El mar esmeralda

Isla de Vancouver, Columbia Británica




Desciendo en caída libre, diagonalmente junto a la espectacular pared. A mi izquierda, el verde frío del agua resplandece; a mi derecha, un tapiz borroso de cálidos rojos, amarillos y blancos se va moviendo mientras caigo y me dejo llevar por lo que queda de la marea creciente. Me invaden los recuerdos: imágenes vívidas de otras inmersiones aquí, donde encontré criaturas fascinantes y capturé fotografías que se convirtieron en mis favoritas. Y si bien he buceado en este arrecife más de 50 veces en todos estos años, sé que siempre habrá una sorpresa esperándome. El arrecife Buttertart Reef es un mural de peces e invertebrados en un caos artístico, desde donde se desbordan aletas, escamas y tentáculos, colores magníficos y formas peculiares. Una amalgama de Van Gogh y Picasso, a 23 metros de profundidad.

La isla de Vancouver —en Columbia Británica— ofrece una infinita cantidad de sitios de buceo que impresionan e inspiran en igual proporción. Buzos de traje seco de todo el mundo vienen aquí a bucear en el agua fría y correntosa de la costa oeste de Canadá, para adentrarse en bosques de algas y flotar por arrecifes rocosos, conocer a las celebridades de la región noroeste del Pacífico, como los pulpos gigantes de California y las anguilas lobo, explorar naufragios y jugar con lobos marinos. En resumidas perlas, este mar esmeralda ofrece una de las mejores oportunidades de buceo en agua fría del mundo.

Existen sitios de buceo alrededor de toda la isla, que tiene 480 km (300 millas) de largo. Desde Port Hardy en el extremo norte hasta Victoria en el sur, y desde el seno Barkley Sound en el costado oeste hasta Nanaimo y Campbell River, protegidos del mar abierto en el lado este, el buceo es bueno en todos lados.
Port Hardy: la entrada al canal

Un pez roca bermellón (Sebastes miniatus) y una anémona piscívora
(Urticina piscivora) con dos peces roca cobre (Sebastes caurinus) en el fondo
Browning Passage, el legendario pasaje que atraviesa la línea de islas frente a la ciudad pesquera y maderera de Port Hardy, rebosa de bondades. Tanto el arrecife Buttertart Reef (también conocido como "Roca de la vida") y el famoso sitio de buceo Browning Wall (Pared de Browning) se encuentran en el pasaje y demuestran sin ninguna duda que los lugares de agua fría pueden competir tranquilamente con los trópicos en lo que respecta a los colores. Las anémonas plumosas de un blanco brillante recubren el frente de paredes pronunciadas y entre ellas se destacan aglomeraciones de coral blando frambuesa de mar de color intenso y montículos de esponjas mostaza amarillas. Peces roca de China se asoman de las grietas y las molvas reposan sobre esponjas guante. Las estrellas cesta despliegan sus brazos arácnidos para atrapar alimento planctónico, mientras que los cangrejos reales de Puget Sound suben y bajan marchando por el saturado paisaje. Desde la superficie hasta 24 metros (80 pies) de profundidad, todo tiene tanta belleza, exuberancia y vida que parece salido de una alucinación.

La corriente es el flujo sanguíneo que activa la maquinaria biológica de la isla de Vancouver: en gran parte, es la razón por la que existe semejante abundancia de vida marina en la isla. Además de proveer agua limpia y repleta de nutrientes, y alimento para las criaturas del arrecife, la corriente trae desde muy lejos una cantidad infinita de larvas acuáticas invertebradas, listas para asentarse aquí. Por seguridad, los buzos deben programar las inmersiones durante el repunte de marea, que es el momento entre los cambios de dirección de la corriente, cuando el movimiento del agua es mínimo.


