Racing Extinction (La lucha contra la extinción)




El drama de las mantarrayas, que se están viendo diezmadas por los falsos atributos medicinales de sus
branquiespinas, es representativo del comercio excesivo de especies salvajes vulnerables.


En la película Racing Extinction (La lucha contra la extinción), Michael Novacek, Ph.D., curador de paleontología del Museo Americano de Historia Natural, observa que "en aproximadamente 100 años podríamos perder hasta el 50 por ciento de las especies que viven en la Tierra". Lo dice relajadamente, como si fuera algo de lo que las personas en su línea de trabajo tuvieran conciencia en todo momento. Pero para el director Louie Psihoyos, que también dirigió el documental ganador de un premio Oscar "The Cove", se trataba de una declaración tanto traumática como profundamente inquietante.

"Recuerdo que en ese entonces pensaba que esta era la historia más importante en todo el mundo", manifestó Psihoyos. "Es como si viviéramos en la era de los dinosaurios, pero podemos hacer algo al respecto". Hacer algo al respecto es precisamente la premisa de esta nueva película.

La Tierra ha sufrido cinco eventos de extinción importantes, de los cuales el más reciente es el evento del Cretácico-Paleógeno que tuvo lugar hace 66 millones de años donde la mayoría de los científicos cree que un asteroide de gran tamaño impactó en el planeta, lo que causó alteraciones ambientales catastróficas que pusieron fin a la era de los dinosaurios. El período en que vivimos hoy es le época del Holoceno, denominada informalmente Antropoceno, la era de los humanos, y bajo nuestro cuidado los límites de la capacidad de la Tierra para sustentar la vida se están poniendo a prueba. El sexto evento de extinción importante se aproxima. Psihoyos afirma que ya es demasiado tarde y por consiguiente estamos condenados o que es posible que este sea el comienzo de un movimiento que podría salvar a toda la humanidad, y en este momento el desenlace podría ser cualquiera de los dos.


El cercenamiento de aletas es unos de los principales problemas que se aborda en Racing Extinction.
Los tiburones son capturados por sus aletas, todo esto con la sopa de aleta de tiburón como su principal objetivo.


La película argumenta que los ecosistemas del planeta están en grave peligro como resultado de dos grandes amenazas: el comercio internacional de vida salvaje que victimiza a extrañas criaturas para falsas curas medicinales, trofeos y símbolos de estatus, y nuestra cultura de emisión de carbón y acidificación del océano que es incompatible con la supervivencia continua de muchas de las especies que aún viven hoy.

"Nuestro lema solía ser 'no estamos intentando salvar a todo el planeta, simplemente a un 70 por ciento'", comentó Psihoyos en referencia a los océanos y la organización sin fines de lucro Oceanic Preservation Society que fundó en 2005. "Pero ahora creo que con la nueva película estamos intentando cuidar al otro 30 por ciento". El equipo de activistas de Racing Extinction usó técnicas de investigación de vanguardia con el objeto de infiltrarse en peligrosos mercados negros que se dedican a la explotación de vida salvaje. El equipo incluía a dos fotógrafos muy respetados expertos en conservación de los océanos que usaban micro cámaras y otras técnicas fotográficas furtivas en sus viajes por todo el continente asiático.



Shawn Heinrichs ganó mucha credibilidad como un fotógrafo experto en conservación con su cautivadora secuencia de video sobre el cercenamiento de aletas de tiburón en Raja Ampat, Indonesia. Mientras muchas personas en China estaban felices de comer sopa de aleta de tiburón, sin saber el verdadero costo para la especie (y el ecosistema marino del mundo), Heinrichs filmaba la agonía de los tiburones tirados como basura en el arrecife de coral, sin poder nadar para que el agua se deslizara sobre sus branquias. WildAid utilizó las imágenes en una campaña de prensa donde aparecía el jugador de baloncesto Yao Ming, en ese entonces pivote de los Houston Rockets y uno de los chinos más famosos del planeta. La campaña tuvo gran éxito y logró cambiar la mentalidad de millones de posibles consumidores de sopa de aleta de tiburón, particularmente entre las generaciones más jóvenes de China y Hong Kong.

Paul Hilton (consulte la sección Fotógrafo, Alert Diver, tercer trimestre de 2014) ha tenido gran influencia en la exposición de la recolección tanto de aletas de tiburón como de branquiespinas de mantarraya, y su trabajo sobre el cercenamiento de aletas de tiburón ballena fue fundamental para determinar la indignación por la práctica. Junto con otros participantes clave, Heinrichs y Hilton trabajaron para lograr que las mantarrayas estuvieran protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora, CITES), un tratado multinacional para conservar especies en riesgo, y para convencer al gobierno de Indonesia que declarara a toda la nación un santuario de mantarrayas.


