Mini temporada de langostas

Investigadores y personal médico de DAN® responden a sus preguntas sobre medicina de buceo.




Tengo pensado participar en la mini temporada de langostas de Florida (temporada deportiva) al final de julio, pero al parecer cada año se reciben informes de muertes de buzos durante estos dos días. ¿Por qué sucede esto?

La mini temporada de langostas (Lobster Mini Season) es un pasatiempo popular para la comunidad de buceo de Florida, pero los informes sobre muertes de buzos han sido motivo de preocupación. El evento de dos días es una oportunidad para los buzos deportivos para recolectar langostas espinosas antes de que los operadores comerciales coloquen trampas durante la temporada regular, que comienza el 6 de agosto, una o dos semanas después. Durante la mini temporada en algunas áreas puede recolectarse el doble de langostas legalmente en comparación con la temporada regular. El corto período en combinación con el aumento del límite de bolsas ha dado lugar al surgimiento de una cultura con fuertes elementos competitivos. Para muchos participantes, la recolección para el sustento tiende a ser secundaria. Con su inicio a la medianoche en áreas donde se permite practicar buceo nocturno, el evento puede parecerse vagamente a una maratón donde el "ganador" es el buzo que logre la recolección más impresionante en 48 horas.

Al igual que otros deportes, el buceo con aire comprimido requiere de concentración, dominio adquirido a través de la práctica regular y mantenimiento de una buena aptitud física y un buen estado de salud en general. Una percepción integral de la competencia y la emoción en combinación con los desafíos únicos de la recolección puede desviar la atención de los buzos de los fundamentos de la seguridad. Antes de participar es primordial que los buzos tengan un dominio total, especialmente dada la complejidad inherente de la recolección. Este tipo de buceo se basa en los objetivos, lo que lo diferencia de la mayor parte del buceo deportivo. Manipular equipos tales como palos de cosquillas, trampas y bolsas de captura contribuye a la carga de tareas, un aumento de las responsabilidades que trae aparejado un mayor riesgo de error. Además, el buceo nocturno es popular en algunas áreas porque comienza a la medianoche y, asimismo, requiere del empleo de equipos y habilidades especiales. El aumento del tráfico de barcos es una preocupación adicional para los buzos.

En todas las mini temporadas se producen muertes y una gran cantidad de accidentes de buceo. Durante la mini temporada de 2014 la línea de emergencias de DAN recibió una enorme cantidad de llamadas donde se informaban accidentes que habían causado un barotrauma pulmonar. Por ejemplo, un buzo que había sido certificado recientemente y que participaba en su primera mini temporada se quejaba de dolor en el pecho, dolor de garganta y falta de aire al salir a la superficie. Fue trasladado al departamento de emergencia local y se le diagnosticó un neumomediastino importante (aire en los tejidos alrededor del corazón). Si bien el buzo no pudo precisar un suceso claro como la causa de la lesión, hay varias maneras en las que puede producirse.

El gas se expande en los alvéolos (sacos de aire) de los pulmones durante el ascenso. Si se contiene la respiración (o se tose o sufre un ataque de hipo) durante el ascenso, se puede producir una hiperinsuflación de los alvéolos, lo que potencialmente puede causar un neumotórax (pulmón colapsado), neumomediastino, enfisema subcutáneo (aire debajo de la piel) o embolismo arterial gaseoso (aire en las arterias). Manipular el equipo adicional y las langostas recolectadas puede plantear desafíos en el control de la flotabilidad. Para compensar el sobrepeso, algunos buzos pueden tener un mayor volumen de aire en los pulmones, lo que puede aumentar el riesgo de hiperinsuflación pulmonar, especialmente durante el ascenso.

El espectáculo de la mini temporada de langosta puede ser excitante, pero con un poco de preparación los buzos pueden minimizar el riesgo de sufrir lesiones. Al prepararse para la mini temporada, se debe pensar en ello como si fuera una maratón: comience a prepararse mucho antes del evento, para lo que debe practicar regularmente, adquirir una buena técnica y perfeccionar las habilidades. Prepárese y haga planes para enfrentar posibles sucesos adversos. Concéntrese en el objetivo, pero sepa cuándo detenerse para evitar lesiones. Siempre habrá más maratones donde participar y más mini temporadas de langosta para bucear.

— Stefanie D. Martina




Si se considera que beber unos 5,5 litros (1,5 galones) de agua es demasiado (información obtenida de la línea médica, cuarto trimestre de 2014), ¿qué cantidad recomiendan? ¿Depende esto del entorno y la actividad? Cuando trabajé como guía de río y remaba por el Gran Cañón, probablemente bebíamos más de 3,5 litros (un galón) de agua durante el día.

La hidratación óptima es un tema bastante fastidioso y resulta sencillo hablar sobre ello en teoría pero es muy difícil precisar una cantidad específica. La deshidratación, a menudo provocada por un consumo insuficiente de fluidos (hipohidratación), puede provocar una disminución del volumen de fluidos y un aumento en la concentración de la sangre, lo que a su vez, puede producir una reducción en el nivel de sudoración, un incremento del almacenamiento de calor y una disminución de la presión venosa central. En definitiva, la capacidad cardiovascular y la aptitud para hacer ejercicio aeróbico y para tolerar la presión del calor se verían afectadas, lo que comprometería ampliamente el rendimiento físico y cognitivo.