Peces roca negros (Sebastes melanops) y algas pardas gigantes
(Nereocystis luetkeana)
Con buen clima y buenos repuntes de marea en el pronóstico, salimos del pasaje, en dirección norte, para entrar completamente en el Queen Charlotte Strait (Estrecho de la Reina Carlota). Hunt Rock (Roca de caza) es un pináculo expuesto a olas fuertes y una gran corriente. No siempre se puede bucear allí, pero las condiciones favorables nos permiten sumergirnos y levitar por una jungla dorada de algas pardas gigantes entre cardúmenes de peces roca negros. En Fantasy Reef (Arrecife de fantasía), el objetivo de nuestra expedición es encontrar anguilas lobo a lo largo de la pendiente de la piedra. Contamos cinco de estos peces con cara de pocos amigos pero innegable carisma, además de muchas especies de estrellas de mar.

Cruzando el estrecho, del lado del continente, hay un sitio con muy buena fama pero poco frecuentado, llamado Nakwakto Rapids (Rápidos de Nakwakto). No se puede acceder seguido, porque la caprichosa luna solo reduce lo suficiente su atracción sobre las mareas unas pocas veces al año. Nakwakto tiene una de las corrientes de marea más rápidas del mundo (una velocidad feroz de 14,5 nudos durante la marea menguante), además de percebes gigantes. Gracias a que el agua en esta zona es turbulenta y está superoxigenada, estos extraños y enormes crustáceos de labios rojos prosperan aquí y crecen en grandes montículos a una profundidad de 11 a 17 metros (35 a 55 pies). Para verlos, es necesario sincronizar la inmersión con la marea con precisión de relojero. El período seguro del repunte de marea no dura demasiado: en general, de 15 a 20 minutos. Por lo tanto, es fundamental bucear con una empresa experimentada y respetar cuidadosamente el plan de buceo.
De Campbell River a Hornby: la magia del medio de la isla
Al sur del Queen Charlotte Strait, la isla de Vancouver se ensancha hacia la zona continental de Columbia Británica. La isla está separada del continente por un laberinto de islotes y canales zigzagueantes, con el torrentoso Discovery Passage como cuello de botella. Con la ciudad de Campbell River a la izquierda y la isla Quadra a la derecha, este pasaje de corriente ofrece inmersiones llenas de adrenalina en el Strait of Georgia (Estrecho de Georgia).

Row and Be Damned (Rema y que nada te importe) es una pila de rocas en pendiente cubierta por millones de pequeñas anémonas de fresa color rojo rubí. Aquí es común encontrar cangrejos exóticos (cangrejos corazón, cangrejos escamados y cangrejos rinoceronte), así como también peces roca tigre y un sinfín de nudibranquios, como las variedades limón y cáscara de naranja. Otro lugar recomendado para bucear solo en repunte de marea es Steep Island (Isla empinada), donde podrá ver ramos de gusanos plumero de mar de 60 cm (2 pies) de alto con plumas moradas en forma de borla. Si tiene montado un lente macro, espíe debajo de los tentáculos de las anémonas comunes para encontrar pintorescos camarones caramelo. Del otro lado del Discovery Passage, podrá buscar al pulpo gigante de California en el bosque de pilotes debajo de Argonaut Wharf (Muelle del argonauta). Si quiere hacer una inmersión fuera del repunte de marea, pruebe el sitio del naufragio del HMCS Columbia. Hundido para crear un arrecife artificial en 1996, este destructor retirado de servicio yace a 36 metros (120 pies), en una bahía tranquila detrás de la isla Maud. Su ubicación fuera del flujo de corriente principal permite, más allá de las mareas, una inmersión tranquila para los fanáticos de los naufragios.


Pulpo gigante de California (Enteroctopus dofleini)


Por mi parte, prefiero los tentáculos y no pierdo oportunidad de ir en busca de uno de los cefalópodos más grandes del mundo: el pulpo gigante de California. Los brazos de uno de estos pulpos se pueden extender 4 metros (12 pies) o más, si bien la longitud promedio es la mitad. Más allá de las medidas, son animales fascinantes, curiosos e inteligentes, y son unas de las criaturas más buscadas por los buzos que visitan la isla de Vancouver. Muchos pulpos gigantes habitan en la zona de Campbell River. En nuestro último viaje, después de encontrar dos de proporciones pequeñas, finalmente nos topamos con uno de 2,5 metros (8 pies) que se interesó en nosotros lo suficiente como para interactuar durante media hora. Sin duda recordaré ese encuentro con frecuencia.


