Fotógrafo: Andy Sallmon and Allison Vitsky Sallmon

Una nueva generación de excelencia en fotografía submarina




Tironeo con una foca — Uno de los animales más escurridizos con los que se puede interactuar bajo el agua es la foca común. Estas criaturas, que habitualmente son bastante tímidas, evitan a los buzos siempre que pueden. En ocasiones, participan en un juego de tironeo de aletas y utilizan el kelp para cubrir sus rutas de escape. Este subadulto nos condujo en una persecución por su vecindario. De vez en cuando hacía círculos atrás nuestro por un tiempo suficiente para permitirnos intentar alcanzarlo. Finalmente sintió pena por nosotros, que para él éramos criaturas lentas, torpes y pesadas, y permaneció inmóvil apenas lo necesario para tomar esta imagen.


Los artículos sobre fotógrafos de Alert Diver hacen referencia al legado: un lugar ganado a lo largo de décadas de compromiso con el arte de la fotografía submarina. También tratan sobre la capacidad de comunicar sistemáticamente una visión única y técnicamente perfeccionada del mundo submarino. Andy Sallmon y Allison Vitsky Sallmon han comprimido el tiempo que normalmente se necesita para ganar su merecido lugar en la cima con trabajo duro, pasión, colaboración y un poco de competencia sana.
Andy Sallmon
Andy fue el primero de la pareja en darse cuenta de que pasaría su vida bajo el agua. La suerte quedó echada a la edad de 4 años mientras se sostenía de la espalda de su padre para nadar hasta el extremo de un muelle en Santa Cruz, California, inmune al frío y entusiasmado con las olas. No obstante, vivía en el interior del norte de California, por lo que los interludios marinos eran raros y la mayoría de sus aventuras acuáticas se desarrollaban en lagos y ríos. Sus primeras experiencias de buceo no tuvieron lugar en el océano sino en el lago Tahoe en la frontera entre California y Nevada.

En ese entonces, Andy tenía 21 años y trabajaba como barman en un crucero del lago Tahoe. Cuando él y su compañero oyeron hablar sobre una nueva tienda de buceo local, se convirtieron en sus primeros estudiantes, realizando sus buceos de entrenamiento en el lago y viajando a Monterrey, California, para los buceos en aguas abiertas. Andy dijo que fue "amor con la primera respiración" cerca de Point Lobos. Ese primer año hizo 100 buceos, la mayoría desde embarcaciones de vida a bordo de California para cazar langostas y abulones. Estuvo en conflicto durante un tiempo y pasó un período esquiando antes de que su pasión por el buceo se impusiera. Identificó un camino hacia el estilo de vida de buceo para lo que debía convertirse en instructor de buceo de Professional Association of Diving Instructors (PADI), así que en 1980 se inscribió en PADI International College en San Diego.




Ojo de pez — El formato circular es mi favorito para ciertos ámbitos. No todos los entornos, de hecho no muchos, funcionan. A veces los bordes de la imagen forman un círculo natural en el visor. En ese momento es cuando uno sabe que una escena es probablemente apropiada para una imagen circular. Un punto de vista extremadamente amplio es otra pieza clave de un rompecabezas circular. Algunos sujetos son simplemente demasiado imponentes para permanecer en una caja rectangular y deben ser liberados. Para que esta imagen funcionara y no fuera tan sólo un fondo circular, necesitaba múltiples sujetos. El kelp formaba una curva estética en la parte superior, las gorgonias rojas creaban un impacto colorido y el pez Garibaldi de color naranja brillante hizo un cameo en el momento justo.

El curso de 10 semanas lo introdujo en el mundo de la fotografía submarina con el sistema Nikonos e hizo cursos de fotografía más avanzados como materias optativas. En diciembre de 1980 se convirtió en instructor PADI, pero después de finalizar la escuela no tenía acceso a sus cámaras y no tenía dinero para comprar su propio equipo. Luego vio un aviso de una cámara Nikonos II por 60 dólares estadounidenses en el periódico de venta de productos de segunda mano local. Apenas podía costear eso y pensó que tal vez era robada. Resultó que el vendedor era un técnico en reparación de cámaras de la Marina que vivía en Coronado, California, y que recuperaba piezas de diversas cámaras arruinadas por el agua para crear otras que sí funcionaran, en cierto modo. A continuación Andy ahorró suficiente dinero para conseguir un flash Sonic Research SR2000, pero sin más dinero para adquirir brazos ni una bandeja de cámara, durante varios años buceó con la cámara en una mano y el flash en la otra.

