Fotógrafo: Alex Mustard




Un candil del mar Rojo (Myripristis murdjan) se desliza a través de un camión en la profundidad de una bodega del HMS Thistlegorm cerca de Sha’ab Ali, Egipto.

"Cuando estoy en el océano me siento completamente absorbido por él e impresionado por el mundo submarino".

— Alex Mustard, Ph.D.

Alex Mustard, Ph.D., se encuentra entre los primeros fotógrafos submarinos de renombre en alcanzar la mayoría de edad durante la era digital. Eso no quiere decir que no haya trabajado con película; ha sido un entusiasta fotógrafo submarino desde muy joven. En su adolescencia, siempre llevaba una cámara a sus viajes familiares, y en Navidad y su cumpleaños siempre había algún equipo fotográfico nuevo al principio de la lista de artículos que deseaba. En la actualidad, tiene una Nikonos RS, una Hasselblad con caja estanca y otras cámaras con película que ya no utiliza y están apoyadas sobre un estante (artefactos del pasado) mientras él avanza a la vanguardia de las nuevas tecnologías.

A pesar del temprano interés que Mustard manifestó en la fotografía, inicialmente no imaginaba que la fotografía marina sería la ambición de su vida. Durante toda su niñez, su sueño estuvo categóricamente arraigado en la ciencia, la biología marina en particular, aunque no sabía con certeza qué implicaba ser un biólogo marino. En la fantasía de su niñez, se trataba de una visión amorfa de viajar por el mundo y estudiar peces y mamíferos y de esa manera contribuir al mayor bien de los océanos del mundo. Esa visión lo llevó a realizar una tesis doctoral sobre ecología marina pelágica y a recibir su doctorado otorgado por la Universidad de Southampton en Gran Bretaña en el año 2000.



Durante los cuatro años posteriores trabajó como científico marino y se concentró atentamente en su trabajo. Pero otra musa intervenía insistentemente, y todas las vacaciones eran viajes de buceo con el expreso propósito de tomar fotografías submarinas. Finalmente, esta dicotomía de su pasión es lo que lo forzó a elegir el periodismo gráfico en lugar de la ciencia; su trabajo como biólogo marino simplemente no le dejaba tiempo suficiente para visitar todos los lugares y fotografiar todas las cosas que lo inspiraban.

En esa época era un veinteañero, estaba soltero y no tenía ataduras financieras, por lo que cuando en 2004 se lo contrató para colaborar con el autor Nick Hanna en un libro titulado The Art of Diving (El arte del buceo), él tomó la decisión. Para poder viajar y obtener las imágenes que necesitaba para el libro debía dar un enorme salto para convertir la fotografía submarina en una carrera y que no sólo se tratara de un hobby. Desde entonces, el impacto que ha tenido en la última década ha sido muy importante.


Un banco de jureles ojones (Caranx latus) nada sobre la proa del USS Kittiwake mientras un buzo observa la escena (Gran Caimán).

STEPHEN FRINK: lo considero un innovador de la captura de imágenes digitales submarinas. Las primeras imágenes suyas que vi fueron en línea, en foros de Wetpixel.com sobre diversas cámaras digitales y cajas estancas. ¿Siempre ha estado interesado en el aspecto tanto científico como artístico de la fotografía submarina?

ALEX MUSTARD: creo que mi formación científica me convierte en un fotógrafo bastante técnico, interesado en comprender completamente cómo se crean ciertas imágenes y cómo funciona el equipo. Esto tiene a despertar mi creatividad artística, lo que me brinda ideas para obtener imágenes nuevas. Las nuevas funciones que las cámaras digitales aportaron (y aún aportan) a la fotografía submarina fueron creadas a la medida de mi estilo de trabajo.

