Lago Míchigan

Naufragios en el área de Milwaukee


El EMBA, una goleta de madera de tres mástiles que fue hundida en 1932, yace en posición vertical a
52 metros (170 pies) de profundidad.


El primer buceo que realicé en los Grandes Lagos tuvo lugar 20 años atrás. Recuerdo vívidamente el descenso en las aguas de color verde oscuro.

Poco tiempo después de ese buceo me mudé a Florida con mi familia y me olvidé completamente de los Grandes Lagos porque tenía aguas cálidas y arrecifes tropicales en el fondo de mi casa. Avanzaré hasta hace cinco años y mi siguiente experiencia en los Grandes Lagos: quede impresionado con el estado inmaculado de los naufragios que pude ver en el Lago Superior. Esto despertó en mí una nueva pasión por el buceo en los Grandes Lagos. Poco tiempo después tuve la suerte de trabajar en un documental en el lago Hurón, donde encontramos y exploramos varios naufragios nuevos. Me sorprendió la intensidad del color azul y la claridad del agua del lugar.

La desafortunada introducción de los invasivos mejillones quagga ha mejorado la claridad del agua drásticamente en muchos de los lagos. Hoy en día cubren los naufragios en cuatro de cinco de los Grandes Lagos, pero la visibilidad puede ser de 30 metros (100 pies) o más. La mayoría de los días, el agua tiene un color azul como el del Caribe y los lagos ya no son tan oscuros ni turbios como solían ser.

Personalmente, los Grandes Lagos se han convertido rápidamente en mi destino de buceo favorito; allí hay una enorme cantidad de naufragios dentro de los límites del buceo deportivo y más allá. He viajado a muchos de los principales destinos de buceo en naufragios y creo que los Grandes Lagos se encuentra entre los primeros. Los naufragios de este lugar están congelados en el tiempo, preservados por el agua dulce y fría. Muchos de los buques de vapor y goletas han yacido intactos por más de un siglo; si estuvieran en agua salada, ya no existirían. Bucear en los lagos es como mirar dentro de una cápsula de tiempo: se pueden leer los nombres de los barcos, ver cargamentos como automóviles de la década de 1920, encontrar goletas intactas con aparejos aún en su lugar y mucho más.

He realizado media docena de viajes a diversos lugares en los lagos, el más reciente a Milwaukee, Wisconsin. Milwaukee tiene mucho más para ofrecer que simplemente queso y cerveza: es un paraíso de buceo en naufragios para aquellas personas lo suficientemente aventureras como para animarse. Las profundidades de los buceos varían de sólo 3 metros (10 pies) a más de 90 metros (300 pies).





S.S. Milwaukee
Nuestro primer destino fue el S.S. Milwaukee, un transbordador de vagones de ferrocarril que alguna vez prestó un servicio de cruce del lago durante todo el año para el Grand Trunk Railroad. La embarcación se hundió en una tormenta el 22 de octubre de 1929 y se cobró la vida de su tripulación de aproximadamente 50 personas. Transportaba 27 vagones llenos de chapa de madera, vegetales, queso, manteca, accesorios para el baño, maíz, pienso, semillas, malta y automóviles. Después de 1920, todos los transbordadores de vagones de ferrocarril fueron reacondicionados con un montante convexo llamado puerta de mar para evitar que el agua de las olas ingresara a bordo con un mar de popa. La puerta de mar del Milwaukee se dobló hacia adentro por la fuerza de las tremendas olas del vendaval que hundió la embarcación. El agua ingresó a la popa y llenó los compartimientos inferiores. Los vagones se soltaron y destrozaron el costado del casco. La puerta de mar se salió de las bisagras del lado de estribor cuando las ruedas de un furgón refrigerado la atravesaron mientras el barco se hundía. El Milwaukee, con un casco de acero de 103 metros (338 pies), se hundió a sólo 11 km (7 millas) al noreste de Milwaukee, a unos 5 km (3 millas) de la costa a una profundidad de 36 metros (120 pies).


Dave Sutton observa las ruedas de un vagón de sobresalen del naufragio del transbordador
de vagones de ferrocarril Milwaukee.


A medida que uno desciende hacia el naufragio, su proa reforzada para romper el hielo comienza a parecer en posición vertical sobre el fondo. La vista es increíble. A aproximadamente 46 metros (150 pies) de la banda de babor del barco se encuentra la cámara del timonel original, que en 1908 se había convertido en su cabina del navegador. Incluso después de 86 años en el fondo del lago, el nombre pintado "Milwaukee" aún puede verse sobre las puertas de la cabina del navegador. A medida que se avanza por la embarcación se pueden observar vagones llenos de un cargamento de fregaderos, inodoros y bañeras.

El Milwaukee tiene dos hélices enormes. El eje de la hélice de estribor yace sobre la rueda que destruyó la puerta de mar durante el descenso de la embarcación hacia el fondo. La puerta de mar en forma de U está doblada y destrozada, un testimonio del violento final que vivió la embarcación. A lo largo de la cubierta se puede ver uno de los vagones que atravesó el casco. Las profundidades oscilan entre los 27 y los 36 metros (90 y 120 pies) y la visibilidad puede alcanzar los 24 metros (80 pies). Es un fantástico punto de buceo en un naufragio y las personas que cuenten con la capacitación necesaria también encontrarán mucho para explorar en los espacios de ingeniería y las dependencias de la tripulación.
S.S. Wisconsin
El S.S. Wisconsin se hundió en medio de una violenta tormenta sólo una semana después que el Milwaukee. El Wisconsin, un barco de vapor carguero y de pasajeros con un casco de acero, era operado por Goodrich Transportation Co. Se hundió en medio de una tormenta 10 km (6 millas) al sudeste de Kenosha, Wisconsin, el 29 de octubre de 1929. Nueve miembros de la tripulación, incluido el capitán, perdieron la vida.

