De paseo por las Islas Salomón




Los aldeanos locales llevan productos al Bilikiki durante todo el crucero.

"Para ver una cosa una vez debo mirarla miles de veces", dijo Thomas Wolfe en la novela You Can't Go Home Again (No puedes volver a casa). Si bien no he visto las Islas Salomón miles de veces, he estado allí en tres oportunidades en las últimas tres décadas (por última vez en 1999) y lo que pude ver cuando visité el lugar hace unos meses fue realmente especial. En un mundo donde a menudo vemos una disminución de la vida marina y una degradación de los arrecifes de coral, honestamente puedo decir que las Islas Salomón se veían mejor en este viaje que en el pasado. La visibilidad era mejor, había una mayor cantidad de vida marina y los arrecifes de coral parecían notablemente menos afectados por las acciones humanas y más amplios. Durante esos 10 días realmente sentimos que no estábamos en una embarcación de vida a bordo sino en una máquina del tiempo que nos transportaba a una era donde la vida era más simple, el mar estaba más saludable y el estilo de vida de buceo estaba repleto de descubrimientos y maravillas.


Los corales de abanico de color carmesí abundan en todas las Islas Salomón.
Cada día, a medida que nuevas oportunidades de buceo eran reveladas, me preguntaba cómo era eso posible. No había reservas marinas nuevas con guardaparques atentos que garantizaran una mayor protección. Y estas islas y el mar circundante no podían aislarse mágicamente de la acidificación del océano y de otros problemas globales. Sólo podía suponer que en el cuarto de siglo durante el que el Bilikiki ha operado en estas aguas han perfeccionado su itinerario para que incluya los mejores lugares que están a su alcance. Probablemente ayuda el hecho de que la mayoría de los buzos que llegan a un destino tan recóndito son experimentados y reconocen la necesidad de lograr una flotabilidad correcta en torno a los frágiles jardines de coral; si se produce una transgresión accidental, el agua conserva sus propiedades regeneradoras para regenerar el arrecife.

Debido a que las Islas Salomón son remotas y están dispersas, sólo hay una embarcación de vida a bordo y una mínima cantidad de operadores de buceo con sedes en tierra a lo largo de las 922 islas que se extienden en casi 1.770 km (1.100 millas) de océano. Eso reduce el impacto de los buzos. Lo que es quizás más importante, estas islas están poco pobladas (lejos de la ciudad capital de Honiara) y la escasa actividad agrícola que hay es orgánica como consecuencia de la cultura y la necesidad. Independientemente de los motivos que haya para preservar la integridad ecológica de estas islas, este fue un viaje que despertó una gran alegría durante el buceo en todos los que estábamos a bordo; este fue un enorme logro ya que las 20 personas que conformábamos el grupo hemos viajado mucho y somos entusiastas fotógrafos submarinos que estamos verdaderamente hastiados.





El crucero

Leru Cut
Un crucero durante la noche que recorría 48 km (30 millas) desde Honiara nos llevó a las islas Russell, un par de islas volcánicas rodeadas por numerosos islotes más pequeños. Después de un buceo de inspección sin incidentes para realizar un ajuste de lastre y, sin duda, una evaluación secreta de los buzos por parte de la tripulación, visitamos uno de los puntos de buceo más emblemáticos de las Islas Salomón: Leru Cut. Algunos corales blandos y corales de abanico muy grandes han marcado la pared del lugar, pero en comparación con la espléndida decoración que pudimos ver en los arrecifes que visitamos más tarde en el tour, el motivo obvio por el que estábamos allí era experimentar la luz matutina que se filtraba a través de la grieta gigante en la pared de la isla. A lo largo de los años, las fotografías de siluetas de buzos que se han tomado en este lugar han adornado una gran cantidad de portadas de revistas; este es un punto buceo que vale la pena visitar simplemente por el potencial fotográfico que ofrece con la colaboración de un modelo dispuesto y talentoso. Para aquellos que estén buscando abundante vida marina o una fantasía de corales blandos, hay otros lugares de buceo que pueden visitar.


