Share

Email

Mordeduras y Picaduras

Habitantes venenosos de América del Norte




Como buceador, aprendemos diligentemente a tratar mordeduras y picaduras de una variedad de animales alrededor del mundo, incluyendo las medusas, pez león, coral de fuego, serpientes marinas y caracoles conos. Pero no estamos tan familiarizados con las criaturas venenosas que estamos más propensos a encontrar cerca de casa.
SERPIENTES
En América del Norte hay dos tipos generales de serpientes venenosas: los vipéridos (viperidae) y los elápidos (elapidae). Los crótalos (también conocidos como "pit vipers" en inglés, que traduciría al español como "víboras de foseta"), son las serpientes venenosas más comunes del continente. El nombre pit vipers se refiere a un sensor de calor especial que tienen las víboras. Estos órganos, fosetas u orificios profundos cerca de las fosas nasales, permiten a las víboras "ver" la radiación del calor de sus presas. Las serpientes de cascabel (rattlesnake), las mocasín (o copperhead) y la mocasín de agua (cottonmouth) son los tres principales tipos de serpientes venenosas de América del Norte.



Existen más de 30 especies de serpientes cascabel, y todas son endémicas de las Américas. Son comunes en todo el continente, registrándose tan al norte como en las provincias de British Columbia y Alberta en Canadá. Se registran anualmente una docena de muertes debido a mordeduras de víboras en América del Norte, y las serpientes de cascabel son responsables de aproximadamente el 80 por ciento de ellas. Las cottonmouth, también llamadas mocasines de agua, se encuentran en el sureste de los EEUU, donde viven cerca de pantanos, arroyos y estanques. Son conocidas por tener una actitud muy amenazante; los machos de esa especie tienden a ser territoriales y exhiben abiertamente su conducta, abren la boca hacia los intrusos para mostrar sus bocas de colores claros, dando lugar al nombre común de "cottonmouth" que en inglés significa "boca de algodón". Las serpientes copperhead no son particularmente agresivas, pero pueden atacar cuando se las provoca. A diferencia de las serpientes de cascabel que tienden a enroscarse para atacar, o las cottonmouth, que tienden a ser territoriales, las copperhead frecuentemente permanecen inmóviles cuando se las encuentra. Esta conducta probablemente es la causa de su excelente camuflaje.

Las serpientes de coral (Micrurus spp. ) son las únicas representantes de la familia epiladae en América del Norte, las cuales incluyen las serpientes más venenosas del mundo: cobras, kraits, taipanes y las serpientes marinas. Como todos los elápidos, las serpientes de coral producen un veneno potente, principalmente neurotóxico que muy diferente del veneno hemotóxico, citotóxico y miotóxico de los crótalos. Las serpientes de coral de América del Norte son generalmente más pequeñas que las otras serpientes (por lo general cerca de 60 cm de largo) y tienen un patrón distintivo de bandas de color rojo, amarillo y negro característico. Este patrón se asemeja mucho a otras variedades de serpientes no venenosas (llamadas "falsa coral"), pero hay una diferencia clave. La rima en inglés es muy práctica, y dice "red into black, venom lack; red into yellow, kill a fellow," lo que se traduce en "rojo entre negro, no tiene veneno; rojo entre amarillo, mata a un compañero". La regla es fiable para distinguir serpientes de coral de la falsa-coral no venenosa. Si las bandas rojas tocan las bandas amarillas, manténgase alejado. A pesar de la toxicidad del veneno de las serpientes de coral, la incidencia de accidentes es muy pequeña. Las víboras son tímidas y prefieren estar fuera del alcance de la vista, debajo de troncos podridos o piedras.

En América del Norte las mordeduras de serpientes ocurren principalmente porque la gente las pisa accidentalmente o las provoca intencionalmente. La intoxicación por alcohol se asocia comúnmente a las mordeduras de víboras, particularmente mordeduras en personas que intentaron capturarlas, matar o fastidiar a las serpientes mientras estaban alcoholizados. Si alguien ha sido mordido por una serpiente, no importa si hay o no síntomas, lave la herida con agua y jabón, manténgase alejado de la serpiente, y no trate de capturarla. Mantenga a la víctima calmada y tranquila. Las víctimas deben ser evaluadas por un médico tan pronto como sea posible. En lo posible, la victima debe evitar caminar o hacer esfuerzos. El veneno puede causar inflamación local, dolor, debilidad, entumecimiento, náuseas y vómitos, pero vale la pena señalar que la cuarta parte de las mordeduras por especies venenosas son secas, lo que significa que no hubo inyección de veneno. Anticípese a la inflamación quitando relojes, anillos u otras joyas que puedan restringir la circulación.

