Buceo en sitios de la Lista del Patrimonio Mundial




La Costa de Ningaloo, Australia, uno de los 203 sitios naturales del Patrimonio Mundial de la UNESCO, es un espacio marino poco poblado que es el hogar del arrecife periférico más grande el país, el arrecife de Ningaloo.


Cuatro buzos descienden en el agua azul y cristalina cerca del cabo Noroeste de Australia. Un grupo de delfines pasa nadando a unos 18 metros (20 yardas) de distancia. Una mantarraya con una impresionante envergadura nada en círculos sobre nubes de peces de arrecife (jureles, coloridos lábridos, grandes peces ángel y peces mariposa, Chromis de color azul verdoso) que se desplazan en grupo sobre una maraña de ramificaciones de coral. Un nudibranquio rojo y negro brillante se posa sobre el coral, mientras que un vistoso pez pipa fantasma merodea cerca de allí Una raya de aguijón emerge de un sector del fondo arenoso, dejando así una nube en su estela.

El arrecife de Ningaloo de 299 km (186 millas) en Australia contiene más de 200 especies de coral y 500 de peces y es el hogar de cientos de especies de crustáceos, esponjas, equinodermos, mamíferos marinos y tortugas marinas. El Parque Marino Ningaloo y el Área de Mantenimiento Marinos de las Islas Muiron, que protege alrededor de 2.849 km2 (1.100 millas cuadradas) de este entorno diverso, son parte de la Costa de Ningaloo, sitio del Patrimonio Mundial, que se estableció en el año 2011.

La Lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) reconoce lugares de valor universal excepcional para la humanidad globalmente. Los sitios pueden ser culturales (hallazgos arqueológicos, pinturas rupestres, catedrales, templos, etcétera), naturales o una mezcla de ambos. Los sitios naturales deben contener "fenómenos naturales superlativos o áreas de belleza natural excepcional e importancia estética" o "los hábitats naturales más importantes y significativos para la conservación in situ de la diversidad biológica" o presentar ejemplos extraordinarios de "procesos ecológicos y biológicos significativos en curso".


La denominación de sitio del Patrimonio Mundial de la Costa de Ningaloo es en reconocimiento a los tiburones
ballena, las mantas, los delfines y otros habitantes del arrecife del área, como por ejemplo este mero en el muelle
Navy Pier en Exmouth.


"Los sitios del Patrimonio Mundial son fuentes de vida e inspiración excepcionales, únicas e irremplazables", afirmó Tegan Gourlay, director en funciones de la Costa de Ningaloo, sitio del Patrimonio Mundial. El sitio está protegido y administrado conjuntamente por entidades gubernamentales del Commonwealth de Australia, Australia Occidental y locales junto con científicos, empresas, propietarios tradicionales, voluntarios y miembros de la comunidad.

Con una mezcla extraña de hábitats terrestres, costeros y marinos intactos e interconectados, la Costa de Ningaloo ofrece una plataforma continental excepcionalmente estrecha que acerca las aguas oceánicas profundas, el arrecife y la costa. El ecosistema resultante respalda una extraordinaria variedad de vida marina saludable e importante mundialmente, que convirtió a Ningaloo en un excelente candidato para convertirse en un Sitio del Patrimonio Mundial natural.

Otros sitios del Patrimonio Mundial de interés para los buzos con aire comprimido incluyen la Gran Barrera de Coral y la bahía Shark en Australia; el Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice; el Parque Nacional Isla del Coco en Costa Rica; las Islas Galápagos; las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California y el Archipiélago de Revillagigedo en México; el Parque Marino del Arrecife de Tubbataha en las Filipinas; y el Parque del Humedal de iSimangalisoen Sudáfrica. Científicos cubanos tienen pensado nominar a Jardines de la Reina en los próximos años.

La condición de Patrimonio Mundial ayuda a garantizar que estos lugares sigan siendo accesibles y atractivos para generaciones futuras de buzos, y la UNESCO recientemente puso en marcha una iniciativa para agregar más sitios marinos a la lista. Los gobiernos deben nominar sitios (véase el recuadro sobre el proceso de nominación), pero cerca de dos tercios de los océanos del mundo se encuentran fuera de la jurisdicción de cualquier nación. Esta gran extensión aún debe ser considerada para recibir la condición de Patrimonio Mundial y los beneficios que dicha denominación implica.



"Un beneficio de la condición es la conciencia de la importancia del sitio", manifestó Alessandro Balsamo, gerente de nominaciones del Patrimonio Mundial de la UNESCO en París, Francia. "La convención reconoció el valor de ser parte de una lista especial y selecta de los mejores y más famosos sitios de todo el mundo. La idea es que estos sitios pertenecen a las personas, independientemente de dónde se encuentren".