El naufragio yace a unos 27 a 40 metros (90 a 130 pies) de profundidad. Gran parte de la superestructura del barco ha colapsado sobre la cubierta o puede encontrarse entre el impresionante campo de escombros. La embarcación trasladaba una carga general de artículos domésticos, radiadores, calentadores, estufas, muebles y otras mercancías embaladas. Varios automóviles, incluso un Hudson, un Essex y un Chevrolet, están situados a varios metros de una puerta de carga abierta. La popa y la proa son visualmente impresionantes y ofrecen grandes oportunidades para tomar fotografías. El barco es grande y es difícil hacer un recorrido completo a su alrededor en un solo buceo, por lo que se recomienda realizar varios buceos en este lugar.
Prins Willem V
El siguiente naufragio que visitamos fue un carguero de acero de bandera holandesa de 79 metros (258 pies) llamado Prins Willem V, uno de los naufragios más visitados del área. La embarcación se perdió el 14 de octubre de 1954, en una colisión con la barcaza Sinclair No. 12 de Sinclair Oil Co., que era arrastrada por el remolcador Sinclair Chicago. Se hundió a una profundidad de 14 a 27 metros (45 a 90 pies) 5 km (3 millas) al este de Milwaukee. La Guardia Costera rescató a la tripulación de 30 personas, pero la embarcación se hundió con un cargamento de televisores, repuestos de automóviles, piezas de máquinas, prensas de impresión, instrumentos y cueros de animales. Se hicieron varios intentos de elevar al Prins Willem V, pero todos fallaron. El naufragio yace intacto sobre unos de sus costados y tiene grandes escotillas abiertas, varios mástiles y maquinaria que puede observarse. Muchos barriles que fueron abandonados después de un intento de rescate aún están adentro de la bodega.
Grace A. Channon
El naufragio del Grace A. Channon yace a profundidades dentro de los límites del buceo técnico. Esta goleta de madera de tres mástiles se construyó en 1873 y se perdió en una colisión el 2 de agosto de 1877. Navegaba desde Chicago, Illinois, hacia Buffalo, Nueva York, con un cargamento de carbón cuando la barcaza de vapor Favorite se estrelló en uno de sus costados. La tripulación de seis marineros junto con tres pasajeros escaparon al bote de trabajo de la goleta y fueron recogidos por el Favorite. Alexander Graham, el hijo de 7 años del copropietario de la goleta, fue la única persona que falleció en el desastre. En la actualidad, la embarcación yace erguida a una profundidad de 55 a 61 metros (180 a 200 pies) con sus mástiles fuera de lugar. Sólo tiene 43 metros (140 pies) de largo, por lo que es fácil hacer un recorrido completo a su alrededor en un solo buceo.


Erik Foreman se desplaza a lo largo de la goleta Grace A. Channon.


La embarcación cuenta con extraños tablones en la parte externa del casco en la zona de popa. Como consecuencia de la colisión, se pueden ver daños en forma de un gran corte en la banda de babor que está en gran parte debajo de la línea de flotación original de la embarcación. Los buzos se encargan de que una gran cantidad de intrincadas tallas en el poste de madera y a lo largo de la proa permanezcan libres de mejillones. La presencia de agua cristalina permite que haya suficiente luz ambiental a profundidad y la visibilidad puede superar los 30 metros (100 pies). Esta visibilidad y el increíble grado de preservación que se puede observar en esta goleta de madera de 143 años ofrecen excelentes oportunidades para tomar fotografías.

Hay cientos de naufragios en el área, cada uno con su propia historia de cómo terminó congelado en el tiempo en el fondo del lago Michigan. Estos naufragios realmente increíbles permiten vislumbrar un poco de la historia de los Estados Unidos y la navegación de los Grandes Lagos. Aún hay embarcaciones que no se han encontrado y con los avances que ha habido en el buceo, la tecnología de escaneo lateral y los vehículos operados remotamente cada año se encuentran algunos naufragios nuevos. El buceo en el lago Michigan incluye una rica historia, maravillosos naufragios y una cantidad de lugares lo suficientemente grandes como para mantener a los exploradores submarinos ocupados por muchos años.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar
Milwaukee es un aeropuerto de fácil acceso, con muchos vuelos directos disponibles. Los visitantes que viajan en automóvil desde el área de Chicago pueden tomar la autopista interestatal 94 (I-94) directamente hacia Milwaukee.


La costa de Milwaukee.


Condiciones
Los meses de mayo a septiembre son los mejores para practicar buceo. Las temperaturas del aire normalmente se encuentran entre los 10 y 27°C (50 y 80°F), con condiciones que van desde una niebla densa hasta un sol brillante. Las temperaturas del agua varían según la época del año y la profundidad. Las temperaturas del agua en junio pueden llegar a aproximadamente 1,5 a 4,5°C (35 a 40°F), pero a fines de agosto las temperaturas del agua pueden oscilar entre los 10 y 15°C (50 y 60°F). Normalmente hay una leve o ninguna corriente en los naufragios y la mayoría tiene al menos una boya de amarre para realizar ascensos y descensos.

Aventura en la superficie
En Milwaukee hay muchas cosas para ver y hacer. El Denis Sullivan es una réplica de una goleta de tres mástiles similar a las embarcaciones que surcaban estas aguas hace más de un siglo. Milwaukee también tiene una gran cantidad de museos, cervecerías, faros, parques y excelente comida.
Mire el video
Vea el video de Becky Kagan Schott sobre el naufragio de la goleta Grace A. Channon en el lago Michigan.



© Alert Diver — 1er Trimestre 2016