Un curioso y juguetón lobo marino de Steller (Eumetopias jubatus) posa
cerca de la cámara.
Durante el invierno, los lobos marinos de Steller hacen que Hornby Island (Isla Hornby) sea un sitio imperdible. No creo que haya otros representantes de este mar esmeralda más amigables que estos cachorros acuáticos. En tierra son gigantes torpes, pero bajo el agua se transforman en duendes juguetones (aunque sean duendes de cientos de kilos y hasta 3 metros [10 pies] de largo) a los que realmente les encanta divertir a sus invitados. Giran y dan vueltas en espiral elegantemente alrededor de uno, soplan burbujas, ladran y siempre están haciendo travesuras, como tirar de las aletas de buceo, dar abrazos de oso con sus aletas, mordisquear la cámara y, bastante seguido, mordisquear a los buzos. Según la suerte que lo acompañe o karma que tenga, el entusiasmo de los lobos marinos de tener nuevos compañeros de juego puede convertirse en una lucha cuerpo a cuerpo. A algunos buzos esta atención bien intencionada puede ponerlos nerviosos; a otros, les encantará.
Nanaimo: de naufragios a inmersiones desde la costa
Si bien recién aparece en la mitad de este relato, Nanaimo es el punto de partida predeterminado de muchas travesías en automóvil para bucear en la isla de Vancouver. Después de cruzar en ferry desde el continente, se encontrará en el centro de "la ciudad portuaria", como también se la conoce. ¿Por qué no probar sus aguas protegidas por un par de días antes de partir rumbo al norte o el oeste de la isla? Es un excelente lugar para volver a acostumbrarse a sus "branquias", administrarse una dosis de barcos hundidos o bucear desde la costa sin gastar mucho dinero.

Definitivamente,

Anémonas plumosas (Metridium farcimen) en la cámara del timonel del
HMCS Saskatchewan, un destructor de 111 metros (366 pies) de largo, que fue
hundido cerca de la costa de Nanaimo
la principal atracción son los naufragios. El Saskatchewan y el Cape Breton, dos barcos de la flota naval de Su Majestad, fueron preparados y hundidos deliberadamente a 40 metros (130 pies) de agua de mar cerca de Snake Island (Isla de las Serpientes), para que cumplan con su nueva misión al servicio de la comunidad de buceo. Lo que les sucedió en estos 20 años es sin dudas excepcional. Actualmente, ambos barcos se han convertido en arrecifes artificiales grandiosos, que alojan abundantes congregaciones de invertebrados y peces. En el HMCS Saskatchewan, destructor escolta de clase Mackenzie de 111 metros (366 pies), las anémonas plumosas naranjas y blancas montan guardia dentro del puente de comando de fácil acceso y adornan la plataforma del radar. Esto envuelve al naufragio en un brillo etéreo. Los peces roca y los bacalaos largos merodean por el lugar, bajo un techo de resplandecientes pececillos. El barco tiene muchos pasadizos y habitaciones que tientan a los buzos a penetrar la oscuridad.

Muy cerca de este naufragio, se encuentra el buque de guerra HMCS Cape Breton, de mayor tamaño, que mide 135 metros (442 pies) de largo y pesa cerca de 10.000 toneladas. Este barco también reposa erguido y es un placer explorarlo. Por supuesto, aquí también puede encontrar anémonas, cabezones grandes, campos de lirios de mar e incluso pequeñas colonias de esponjas de nube de agua profunda.


