La elección de la seguridad




El contexto social es una realidad esencial del buceo deportivo. Definir y seguir buenos ejemplos es una responsabilidad de todos los buzos.


En la edición del cuarto trimestre de 2014 de Alert Diver, publicamos un artículo con el título "Una cultura de la seguridad en el buceo" (Opiniones de los expertos). El objetivo del artículo era fomentar el diálogo en la comunidad de buceo deportivo acerca del papel del contexto social en la seguridad en el buceo. Durante todo 2015 continuaremos esta conversación con diversos líderes de buceo. En esta edición, Karl Shreeves, ejecutivo de desarrollo técnico de la agencia de entrenamiento PADI (Professional Association of Dive Instructors), comparte sus pensamientos sobre la cultura de la seguridad en el buceo deportivo en la actualidad.

En muchos aspectos, efectivamente tenemos una cultura de la seguridad en el buceo: aunque a veces observamos desviaciones de las prácticas recomendadas, la tasa de incidentes sería mucho mayor si las normas culturales en el buceo se centraran menos en la seguridad. Aun así, siempre nos esforzamos por mejorar y, para ello, considero que vale la pena analizar cómo la educación "afectiva" puede ayudar a fomentar nuestros valores de seguridad cultural.

La educación afectiva se preocupa por los valores, las actitudes y la forma en que enseñamos a las personas a tomar buenas decisiones. Transmitir conocimientos y habilidades puede ser bastante sencillo, pero es mucho más difícil influenciar la manera en que las personas aplican sus habilidades y conocimientos. Por ejemplo, los sistemas escolares les enseñan a los niños acerca de los riesgos de fumar, y casi todos los estudiantes demuestran que comprenden estos riesgos cuando se los pone a prueba. No obstante, cada año una cantidad considerable de jóvenes empieza a fumar, algo que resulta ilógico. ¿Por qué?

El comportamiento ejemplar es una de las influencias más importantes en las decisiones de las personas. En cualquier cultura, las personas tienden a seguir el ejemplo de los líderes respetados, por lo que tiene sentido que los líderes de buceo respetados que son un ejemplo de comportamiento en la práctica de buceo conservador dirijan una cultura de la seguridad en el buceo. Un papel importante de las organizaciones de entrenamiento debe ser la identificación y la retención o expulsión de instructores que no siguen las normas de capacitación. PADI participa en estas prácticas mediante la administración de encuestas aleatorias posteriores a la capacitación. La mayoría de las organizaciones de entrenamiento se comunican unas con otras, por lo que es difícil que un instructor particularmente recalcitrante continúe enseñando por medio de una simple afiliación a una agencia de certificación diferente.

La presión social afecta nuestras elecciones, para bien o para mal, y un entrenamiento de buceo adecuado favorece la presión social positiva y resiste la presión negativa. Por ejemplo, los buzos principiantes aprenden cuáles son los límites de profundidad apropiados para su experiencia y capacitación durante los cursos. En igualdad de condiciones, es más probable que los principiantes presten atención a las recomendaciones de seguir los límites en lugar de aquellas que sugieren ignorarlos. Aun así, al igual que nos muestra el ejemplo del tabaquismo, "en igualdad de condiciones" es un gran calificativo, y lo que se puede lograr con la capacitación es limitado. Si bien sería mejor que las personas evitaran la influencia de la presión social que lleva a tomar malas decisiones, una cultura de la seguridad en el buceo sólo puede prosperar si usamos la presión social para desarrollar y hacer cumplir valores que promuevan la salud y el bienestar de los buzos.

Decir que debemos ser modelos a seguir es otra forma de manifestar que no debemos ser hipócritas. Si está de acuerdo con que los límites establecidos son importantes para la seguridad, debe seguir esos límites. Si está de acuerdo con que los buzos deben estar certificados antes de participar en ciertas actividades, no se involucre en estas actividades a menos que cuente con la certificación correspondiente. Si está de acuerdo con que el uso de algunos equipos debe ser obligatorio para determinados tipos de buceo, no practique ese tipo de buceo sin el equipo obligatorio, sin importar quién sea usted.