En cambio, el consumo excesivo de fluidos (hiperhidratación), puede reducir el equilibrio normal de agua corporal. Los casos extremos pueden provocar hiponatremia, una condición marcada por una reducción de la concentración de sodio en la sangre. Los síntomas pueden incluir dolor de cabeza, náuseas, vómitos, letargo, alteración de la conciencia y, en casos extremos, la muerte.

El agua del cuerpo se obtiene a través del consumo de fluidos, el consumo de algunos alimentos y la producción metabólica. Si bien los ingredientes de algunas bebidas actúan como diuréticos, especialmente la cafeína y el alcohol, a menudo se proporcionan con volúmenes de fluido lo suficientemente grandes como para que el impacto neto sea un aumento efectivo en el volumen de agua del cuerpo. Aunque el consumo de alcohol se desalienta por otro motivos, se ha demostrado que la cerveza (sobre todo la cerveza de bajo contenido alcohólico) es un agente rehidratante eficaz. Las bebidas que contienen electrolitos reponen sales y otros elementos importantes para la función fisiológica junto con el agua, lo que reduce la probabilidad de hiponatremia (niveles de sodio anormalmente bajos en la sangre) incluso con un consumo de fluidos considerable.

Evaluar el estado de hidratación según el color de la orina parece lógico pero no siempre es válido. La producción de orina durante el día está muy influenciada por los sucesos a corto plazo. Por ejemplo, sentir mucho frío puede causar una vasoconstricción y una concentración de sangre en el torso. Una mayor presencia de sangre en el torso significa que habrá más sangre circulando de regreso al corazón. El corazón responde a este mayor volumen con latidos más intensos y una alteración en la liberación de hormonas para estimular la eliminación de fluidos en los riñones. Esto, a su vez, puede producir una muestra de orina clara independientemente del estado de hidratación subyacente. De modo similar, la orina de color muy oscuro no significa necesariamente que una persona está deshidratada, dado que el volumen de orina se sacrifica libremente para proteger el volumen de plasma.

Los desafíos de la variabilidad a corto plazo pueden evitarse en gran parte con sólo concentrarse en la primera muestra de orina producida después de levantarse tras un período de sueño largo y agradable. La tasa de producción en un adulto normal es de unos 60 a 90 cm3 (2 ó 3 onzas) de fluido por hora (un milímetro por kilogramo de masa corporal por hora). Las tasas de producción bajas indican una función renal deficiente, posiblemente debido a un consumo de fluidos insuficiente. El color debe ser un amarillo pálido, pero se debe tener en cuenta que algunos alimentos y medicamentos (tanto de venta libre como con receta) pueden afectar el color normal. Suponiendo que no haya interacciones con alimentos ni medicamentos, la presencia de un color amarillo más intenso u oscuro sugiere que tal vez sea necesario consumir una mayor cantidad de fluidos. La orina descolorida de manera regular podría indicar un patrón de hidratación excesiva.

La sed es un indicador poco confiable del estado de hidratación de una persona. Beber fluidos conscientemente con regularidad y controlar la primera orina de la mañana probablemente proporcione un mejor fundamento. Dadas las diferencias que existen entre las personas respecto al tamaño del cuerpo, los patrones de consumo de fluidos y alimentos y las presiones ambientales, a menudo resulta inapropiado recomendar volúmenes arbitrarios de fluidos que deben ingerirse. Para las personas reales en el mundo real, la orientación podría variar entre muy poco y demasiado.

Un dato interesante es que el consejo frecuente de beber ocho vasos de unos 250 cm3 (~8 onzas) de agua por día no está basado en ninguna ciencia. Supuestamente la recomendación se adoptó como una simple campaña promocional para la comunidad cuando se consideraba que el consumo insuficiente de fluidos era un tema crucial

Si bien no hay una respuesta simple a su pregunta, la información expuesta anteriormente puede aplicarse concretamente. Si una persona no sufre de dolores de cabeza periódicamente y se siente bien en general y si la primera orina de la mañana tiene un color amarillo bastante claro y pálido, es posible que los patrones de consumo de fluidos actuales sean razonables. Si la primera orina de la mañana es transparente y la persona se siente aletargada o tiene otros síntomas que podrían relacionarse con la hiponatremia, reducir el consumo de fluidos puede ser una prueba útil para comprobar si la sensación de bienestar mejora. Ingerir una dieta balanceada ayudará a garantizar que las bases de electrolitos sean adecuadas. Se puede hacer frente a los períodos de retención de líquidos por estrés, como por ejemplo al hacer ejercicio en condiciones de calor y humedad, con una combinación de agua y bebidas con electrolitos, pero se debe tener en cuenta que la mayoría de las bebidas con electrolitos puede tener una cantidad de calorías más que necesaria. Lo más importante es que las verdaderas inquietudes deben analizarse con un profesional de la salud.

— Neal W. Pollock, Ph.D.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2015