Foca de puerto (Phoca vitulina)
Clark Rock (Roca de Clark) es un sitio muy frecuentado por buzos en busca de anguilas lobo. Si uno busca entre las grandes piedras a profundidades de 12 a 18 metros (40 a 60 pies), casi siempre puede avistar uno de estos monstruos de dientes irregulares y cara de Muppet; algunos son bastante amigables y salen deslizándose de su madriguera a la espera de un bocadillo de erizo de mar. Media hora al norte de Nanaimo se encuentra Tyee Cove (Caleta de Tyee), un sitio de buceo desde la costa tranquilo, muy popular para el entrenamiento en aguas abiertas y otro lugar donde suelen aparecer anguilas lobo, además de percas, estrellas de cuero, vieiras nadando e incluso pulpos gigantes de California. A los pulpomaníacos también les gustará Madrona Point (Punto Madrona), otro excelente sitio de buceo desde la costa y guarida comprobada de estas celebridades de ocho brazos.
Victoria: magníficas oportunidades de buceo sobre la costa sur de la isla de Vancouver
Victoria tiene mucho que ofrecer bajo las olas. Y en tierra firme es aspirante al primer premio, gracias una fantástica combinación de clima agradable, una ciudad con muchas opciones, buenos lugares para comer y variadas actividades, como caminatas, recorridos en bicicleta y avistaje de ballenas. Durante todo el verano y a principios del otoño, se pueden avistar con frecuencia manadas de orcas, por lo que tiene muchas probabilidades de ver al animal emblema del noroeste del Pacífico surcar el mar y propulsarse hacia el cielo cortando la superficie.


Una orca (Orcinus orca) en pleno salto. Las orcas, que técnicamente son delfines, también son llamadas “ballenas asesinas” y pueden crecer hasta 10 metros (33 pies) de largo.

Comenzamos con mucho entusiasmo en West Race Rocks (Oeste de Race Rocks), una zona conocida por haberse convertido en la primera área marina protegida de Canadá. Además, tiene corrientes fuertes e impresionante vida marina de todos los tamaños. Jugamos con lobos marinos a poca profundidad durante 15 minutos, mientras esperamos que baje la marea menguante, y luego nos hacemos camino serpenteando entre los tallos de las algas pardas gigantes, que están recubiertos por cientos de anémonas proliferantes color borgoña y con rayas plateadas. A medida que descendemos, la visibilidad se extiende hasta 12 metros (40 pies) y el termómetro registra una temperatura agradable de 8 °C (48 °F). Como fondo para nuestra sesión fotográfica, tenemos una pared escalonada donde resplandecen erizos, hidrocorales y tunicados. Los modelos son peces señor irlandés rojos (Hemilepidotus hemilepidotus), cangrejos decoradores y anémonas dalia. Solo regresamos a la superficie por la marea creciente.

Nuevamente a bordo del barco, nos dirigimos al oeste. A la izquierda, vemos las majestuosas montañas nevadas del Parque Nacional Olympic del estado de Washington, del otro lado del estrecho Juan de Fuca. Sobre la derecha, se ven los promontorios Metchosin y Sooke de la isla de Vancouver. En Swordfish Island (Isla del pez espada), se puede bucear fuera del repunte de marea: es la continuación ideal a una inmersión en Race Rocks, que depende de la corriente. El atractivo de este sitio es un pasadizo en la esquina noreste, que a veces está oculto por una densa maraña de algas pardas gigantes. Dentro del túnel, que solo está a una profundidad promedio de 5 metros (15 pies), encontramos paredes estampadas con coral blando muy pintoresco y refulgentes anémonas blancas, un escenario ideal para fotos de gran angular.


Vieira rosa con espinas (Chlamys hastata) (o vieira rosa lisa [Chlamys rubida])
y erizos de mar verdes (Strongylocentrotus droebachiensis)
Para una introducción al buceo en fiordos, puede sumergirse profundo cerca de la isla Senanus, en la ensenada Saanich Inlet, al norte de la ciudad. Desde 30 metros (100 pies) hasta más de 45 metros (150 pies) de profundidad, lo esperan esponjas de nube con su inquietante belleza. Si tiene suerte y las mareas lo acompañan, puede disfrutar de una inmersión desde la costa en Ten Mile Point (Punto de diez millas), que es un sitio muy expuesto a la corriente en el exclusivo vecindario que da nombre a la ensenada. Este lugar es excelente para la fotografía macro. Si la corriente complica las cosas en todos lados, bucee desde la costa sin preocupaciones durante el día o la noche en The Breakwater (El malecón), el sitio de buceo más conocido de Victoria. Los enormes bloques de piedra apilados ordenadamente hacen que el ingreso sea fácil y proveen excelentes viviendas para los ciudadanos marinos. Gastamos la energía del desayuno acarreando nuestros equipos unos cientos de metros para sumergirnos en la bandera de señalización de buceo número 4.

