La cámara situada en la Isla Catalina

Al servicio de los buzos durante casi cuatro décadas


La cámara hiperbárica de Catalina de USC es una de sólo dos cámaras
en los Estados Unidos que ofrece tratamiento exclusivamente a buzos.
El gran hangar, que puede verse desde el agua, se ha convertido en una vista reconfortante para los buzos que visitan la zona austral de las Islas del Canal de California. La cámara hiperbárica de Catalina de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés) ha estado en funcionamiento durante casi 40 años y está disponible para tratar buzos accidentados las 24 horas del día, los 365 días del año. Es un centro único en muchos aspectos; no sólo presta servicios a buzos deportivos y técnicos en las aguas que rodean la Isla Catalina, sino que también ofrece un programa de buceo científico activo con base fuera del Centro de Ciencias Marinas Wrigley (Wrigley Marine Science Center) de USC, donde está ubicada la cámara.

Si bien existen aproximadamente 1.200 cámaras hiperbáricas en todo el territorio de los Estados Unidos, menos de 140 están disponibles las 24 horas del día, y la cámara de Catalina es una de sólo dos que están dedicadas exclusivamente al tratamiento de buzos. La cámara es operada por un equipo compuesto por casi todos voluntarios que recibe el respaldo del personal médico del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles y el departamento de emergencias del Centro Médico de USC/Condado de Los Ángeles.


Visitantes se compensan durante una inmersión en una cámara en el Día
de la cámara de 2013, fecha en la que se celebró el 25to aniversario del
primer Día de la cámara.
En la mayoría de los lugares, cuando se sospecha de la existencia de una lesión por descompresión, el buzo es llevado al departamento de emergencias más cercano para someterlo a una evaluación y luego es transferido a un centro de tratamiento hiperbárico, si es necesario. No obstante, dada la capacidad de la cámara de Catalina y la posición única que tiene en el medio de algunos de los puntos de buceo más populares del sur de California, los buzos que se encuentran alrededor de la Isla Catalina son trasladados directamente al Laboratorio Marino Wrigley (Wrigley Marine Lab) de USC. Algunos llegan en los barcos de socorristas (Baywatch) del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, pero muchos otros son traídos por barcos chárter de buceo del área.

El personal de la cámara y los paramédicos del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles evalúan a los buzos y consultan a los médicos a cargo y los residentes del departamento de emergencias del Centro Médico de USC/Condado de Los Ángeles. La cámara en sí es considerada una extensión de ese departamento de emergencias. De ser necesario, se entregan órdenes para recibir un tratamiento de recompresión y un médico de emergencias es trasladado a la isla para evaluar y supervisar el tratamiento.

Al mirar los gabinetes del hangar se pueden observar muchos de los insumos, medicamentos y equipos que se espera ver en una sala de emergencias especializada de un hospital importante. La cámara está equipada para evaluar y tratar desde lesiones en los oídos hasta paros cardíacos. La cámara puede usarse para tratar tanto a buzos estables como a aquellos que estén en estado crítico. Después de los tratamientos, los buzos que requieren hospitalización viajan con un médico de emergencias a Los Ángeles para recibir una evaluación y tratamiento continuos.

En términos generales, un centro de tratamiento hiperbárico no podría seguir en actividad sí sólo estuviera disponible para emergencias de buceo. Los tratamientos diarios para heridas que no sanan son el sostén de la medicina hiperbárica. La cámara hiperbárica de Catalina necesita fuentes de ingresos adicionales ya que sólo ofrece tratamientos a buzos. La financiación parcial se obtiene a través de un contrato con el Condado de Los Ángeles y de las facturas por tratamientos del Centro Médico de USC/Condado de los Ángeles. Sin embargo, el contrato y la facturación por tratamientos no son suficientes para permitir que la cámara esté disponible las 24 horas. De hecho, hace 25 años la financiación de la cámara estaba en riesgo y se avecinaba la posibilidad de su cierre.


Vehículos operados por control remoto (ROV, por sus siglas en inglés) en
exhibición el Día de la cámara de 2013, gentileza del Centro de Ciencias
Marinas Wrigley, lugar donde se encuentra la cámara.
Desde entonces, todos los años la cámara ha celebrado el "Día de la cámara" (Chamber Day) el primer miércoles de mayo. Los barcos de buceo del área de Los Ángeles donan sus ganancias de ese día y usan sus barcos para llevar a los buzos y a otros miembros de la población que estén interesados al laboratorio marino para una visita por las instalaciones. Los paramédicos de Baywatch del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, las divisiones de marina y aviación del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles y la Guardia Costera de los Estados Unidos también están a disposición para encontrarse con el público. Durante la noche del Día de la cámara se celebran un banquete y una subasta silenciosa en el Acuario del Pacífico (Aquarium of the Pacific) en Long Beach.

Si bien la cámara también obtiene ingresos a través de programas educativos, investigaciones y otras donaciones privadas además de aquellas que se realizan el Día de la cámara, el 50 por ciento de los ingresos anuales del centro se obtiene cada año en el Día de la cámara. Parte de lo que hace que este día sea tan especial y exitoso es la enorme dedicación de los miembros del personal. Cada año se crean un nuevo tema y un logotipo para el Día de la cámara y muchos buzos regresan todos los años para las festividades.

Para obtener más información sobre el historial y la misión de la cámara hiperbárica de Catalina de USC, visite dornsife.usc.edu/hyperbaric.


© Alert Diver — 3er Trimestre 2013