Entablille la extremidad para minimizar el movimiento. Aunque muchas medicaciones caseras han sido recomendadas para el tratamiento de mordeduras de serpientes, la mayoría no son útiles y muchas hasta pueden ser peligrosas. Nunca corte, succione ni aplique hielo, calor o electricidad. Aplique las mismas medidas para las mordeduras por serpientes de coral, con la adición de un vendaje de inmovilización de todo el miembro afectado. Debe ser aplicado un vendaje elástico ancho, a partir de la extremidad y vendando centrípetamente, o sea, hacia el corazón. El veneno neurotóxico de las serpientes de coral pueden causar insuficiencia respiratoria en cuestión de horas, por lo que puede que se requiera de ventilación manual o asistencia ventilatoria mecánica para salvar la vida de la persona. El suero antiofídico específico, de estar disponible, será un componente sumamente importante para el cuidado de emergencia de mordeduras de serpientes.
ARÁCNIDOS



En envenenamiento por arácnidos más grave de América del Norte proviene de especies de escorpión del género Centruroides, comúnmente conocido como "escorpión corteza" (bark scorpion). Los escorpiones corteza están en la actualidad entre los escorpiones más pequeños de América del Norte, pero su veneno es mucho más potente que el de las otras especies de escorpiones del continente. Las picaduras son inmediatamente dolorosas y pueden causar enrojecimiento, hinchazón, entumecimiento y hormigueo. Náuseas y vómitos e incontinencia también son posibles.

De las arañas que habitan América del Norte, dos se destacan como las más peligrosas. Las arañas conocidas como Viuda (Latrodectus spp.), que se llaman así debido a la tendencia de algunas hembras a comerse al macho luego del apareamiento, son una de ellas. Las arañas Viuda, incluyendo la Viuda Negra, se pueden encontrar en lugares húmedos y oscuros tales como los sótanos de los hogares. Algunas especies de arañas Viuda tienen una marca en el abdomen que asemeja un símbolo de reloj de arena de color rojo, pero también pueden aparecer como dos puntos rojos. Las arañas conocidas como Reclusas o Pardas (Loxosceles spp.) son tristemente célebres por las graves picaduras dermonecróticas que causan lesiones gravísimas en la piel. El miedo a estas arañas induce a culparlas injustamente por una gran cantidad de problemas en la piel. Heridas, quemaduras, infecciones y otras enfermedades son a veces confundidas por mordeduras de las arañas reclusas. Un experto estimó que el 80 por ciento de los casos diagnosticados como mordeduras sospechosas de las arañas reclusas marrón son en realidad errores diagnósticos.

Las mordeduras y picaduras de arañas y escorpiones en América del Norte son raramente graves, por lo general no más grave que las picaduras de abejas. Limpie la herida con agua y jabón, luego aplique hielo o agua fría. Monitoree de cerca a cualquier persona que haya sido picada por una araña o escorpión, y de ocurrir síntomas serios, busque atención médica de inmediato. Estos pueden incluir visión borrosa, dificultad para tragar y dificultad respiratoria o cardiovascular.


Las garrapatas son también arácnidos. A ellas no se les temen tanto como a sus parientes más grandes, las arañas o escorpiones, pero en América del Norte al menos, presentan un peligro significativo. Las garrapatas son portadoras de enfermedades graves como la Enfermedad de Lyme (o Borreliosis), la Babesiosis, la fiebre moteada de las Montañas Rocosas, entre otras enfermedades. Afortunadamente las garrapatas suelen arrastrarse en el cuerpo de sus presas por un tiempo antes de adherirse, e incluso después de adherirse se necesitan de unas 24 horas para transmitir las enfermedades. Por lo tanto, cuando se encuentre vacacionando por zonas endémicas el control minucioso de garrapatas, idealmente realizado por otra persona, debe realizarse al menos dos veces al día. El cuero cabelludo, las axilas y las ingles deben tener especial atención. Para remover una garrapata, simplemente tómela firmemente con la ayuda de pinzas o dedos enguantados lo más cerca de la piel y tire de ella directamente. No intente quemar, ahogar o girar al animal, esto pueden ocasionar problemas e incluso facilitar la transmisión de enfermedades. Luego de la extracción lave bien la zona, y manténgase alerta por síntomas inusuales. Ante la aparición de cualquier síntoma, consulte con un médico. Pantalones largos, mangas largas, un sombrero con alas y el uso repelente de insectos en los puños pueden ayudar a reducir el riesgo de picaduras de garrapatas.
INSECTOS



