Niihau, Kauai

En busca de na mea hulu


Janine McMurdie y una foca monje se encuentran en Lehua Rock. Las focas monje son muy curiosas e interactúan con los buzos si no se sienten agobiadas.

El cielo se puso muy oscuro hacia el sur; este era un suceso inusual. La canoa de combate de doble casco de Ikaiki, o wa'a kaulua, atravesaba los mares en su viaje final a Kauai. Ikaiki's era uno de cientos de veteranos seleccionados cuidadosamente por el rey Kamehameha I para incorporar por la fuerza la última isla Hawaiana "rebelde" a su reino unido. Hasta el momento, durante el largo viaje que la flota estaba realizando desde Oahu no se habían registrado incidentes.

El capitán de Ikaiki se mostraba cada vez más inquieto mientras instaba a los remeros a introducir los remos aún más profundamente en las oscurecidas aguas del mar. Sus exhortaciones fueron en vano; en menos de una hora toda la furia de la feroz tormenta estaba sobre ellos. Los guerreros de Kamehameha pelearon contra el embravecido mar con gran valor, pero la flota fue diseminada, y la noche se convirtió en una lucha por sobrevivir. Con la primera luz de la mañana, la flota había quedado destruida, con la mayoría de los barcos hundidos y sus tripulaciones reposando en las profundidades del mar.

Ikaiki se despertó aferrado a un bauprés, débil y deshidratado. Apenas había logrado sobrevivir durante la oscura noche. Su wa'a kaulua y sus compañeros de tripulación ya no estaban; estaba completamente solo. Poco después oyó una agitación detrás de él; miró a su alrededor esperando encontrar un mano (tiburón), una manifestación de uno de sus aumakua (guías espirituales) que lo acompañara hacia el más allá. En cambio, se trataba de una na mea hulu, "la peluda". La foca monje miró a Ikaiki a los ojos con una expresión triste antes de volver a desaparecer bajo la superficie. Ikaiki miró hacia el oeste y apenas podía divisar las montañas de Kauai, pero poco después su aumakua apareció para guiarlo hacia la otra vida.




Nuestro barco de buceo, el Kukuula, se desplazaba sobre las tranquilas aguas del mar camino a la isla de Niihau. Como había sucedido 200 años atrás, una tormenta oscureció el cielo hacia el sur, algo que resultaba inusual de acuerdo con nuestro capitán. Niihau es una isla de aproximadamente 180 km2 (70 millas cuadradas) y sólo unos 100 residentes; a veces recibe el nombre de "Isla prohibida". En realidad no desembarcaríamos en la isla, sino que estábamos buscando oportunidades de buceo cerca del islote de Lehua. Realmente queríamos bucear con na mea hulus, y las aguas de Niihau parecían ofrecer la mejor oportunidad para lograrlo.

Lehua, un remanente del volcán de Niihau, hace alarde de una impresionante topografía. Tiene una superficie de menos de 2 km2 (tres cuatros de milla cuadrada), y es un santuario de aves marinas del Estado de Hawái. Aquí se puede disfrutar de algunas de las mejores experiencias de buceo en lugares tales como Vertical Awareness, Puamuu, Pyramid Point y Neon Cave. Debido a la distancia que hay desde Kauai y la posibilidad de que se produzcan fuertes corrientes, Niihau es más adecuado para buzos más avanzados. No es necesario contar con muchas certificaciones, pero tener un control adecuado de la flotabilidad y conocer las propias limitaciones son requisitos fundamentales.

A medida que el cielo se oscurecía más nos preparamos para nuestro primer buceo en Vertical Awareness. Brian, el capitán, nos garantizó que podríamos interactuar con una foca monje, lo que era una promesa bastante audaz. La lluvia comenzó a caer justo cuando ingresamos al agua. A pesar de la fuerte lluvia, la visibilidad era de al menos 30 metros (100 pies). Inmediatamente vimos tiburones trozo, mantarrayas y tiburones de punta blanca. Me resultó gracioso que muchos de los especímenes más importantes que el buceo en Hawái tiene para ofrecer habían aparecido dentro de los primeros 10 minutos, pero no vimos a ningún na mea hulus.


Una tortuga verde se toma un descanso en el punto de buceo Turtle Bluffs en Kauai.
Me adentré en el buceo y disfruté de la fabulosa topografía submarina. Como sucede a menudo, mi esposa, Janine, y yo estábamos tratando de alcanzar al grupo cuando observamos una conmoción en el límite de nuestra visibilidad. Después de nadar unos instantes, para mi sorpresa pude ver a una foca monje justo frente a mí. Parecía tratarse de un macho grande, y su curiosidad lo llevó a quedarse con nosotros por el resto del buceo. Fue muy emocionante ya que la foca monje es uno de los mamíferos marinos en mayor peligro de extinción en el mundo; de acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration; NOAA), en la actualidad quedan alrededor de 1.000 especímenes. El resto del día disfrutamos del agua tanto sobre la superficie como debajo de ella. Si puede pasar por allí, el islote de Lehua es un lugar que no se debe perder.