Si bien no es común, de vez en cuando pueden verse cocodrilos de agua salada.
Nuestro siguiente buceo, en Mirror Pond, tuvo mucha más diversidad. Hay un pasadizo cuya salida desemboca en un estanque paradisíaco en el interior de la isla; está bordeado por vegetación tropical y sus aguas son calmas (de ahí su nombre "mirror pond" [estanque espejo]). Fue en este pasadizo donde hace muchos años vi un cocodrilo de agua salada bajo el agua por primera vez. Aparentemente aún se los puede ver aquí en ocasiones. No sé exactamente en qué año fue eso, pero sé que todavía utilizaba una cámara Nikonos V con un objetivo de 15mm porque recuerdo que deseaba haber tenido una caja estanca más grande entre el cocodrilo y yo. No sucedió nada particularmente amenazante, pero en esa parte del mundo siempre se oyen historias de lo feroces que pueden ser estos cocodrilos o "salties". En Australia matan alrededor de tres o cuatro personas cada año, aproximadamente la misma cantidad que los grandes tiburones blancos, pero siempre vi a estos tiburones desde la seguridad de una fuerte jaula. A pesar de ello, debía intentar capturar la imagen cuando tenía la oportunidad, por lo que me acercaba lo más que podía hasta una distancia de unos 25 cm (10 pulgadas) del hocico del cocodrilo para tomar una serie de fotos de cerca con un objetivo gran angular.

Esta vez no hubo ningún drama, pero al salir de la grieta recordé lo hermoso que era el arrecife poco profundo en este lugar. También era algo único en comparación con las estructuras arrecifales que vimos durante el resto del tour. Grandes rompientes (bommies) aisladas surgían de una meseta del tamaño de varios campos de fútbol americano que se extendía junto a una pared vertical. Había una gran abundancia de peces que se adaptaban particularmente bien a la búsqueda de comida entre los intrincados corales, como por ejemplo el pez mariposa de nariz larga.

Los inmaculados corales duros son un deleite excepcional.


Visibilidad

El pez ardilla normalmente es muy tolerante frente a la cercanía de un buzo.
La información que se proporciona en el sitio web de Bilikiki me preparó para una claridad del agua que era razonable pero no extraordinaria: "la visibilidad oscila entre los 23 y los 38 metros (75 y 125 pies) con algunos puntos donde la visibilidad es mucho mejor y también se pueden realizar buceos con una visibilidad inferior a los 23 metros. Las aguas de las Islas Salomón son muy ricas en nutrientes. Son el soporte de toda la cadena alimenticia, desde las criaturas microscópicas hasta los grandes depredadores. Por ello, la visibilidad puede ser inferior a la de algunos otros puntos de buceo más famosos del mundo, pero por este mismo motivo podrá encontrar una enorme cantidad de criaturas grandes y pequeñas para observarlas y fotografiarlas".

El agua clara se está convirtiendo en algo difícil de encontrar, como se puede observar en los viajes dedicados específicamente a la fotografía macro y en la gran cantidad de destinos donde el agua simplemente no es tan clara como lo era en el pasado. En primer lugar me sorprendió la extrema claridad horizontal del agua de las Islas Salomón al salir de Mirror Pond, y si bien más tarde realizaríamos algunos buceos con una visibilidad mínima (sobre todo cuando buceamos en lagunas para visitar naufragios de la Segunda Guerra Mundial), disfrutamos de una visibilidad promedio de 24 a 36 metros (80 a 120 pies). Mi esposa me acompaño en este viaje, así que contaba con un sujeto hábil y dispuesto por lo que pude tomar muchas fotos "con un objetivo gran angular y un modelo". Pero nada revela el material particulado como el color negro de un traje de neopreno. Lo que en última instancia confirma la claridad del agua puede ser la cantidad de tiempo que debo dedicar a una imagen en la postproducción y descubrir una retrodispersión en contraste con los trajes de neopreno negros. Después de este viaje me llevó muy poco tiempo. Sólo puedo hablar sobre las condiciones cuando estábamos allí y sin duda hay variables estacionales que afectan la claridad del agua, pero yo estaba muy complacido.


Enormes bancos de seriolas y barracudas son puntos destacados de Mary Island.

Uno de los puntos más destacados del buceo en las Islas Salomón es el puro drama y la velocidad de la acción de los peces en Mary Island (Mborokua). Esta región, que está compuesta de dos arrecifes independientes pero adyacentes, Barracuda Point y Jackfish Point, se destaca por los inmensos bancos de barracudas plateadas y jureles ojones. El barco normalmente amarra sobre un cañón submarino entre dos estructuras arrecifales y los botes inflables dejan a los buzos en dirección al extremo que da al mar donde la corriente tiende a concentrar los bancos de peces y tiburones. Grandes peces ballesta titán, tortugas y un sinnúmero de peces mariposa también habitan en estos arrecifes, pero cuando el oleaje pasa cerca es difícil no quedar atrapado en la marea visual. En circunstancias normales, las seriolas y las barracudas permanecen bien polarizadas, con masas tan extremas que pueden llenar incluso el objetivo gran angular más amplio. Un acercamiento agresivo por parte de un buzo hará que se dispersen, pero con una mínima corriente y una distancia respetuosa este puede ser un día de buceo extraordinario.
Launa Marovo