Un esfuerzo que trae recompensas. Bajo el agua, aliviados por la ingravidez, descendemos plácidamente hasta llegar a 20 metros (65 pies) de profundidad. Nadamos en dirección este y divisamos espinosos en los tallos de las algas y quitones en los bloques de piedra. Los crustáceos malhumorados blanden sus pinzas y los caracoles tritón ponen huevos. Hay bacalaos largos grandes y atrevidos por todos lados, que nos miran amenazadoramente. En mi imaginación, este lugar es como una cárcel estatal de varios niveles. Los presos del malecón parecen estar listos para buscar problemas, y sus miradas siniestras siguen cada uno de nuestros movimientos. Pero en realidad, los bacalaos son holgazanes y felices, ya que la caza con arpón está prohibida aquí. Y eso también nos hace felices a nosotros.
Seno Barkley Sound: la salvaje costa oeste

Un buzo nada sobre una colorida pared cubierta de invertebrados, como corales blandos frambuesa de mar (Gersemia rubiformis), anémonas plumosas (Metridium senile) y esponjas incrustantes amarillas (Myxilla lacunosa).
Siguiendo las curvas de Alberni Inlet (Ensenada Alberni), donde el agua es calma y plateada como la piel de una serpiente de 40 kilómetros (25 millas) de largo, hemos entrado a Barkley Sound (Seno Barkley) y al Parque Nacional de la Cuenca del Pacífico. Aquí nos recibe una naturaleza de carácter retraído y salvaje. Águilas calvas se posan en tsugas orientales y cedros, mientras que un oso negro emerge del denso follaje para pasearse por la zona intermareal. Tres ballenas jorobadas exhalan explosivamente, levantan su aleta caudal con un gesto triunfal y se sumergen para alimentarse.

Como se encuentra en la costa exterior de la isla de Vancouver, el buceo en este seno es particularmente diferente. La mayoría de las especies que se encuentran aquí, como el sargazo gigante, la anémona piscívora, algunos tipos de peces de arrecife, una gran variedad de briozoos y el caracol enjoyado púrpura, casi nunca se ven en sitios de la costa interior. Esto se debe en parte a la influencia de los sistemas de olas del Pacífico, como resultado de la exposición al mar abierto. Aquí, los arrecifes tienen una apariencia única. Además, se puede bucear en muchos sitios en cualquier momento; no es necesario esperar el repunte de marea. Esto se debe a que el agua se mueve en todas las direcciones a través de los estrechos agrupamientos de las islas, lo cual tiende a neutralizar el flujo de la corriente.


Pez decorado (Chirolophis decoratus)


Renate Reef (Arrecife Renate) es un ancho monte marino con una cima en meseta, a 11 metros (35 pies) de la superficie. A veces, los buzos deben luchar contra la marejada, pero la vida marina aquí hace que esto valga la pena. Los montes de briozoos cuerno de ciervo se asemejan a las cabezas de coral de los arrecifes tropicales y esconden caracoles enjoyados púrpuras y dorados, cangrejos camuflados y Artedius harringtoni, conocidos en inglés como scalyhead sculpins. Más profundo, en la base del arrecife, se pueden encontrar peces roca bermellón de un intenso color escarlata. En el microcosmos de Kyen Point (Punto Kyen), descubrimos una anguila lobo joven y nudibranquios de color azul eléctrico y dorado opalescente, que se arrastran entre un campo de algas tornasoladas. Los peces roca de cola amarilla forman un escuadrón en las algas, sobre las crestas en forma de montura del arrecife. En Chris Rock (Roca de Chris), vemos a una quimera manchada —uno de los peces de apariencia más extraña— flotando cerca del fondo de arena. Alcanzamos a ver a una anémona Stomphia elevarse de la roca para escapar de una hambrienta estrella de cuero. Paso gran parte del tiempo de fondo en Seddall Island Wall (Pared de isla Seddall) fotografiando a un pez decorador de ojos saltones y melena desaliñada; para mi sorpresa, está dispuesto a cooperar. Lamentablemente, ya no me queda gas para tomar fotos de otras pequeñas criaturas.