Kauai, la Isla Jardín, también ofrece algunas oportunidades de buceo bastante buenas. Para algunas de ellas no hace falta viajar en barco. Al igual que la mayoría de las demás islas hawaianas, se puede disfrutar de hermosas playas y una costa fabulosa. Si bien la mayor parte de los buceos se lleva a cabo a lo largo de las costas sur y sudoeste, hay puntos en todo Kauai, por lo que típicamente se puede encontrar oportunidades de buceo independientemente del clima. Algunos populares puntos de buceo desde un barco que están cerca son Zak's Pocket, Turtle Bluffs y Brennecke's Ledge. Se puede esperar tener encuentros con una gran cantidad de tortugas, bancos de pargos, peces sapo y de vez en cuando con un tiburón pelágico, una raya o un delfín.


Una vista aérea de Waimea Canyon, que también se conoce como "Grand Canyon of Hawaii" (Gran cañón de Hawái).
Si desea practicar snorkeling o bucear desde la playa con sus propios horarios, Tunnel's Reef (para una excursión avanzada) o Koloa Landing (para un paseo más sencillo) puede ser la experiencia perfecta. Sin embargo, como en cualquier otro lugar, es mejor visitar un centro de buceo y obtener información local actualizada de primera mano. Contratar a un guía nunca es una mala idea.

En Kauai no encontrará hoteles de gran altura ni enormes centros comerciales. Tampoco hay demasiada vida nocturna, pero si le gustan los paisajes espectaculares, las caminatas increíbles y algunas de las más hermosas costas escarpadas del mundo, esta es la isla para usted. Durante nuestros viajes, Janine y yo hemos podido comprobar que contratar guías para realizar caminatas es sumamente valioso. Conocen cada rincón de la isla, y pasarán a buscarlo por el hotel y lo llevarán de regreso; esta es una buena opción cuando está agotado de las caminatas. En una visita a la Isla Jardín hay muchas aventuras por vivir, pero también hay muchas playas de arena blanca donde se puede disfrutar de un paseo y palmeras para descansar debajo de ellas.
Cómo bucear en este lugar
Condiciones y nivel de habilidades: las islas de Hawái son consideradas tropicales, pero el clima tiende a ser un poco más frío que en el Caribe. Las temperaturas promedio del agua oscilan entre los 24°C (75°F) en el invierno boreal y los 27°C (80°F) a fines del verano boreal. Las condiciones locales dan lugar a excepciones a estos cálculos, y al planificar buceos repetitivos se debe tener en cuenta la pérdida de calor. Para muchos buzos usar un buen traje de neopreno de 3mm es suficiente; otros se sienten más cómodos con un traje de 5mm a 7mm. Muchos puntos de buceo tienen corrientes que son bastante predecibles, lo que convierte al buceo a deriva en una actividad muy popular. Por lo general, la visibilidad promedio es bastante buena (9 a 18 metros [30 a 60 pies]) pero puede variar según el lugar y la lluvia. La visibilidad en Niihau a menudo es de 30 metros (100 pies) o más debido a la limitada cantidad de lluvia y la mínima escorrentía. Las temperaturas del aire oscilan entre los 24°C (75°F) a los 27°C (80°F) en el invierno boreal y los 29°C (85°F) a los 32°C (90°F) en el verano boreal. En general, los mejores meses para bucear son de mayo a septiembre ya que se registran menos tormentas fuertes y el agua generalmente está más calma.


Colonias de coral de dedos recubren las paredes que rodean el punto de buceo Neon Cave en Lehua.
Intervalo de superficie: la observación de ballenas es una opción entre diciembre y mayo. Otras atracciones de las que se puede disfrutar en la superficie incluyen piragüismo, recorridos turísticos, caminatas, surf, tenis, golf y prácticamente cualquier otra actividad al aire libre que se le ocurra.

Cómo llegar allí y a sus alrededores: el aeropuerto internacional de Kauai, Lihue (LIH), ofrece muchos vuelos directos desde la costa oeste. American, Alaska, Delta, United y US Airways tienen vuelos directos desde Los Ángeles. Se puede viajar desde Oahu a través de Hawaiian Air. Hay una diferencia horaria de tres horas menos con respecto a la hora del Pacífico. Además de taxis, hay un servicio de autobuses bastante bueno que recorre la isla. También se puede alquilar autos, motos y bicicletas de manera muy sencilla en diferentes lugares.

© Alert Diver — 3er Trimestre 2014