Un audaz pulpo posa voluntariamente sobre un bloque de coral.
Navegamos nuevamente durante la noche y nos dirigimos aún más lejos hacia el oeste; nos despertamos con el sonido del anzuelo que caía en las aguas protegidas de la laguna Marovo. Por algún motivo, ese era el lugar para el pez cocodrilo: los vimos en todos los buceos que realizamos ese día, e incluso capturamos a uno mientras bostezaba esquivo sobre un espectacular trozo de coral en Anemone Point. En Mbili Shallows encontramos grandes corales de abanico de color carmesí ocupados por múltiples peces halcón de nariz larga y en George's Spot los habitantes eran más que nada moradores de arrecife del Indo-Pacífico: meros de coral, peces ángel reales y, nuevamente, la gran cantidad de especies de peces mariposa muy bien adaptados a este maravilloso mundo de coral duro. Aquí también abandonamos brevemente los inmaculados arrecifes y la excelente claridad del agua de los arrecifes externos para explorar algunos de los restos submarinos de la Segunda Guerra Mundial que se encuentran en las Islas Salomón.
Artefactos de la Segunda Guerra Mundial
Las Islas Salomón fueron un foco de conflicto durante la Segunda Guerra Mundial. En la primera mitad de 1942, los japoneses ocuparon diversas islas, incluida Guadalcanal, con la intención de construir bases navales y aéreas para organizar misiones de combate por todo el Pacífico Sur. Los Aliados debían defender las comunicaciones y las líneas de suministro y, por lo tanto, las Islas Salomón eran una región estratégica e intensamente disputada. Muchos de los barcos que fueron hundidos, entre los que se encontraban destructores e incluso portaaviones, se perdieron lejos de la costa de Guadalcanal a cientos de metros de profundidad y, por consiguiente, son inaccesibles para los buzos. Pero en el lugar ha evolucionado una comunidad de buceo técnico y presta servicios a aquellas personas que están más allá del alcance normal del buceo deportivo.


Un buzo mira a través del naufragio sumergido del Maru #2.
Sin embargo, hay algunos naufragios en aguas relativamente superficiales. Hemos logrado bucear en algunos de ellos, incluso en el Maru #2, un carguero japonés de 91 metros (300 pies) que se encuentra erguido a 24 metros (80 pies) de profundidad. Se trata de una laguna de aguas bastante turbias (la visibilidad suponía un desafío), pero el naufragio es interesante por su brillante hélice cubierta de esponjas y los extravagantes corales látigo que decoran la superestructura. En la proa aún puede observarse un gran cañón con ruedas, un triste recordatorio de que incluso los buques de suministros estaban equipados con elementos de defensa, aunque eran escasos. Estos eran completamente inefectivos contra el violento ataque aéreo que hundió este buque.


El hidroavión Mavis es uno de los numerosos artefactos de la Segunda Guerra Mundial a los que los buzos pueden acceder.
Unos días más tarde visitamos otro fascinante artefacto de la Segunda Guerra Mundial, el hidroavión Mavis. Descansando sobre el lecho marino a 28 metros (91 pies) de otra laguna con agua poco clara, el naufragio cuenta con hélices agradablemente cubiertas de vida marina. Capturar las complejidades de la incrustación de esponjas y los remolinos de peces limpiadores ópalo sin un exceso de retrodispersión supone un desafío, pero un objetivo de ojo de pez, una distancia mínima y un flash apuntado con ingenio pueden minimizar (e incluso eliminar) el material particulado. La cabina de mando también es bastante interesante, pero en el briefing (informe oral) anterior al buceo la tripulación pidió que no ingresáramos a esa área de la aeronave, lo que era completamente adecuado dada la fragilidad de un avión que ha estado en el lecho marino por siete décadas.