Tiburón de seis branquias (Hexanchus griseus)
Las aguas de abundante plancton del seno Barkley alojan una multitud de gigantes. Las estrellas girasol de casi un metro (3 pies) de largo merodean sobre sus 14 extremidades; las anémonas plumosas, que parecen colosales coliflores, llaman la atención en todos lados; y los pulpos gigantes de California acechan desde guaridas durante el día, a la espera de su cena a la medianoche. Medusas enormes se desplazan rítmicamente como naves espaciales luminiscentes en órbita. Sin embargo, es probable que el santo grial de la megafauna de la zona sea el tiburón de seis branquias. Durante los meses del verano, bucee en Tyler Rock (Roca de Tyler) para tener la oportunidad de nadar junto a este tiburón jurásico, descendiente directo de un elasmobranquio primitivo, ancestro de las especies actuales de tiburones de cinco branquias. Tyler Rock es uno de los pocos sitios en el mundo donde los buzos —si tienen suerte— pueden toparse a profundidades de buceo recreativo con estos enigmáticos tiburones de movimiento lento, que normalmente viven a mayor profundidad.

Mientras desciendo entre las burbujas de mi compañero y hago un esfuerzo por divisar el fondo en la oscuridad, vuelven a mi memoria imágenes de una increíble inmersión aquí, hace 15 años. Los recuerdos cobran vida cuando una silueta difusa toma forma.
Cómo bucear en este lugar
Condiciones: en general, el clima templado de la isla de Vancouver permite bucear y disfrutar de la isla en tierra firme durante todo el año. Sin embargo, durante la temporada de invierno, las condiciones climáticas fuera de Port Hardy pueden ser extremas, lo que restringe las oportunidades de buceo en esa zona desde diciembre a febrero. Como cada región de buceo tiene su mejor temporada, se recomienda consultar con las empresas locales. En general, la visibilidad es mejor durante el otoño y el invierno (de 9 a 24 metros [30 a 80 pies]). Durante el verano, los días son más soleados y el clima es más cálido en la superficie (18 a 29 °C [65 a 85 °F] de temperatura según la región), y en general el mar está más calmo. La temperatura promedio del agua es de 10 °C (50 °F), pero oscila entre 7 y 13 °C (45 y 55 °F), según la región y la época del año. Es necesario usar traje húmedo de cuerpo completo de 7 mm, traje seco o semiseco. Se recomienda usar traje seco para viajes de buceo de varios días. Sobre el final del verano y durante el otoño, el clima en la superficie suele ser fantástico, con una temperatura promedio durante el día de 21 °C (70 °F).




Mareas y corrientes: para obtener información sobre las corrientes y mareas, consulte las tablas de mareas y corrientes del Gobierno de Canadá en tides.gc.ca/eng/find/region/1. Precaución: asegúrese también de consultar a divemasters y capitanes de barco locales con experiencia. Puede ser difícil predecir el repunte de marea utilizando únicamente una tabla impresa. Recomendamos firmemente que comience a bucear en la isla de Vancouver acompañado de empresas locales con experiencia.

Información turística general sobre la isla de Vancouver: [hellobc.com/vancouver-island.aspx|]

Cómo llegar: desde la zona continental de Columbia Británica, tome un ferry (bcferries.com) en Tsawwassen o Horseshoe Bay (cerca de la ciudad de Vancouver) con destino a Nanaimo o Victoria. Desde Washington, tome un ferry (wsdot.wa.gov) desde Anacortes con destino a Sidney (al norte de Victoria). El ferry Victoria Clipper (clippervacations.com), que solo transporta pasajeros, conecta Seattle con Victoria.

Puede llegar a los siguientes aeropuertos de la isla de Vancouver haciendo conexión en la ciudad de Vancouver: Nanaimo (YCD), Victoria (YYJ), Port Hardy (YZT), Campbell River (YBL) y Port Alberni (YPB).
Más información
Conozca más sobre la bellísima naturaleza de la isla de Vancouver en la galería adicional de fotos de Brandon Cole.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2017