siempre con tiburones", dice Cook. "Tengo una conexión espiritual con ellos. Me encantan, y su protección se ha convertido en una causa de gran interés para mí".

Cuando Cook no viaja para bucear, trabaja en su estudio en Marietta, Georgia. Tatúa solamente un cliente por día, y suele ser necesario hacer reservas con un mes de anticipación para tatuarse con él. La mayoría de sus clientes viene de otros estados. Muchos, como la defensora de los tiburones y videógrafa Jillian Morris Brake, vuelven periódicamente para que Cook finalice o amplíe sus tatuajes.


Cook retoca un tatuaje de su autoría en la espalda de Jillian Brake.
Brake conoció a Cook hace 10 años por medio de Wyland y sintió una conexión inmediata. Hasta el momento, Cook ha trabajado 26 horas en el elaborado tiburón martillo gigante que cubre su espalda. "Deano captó mi vida y mi pasión y las convirtió en arte", explica. "Él está conectado con el mar y con estos animales. Compartimos este vínculo especial".

El tiburón martillo de Brake, obra que todavía no ha sido terminada, irradia una energía que lo hace parecer vivo. "Cualquiera puede pintar un tiburón martillo, pero solo alguien que conoce a los tiburones puede transmitir el movimiento y la historia de este animal", dice. "Es más que un tatuaje".

Es posible que la fuerza de la obra de Cook sea a lo que se refería el artista francés del siglo XIX Edgar Degas cuando dijo que el arte no es lo que uno ve sino lo que logra que otros vean. Esto es algo que Cook tiene muy presente. "A través de mi obra, trato de promover la toma de conciencia y de que surjan conversaciones sobre el mar; creo que es un objetivo importante", dice. "Y me siento bien si logro llegar al corazón y la mente de otras personas".
Para obtener más información
Para ver más del trabajo de Cook, consulte la galería adicional de fotos en línea o ingrese a DeanoCook.com o @deanocook en Instagram.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2017