Todos los miembros de una cultura hacen cumplir los valores culturales o bien luchan contra ellos. Hacemos cumplir los valores mediante el ejercicio de la presión social sobre aquellas personas que no cumplen, o bien socavamos los valores mediante el ejercicio de la presión social sobre aquellos que sí lo hacen. Para hacer cumplir los valores de seguridad, debemos negarnos a bucear con personas que no respetan esos valores y debemos expresarnos en contra de cualquier recomendación que no resulte segura. También debemos acoger y solicitar preguntas relacionadas con la seguridad en cualquier momento. Hacer que las personas sientan que no pueden plantear interrogantes ni cuestionar planes de buceo debilita los valores de seguridad que queremos promover.

Una vez me encontraba en una embarcación de buceo como parte de un grupo de seis buzos cuando un respetado líder de buceo nos pidió que echáramos un vistazo a un lugar situado a 40 metros (130 pies). Se trataba de un buceo repetitivo con una corriente moderada, y yo consideraba que se encontraba dentro de mis habilidades. No obstante, cuando descubrí que el barco no tenía una línea lo suficientemente larga como para anclar y que realizaríamos el buceo con el barco a la deriva, me sentí incómodo y se lo hice saber al líder de buceo. A su favor, él dijo: "de acuerdo, elaboremos un plan diferente". Renegociamos el plan y llevamos a cabo el buceo sin problemas.

Después del buceo, algunos de los demás miembros del grupo confesaron que estaban contentos de que yo había hablado. Probablemente yo era el buzo más preparado a bordo de la embarcación, pero ninguno de los otros había dicho nada. ¿Por qué fui yo el que protestó? Evidentemente, algo sobre la situación les había hecho sentir que no debían expresar ningún tipo de objeción. Todos debemos participar de manera activa en la creación de una cultura donde las personas sientan confianza no sólo en sus buceos sino en sus decisiones respecto a cambiar un plan de buceo. De este modo, todos podemos mejorar de forma proactiva la cultura de la seguridad en el buceo.

Si queremos un modelo para nuestra cultura de la seguridad en el buceo, podemos observar a la primera comunidad de buceo en cuevas. Una vez que se establecieron la capacitación y la certificación de buzos de cuevas, esa comunidad abordó seriamente sus valores culturales de seguridad. Simplemente no se toleraba que personas no certificadas practicaran buceo en cuevas. Ningún miembro de la comunidad practicaría buceo en cuevas con alguien que no contara con la capacitación o el equipo apropiado, y la presión social se vio sesgada hacia la seguridad.

La filosofía que establece que "cualquiera puede cancelar un buceo en cualquier momento y por cualquier motivo" surgió en esta era y continúa hasta hoy apoyada por una actitud que afirma que una persona ha fallado si piensa que tal vez tiene un problema y no suspende el buceo. Sus compañeros incluso pueden reprenderlo por no estar dispuesto a cancelar un buceo si no se siente cómodo al respecto. Después del comienzo de la capacitación formalizada de buzos de cuevas y el establecimiento de esa comunidad, pasaron más de 20 años antes de que un buzo de cuevas certificado muriera dentro de una cueva, lo que resulta extraordinario para este tipo de técnica de buceo avanzado. Incluso hoy en día, las muertes entre los buzos de cuevas certificados son poco frecuentes. (Se han producido cientos de muertes de buzos en cuevas, pero más del 90 por ciento de ellas involucraban a buzos de cuevas no certificados).

Lo cierto es que si deseamos mantener y mejorar nuestra cultura de la seguridad en el buceo, todo lo que debemos hacer es decidir bucear de manera segura. Debemos hacer aquello que se encuentre dentro de los límites de nuestra capacitación: definir y seguir buenos ejemplos, expresar lo que sentimos cuando algo no nos parece correcto y negarnos a bucear con alguien que no actúe de la misma manera; es así de simple.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2015