Mantenimiento de una tradición de gestión de los océanos

Una entrevista con el presidente de Palaos, Tommy Remengesau Jr.


Las islas Roca de Palaos ayudan a entender la interconectividad de la tierra con el mar.


Después de ayudar a establecer el primer santuario de tiburones del mundo en las aguas de su país en 2009, el presidente de la República de Palaos, Tommy Remengesau Jr., promulgó una ley el año pasado que destinó un 80 por ciento del océano de su pequeña nación insular del Pacífico occidental como un santuario marino totalmente protegido. El santuario de Palaos, que es la sexta reserva más grande del mundo, cubre un área más grande que California y tiene el mayor porcentaje de aguas de cualquier país donde está prohibida la pesca.

"Crear este santuario es una medida audaz que los habitantes de Palaos reconocen como algo fundamental para nuestra supervivencia", explicó Remengesau. Para proteger esta vasta extensión también ha firmado un tratado internacional enfocado en la pesca ilegal, no declarada y no regulada (INDNR). "Palaos no tolerará la presencia de cazadores furtivos en nuestro océano", advirtió. Su administración concretó dicha advertencia; para ello confiscaron y quemaron embarcaciones de Vietnam y las Filipinas que fueron sorprendidas pescando ilegalmente en las aguas de Palaos.

En mayo de 2016, Remengesau fue galardonado con el premio Peter Benchley Ocean Award for Excellence in National Stewardship. En junio, David Helvarg visitó Palaos y entrevistó a Remengesau para Alert Diver.

Alert Diver: ¿qué hizo que Palaos se convirtiera en un líder mundial en la conservación del océano?
Tommy Remengesau Jr.: la conservación del océano es una parte importante de nuestra tradición y subsistencia, y sabemos que para sustentar nuestra futura existencia como pobladores de la isla debemos lograr un equilibrio entre la naturaleza y el desarrollo.

AD: ¿qué sucesos de su propia vida lo acercaron a la idea de la gestión de los océanos?
TR: como jóvenes ciudadanos de Palaos aprendemos desde temprana edad a no tomar más de lo que necesitamos para hoy, a pensar en nuestros hijos y los hijos de ellos y a vivir en harmonía con la naturaleza. Esta es una parte integral de crecer en Palaos, por lo que me resulta natural guiar a las personas para que hagan lo que se nos ha enseñado desde una temprana edad.

AD: ¿qué significa "bul"?
TR: bul es una parte de nuestras prácticas tradicionales. Literalmente se traduce como "prohibición": significa conservación y pensar en el futuro. Cuando el jefe de un poblado y los pescadores observan una disminución de la población de peces de un área determinada del arrecife, el jefe establece una bul donde ordena a los habitantes locales que suspendan la pesca en ese lugar en particular. Las personas cumplen con una bul porque toda la comunidad controla que así sea. A lo largo de las generaciones hemos observado que las poblaciones de peces de esas áreas prohibidas eventualmente se recuperan, por lo que los líderes levantan la bul o prohibición y vuelven a permitir la pesca.

Hoy en día contamos con una prohibición para el océano. Cuando hablamos sobre un santuario marino de un 80 por ciento, no se trata sólo de ese 80 por ciento, sino que el santuario también repoblará y fortalecerá el 20 por ciento que abrimos para la pesca doméstica y otras actividades. Hemos demostrado que los beneficios de una prohibición se extienden más allá del área protegida. Con el 80 por ciento de nuestras aguas protegidas, el efecto de propagación no es pequeño. Esto no sólo nos beneficiará a nosotros sino también a las Filipinas, Indonesia y los Estados Federados de Micronesia (EFM). Esta es nuestra contribución para el Pacífico y para el mundo.


Remengesau habla con el Secretario de Estado de los Estados Unidos John Kerry durante la conferencia Our Ocean (Nuestro Océano) en el Departamento de Estado en Washington, D.C., en junio de 2014.