La revolución digital también fue muy oportuna por motivos prácticos; redujo masivamente mis costos mientras armaba mi carpeta de imágenes. Empezar una carrera como profesional supone equilibrar presupuestos muy limitados, y el hecho de que en 2004 no debía comprar películas ni revelar las fotografías era una gran ayuda. Las ventajas del flujo de trabajo digital también fueron de mucha ayuda. Algunos de los lugares a los que iba mientras trabajaba en The Art of Diving eran bastante remotos y saber que había obtenido la imagen que necesitaba antes de avanzar al siguiente destino era una enorme motivación.

En ese entonces, mi kit estaba compuesto por una cámara Nikon D100 con una caja estanca Subal. En comparación con las cámaras con las que trabajo hoy en día, la resolución era mínima y el tiempo que pasaba registrando todo en la memoria intermedia resultaba muy tedioso. Pero estar en el agua y poder explorar puntos de buceo nuevos (para mí) y capturar imágenes que luego podía compartir en línea con facilidad realmente estimulaba mi creatividad.



Un león marino australiano (Neophoca cinerea) nada bajo el sol en la superficie (isla Canguro, sur de Australia).
SF: dedica grandes esfuerzos a brindar información sobre las cámaras digitales más nuevas y las diferentes cajas estancas que se utilizan para trabajar con ellas bajo el agua. Muchos de estos informes son extraordinariamente detallados y son el resultado de una meticulosa investigación y, sin embargo, nadie le paga nada por hacerlos. ¿Qué lo motiva a dedicar tanto tiempo de su vida personal al análisis de los equipos?

AM: soy curioso por naturaleza, la "mente científica inquisidora", y el método científico sin duda influencia cómo abordo la fotografía submarina. Piensa en mi equipo, por ejemplo. He usado diversas cámaras Nikon en cuanto estaban disponibles, desde la D100 hasta las D2X, D3 y D700, hasta mi favorita actualmente, la cámara profesional D4 full-frame. Asimismo, todavía tengo y utilizo cámaras de sensor recortado porque hay muchas cosas en las que son más eficaces. Creo que depende de qué esté fotografiando.

Últimamente, también he estado experimentando con cámaras Olympus sin espejo con factor de recorte de 2x, cuyo pequeño tamaño supone un beneficio en muchas áreas (como sucede, por ejemplo, durante el buceo en apnea con pelágicos) de la misma manera que la Nikonos V. La Olympus OM-D tiene una calidad de imagen tan alta que siento que no comprometo la calidad de la fotografía final, y simplemente puedo utilizar la cámara en lugares donde no puedo usar mi 4D.

Las críticas son el resultado de una perspectiva casi egoísta: el lector más ávido de cualquiera de mis publicaciones sobre equipos soy yo. Pero sé que nuestra comunidad las valora también; recibo mensajes de correo electrónico de comerciantes que me escriben para decirme que tienen a un cliente que espera leer mi crítica antes de realizar una compra.

Escribir críticas también me obliga a leer el manual, una disciplina que sé que no toda la gente disfruta. Pero para mí es lectura sumamente atrapante. Cada nueva función puede revelar una nueva forma de capturar imágenes bajo el agua. Un conocido ejemplo es la notable mejora en el rendimiento ISO alto en los últimos años, que ha transformado lo que podemos lograr en lugares profundos y oscuros y en latitudes altas. No es casualidad que mi primer viaje a la isla de Vancouver también haya sido mi primer viaje con la Nikon D3.

La realidad es que ese kit es en general muy bueno en la actualidad, ya sea de Nikon o Canon, o de hecho Hasselblad. Yo no escribo las críticas para los fabricantes sino para los entusiastas como yo. No digo que todo es maravilloso si no lo es; sé que si no brindo información precisa, las personas percibirán una parcialidad y simplemente dejarán de leer lo que escribo.


Vacas bicolor (Hypoplectrus guttavarius) se aparean en Gran Caimán.

SF: la última vez que nos encontramos estaba dictando un seminario de fotografía en Gran Caimán. Me fui de allí impresionado con su preparación de imágenes educativas y su dedicación a los estudiantes en el agua. ¿Es la enseñanza de fotografía una parte importante de sus actividades en la actualidad?

