La importancia del lastre





En el período inicial del entrenamiento de buceo, los estudiantes aprenden que hay tres elementos que están involucrados en el control de la flotabilidad: el compensador de flotabilidad (chaleco), el lastre y el volumen pulmonar. Aunque la mayoría de los buzos están familiarizados con la necesidad de que el lastre sea adecuado, muchos de ellos no entienden todo lo que esto supone. Tanto los estudiantes como los buzos experimentados cometen dos errores comunes en lo que se refiere al lastre: bucear con exceso de peso y no ajustar la cantidad de lastre utilizado en respuesta a los cambios en el equipo y el entorno.
No consuma energía en exceso
El ajuste incorrecto de lastre hace que sea más difícil lograr una flotabilidad neutra. Muchos buzos que utilizan demasiado lastre no se dan cuenta de que tienen un exceso de peso. Al tener este exceso de peso el buzo debe llenar las cámaras del chaleco con más aire a fin de lograr una flotabilidad neutra, lo que puede dar lugar a un perfil más erguido en el agua. La posición erguida aumenta la resistencia hidrodinámica al nadar, obligando al buzo a hacer un mayor esfuerzo y consumir más aire. Los buzos que no tienen suficiente lastre también pueden experimentar una fatiga considerable al intentar permanecer sumergidos. Además de aumentar el consumo de mezcla respiratoria, un esfuerzo adicional puede incrementar el estrés descompresivo.
Cómo lograr el peso correcto
Es posible que alguna vez haya escuchado a un buzo decir: "esta es la cantidad de lastre que uso siempre". Si bien las pruebas de campo y la experiencia previa pueden ser útiles, esta declaración no debe ser el final de un diálogo sobre el uso de lastre. El uso adecuado de lastre requiere pensamiento y práctica, y la cantidad de lastre que se utiliza no es fija. En el transcurso de nuestras vidas experimentamos cambios en la masa muscular, la grasa corporal y la aptitud física. El equipo, incluidos los trajes de neopreno, se desgasta y debe ser reemplazado. Los entornos de buceo son diferentes unos de otros. Todos estos factores afectan la flotabilidad y requieren ajustes en la cantidad de lastre que se utiliza.

Para


determinar la cantidad de lastre que necesita, debe considerar el peso de su cuerpo, la protección a la exposición que utilizará, el peso de su equipo y el entorno en el que buceará. Comience con un lastre equivalente al 10 por ciento de su peso corporal, que es un buen punto de partida para un traje de neopreno de 6mm completo. Para un traje de 3mm, utilice el 5 por ciento de su peso. Recuerde que estos porcentajes son simplemente puntos de partida.

Los trajes secos y el neopreno grueso requieren más lastre de lo que necesita el neopreno fino o la ropa de buceo liviana para contrarrestar la flotabilidad de los trajes. La composición corporal (la densidad muscular, por ejemplo) tendrá influencia sobre si se necesita más o menos lastre. Al bucear con un tanque de aluminio es necesario usar más lastre que al hacerlo con uno de acero.

El agua salada es más densa que la dulce, lo que aumenta la flotabilidad de los objetos sumergidos y requiere una mayor cantidad de lastre para descender. Normalmente, el entrenamiento de buceo comienza en entornos de agua dulce tales como piscinas, canteras o lagos, por lo que los buzos principiantes deben considerar que incluso si utilizan la misma protección a la exposición deberán agregar lastre a la hora de bucear en el océano. La cantidad exacta de lastre adicional que se necesita variará de una persona a otra. Realizar un control de la flotabilidad en cada situación ayudará a determinar la cantidad correcta de lastre que debe agregarse.
Sujételo
Existen varias opciones disponibles sobre cómo y dónde sujetar el lastre. El método más común para el uso de lastre es el cinturón; existen cinturones que son compatibles con el lastre de montaje por deslizamiento así como también cinturones con bolsillos donde puede colocarse lastre de tipo sólido o blando (bolsas llenas con granalla de plomo). Los cinturones de lastre son fáciles de quitar en una emergencia siempre que se mantengan otras piezas del equipo lejos del cinturón.