Normalmente puede encontrarse un banco de peces murciélago en un punto de buceo conocido como Kicha.
Kicha es otro de los puntos de buceo de las Islas Salomón que siempre tiene críticas muy favorables y donde vale la pena realizar varios buceos durante el día. Los organismos filtradores que decoraban la pared eran impresionantes, tan impresionantes que en ese momento del viaje decidí conscientemente dejar de fotografiar a los enormes corales de abanico de color rojo. De hecho dejé de hacerlo de la misma forma en que dejé de fotografiar peces payaso en Indonesia y roncadores de rayas azules en los Cayos de la Florida, es decir que nunca he dejado de hacerlo. Lo que nos asombró ese día fue el arrecife poco profundo. Por algún motivo resultaba muy fácil acceder a un gran banco de peces murciélago y un pulpo particularmente desvergonzado posaba intrépidamente sobre un enorme bloque de coral. Estaba rodeado por al menos seis fotógrafos que con mucho respeto y por un breve instante ocuparon ese punto ideal, tomaron fotos y luego se alejaron con cuidado para que otros pudieran hacer lo mismo. En Kicha realizamos tres buceos para intentar capturar la diversidad y la calidad del lugar.


Un amistoso buzo se une a un habitante local de las Islas Salomón para un paseo en una canoa.


Cultura local
Cruceros de menor duración tienden a concentrarse en las islas Russell y Florida. El nuestro también incluía la laguna Marovo más hacia el oeste y volvimos a visitar las islas Russelll más tarde en el tour durante el regreso a Honiara. Esto incluía una visita a la aldea en la isla Karumalun. Las interacciones con los aldeanos locales son una parte integral de la experiencia que ofrece Bilikiki. Todos los días, habitantes locales se acercan al barco en canoas y esperan poder vender productos en lo que claramente es una simbiosis bien orquestada. Las aldeas permiten el acceso a sus arrecifes y ofrecen productos frescos a las personas a bordo del barco. El barco proporciona las oportunidades de comercio necesarias. Varias veces durante el crucero nos invitaron a desembarcar para comprar artesanías locales, entre las que se podían encontrar bellísimas esculturas de madera, en algunas aldeas específicas.


El crucero por las Islas Salomón permite experimentar una interacción considerable con los residentes de las islas que ofrecen productos a las personas a bordo del barco y las autorizan a bucear en las aguas locales.
En Karumalan el jefe de la aldea, Raymond, nos escoltó hasta un campo abierto donde nos agasajaron con bailes y canciones tradicionales acompañados de extraordinarios sonidos de percusión provenientes de una serie de tubos de PVC de diferentes largos que eran tocados con lo que parecía ser chancletas modificadas. No hay palabras para expresar el talento y la creatividad de los músicos, hay que estar allí para comprenderlo. Nuestro grupo les entregó regalos que llevamos para los estudiantes de la aldea a modo de agradecimiento.

De los muchos buceos espectaculares que pueden realizarse en la laguna Marovo, uno que realmente se destacó fue Mbulo Caves. El aspecto más icónico del buceo eran los rayos de luz que se filtraban a través de los pasadizos, pero para mí los vastos campos de coral duro eran incluso más deslumbrantes. Corales cuerno de ciervo perfectamente intactos caían en cascada por la pendiente del arrecife; en las aguas superficiales (4 metros [15 pies] y menos) bloques de coral competían con extraños y maravillosos corales asta de alce para posarse sobre cualquier sustrato que estuviera disponible. Esa escena con una visibilidad de 45 metros (150 pies) sería un buceo particularmente inspirador.


Bancos de antias agregan un color vibrante a los arrecifes en Velvia.
La laguna Marovo fue el punto más occidental de nuestro crucero. El viaje de regreso a Honiara nos brindó algunas oportunidades más para bucear en las islas Russell y, finalmente, las Florida. En las islas Florida buceamos en el hidroavión Mavis y en otros artefactos menos perceptibles alrededor de Gavutu Wharf, un área de conflicto con mucha actividad durante la Segunda Guerra Mundial. Allí había varios buceos destacados, que incluían lo siguiente:

  • Twin Tunnels ofrece dos túneles amplios que se sumergen a través del pináculo y desembocan a 36 metros (120 pies), mientras el arrecife que se encuentra más arriba está repleto de corales duros y estaciones de limpieza activas.

  • Velvia, cuyo nombre deriva de la película de diapositiva favorita del pasado. Quizás en la actualidad el nombre del lugar debería cambiarse a "Vibrance" en honor al cursor deslizable del software Lightroom y en reconocimiento a los pocos fotógrafos actuales que tienen recuerdos que se remontan a los tiempos pasados en los que se utilizaba película. Cualquiera sea el nombre, este arrecife repleto de oportunidades para tomar fotos con un objetivo gran angular aún conserva su encanto.