AM: no querría que se convirtiera en la mayor parte de mis viajes; quiero seguir siendo principalmente un fotógrafo más que un educador, pero la popularidad de mis talleres definitivamente ha contribuido a un crecimiento en esa área de mi trabajo. Debo admitir que adoro dirigir los eventos. Trabajamos duro, pero también nos divertimos mucho, y me produce una enorme satisfacción ver cuánto mejoran mis estudiantes y la calidad de trabajo que producen. Rara vez ha habido un concurso internacional de fotografía submarina en los últimos años en los que una foto tomada en uno de mis talleres no haya ganado algún premio.

Normalmente, los llevo a cabo durante un par de semanas en lugares como el mar Rojo o Gran Caimán con dos grupos uno tras otro. He podido comprobar que tienen una mayor eficacia en lugares que conozco al derecho y al revés, lugares que ofrecen buceo de gran calidad y contenido con un elemento de repetibilidad, de modo que los estudiantes pueden regresar y realmente conseguir las tomas que desean obtener. Supongo que es por el mismo motivo por el que usted realiza seminarios en Key Largo. Creo que la experiencia es mucho mejor para los estudiantes en destinos que conozco bien, en lugar de puntos que tal vez sean más interesantes para que yo los visite.


Pez piedra negro (Sebastes melanops) en un bosque de quelpos gigantes canadienses (Nereocystis luetkeana) cerca de la isla de Vancouver.

SF: ¿dónde piensa que lo llevará su carrera como fotógrafo marino en el futuro cercano?

AM: amo todos los aspectos de la fotografía submarina. Me entusiasma de la misma manera fotografiar naufragios con su fascinante juego de luces y texturas y fotografiar el comportamiento de los peces. Siempre me he sentido inspirado por los fotógrafos marinos que pueden hacer de todo, y por ello me gusta que mi carpeta tenga diversidad, y disfruto el desafío de producir fotos memorables en diferentes condiciones. Durante mi último viaje al extranjero pasé una semana sólo fotografiando nudibranquios en las heladas aguas de Noruega en invierno el invierno boreal. No es exactamente el tema más comercial, pero me permitió obtener hermosas imágenes y aprendí muchas cosas como fotógrafo. Uno desarrolla las habilidades mucho más a fondo cuando se propone desafíos continuamente en lugar de simplemente hacer siempre lo mismo.

Realmente me gustan los aspectos corrientes de este trabajo. Estoy feliz con los resultados financieros que estoy obteniendo y considero que la respuesta en el trabajo que realizo para las revistas, con los cortos intervalos entre la captura de las imágenes para los artículos y su publicación, constituye una enorme motivación. No estoy buscando lograr un gran cambio en mi carrera, sino que quiero más de lo mismo. Hay aún tantas cosas que debo ver y fotografiar. Todavía no he podido nadar con un ballena ni bucear bajo el hielo. Definitivamente no estoy aburrido.


Autorretrato con una foca gris (Halichoerus grypus) en Inglaterra.

Durante los últimos años, he participado en un proyecto en el Reino Unido llamado "2020VISION", que documenta nuestra vida salvaje y lugares silvestres. La fase de fotografía ha finalizado y estamos compartiendo las imágenes; el libro se ha publicado y actualmente estamos realizando una exhibición de copias gratuita y al aire libre en el centro de Londres. La reacción del público ha sido fantástica y realmente me ha inspirado a trabajar más cerca de casa. La gente espera ver imágenes hermosas de arrecifes de coral, pero el londinense promedio se emociona mucho al ver maravillas de las aguas británicas.