AD: en reiteradas oportunidades ha dicho que su ambiente es su economía. ¿Podría ampliar el tema?
TR: creemos que no podemos separar los dos conceptos. Nuestra economía se basa en el turismo; las personas vienen a experimentar nuestros recursos naturales. Por lo tanto, nuestra subsistencia como ciudadanos de Palaos se basa en cómo protegemos nuestros recursos para los visitantes y para nosotros mismos en lo que respecta a la seguridad de nuestros alimentos. Tenemos un largo historial de haber recurrido al océano para proporcionarnos peces.

AD: los pescadores a menudo dicen que los tiburones están quedándose con sus peces o que se debe apuntar a los tiburones por sus aletas, pero en 2009 usted creó el primer santuario nacional de tiburones del mundo.
TR: creemos que todo ser vivo de esta tierra está aquí por algún motivo; el tiburón es una parte del ecosistema arrecifal. Además de eso, hemos investigado y descubierto que un tiburón vivo tiene un valor de 1,9 millones de dólares estadounidenses a lo largo de su período de vida de 60 a 70 años. Las aletas de un tiburón muerto, en cambio, valen aproximadamente 45 dólares por kilo una sola vez. Hemos tenido una buena relación con los tiburones, por así decirlo.

AD: cuando firmó la Palau National Marine Sanctuary Act (Ley del Santuario Nacional Marino de Palaos), ¿cuál fue el impacto que esperaba?
TR: el ochenta por ciento es la culminación del Desafío de Micronesia en el que nos embarcamos 10 años atrás. Esta iniciativa apuntaba al 20 por ciento de nuestro arrecife y el 30 por ciento de nuestra superficie terrestre para la protección. Al alcanzar el 20 por ciento dijimos: ¿"por qué no llegamos al 80 por ciento?"; y eso es lo que estamos haciendo en la actualidad. Una vez más, los beneficios de un área marina protegida no están limitados a esa área: es sumamente eficaz en lo que se refiere a la repoblación de otras áreas. Imagine los beneficios que habría si cada país tuviera un área marina protegida considerable.

AD: otro gran desafío al que se enfrenta es el cambio climático.
TR: y acepto el reto. El aumento del nivel del mar es una dificultad con la que ya estamos lidiando. Tenemos tierras de cultivo que han quedado inundadas por agua salada y las comunidades que viven en atolones de baja altitud se han visto amenazadas por el mar. El calentamiento global contribuye a la aparición de tormentas impredecibles, fuertes tifones y mucho más. Nosotros estamos considerando todo esto y la única manera de abordarlo es que la comunidad mundial empiece a dejar de contribuir con el problema. Aquí en Palaos tenemos algunas áreas elevadas, pero las Islas Marshall, por ejemplo, son todas atolones arenosos y las personas que viven allí no tienen tierras altas donde refugiarse.


El presidente Remengesau camina por la playa frente al centro turístico Palau Pacific Resort.
AD: he oído que es pescador. ¿Cuáles son sus otras actividades favoritas que se practican en el océano?
TR: todo lo que tenga que ver con el océano es una de las actividades favoritas de los ciudadanos de Palaos. ¿Sabía que el soltero más codiciado de Palaos es un buen pescador? Si es un buen pescador, es muy probable que encuentre una esposa.

Cuando era un niño isleño, que practicaba buceo en apnea y pescaba, creía que sabía de qué se trataba el océano. Pero cuando uno se involucra en la práctica de buceo con aire comprimido, realmente empieza a comprender el mundo que existe bajo las olas y cómo los organismos dependen uno del otro para sobrevivir. Aliento encarecidamente a las personas a que aprendan a bucear con aire comprimido. Cuando uno realmente pasa algún tiempo allí puede disfrutar de la belleza que hay bajo el agua y descubrir que todo está relacionado.

¿Sabía también que nunca nadie fue asesinado por un tiburón en Palaos? Jamás en toda la historia de nuestra nación. Ese es un hecho que nos enorgullece enormemente. En el caso de los cocodrilos sí se han producido algunos incidentes desafortunados, pero nunca con tiburones.

© Alert Diver — 3er Trimestre 2016