Fotógrafo: Zena Holloway






Zena Holloway se ha convertido en una de las principales fotógrafas submarinas comerciales del mundo de manera tortuosa y no tradicional. Cuando era niña no vivía cerca del mar y no señala a Jacques Cousteau como una fuente de inspiración. Vivió en la zona urbana de Londres hasta los ocho años y luego fue enviada a un internado en el campo donde pasó los siguientes ocho años. No hubo mucho en esos años que sugiriera su futura pasión. No obstante, su madre le contaba historias acerca de su padre. Aunque él murió cuando ella era pequeña, Holloway creció escuchando historias sobre su amor por el buceo y decidió que ella también se atrevería a probar.

A la edad de 16 años se inscribió en un curso de buceo y cuando terminó la escuela a los 18 años se embarcó en unas vacaciones de buceo al mar Rojo. Así fue cuando su vida tomó un rumbo bajo las olas. Al final de sus vacaciones no estaba lista para regresar a Londres, por lo que consiguió un empleo en un centro de buceo y realizó pequeños trabajos para poder ganar lo suficiente para vivir. Recuerda que era bastante buena para "limpiar el baño". Una ventaja que tenía era ser inglesa donde la mayoría de los capitanes e instructores eran egipcios. Esto implicaba que hablaba el idioma y tenía los conocimientos culturales necesarios para trabajar como anfitriona a bordo de embarcaciones de buceo diarias.

El tiempo que Holloway pasó en Egipto le permitió adquirir excelentes experiencias de buceo, pero para poder lograr hacer una carrera de ello debía convertirse en instructora. Se inscribió en un curso de desarrollo de instructores en Sharm el Sheikh y después de la graduación obtuvo un trabajo en la isla Gran Caimán, primero en Red Sail Sports y luego en Bob Soto's Diving, donde se convirtió en una de los tres videógrafos del personal que filmaban a los turistas mientras practicaban buceo.

Después de tres años decidió que en la vida hay otras cosas además de producir videos de turistas y en 1995 regresó a Londres, donde el ámbito de la producción bajo el agua apenas estaba cobrando vida. Mike Portelly y otras personas estaban capturando videos y fotografías en piscinas locales, lo que generaba trabajo suficiente como para mantener a un asistente ocupado. Encontró la oportunidad y la inspiración que necesitaba para desarrollar una colección de su propio trabajo, lo que dio lugar a un trabajo de dos meses donde se realizaron sesiones fotográficas en Uruguay para National Geographic.

En 2002, Holloway viajó a Ibiza, España, para fotografiar al equipo de buceo en apnea del Reino Unido. Durante la sesión descubrió que era difícil comunicarse con los buzos y que debía nadar a la superficie reiteradamente para decirles qué era lo que estaba buscando. Si bien nunca superó los 10 metros (33 pies) de profundidad, era un largo día de perfiles zigzagueantes sin ninguna parada de seguridad. Después de la sesión tuvo algunos síntomas que la hicieron preocupar por la posibilidad de tener una enfermedad por descompresión (EDC). Bebió un poco de agua y tomó una aspirina (algo que DAN® no recomendaría) y afortunadamente los síntomas desaparecieron. Pero en el medio de este problema de salud descubrió que estaba embarazada. El pánico que sintió y la subsiguiente investigación sobre los posibles efectos sobre su hijo nonato la llevaron a caer en la cuenta de que una EDC podría ser peligrosa para un feto en desarrollo. Felizmente, su hija fue una niña normal y saludable y Holloway pudo continuar con su carrera, que incluía fotografía en aguas abiertas y muchas más sesiones fotográficas en piscinas que le solicitaban para traer a la vida las visiones de los directores de arte.


Holloway trabajando en Nueva Providencia, Bahamas, con los domadores de tiburones y buzos de seguridad
de Stuart Cove.


Su experiencia en la piscina fue pulida de una manera bastante humilde. De 2005 a 2009 llevó a cabo tours anuales para "ganarse el pan" por los Estados Unidos, donde visitaba siete ciudades en dos semanas y realizaba retratos submarinos de hasta 50 bebés por día. Si bien el negocio marchaba bien al principio, los avances en la tecnología y las cámaras submarinas cada vez más accesibles eliminaron la novedad del servicio que ella ofrecía y la demanda de trabajo disminuyó.

