Pautas para adultos mayores


Cada buzo debe determinar su propia tolerancia al riesgo y nuestra tolerancia al riesgo, y las estrategias para mitigar dicho riesgo, pueden cambiar con el tiempo.
A medida que los buzos envejecen, DAN® recomienda someterse a exámenes físicos anuales, mantenerse activos y con un buen estado físico, bucear dentro de sus límites físicos y evitar condiciones de buceo difíciles o peligrosas.

No obstante, hay muy poco asesoramiento concreto para adultos mayores sobre la planificación de buceos de rutina. A la edad de 61 años tuve un caso grave de enfermedad disbárica (ED) cerebral después de un buceo relativamente conservador. Tras esa experiencia, desarrollé mis propias reglas para reducir mi riesgo de ED, y desde 2011 he realizado 1.600 buceos más, todos ellos sin incidentes. Algunas de mis reglas personales pueden resultar útiles como pautas o sugerencias para otros buzos mayores.
  • Me gusta estar a 12 metros (40 pies) o menos de profundidad a no más de 40 minutos del inicio del buceo. A menudo paso otros 30 o 40 minutos bajo el agua.
  • A no ser que haya algo muy especial para ver, rara vez buceo a una profundidad superior a aproximadamente 24 metros (80 pies). Limito mi tiempo de fondo a profundidad y uso el tiempo restante del buceo para relajarme y liberar gases.
  • Mi rutina respecto a las paradas de seguridad es bastante extrema, pero de verdad me encanta la vista desde cerca de la superficie. Mi computadora de buceo recomienda una parada de tres minutos a los 5,5 a 6 metros (18 a 20 pies). Después de eso, hago una parada de dos minutos a los 4,6 metros (15 pies) y otra a los 3 metros (10 pies). Por lo general uso los dos minutos finales para llegar a la superficie. El proceso me toma alrededor de 10 minutos y representa casi la mitad de las rayas águila que veo. Siempre lanzo una boya vertical de seguridad hacia la superficie antes de iniciar mi ascenso.
  • Para cualquier buceo a una profundidad superior a los 18 metros (60 pies), hago una parada de un minuto a la mitad de la profundidad máxima (una "parada profunda").
  • Siempre uso Aire Enriquecido Nitrox 32 (con un 32 por ciento de oxígeno) si hago más de dos buceos por día o buceo a una profundidad superior a los 24 metros (80 pies) por 10 minutos.
  • A medida que uno envejece siente más frío. Por lo general uso un traje de neopreno de 7 mm y un chaleco con capucha de 3 mm en Cozumel, y habitualmente utilizo un traje seco en Canadá. Una protección térmica suficiente es una de las medidas de protección más sencillas que se puede tomar.
  • Evalúo de forma realista el estrés relacionado con la fotografía. Si las condiciones son adversas, si hay una corriente fuerte o si estoy cansado, procuro descansar un poco del uso de mi cámara. Me encanta bucear, todo lo demás es secundario.

Un resultado agradable de estas pautas ha sido un nuevo interés en los corales, criaturas y peces del arrecife y ese interés ha favorecido mi compromiso con el cumplimiento de las pautas. Estudio guías de identificación de vida marina y uso mi tiempo en aguas poco profundas para encontrar nuevas criaturas. He desarrollado un aprecio por esbeltas lijas, tunicados, babosas de mar, zoantarios, camarones, gorgonias y cualquier otro pez o criatura que pase delante de mis ojos. Y la luz siempre es mejor cerca de la superficie.

Tengo pensado realizar otros 1.500 buceos en los próximos años. Si bien los buzos no podemos eliminar el riesgo de ED por completo, seguiré mis reglas en cada uno de esos buceos para reducir este riesgo al mínimo posible.
Comparta su historia
¿Tiene consejos, recomendaciones, estrategias de viaje, técnicas de buceo, lecciones aprendidas u otras palabras de sabiduría que desee compartir con otros buzos? En Alert Diver queremos conocer su historia. Envíela en un mensaje de correo electrónico a M2M@dan.org, o por correo postal a "Member to Member", c/o Alert Diver, 6 W. Colony Place, Durham, NC 27705.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2017