El naufragio Mbike es muy conocido por la concentración poco probable de nudibranquios, especialmente Nembrotha kubaryana.
  • El naufragio Mbike fue hundido de manera intencional y conveniente frente al muelle en un pequeño centro turístico de una isla y es una maravilla repleta de invertebrados. Pueden encontrarse vibrantes Nembrotha kubaryana (nudibranquios de colores neón variables) de color verde y naranja en absolutamente todos los rincones de este naufragio. No estaba seguro de si debía bucear allí con un objetivo macro de 100mm o un gran angular; desde la superficie podíamos observar que el agua estaba muy clara ese día. El objetivo macro se impuso ampliamente y al final del buceo fui recompensado no sólo con nudibranquios y peces mariposa, sino también con lenguados y otros moradores de la arena en las aguas superficiales.
Popcorn Passage

En "Popcorn Passage" se ha desarrollado un ritual donde los visitantes lanzan bolsas cerradas de palomitas de maíz a los niños nativos que reman junto al barco.
Si bien el último día de cualquier viaje en una embarcación de vida a bordo normalmente se dedica a volver a empacar las cámaras y secar el equipo de buceo, el Bilikiki tenía una sorpresa más para nosotros mientras navegábamos de regreso al atardecer por los canales de manglar de las islas Florida. Docenas de canoas con adolescentes y niños comenzaron a aparecer por el lado de estribor del barco y se desplazaban a la misma velocidad que nosotros, la que había disminuido repentinamente. Nuestros directores de crucero sacaron las bolsas de palomitas de maíz que habían llevado y nosotros debíamos lanzárselas a los niños. Su entusiasmo nos dio una enorme alegría y nos recordó lo afortunados que habíamos sido por poder disfrutar un poco de su mundo los últimos 10 días.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar: la mayoría de los turistas de América del Norte viajan en avión desde Los Ángeles con escala en Brisbane, Australia o Fiyi. Solomon Airlines es la línea aérea internacional que conecta Honiara, la ciudad capital de las Islas Salomón, con Fiyi y Australia. Además, Fiji Airways ofrece un servicio semanal hacia y desde Fiyi, y Air Niugini presta un servicio a Papua Nueva Guinea. Virgin Airlines también tiene vuelos entre Brisbane y Honiara dos veces por semana.

Si tiene pensado pasar tiempo en Australia en el transcurso de su viaje (fuera de la terminal internacional), debe tener un pasaporte válido y una visa. Cuando reserva un viaje, muchas líneas aéreas están dispuestas a solicitar una autorización electrónica de viaje (ETA, por sus siglas en inglés) en su nombre Debe confirmar esto, o simplemente hacerlo usted mismo a través de www.eta.immi.gov.au/ETA/etas.jsp.


Un banco de delfines que juegan en la estela de la proa convierten a un intervalo de superficie en un momento muy pintoresco.

Documentos de viaje: los ciudadanos estadounidenses no necesitan visa para ingresar a las Islas Salomón. Los visitantes deben tener un pasaporte, un boleto de paso o de regreso y prueba de fondos suficientes. Si sus documentos no están en orden, es posible que no se le permita embarcar al hacer el check in o que se lo obligue a regresar al llegar a Honiara. Los permisos de visitante son otorgados al llegar al Aeropuerto Internacional de Honiara.

Equipaje: Solomon Airlines tiene complicadas restricciones respecto al equipaje, pero puede solicitar con anticipación un "permiso deportivo y de buceo" para aumentar el peso permitido de 30 kg (66 libras). Puede llevar dos maletas, pero no deben pesar más de 30 kg en total. La restricción más difícil para mí fue el límite de menos de 7 kg (15 libras) del equipaje de mano. Hay un representante con una balanza digital en el vestíbulo que no podrá eludir; si no cumple con la restricción será enviado de regreso al mostrador.

Medicina del viajero: se recomienda el uso de medicamentos antipalúdicos y los visitantes también deben asegurarse de tener las vacunas al día. Los turistas que viajen a las Islas Salomón deben consultar a su médico o la clínica local sobre las vacunas o las medidas preventivas por vía oral para la hepatitis A, la malaria y la tifoidea así como también deben asegurarse de que las vacunas de rutina (contra la polio, el tétanos, etc.) estén al día. El Malarone es un medicamento antipalúdico que se utiliza mucho y que tiene muy pocos efectos secundarios. Asegúrese de consultar a su médico para saber cuáles son sus recomendaciones. Muchos operadores de buceo de esta parte del mundo piden evitar el uso de Mefloquine (nombre comercial: Lariam), ya que sus efectos secundarios pueden ser considerables y similares a algunos síntomas de la enfermedad por descompresión.
Explora más
Galería de fotos

© Alert Diver — 1er Trimestre 2014