Rápidamente Andy se abrió camino hacia las aguas relativamente más cálidas y mucho más cristalinas de la isla hawaiana de Maui como instructor de buceo de Central Pacific Divers. No ganaba demasiado dinero, pero podía bucear gratis en las islas Molokini y Lanai en una época donde no era extraño ver a cientos de tiburones de arrecife de puntas blancas cubriendo el lecho marino y mantas arremolinadas sobre ellos. Eventualmente amplió su colección de equipo e incluyó un flash submarino Ikelite Substrobe 150 y una cámara Nikonos IV. No obstante, ser un instructor de buceo en el paraíso no era un trabajo para toda la vida y prefería la vida en tierra firme. Alrededor de cinco años después se mudó nuevamente al área de San Diego.

De regreso en California, Andy comenzó a cobrar notoriedad al ganar concursos fotográficos, principalmente Nikonos Shootout y Monterey Shootout. Dictó clases de fotografía submarina y se convirtió en representante del fabricante de flashes y cajas estancas Sea and Sea. Comenzó a contribuir imágenes de vida marina a CDs de fotos que se vendían en ese entonces, participó en una serie de libros de viaje de Lonely Planet y trabajó con el acuario Monterey Bay Aquarium para crear inmensas transparencias retroiluminadas para sus exhibiciones. En 2009 conoció a Allison Vitsky.




Pareja de caballitos de mar pigmeos — Si bien mi pasión es la fotografía de animales grandes, también adoro las cosas pequeñas. El diminuto Hippocampus bargibanti (caballito de mar pigmeo) decora a ciertas especies de coral de abanico blando como adornos navideños animados. Algunos guías los manipulan con punteros para los fotógrafos, lo que deja el signo delator de pólipos cerrados. Mientras buceaba en el estrecho de Lembeh, me encontré con esta pareja con los pólipos intactos. Con la esperanza de que no percibirían mi presencia y se separarían, me alejé del coral de abanico para reubicar mis flashes. Cuando regresé, fui recompensado por mi cuidado y movimientos lentos con esta maravillosa pose.




Patrulla de tiburones martillo — La Isla del Coco es uno de los mejores lugares del mundo para experimentar un encuentro con tiburones martillo comunes. La extraña forma de su cabeza les da un aspecto formidable, pero en realidad son sumamente asustadizos. Para verlos bien de cerca idealmente hay que tener un rebreather de circuito cerrado y permanecer inmóvil en el fondo justo afuera de una de sus estaciones de limpieza. Este pequeño grupo de exploradores patrullando nos sorprendió mientras se desplazaban por una corriente entre el islote Manuelita y la isla principal. Esta imagen fue posible por tener la configuración de mi cámara, la potencia del flash y la posición listas para capturar una fotografía espontánea.




Gatorade — Las imágenes divididas son una especialidad única. Habitualmente suponen nadar en aguas cálidas de color azul cristalino en algún destino idílico. Sin embargo, existe otra versión donde el modelo tiene dientes grandes y afilados y el agua es de color verde Gatorade. Encontramos un lugar en el sur de Florida donde había abundantes caimanes no demasiado tímidos. Nos miraban con cautela mientras nosotros nos preparábamos. Trabajando en equipo (una persona con una grúa Polecam y la otra dedicada a velar por la seguridad) permanecimos quietos y en silencio hasta que los caimanes fueron dominados por la curiosidad y luego nadaron hacia la cámara y nos permitieron obtener esta imagen.




Hacia la luz — Los maravillosos sistemas de cavernas que se abren camino hacia las Islas Salomón crean fabulosas oportunidades y un sinfín de dolores de cabeza para el fotógrafo submarino. Si puede capturar la brillante luz solar de manera adecuada, las áreas oscuras tomarán un tinte negro azabache; si logra obtener aunque sea el más mínimo detalle en el negro, las partes de luz solar se verán como una explosión nuclear. Se debe llegar al punto de buceo, y soltar el obturador, en el momento justo para tener éxito. Tuve que alinear la luz solar, los rayos del sol, las paredes de la caverna y a Allison perfectamente o de otro modo no hubiera funcionado. Gracias a su inmensa paciencia y a la tarjeta de memoria de 32 gigabytes, la suerte estuvo de mi lado. También ayudó que una vez que una idea para una imagen se me mete en la cabeza tengo la persistencia de un pitbull.
Allison Vitsky Sallmon
Allison creció en Jacksonville, Florida, y allí dedicó su tiempo a nadar y pasar el rato en la playa. Después de graduarse de la Universidad de Boston con un título en comunicaciones, se dirigió a la Universidad de Florida para estudiar medicina veterinaria. El buceo no estaba en sus planes hasta que su madre tuvo la idea de hacer un viaje de buceo familiar a Cozumel en 1992. Allison aceptó de mala gana ser la compañera de buceo de su madre y se inscribió en un curso de buceo. En las cuevas y manantiales de Gainesville, Florida, cerca de allí, su pasión por el buceo echó raíces; para cuando viajó a México más adelante ese año, ya había registrado más de 100 buceos.