Un nudibranquio (Flabellina cf. nobilis: Coryphella cf. nobilis) se alimenta de un solitario hidroide (Tubularia indivisa). Observe cómo el hidroide se curva hacia atrás a medida que se introduce en la boca del nudibranquio (Gulen, Noruega).
Creo que cuando ingresé en este negocio los años dorados de la fotografía de archivo ya habían pasado. No muchos podemos sentarnos con los pies en alto y esperar que las transferencias mensuales de los agentes de fotografía de archivo comiencen a llegar. Pero aún es una pieza importante del rompecabezas. Edito mi trabajo enormemente y sólo archivo pequeñas cantidades. Mi teoría es que si sólo permites que las cosas muy buenas circulen, las personas pensarán que eres realmente bueno.

Considero que el archivo es algo extra, y no todo lo que fotografío puede comercializarse como tal. Siempre he intentado seguir mi propio camino con las imágenes con la esperanza de crear una percepción de la foto "Alex Mustard", una imagen que nadie más podría haber fotografiado exactamente de la manera que yo lo hice.


Un salmón rojo (Oncorhynchus nerka) desova en un arroyo en un bosque de Canadá.

SF: cuéntenos un poco sobre su flujo de trabajo digital.

AM: desde la transición a la fotografía digital, he aprendido solo a fotografiar más y más cuadros, especialmente ahora que la capacidad de las tarjetas es tan grande y que los medios de almacenamiento son menos costosos. Sin embargo, para mí es importante mantener un archivo manejable, por lo que rápidamente elimino las cosas que no son tan buenas. Presto especial atención al enfoque, que es lo único que no se puede recuperar en la postproducción. No obstante, la edición más importante de las fotos de un viaje puede realizarse un mes después. Vuelvo a vivir el viaje con una nueva perspectiva y edito estrictamente hasta seleccionar un par de las mejores fotos de un escenario en particular.



Un buzo se relaja bajo el agua en la Cueva de fantasmas (Grotta Dei Fantasmi), una cueva marina de piedra caliza que normalmente está despoblada de vida marina y, por lo tanto, tiene paredes blancas como una cueva de agua dulce (Cerdeña, Italia).
Muchas personas han mirado por encima de mi hombro cuando edito y no pueden creer lo que descarto, pero quiero ser juzgado por mi mejor trabajo, por lo que no tengo ningún reparo en eliminar fotos muy buenas. Sólo un 20 por ciento de las imágenes que están en foco pueden llegar a superar esta edición bastante rigurosa, y de ellas quizás el 5 o el 10 por ciento será parte de mis colecciones de favoritas. Un viaje que genera 4.000 disparos del obturador finalmente puede llegar a producir 200 imágenes. Me aseguraré de que se les asignen palabras clave de manera adecuada y que luego se ingresen en Lightroom para que se realicen los ajustes pertinentes en los archivos RAW. El tamaño que me gusta para una imagen procesada es de 5.315 píxeles con una dimensión longitudinal, por lo que dependiendo de qué cámara haya utilizado para capturar la imagen, ajustaré la resolución a ese tamaño de archivo.

SF: ¿viaja mucho en este momento de su carrera?

AM: dudo que viaje tanto como la gente piensa. Como fotógrafo marino es importante demostrar que visito muchos lugares, pero espero poder hacer este trabajo por muchos años, por lo que es aún más importante encontrar un equilibrio en la vida. Hay muchos fotógrafos de vida salvaje que se han divorciado y ese no es un camino que quiera transitar. Afortunadamente, hoy en día es más fácil mantenerse en contacto y viajar me ayuda a valorar la vida que tengo en casa. Una expedición de seis meses a algún lugar remoto del planeta no es algo que me atraiga demasiado. Cuando estoy fuera de casa estoy completamente absorto en el lugar donde me encuentro e impresionado por el mundo submarino. Puedo estar deambulando por allí en busca de un raro nudibranquio en el Reino Unido o nadando en hermosas aguas de color azul rodeado de mantarrayas. Para mí no tiene importancia; me encanta todo.
Explora más
Galería de Fotos por Alex Mustard


© Alert Diver — 3er Trimestre 2013