De allí en más la carrera de Holloway se volcó a un género más sencillo y comercial, que incluía trabajar con directores de arte, estilistas y talentosos modelos que trabajaban en conjunto para crear vibrantes escenarios submarinos. En la actualidad, es una de las productoras más creativas y solicitadas de imágenes de fantasía bajo el agua tanto en la fotografía fija como el video. Entre sus clientes podemos mencionar a Nike, Speedo, Umbro, Sony y Jacuzzi, así como también publicaciones como GQ, Observer Magazine y How To Spend It. Vive en Londres con su marido y sus tres pequeños hijos: Brooke, Willow y Woody.

En consideración a su necesidad de capturar tanto fotografías de alta calidad como video de 4K, su sistema submarino principal es una Canon EOS-1D C en una caja estanca Seacam. Sus sistemas de iluminación incluyen flashes submarinos Ikelite y una variedad de luces de estudio sobre la superficie conforme lo requieran el escenario y el concepto. Ella misma se encarga de realizar gran parte del trabajo de postproducción pero con frecuencia prefiere trabajar en las imágenes hasta cierto punto y entregar los borradores a un artista digital para que realice los retoques necesarios para convertirlas en obras de arte terminadas.

Lea cómo Holloway cuenta las historias detrás de algunas de sus imágenes.

* * * * *





"Esta imagen fue tomada en el escenario submarino de los estudios Pinewood en el Reino Unido, el mismo tanque que se utilizó para filmar las escenas de riesgo bajo el agua de Mission: Impossible —- Rogue Nation (Misión imposible: nación secreta) así como también para varias películas de James Bond. Tuve la suerte de recibir un encargo de la revista 125 para tomar fotografías en el lugar y la agencia 3D de Londres creó esta deslumbrante agua viva para que se ajustara al tema futurista de la sesión. La esfera que está detrás de la modelo es una potente luz que había en el fondo. El responsable del exquisito diseño fue Harris Elliot (harriselliott.com) y esta foto editorial dio lugar a una contratación para una gran campaña para los vinos Rosemount".

* * * * *








"En 2007 se me encargó la creación de foto ilustraciones para una adaptación del clásico de Charles Kingsley de 1863: The Water-Babies: A Fairy Tale for a Land Baby. (Los bebés del agua: un cuento de hadas para un bebé de la tierra). La versión que leí cuando era niña estaba ilustrada con pinturas, pero esta nueva versión combinaba mis fotos con obras de arte de la ilustradora Heidi Taylor para crear las extravagantes fantasías del libro.

"Me enamoré de la foto Whale Calf (Cría de ballena) de Sue Flood y quedé encantada cuando me permitió utilizarla para el libro. Debía lograr que el niño se ajustara a la composición existente, por lo que lo fotografiamos contra un fondo gris bajo el agua, lo que de hecho funcionó mucho mejor de lo que esperábamos. Me encantan los pequeños pies arrugados del niño y los cangrejos parasitarios de color blanco que pueden observarse sobre la ballena de la foto original.




"La nutria no era tan dulce como parece. Estuvo toda la sesión intentando saltar sobre mi cabeza y el hedor de su almizcle era impresionante. De verdad, después de que nos fuimos tuvieron que airear la habitación de la piscina durante días. Fotografiar tanto al niño como a la nutria en una piscina era la única manera práctica para lograr que la luz fuera la misma.

"En la historia el personaje principal, Tom, se encuentra con todo tipo de criaturas submarinas increíbles; me pareció que la imagen del rodaballo se combinó realmente muy bien. Usé una imagen existente del pez y el desafío era lograr que la luz de la imagen del niño coincidiera con la del pez. Una vez logrado esto, fue una composición felizmente simple".

* * * * *




"En 2008 los organizadores de un campeonato de buceo en apnea me invitaron a tomar fotografías. La competencia se realizó en agua azul a una profundidad de 100 metros y se llevó a cabo desde un buque petrolero atracado cerca de la costa de Chipre. La visibilidad era fantástica, el sueño de todo fotógrafo. Había buzos en apnea por todas partes, desplazándose hacia arriba y hacia abajo por las líneas desde la embarcación. El buzo en apnea que puede observarse en esta imagen en particular atrajo mi atención ya que se podía ver como disfrutaba de la libertad que el agua le ofrecía; su pose lo dice todo. De hecho, la tomé del otro lado, de modo horizontal con el sol en la parte superior, y recién cuando llegó a la etapa de edición y la giré se convirtió en la imagen que vemos aquí. Desde entonces ha sido impresa muchas veces para decorar las paredes de coleccionistas de arte".