El turismo representa una fuente importante de ingresos en muchas partes del mundo y es un medio para mejorar las economías locales y las vidas de las personas. El reconocimiento internacional de la importancia de la condición de Patrimonio Mundial puede aumentar el turismo, comentó Kateryna Wowk en el Instituto de Investigación Harte para Estudios del Golfo de México en Texas A&M University–Corpus Christi. En 2010 Wowk trabajó con la UNESCO y colegas de Kiribati en la inscripción del Área Protegida de las Islas Phoenix como un sitio del Patrimonio Mundial.

"Sin embargo, una vez que un sitio es inscripto, los administradores deben reunir fondos para administrarlo. Se supone que no deben ser ‘parques de papel'", destacó Wowk. El punto crucial es que algunos sitios salen adelante económicamente debido al aumento del turismo, y otros no. No siempre se trata necesariamente de un triunfo económico, pero este no es el propósito de la convención. Si el objetivo principal es un aumento de los ingresos del sitio, probablemente existen mejores herramientas. Pero si el fin es preservar un área especial, la condición de Patrimonio Mundial puede ser una herramienta sumamente beneficiosa". Agregó que también es un buen indicador cuando vale la pena realizar un viaje de buceo al lugar en cuestión.



La denominación de Patrimonio Mundial también ayuda a crear conciencia sobre cuestiones clave de conservación del océano tanto a nivel mundial como local. "Tengo la convicción de que si se toma en serio, facilitará el objetivo de preservación y conservación a largo plazo", aseguró Wowk. "Se puede lograr el objetivo, pero el país debe tomar la iniciativa".

Los países pueden aprovechar la capacitación técnica de la UNESCO para los administradores de sitios del Patrimonio Mundial y obtener ayuda con la gestión, el desarrollo de turismo sustentable y el monitoreo científico. Los sitios pueden recurrir a una comunidad internacional de expertos y fondos para promover la misión del sitio y ayudar a los administradores a solucionar los problemas y fomentar la protección de manera más eficaz. Los sitios en países en desarrollo también obtienen acceso a los fondos del Patrimonio Mundial, incluso fondos de emergencia para ayudar a reparar daños causados por humanos o desastres naturales tales como derrames de petróleo y huracanes.

"Compartimos y proporcionamos conocimientos", comentó Balsamo. "Este programa es el principal instrumento internacional para proteger la naturaleza y la cultura. La base del sistema es la idea de que nuestros patrimonios culturales y naturales son irremplazables. Es una de las convenciones más firmadas y más universales de las Naciones Unidas. Intentamos asegurarnos de que todas las personas, en especial aquellas que viven en los sitios y alrededor de ellos, tengan conocimiento de su importancia. Esta es la base de una buena administración".



Ser incluido en la lista implica requisitos de monitoreo, evaluación e informe, una parte clave del programa y una diferencia central entre él y las áreas marinas protegidas nombradas por países individuales.

La UNESCO controla periódicamente el estado de los esfuerzos de conservación en los sitios. Cada año aproximadamente 150 sitios producen un informe que describe los problemas potenciales que afectan la conservación del sitio, y el Comité del Patrimonio Mundial, compuesto por representantes de 21 de los signatarios de la convención, analiza una selección de estos informes.

Este proceso anual brinda una oportunidad a la comunidad global de ayudar a encontrar soluciones a los problemas locales, según afirmó Fanny Douvere, coordinadora del Programa Marino del Patrimonio Mundial. "Podemos llevar inquietudes locales a la escena mundial".


Las Islas Galápagos son célebres por sus bancos residentes de tiburones martillo.


Cada seis años estados parte pueden presentar un informe de todos los sitios dentro de sus territorios, lo que promueve aún más la colaboración regional. Cada tres años los administradores de sitios se reúnen para conectarse y escuchar a expertos internacionales en una variedad de ámbitos. "Una gran cantidad de sitios se enfrentan a los mismos problemas y la rueda se reinventa constantemente", manifestó Douvere. "Estos administradores tienen mucha experiencia con qué funciona y qué no, pero normalmente no asisten a conferencias internacionales. La reuniones regionales brindan oportunidades para que ellos puedan compartir sus conocimientos".

Todos los sitios deben preparar un plan de administración que explique cómo el país conservará el valor de un sitio a lo largo de los años. El comité puede eliminar de la lista sitios que no se ajusten al plan, pero eso sólo ha sucedido dos veces en 40 años.