Las abejas, avispas, hormigas rojas y avispones (orden Hymenoptera) son bien conocidos por las dolorosas picaduras que provocan. Si bien el veneno de un solo individuo no es en generalmente lo suficientemente potente como para causar síntomas graves, el molestar a una colmena o encontrarse con un enjambre puede resultar en múltiples mordeduras lo que podría inyectar la suficiente cantidad de veneno como para causar dolores de cabeza, nauseas, fiebre o mareos. El mayor riesgo con estos insectos es la posibilidad de una reacción alérgica grave como la anafilaxis, o el shock anafiláctico. La anafilaxis se produce luego de una picadura de abeja en 1 a 3 por ciento de la población. La anafilaxis es una reacción alérgica grave en la que las vías aéreas comienzan a inflamarse impidiendo la respiración, mientras los vasos sanguíneos se dilatan lo que reduce la presión arterial a niveles muy peligrosos. Como con cualquier reacción alérgica, la anafilaxis no se debe directamente a la sustancia nociva, sino que es el resultado de una respuesta inmune exagerada. Algunas personas no responden bien a los venenos de los insectos - cada año cerca de 50 personas (en ocasiones más de 100) mueren por anafilaxis en los EUA como resultado de picaduras de himenópteros.

Si alguien con alergias conocidas es picado, el individuo debe tener disponible la medicación necesaria. En primer lugar, quien es picado debe tomar un antihistamínico tal como difenhidramina (Benadril®). Este tipo de medicación amortigua aquella respuesta inmune exagerada o inapropiada y peligrosa y en muchos casos es también el tratamiento definitivo. Si debido a la inflamación producto de la reacción alérgica la persona es incapaz de tragar el antihistamínico, puede que requiera de una inyección con epinefrina, la cual estaría destinada a volver a abrir las vías respiratorias y a reducir el edema mediante vasoconstricción de los vasos dilatados en cuestión de segundos. Una rápida administración de esta droga puede salvar vidas. Los signos que nos indican que debemos administrar epinefrina incluyen dificultad respiratoria o para tragar, grandes áreas de hinchazón o edema y signos de shock (piel pálida y fría; pulso débil; respiración rápida). En ausencia de signos de la anafilaxia, una dosis de epinefrina puede ser nociva. Si se encuentra en una zona remota y tiene una cantidad limitada de medicación, el tiempo es importante. Si se administra demasiado temprano, puede haberse desperdiciado una dosis.
MAMÍFEROS
A pesar de que las mordeduras de mamíferos no tienen el riesgo de un envenenamiento, las mismas conllevan un riesgo de infección y de transmisión de enfermedades. Lave bien las heridas con agua tibia y jabón, y acuda a un médico para una evaluación en caso de necesitar profilaxis para la rabia. Los zorros, murciélagos, zarigüeyas, mapaches, zorrillos y perros pueden ser portadores del virus. Cualquier mamífero que muerde a un humano debe ser considerado sospechoso. La profilaxis post exposición consta de cinco inyecciones en el transcurso de dos semanas. Este es un pequeño precio a pagar considerando los síntomas de la rabia - malestar general que progresa a confusión, agitación, conducta anormal, alucinaciones y en unos días después, la muerte. Una vez que los síntomas aparecen, no se sobrevive a la rabia.

Debido a la presencia de bichos espeluznantes que pican a menudo, muchas personas no les gusta pasar tiempo al aire libre. Sin embargo, es bueno saber que, al menos en América del Norte, las chances de ser herido gravemente por envenenamiento por animales tóxicos o venenosos es extremadamente pequeña. Entendiendo por qué se producen las mordeduras y picaduras, cómo reconocer y evaluar los síntomas y cómo tratarlos puede tranquilizar a quienes temen desmesuradamente y darles la confianza necesaria para aventurarse y disfrutar del aire libre.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2012