* * * * *





"Esta imagen, que fue tomada en 1998 en el Caribe, impulsó mi carrera". Gané algunos premios por ella, apareció en varias portadas de revistas y se vendió como una obra de arte. La buena suerte que tuve a partir de esta imagen es un giro divertido: no había esperado que un caballo pudiera moverse con tanta velocidad en el agua y durante la sesión casi pierdo la vida por el golpe de una pezuña en la cabeza".

* * * * *




"Speedo ha sido uno de mis clientes leales a lo largo de los años. Cada año tienden a realizar tipos similares de anuncios sencillos y obtengo una gran cantidad de trabajo repetido de parte de ellos. Este modelo es Charlie Turner, que en ese entonces era uno de los nadadores más rápidos del Reino Unido y fue un gran modelo para la imagen. Todos los retoques fueron realizados por la agencia de publicidad de Londres que se hacía cargo de ese tipo de cosas después de que yo capturara la imagen en la piscina. A veces hago mis propios retoques y trabajo de postproducción con Photoshop, pero a menudo los clientes prefieren ejecutar su propia visión. Esa es una de las principales diferencias entre mi trabajo personal y las tareas comerciales".

* * * * *





"Esta imagen para Greenpeace fue un fascinante encargo de la famosa agencia de publicidad Saatchi & Saatchi de Londres. Realizarían una presentación a Greenpeace para una campaña de conservación marina y yo tuve la suerte de conseguir el trabajo. Lamentablemente, la imagen nunca se utilizó, pero nos divertimos mucho pasando tiempo en el agua con los buzos en apnea y capturando la imagen. El tiburón se agregó en la etapa de postproducción, pero la jaula y los buzos estaban como aparecen en la imagen. La jaula era una construcción de gran tamaño hecha de un aluminio solicitado especialmente para el trabajo. Utilizamos una grúa para introducirla en el mar desde la cubierta de una gran embarcación. Lo último que escuché fue que la jaula estaba siendo usada en un club nocturno de Chipre para que una chica gogó baile en ella".

* * * * *





"En 2005 viajé a las Islas Turcas y Caicos para capturar una serie de imágenes de sirenas por encargo de la empresa de accesorios para baños Toto. Fue una de las imágenes más difíciles que he tomado. La tecnología digital aún estaba en sus comienzos y yo trabajaba con una cámara digital Phase One y un equipo de formato medio Mamiya RZ67 en una caja estanca poco fiable. Fue un trabajo muy arduo en aguas abiertas y con un clima terrible. Pero sobrevivimos, el cliente estaba feliz y contra todo pronóstico pudimos lograr obtener la imagen".

* * * * *





"A principios de 2015, este modelo del Reino Unido hizo un breve buceo de verificación en una piscina a escasa profundidad y poco después se encontró a una profundidad de 9 metros (30 pies), compartiendo el regulador con un buzo de seguridad y rodeado por docenas de tiburones en las Bahamas, y todo ello sin utilizar una máscara. Ya había trabajado conmigo en reiteradas ocasiones en sesiones en piscinas conteniendo la respiración, por lo que sabía que era un excelente modelo submarino. No estaba segura de cómo manejaría el tema de los tiburones o el uso de aire comprimido. Finalmente me hizo sentir orgullosa.

Durante la descompresión antes de volar a casa después de realizar el trabajo, de alguna manera lo convencí para que volviera a ingresar al agua para realizar una toma de prueba para mí desde la playa del hotel. Quería una toma de acción y entre algunas variantes se encontraba esta secuencia de movimiento, que cobró vida cuando incorporé al tiburón. Este verano regresaré a las Bahamas para dirigir un taller de fotografía submarina, donde espero con ansias poder capturar más imágenes como esta".
Vea más
Para ver más del trabajo de Holloway visite su galería de fotos complementaria y el sitio ZenaHolloway.com.

Mire los videos que se incluyen a continuación para obtener más información acerca de Holloway y su trabajo.






© Alert Diver — 1er Trimestre 2016