El buceo pasó a segundo plano con respecto a la escuela por un tiempo. En 2003 Allison había finalizado la facultad de veterinaria y su residencia y estaba de nuevo en Boston para una beca posdoctoral. Deseosa de incluir el buceo en su vida cotidiana, se convirtió en miembro de la comunidad de buceo de Gloucester, Massachusetts, e inmediatamente se enamoró de la temperatura del agua. Su traje seco la mantenía caliente y su arrolladora curiosidad por el frío y rico entorno marino la mantenía ocupada. La vida era buena para la joven veterinaria hasta que de repente dejó de serlo.

A la edad de 33 años Allison fue diagnosticada con cáncer de mama. Escribió sobre la experiencia en la edición del cuarto trimestre de 2017 de Alert Diver: "soy una sobreviviente que venció un cáncer de mama triple negativo grado 3 hace 14 años... Con 33 años, todas las sobrevivientes de cáncer de mama que conocía tenían 20 años o más que yo". Las cirugías y la rehabilitación a las que se sometió en su camino a la supervivencia no han definido su vida, sino que la llevaron a crear Dive into the Pink, una organización sin fines de lucro 501©(3) que recauda dinero para la investigación del cáncer de mama y el apoyo a pacientes a través de un compromiso con la comunidad de buceo.




Pez guitarra — Esta imagen es un ejemplo perfecto de cómo los rebreathers de circuito cerrado pueden ser útiles en un bosque de kelp. Los peces guitarra (Rhinobatos productus) no son extraños en el sur de California, pero a menudo se los puede ver en el lecho marino enterrados debajo de un montón de arena. Se acercaba el final de mi día de buceo y empezaba a pensar en regresar a la embarcación cuando divisé algo que sólo había visto unas pocas veces: un enorme y hermoso pez guitarra que nadaba a mediana profundidad. Me escondí detrás de una roca cubierta de kelp con la esperanza de que continuaría su curso hacia mí. Mientras doblaba junto a estas ramas de kelp solté el obturador y pude capturar algunas imágenes antes de que se alejara nadando rápidamente.

Cuando Allison estaba lo suficientemente recuperada como para reanudar la práctica de buceo, un ex novio le regaló una Sea and Sea DX-1G, una cámara digital compacta anfibia con una luz estroboscópica que llevó con ella a sus primeras vacaciones de buceo exóticas en aguas cálidas a las Islas Salomón. Así Allison se ganó el honor de ser la primera fotógrafa en aparecer en Alert Diver que nunca capturó imágenes bajo el agua y cuya carrera se ha desarrollado completamente en torno a la fotografía digital, y con total seguridad no será la última.

Las fotografías que Allison tomó durante su viaje a las Islas Salomón la dejaron con ansias de recuperarse rápidamente. Dos moderadores de Wetpixel.com que participaron en el viaje le dieron un sabio consejo mientras estaban en la embarcación. Al regresar a casa, leyó todos los libros de fotografía submarina que pudo encontrar, escritos por autores tales como Martin Edge, Michael Aw, Stephen Frink y otros. Por más que amaba el agua templada, no era una apasionada de la nieve y el frío en la superficie, por lo que se mudó a San Diego, compró una cámara digital reflex de un objetivo (dSLR) y se unió a la patrulla del alba de buzos activos para realizar un buceo desde la playa antes de ir a trabajar por la mañana. Con frecuencia llegaba a las rondas de histopatología con el pelo mojado y marcas de la máscara facial aún notorias en sus mejillas. En un año, comenzó a participar en concursos fotográficos y casi inmediatamente ganó puestos en grandes competencias internacionales. Uno de los jueces era Andy Sallmon.

Andy y Allison eran buzos activos en el sur de California, pero sus caminos nunca se cruzaron hasta que se conocieron en un festival de cine. En ese momento ambos tenían pareja, pero se hicieron amigos en el transcurso del año siguiente.




Escapada a Cathedral Reef — Los arrecifes de Fiyi son realmente hermosos y Cathedral Reef es uno de nuestros puntos favoritos debido a la variedad de corales blandos y brillantes corales de abanico en una gran estructura cavernosa y alrededor de ella. Allí probamos nuestras habilidades de trabajo en equipo al turnarnos para modelar para el otro. Este tipo de cooperación no es tan sencilla como parece; puede ser muy difícil comunicarse y se puede perder la paciencia con facilidad. Además, es inevitable que a uno de nosotros le toque perder en un determinado momento durante un buceo de modelaje: los peces pueden alejarse, la luz ambiental puede cambiar y pueden llegar embarcaciones repletas de buzos. Cualquiera de los dos que se desplace sobre el arrecife a la espera de su turno para tomar fotos debe aceptar el hecho de que puede no tener suerte.