La conciencia mundial del cercenamiento de aletas de tiburón como una práctica sustentable está en aumento, lo que nos permite ser optimistas y pensar que la educación ambiental quizás ayude a forjar un comportamiento más responsable.
Este fue un equipo ambiental de ensueño que corrió grandes riesgos a nivel personal para contar la historia de estas pesquerías terriblemente insostenibles. Al considerar que más de 800 activistas ambientales han sido asesinados en la última década por trabajar para contar historias como esta, uno se da cuenta de que no se trató de una misión casual.

Más allá del valor de presentar cifras impresionantes con las que el público en general podía no estar familiarizado (por ejemplo, que los tiburones han sobrevivido al menos cuatro extinciones masivas a nivel mundial pero que su población se ha reducido en un 90 por ciento en una sola generación de humanos, con una índice de mortalidad actual de 250.000 tiburones por día), la fuerza de Racing Extinction es su sincero recordatorio de lo que hoy es conocimiento común presentado con todas las imágenes contundentes de una producción de documentales de clase mundial.

Sabemos que la caza furtiva está devastando la vida salvaje. Sabemos que el cambio climático es un problema. Sabemos que los combustibles fósiles contribuyen a la acidificación del océano, con emisiones que contienen de un tercio a una mitad de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera que son absorbidas en el enorme sumidero de carbono que es el océano, aumentando así su acidez y convirtiéndolo en un entorno inhabitable para cierta vida marina. Tenemos conocimiento de todo esto, y en Racing Extinction podemos verlo.


Louie Psihoyos, director de The Cove, se enfrenta a algunos de los mayores desafíos que afronta nuestro planeta en la actualidad en su nuevo documental Racing Extinction.
Algunas de las ideas propuestas en la película pueden ser una sorpresa. "Sería mejor conducir un Hummer y ser vegano que comer carne e ir en bicicleta a todas partes", sugiere Psihoyos al analizar un camino hacia la sustentabilidad y una menor huella de carbono. No sólo son una gran parte de la tierra y recursos considerables a nivel mundial dedicados a alimentar y trasladar ganado, sino que las reses emiten metano como un derivado al metabolizar lo que comen. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change) ha informado que el metano es al menos 86 veces más potente que el CO2 respecto a su capacidad para cambiar el entorno a lo largo de un período de 20 años.

El punto se presenta de manera convincente tanto lógica como visualmente. Leer que criar ganado genera más gases de efecto invernadero que todos los factores de transporte de la tierra no tiene el mismo impacto que ver el metano recolectado en un recipiente sobre el lomo de una vaca en sólo dos horas. Eso es lo que Racing Extinction hace tan bien; presenta cosas que debemos saber de una manera visualmente convincente, con la esperanza de que consideremos cambiar los comportamientos por el bien de todos.


El equipo de Racing Extinction utilizó un vehículo eléctrico Tesla personalizado con un proyector de alta potencia para iluminar los laterales de los edificios, incluido el de las Naciones Unidas, con mensajes ecológicos.


Cuando Racing Extinction llegue a los cines en septiembre o cuando la vea en Discovery Channel en el otoño boreal, valdrá la pena esperar los créditos al final de la película para ver los nombres de las personas influyentes y talentosas que han contribuido su tiempo y sabiduría a este proyecto. Cuando vi a Jane Goodall aparecer en cámara cerca del final de la película y decir "a medida que nos enfrentamos cada vez más con la extinción de animales, necesitamos una mayor cantidad de espíritus indomables. Las pequeñas decisiones que tomamos todos los días pueden dar lugar al tipo de mundo que todos queremos para el futuro", estoy convencido de ello.

Conforme observó Psihoyos en relación con su esperanza de que se tomen medidas sobre la base de nuestra cobertura de Racing Extinction en Alert Diver: "ojalá podamos motivar a la comunidad de buceo, ya que ellos son los que realmente tienen más que perder".
Para obtener más información
Si desea obtener más información acerca de la campaña contra la extinción de especies, visite estos sitios web y páginas de medios sociales:

Película Racing Extinction: racingextinction.com
Oceanic Preservation Society: opsociety.org
Facebook: facebook.com/racingextinction
Instagram: racingextinction
Twitter: @Extinction_OPS
Explore más
Mire el avance oficial de Racing Extinction.



El chef Gordon Ramsay descubre los espantosos actos que supone la recolección de aletas de tiburón e insta a los restaurantes a que dejen de servir sopa de aleta de tiburón. (Advertencia: el video contiene lenguaje fuerte y contenido gráfico).



Vea el documental de 47 minutos de Ramsay Shark Bait.



Lea sobre la proyección de imágenes digitales de especies en peligro de extinción de Louie Psihoyo sobre el edificio Empire State y vea el video del evento.



Vea las imágenes digitales que se proyectaron en el edificio de las Naciones Unidas en "illUmiNations: Protecting Our Planet" (illUmiNations: en busca de la protección de nuestro planeta).

illUmiNations: Protecting our Planet #ProjectingChange from Oceanic Preservation Society on Vimeo.



© Alert Diver — 3er Trimestre 2015