Mejore su respiración



Los buzos se esfuerzan por optimizar el consumo de aire de manera segura con el objeto de tener la posibilidad de disfrutar de más tiempo de fondo. La práctica de una respiración rítmica sin apneas puede ser un beneficio para los buzos, y para cualquier persona. El yoga es una excelente manera de perfeccionar y mantener la capacidad de respirar de forma rítmica incluso durante períodos de esfuerzo físico.

El yoga y el buceo con aire comprimido comparten una energía pacífica similar y ponen el énfasis en una respiración adecuada para maximizar la calidad de la experiencia. La respiración Ujjayi (u-yaa-i), también conocida como respiración victoriosa, es una técnica de respiración que se utiliza en muchas prácticas de yoga. Para llevar a cabo la respiración Ujjayi se debe constreñir un poco la parte posterior de la garganta mientras se respira por la nariz con inhalaciones y exhalaciones de igual duración. La constricción de las respiraciones crea un sonido similar al de las olas del océano o a Darth Vader. El uso de la respiración Ujjayi durante el yoga le proporciona a la persona que la practica una base para controlar la demanda física sobre el cuerpo. Si la respiración se hace forzada la persona puede disminuir la intensidad y mantener respiraciones suaves, constantes e iguales. (Esta técnica de respiración no debe usarse durante el buceo.)

A continuación se describen cinco poses de yoga básicas que puede intentar al utilizar la respiración Ujjayi. Comience y termine con la postura de la montaña. Para aumentar la intensidad puede agregar la postura de la silla entre cada postura. Todas las posturas se inician de pie.
Montaña


  1. Párese con los pies separados a la altura de la cadera (o con los pies juntos y los dedos gordos de los pies en contacto).
  2. Contraiga los músculos de los muslos para que las rótulas se eleven.
  3. Baje el coxis (es decir, gire sutilmente la pelvis para que el coxis apunte hacia el suelo, para lo que debe bajarla un poco), meta el ombligo y relaje los hombros hasta la espalda, en la dirección opuesta a las orejas.
  4. Mire hacia adelante. Distribuya el peso de forma pareja entre los metatarsos y los talones de los pies.
  5. Permanezca en esta posición por 10 ciclos de respiraciones Ujjayi.
Silla


  1. Doble las rodillas como si se sentara en una silla. Mantenga las rodillas a la altura de los tobillos sin superar los dedos de los pies. Las piernas pueden tocarse o estar separadas a la altura de la cadera.
  2. Baje el coxis para liberar el arco de la espalda y coloque los brazos sobre la cabeza de forma alineada con las orejas.
  3. Mire fijamente hacia arriba las manos separadas o hacia adelante.
  4. Distribuya el peso del cuerpo sobre los pies (es decir, equilibre el peso entre los metatarsos y los talones de ambos pies).
  5. Mantenga la posición por cinco ciclos de respiraciones.
Postura del guerrero 1


  1. Dé un gran paso hacia atrás con al pie izquierdo. El pie debe girarse un poco hacia afuera y presionarse con firmeza contra el suelo.
  2. Doble la rodilla derecha 90 grados para que el muslo quede paralelo a la colchoneta y mantenga la rodilla a la altura del tobillo. Contraiga el cuádriceps de la pierna izquierda y haga presión sobre el pie derecho.
  3. Deslice los brazos sobre la cabeza, separados a la altura de los hombros, y relaje los hombros hasta la espalda en la dirección opuesta a las orejas.
  4. Mire los dedos gordos de las manos o hacia adelante.
  5. Mantenga la posición por cinco ciclos de respiraciones. Repita el proceso del otro lado.
Postura del guerrero 2


  1. Dé un gran paso hacia atrás con el pie izquierdo, de modo tal que quede perpendicular al pie derecho. El empeine del pie izquierdo debe estar alineado con el talón del pie derecho.
  2. Doble la rodilla derecha 90 grados para que el muslo quede paralelo a la colchoneta y mantenga la rodilla a la altura del tobillo. Contraiga el cuádriceps de la pierna izquierda y haga presión sobre el pie derecho y el borde externo del pie izquierdo.
  3. Extienda los brazos de forma paralela al suelo (el brazo derecho hacia adelante y el izquierdo hacia atrás) de forma alineada con los tobillos. Estire las puntas de los dedos de cada mano y relaje los hombros hasta la espalda en la dirección opuesta a las orejas.
  4. Mire sobre el dedo medio de la mano derecha.
  5. Mantenga la posición por cinco ciclos de respiraciones. Repita el proceso del otro lado.
Ángulo lateral extendido


  1. Dé un gran paso hacia atrás con el pie izquierdo, de modo tal que quede perpendicular al pie derecho.
  2. Doble la rodilla derecha 90 grados, procurando mantener la rodilla a la altura del tobillo sin superar los dedos de los pies.
  3. Haga presión sobre el borde externo del pie izquierdo y levante el arco izquierdo. Contraiga el cuádriceps de la pierna izquierda y haga presión sobre el pie derecho.
  4. Coloque el antebrazo derecho sobre el muslo derecho y extienda el brazo izquierdo sobre la cabeza. Gire el pecho hacia el cielo.
  5. Mantenga la posición por cinco ciclos de respiraciones. Repita el proceso del otro lado.

Una práctica de yoga constante puede mejorar la fuerza y la flexibilidad y puede ayudarlo a tener una mente y un cuerpo más saludables. Para aprovechar los beneficios de la práctica de yoga, busque un estudio de yoga o un instructor de yoga registrado. Siempre consulte a su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios o de modificar sus patrones de actividad física.
Nota de DAN
Para evitar un mayor riesgo de sufrir una enfermedad por descompresión, DAN recomienda a los buzos evitar el ejercicio enérgico durante 24 horas después de realizar un buceo. Durante su examen físico anual o después de observar algún cambio en su estado de salud, consulte a su médico para asegurarse de tener la autorización médica para bucear.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2015