* * * * *

Cuando les preguntamos cuándo se dieron cuenta de que habían encontrado el amor verdadero ambos dijeron que fue esencialmente por el buceo. Ellos afirmaban que las personas pueden amar el buceo en California o bien pueden disfrutarlo de forma temporal pero a la larga dejar de hacerlo. Todo lo que Andy y Allison querían hacer durante el fin de semana era subirse a una embarcación de buceo, tomar fotografías y no tener que disculparse por ello.

Cuando las cosas comenzaron a tornarse serias entre ellos, Andy tuvo un momento de examen de conciencia con Allison. "¿No dejarás de bucear conmigo, verdad?", le preguntó. A modo de respuesta Allison lo llevó al garaje y abrió la puerta de un casillero de buceo que contenía tres trajes secos, varios trajes de neopreno, docenas de equipos con uno y dos tanques, múltiples reguladores y computadoras y toda la demás parafernalia de una mujer que claramente había sido seducida por el buceo. Era una unión celestial.




Descenso de ballenas azules — Las ballenas azules son una especie en peligro y notoriamente tímidas, e incluso los fotógrafos más afortunados a menudo deben sentirse satisfechos con imágenes de la cola de una ballena. Ese día se suponía que bucearíamos en arrecifes cerca de la costa, pero una proliferación de plancton había disminuido la visibilidad a cero. Decidimos dirigirnos mar adentro donde el agua era azul, con la intención de hacer buceo en apnea bajo campos de kelp para fotografiar bancos de peces y molas. Buceamos en campos todo el día y sólo pudimos ver frecuentes soplos de ballenas azules a la distancia. Estábamos por salir del agua y volver a casa cuando un enorme soplo surgió junto delate de mí. Después de un segundo de sobresalto, me sumergí y tomé todas las imágenes que pude. Aparte de la foto, este se destaca como uno de los momentos más increíbles que he experimentado en el agua o fuera de ella: tener un contacto visual con la criatura más grande que ha vivido en este planeta.

En la actualidad, además de sus contribuciones regulares a las páginas de Alert Diver y en otros lugares, Andy es representante de ventas de Sea and Sea, Seacam, Light and Motion y Beneath the Surface, y Allison es patóloga veterinaria. Sobre su relación, hizo este comentario:

Trabajar en equipo es increíblemente gratificante pero por momentos puede ser muy duro. Nos tratamos con equidad, nunca somos condescendientes con el otro y siempre compartimos los deberes de modelaje. Intentamos mantener la imparcialidad, pero naturalmente si Andy es el modelo y yo termino de tomar mis fotos justo cuando 30 buzos descienden al lugar donde nos encontramos nosotros, la corriente trae una masa marrón de turbiedad al lugar o la muy asustadiza foca que estaba fotografiando decide alejarse nadando, no es mi culpa en absoluto. No me siento mal al respecto, y tampoco lo haría él.



Agua viva con un jurel dorado — En un viaje reciente a Palau pasamos mucho tiempo buceando en naufragios de la Segunda Guerra Mundial en el puerto y a su alrededor. Una mañana cuando navegábamos de regreso a nuestra embarcación de vida a bordo para desayunar después de un buceo temprano, nuestro guía gritó: ¡"agua viva!". Miramos hacia abajo y vimos a una adorable agua viva que refugiaba a un joven jurel dorado. Naturalmente, decidimos demorar el desayuno y en cambio nos turnamos para fotografiar a la pareja. Exponerlos correctamente fue un desafío: las aguas vivas son translúcidas y a menudo requieren un poco de luz externa, pero la presencia de un jurel reflectante nos obligó a considerar y equilibrar minuciosamente la apertura de cámara, la potencia de salida de la luz estroboscópica y la colocación del flash. Si a esto añadimos las nubes de partículas del agua del muelle, capturar la escena sencillamente ocupó la totalidad del intervalo de superficie. La tripulación tuvo la gentileza de guardarnos un poco de tostadas y tocino.




Naufragio Kapal Indah — El estrecho de Lembeh es conocido por sus extrañas y fascinantes criaturas macro, pero allí también hay oportunidades para capturar interesantes y maravillosas fotografías de gran angular, incluso bellísimos arrecifes y algunos fantásticos naufragios. Este naufragio se ha denominado apropiadamente Kapal Indah (que significa "hermoso buque"). Gran parte de su superficie está cubierta de coloridos corales blandos, que habitualmente son mi objetivo fotográfico cuando buceo en él. No obstante, en este buceo los bancos de bagres que nadaban junto a la estructura me distrajeron. Este banco, protegido contra el brillante óxido naranja del casco, era tan compacto e impresionante que fotografié la escena desde cada punto privilegiado que pude alcanzar.
Explore más
Vea más imágenes fascinantes de Andy Sallmon y Allison Vitsky Sallmon en su galería de fotos en línea complementaria.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018