A veces se utiliza un arnés de hombro cuando la flotabilidad del traje de protección térmica requiere más peso del que se puede usar con comodidad alrededor de la cintura.

Los sistemas de arneses y los bolsillos de lastre integrados ofrecen dos ventajas con respecto a los cinturones: pueden ser considerablemente más cómodos y ofrecen una mejor capacidad para ajustar la compensación. Pero a diferencia de los cinturones, que tienen un solo punto de liberación, los arneses y los sistemas integrados pueden tener más de un solo punto. Esta es información crucial que el buzo y su compañero deben discutir antes del buceo y que deben recordar en el caso de que se produzca una emergencia. Un aspecto negativo del uso de bolsillos de lastre es que puede resultar más difícil agregar y quitar las pesas si es necesario realizar ajustes.
Mantenga la compensación
Además de utilizar la cantidad correcta de lastre, asegúrese de que esté ubicado de manera que optimice la compensación bajo el agua. Crear un perfil nivelado en el agua lo hace más hidrodinámico.


Distribuya el lastre de la manera más pareja posible de un lado a otro; nunca debe sentir como si su cuerpo se inclinara hacia un lado durante el buceo. Al colocar el lastre también debe considerar el peso del tanque y el estilo del chaleco. El tanque puede moverse hacia arriba o hacia abajo en la banda del tanque a fin de facilitar el posicionamiento óptimo del cuerpo en el agua. Los chalecos de inflado posterior tienen una tendencia a empujar al buzo hacia adelante (con la cara hacia abajo) en el agua, por lo que colocar el lastre hacia la espalda puede ayudar a contrarrestar esta inclinación hacia adelante, especialmente en la superficie. Si bien los bolsillos para lastre situados en la parte trasera del chaleco pueden ayudar con la compensación, también presentan un riesgo en una emergencia porque es necesario contar con la ayuda de un compañero para quitar el lastre si necesita deshacerse de parte de él.

Las aletas pueden tener una flotabilidad positiva, neutra o negativa y cada tipo puede requerir compensación. Las pesas de tobillo pueden ayudar a compensar la parte inferior del cuerpo si ésta presenta una mayor flotabilidad, pero quitárselas puede ser un desafío porque debe poder alcanzarlas para liberarlas. Si las aletas tienen una flotabilidad negativa y empujan la mitad inferior de su cuerpo hacia abajo, colocar el lastre más arriba en el cuerpo o mover el tanque hacia arriba en la banda puede elevar su centro de gravedad para así lograr un perfil más nivelado.

Comprobar la ubicación y la forma en que está colocado el lastre de su compañero es un componente esencial de todo control anterior al buceo. En una emergencia, cada buzo debe saber cómo deshacerse del lastre de su compañero.

Aprender a determinar el uso adecuado de lastre le permitirá disfrutar aún más de los buceos y mejorará su seguridad. Conocer bien sus necesidades iniciales respecto al lastre y los factores que afectan su flotabilidad lo ayudará a adaptarse a una variedad de entornos y condiciones.





Cómo llevar a cabo un control de la flotabilidad
Comience dentro del agua sin tocar el fondo y libere todo el aire del chaleco. Inhale normalmente, con el agua a la altura de los ojos. Cuando exhale, se debe hundir de modo tal que el agua quede apenas sobre su cabeza y luego debe elevarse hasta el nivel de los ojos a medida que vuelva a inhalar normalmente.

Ajuste el lastre de a poco (de a unos 900 gramos [2 libras] por vez, por ejemplo). Considere agregar un poco de peso adicional para compensar la posible flotabilidad positiva de un cilindro de aluminio parcialmente vacío al final del buceo.

Si el lastre es adecuado, debe poder desplazarse sin esfuerzo a 4,5 metros (15 pies) al final del buceo con 500 psi en el tanque de aluminio y sin aire en el chaleco.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2014