El comité también puede colocar, o amenazar con colocar, un sitio en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro. En 2012, por ejemplo, el comité advirtió a los administradores de la Gran Barrera de Coral que debían demostrar un progreso considerable en un año o sería colocada en la lista de peligro. Como resultado de ello, el gobierno australiano prohibió el vertido de material de dragado dentro del sitio, reestructuró el desarrollo portuario cerca del arrecife y se comprometió a reducir la escorrentía contaminada en un 80 por ciento para el año 2025. Después de que la Barrera del Arrecife de Belice ingresara a la lista de peligro en 2009, el gobierno de Belice prohibió de forma permanente la exploración petrolera en el sitio y en febrero de 2016 aprobó un plan de administración costera para ayudar a protegerla.

El comité cree que dos cuestiones pueden tener el efecto más significativo sobre los sitios marinos en la próxima década: el cambio climático y las pesquerías ilegales, no declaradas y no sustentables. "Un desafío clave con las pesquerías es que no sabemos con claridad cuánto se extrae de estos sitios", manifestó Douvere.


Entre los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO que son más conocidos para los buzos se encuentra el
Archipiélago de Revillagigedo, también conocido como las islas Socorro.


Los buzos y otras personas pueden ayudar con la supervisión de las pesquerías y otras actividades en los sitios que visiten. "Contamos mucho con que los ciudadanos particulares nos adviertan sobre cosas que no estén bien", afirmó Balsamo. "Las personas nos advierten sobre las cosas que suceden. Nosotros nos comunicamos con el estado parte, vemos si hay algún problema y si podemos hacer algo al respecto. Cualquier persona que tenga alguna inquietud sobre la conservación de un sitio puede y debe escribirnos. Siempre es mejor incluir información científica o imágenes, que a veces dicen mucho más que las palabras.

Douvere dijo que los buzos también pueden compartir fotografías y videos para ayudar a la organización a dar notoriedad y crear conciencia sobre los sitios. "Los buzos ven muchas cosas", agregó. "Están en el agua y tienen muchos conocimientos".

A medida que nuestro buceo en el arrecife de Ningaloo llegaba a su fin, la mantarraya aún se deslizaba cerca, con una nube resplandeciente de diminutos peces plateados que proporcionan un telón de fondo para este ballet submarino.

"Este es uno de los arrecifes periféricos más largos, complejos e inmaculados del mundo", afirmó Gourlay. "Tenemos la responsabilidad de cuidar la Costa de Ningaloo, y otros sitios del Patrimonio Mundial, para asegurarnos de que estos hábitats, plantas y animales importantes desde el punto de vista biológico estén protegidos y para que generaciones futuras puedan disfrutar de estas maravillas".
Proceso de selección
Los países que firmaron la convención (es decir, los estados parte) pueden nominar un sitio para su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial. Un estado parte primero debe inventariar el patrimonio natural y cultural importante de su territorio en lo que se conoce como una lista tentativa. Actualmente el comité limita las nominaciones a dos por estado parte y 45 en total cada año. En 2019 eso cambiará a una por estado parte y 35 en total.

La fecha límite para las nominaciones es el 1 de febrero. Tras el análisis inicial del comité, las partes tienen un mes para enviar una solicitud completa al órgano asesor apropiado, que en el caso de los sitios naturales es la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés). La IUCN evalúa las solicitudes y presenta una recomendación. El comité completo evalúa todas las nominaciones en su reunión anual y toma una de cuatro decisiones: incluir un sitio en la lista, solicitar información adicional para la siguiente sesión, aplazar la nominación o no incluirlo. La decisión de no incluir un sitio significa que la nominación no puede volver a presentarse en el mismo formato.

Los individuos que consideran que un lugar debe ser nominado deben pasar por canales con el estado parte apropiado.

Las nominaciones exitosas incluyen datos económicos sobre turismo y conservación y estudios comparativos internacionales. Se solicita a las partes que involucren a las poblaciones locales en el proceso, ya que las personas que conocen el valor de un sitio lo protegerán mejor.
Las cifras de los sitios del Patrimonio Mundial
1.052 sitios en total
203 sitios naturales
814 sitios culturales
35 sitios tanto naturales como culturales
49 sitios marinos en 37 países
29 sitios marinos con sistemas de arrecifes de coral
193 estados parte de la Convención del Patrimonio Mundial

NOTA: la cantidad de sitios del Patrimonio Mundial aumentó a 1.073 en julio tras el cierre de esta edición. Para obtener más información acerca de los 21 nuevos sitios (18 culturales y tres naturales), visite whc.unesco.org/en/news/1694.
Explore más
Obtenga información sobre los 21 nuevos sitios del Patrimonio Mundial del Comité del Patrimonio Mundial incluidos en julio de 2017.

Mire una presentación en video sobre los sitios marinos del Patrimonio Mundial de la UNESCO.



© Alert Diver — 3er Trimestre 2017