Fotografía en Cuevas





Si la fotografía subacuática es un pequeño nicho en el mundo de la fotografía, la fotografía subacuática en cuevas es su primo desconocido. Los retos incluyen traer suficiente luz a sitios muy oscuros, manejando el riesgo de agregar tareas a una inmersión técnica que ya está cargada de ellas y encontrar algo para fotografiar cuando no hay ni un sólo animalito colorido a la vista. Por otra parte, el agua cristalina, la oscuridad misteriosa y la atracción de lo desconocido pueden ser un lienzo fantástico para crear imágenes cautivadoras y poco usuales. En base a mis experiencias aquí ofrezco algunas sugerencias y trucos para aquellos que lleven una cámara bajo el agua mientras estén bajo la tierra.
Luz
La fotografía es el arte de jugar con la luz. En el océano las fotografías gran angulares (panorámicas) capturan la luz solar que se filtra por el agua a través de las olas y las nubes. Con el fondo iluminado por luz natural, la luz de un estroboscopio trae color y definición al primer plano. Existen muchas opciones creativas para mezclar la fuente de luz artificial con la natural para capturar el mundo submarino — sólo vea las bellas imágenes que se están haciendo en todos los ambientes submarinos del mundo.

Cuando el buceo lo lleva a sitios más oscuros, la luz desaparece de la ecuación. A pesar de lo que Hollywood quisiera hacerle creer, las únicas luces bajo la tierra son las que trae consigo. Nuestros ojos se adaptan fácilmente a la penumbra, pero la tecnología de la cámara todavía no es tan inteligente; la iluminación potente es la calve para capturar imágenes exitosamente en el buceo de cuevas. En las fotografías con gran angular de arrecifes frecuentemente se puede ver la transición en el colorido arrecife del primer plano, el cual se vuelve en un coral azul-gris en el fondo de la imagen.

En la fotografía de arrecifes, la forma en que la luz artificial se desvanece en la distancia puede ser una herramienta útil para llamar la atención del espectador al sujeto de primer plano. En las cuevas funciona en contra del fotógrafo. A falta de fondos iluminados naturalmente menos detallados que ofrezcan un contexto y escala para el objeto de interés, los sujetos de primer plano flotan en un fondo negro. Cualquier sujeto que esté más allá de el limitado alcance de los estroboscopios está perdido en la oscuridad. El sujeto de primer plano podría estar en cualquier lugar y trasmitir la belleza y la grandeza del espacio en que flota, es complicado.
Más Luz

Estroboscopios montados en la cámara iluminan sutilmente las formaciones en la cueva McCavity Cave y disparan los estroboscopios en la mano de los buzos de atrás.

¿La solución? ¡Más luz! Colocar luces adicionales en el lugar apropiado es crucial, y en algunas cuevas el posicionamiento del estroboscopio hace más diferencia que el poder total de iluminación. Los fotógrafos que se aventuran a las cuevas con dos grandes estroboscopios fijos a sus cámaras, podrán quedarse decepcionados cuando descubran que sus fotos carecen de profundidad. Cuando sólo se utilizan estroboscopios montados sobre la cámara, toda la luz en la fotografía viene de un mismo punto (o dos puntos muy cercanos) al lado de la cámara, esta configuración de luz aplana los detalles y texturas, quita sombras, y reduce la tercera dimensión.

Para sobreponerse a este problema, aleje los estroboscopios de la cámara. La iluminación desmontada de la cámara es donde las cuevas permiten verdadera creatividad — el ambiente uniformemente negro significa que el fotógrafo puede escoger cuales partes de la foto iluminar y cuales ignorar. La luz desde múltiples fuentes separadas devuelve la tercera dimensión y le permite al espectador ver tanto el primer plano como el fondo.

Los estroboscopios adicionales (desmontados de la cámara) abren una multitud de opciones creativas. Pueden colocarse estroboscopios adicionales para iluminar características interesantes, esbozar la entrada a un túnel lateral tentador, o iluminar las expresiones de sus compañeros mientras estudian el paisaje. Si su grupo de buceo lleva consigo estroboscopios colocados como linternas de buceo en sus manos, las imágenes se verán más naturales y familiares para aquellos que han buceado en cuevas. O puede buscar una imagen tipo Hollywood, escondiendo estroboscopios detrás de rocas para hacer paredes resplandecientes. Las opciones están limitadas sólo por su reserva de aire, carga de las baterías, y paciencia de sus compañeros.
Soluciones Estroboscópicas

Estroboscopios sostenidos a mano iluminan el fondo de cada cueva y crean un resplandor en las aguas neblinosas de Engelbrecht’s Cave y Ag’s Dreamtime Tunnel, Olwolgin Cave.
Lograr que múltiples estroboscopios se disparen en sintonía presenta retos tecnológicos. Las dificultades de disparar en total oscuridad son obvias, pero este es un aspecto en que la oscuridad puede ser una gran ventaja. Muchos estroboscopios submarinos tienen sensores incorporados para que puedan ser activados por los flashes de otros estroboscopios o directamente desde la cámara a través de un cable de fibra óptica. El flash del estroboscopio conectado a la cámara disparará a los demás estroboscopios. La velocidad de la luz significa que la cascada de flashes se mueve más rápidamente que el obturador de la cámara y todos los estroboscopios se disparan simultáneamente. Este proceso puede ser complicado en zonas diurnas en las que los sensores pueden confundirse por la luz solar que pasa titilando a través del agua. Por otra parte, en la oscuridad los sensores son mucho más sensibles a los flashes distantes y pueden ser fácilmente disparados desde mayor distancia.

Los sensores incorporados por lo general están montados en el cuerpo del estroboscopio y es posible que no estén idealmente ubicados, por ejemplo, los sensores de algunos estroboscopios están encajados en el reflector, así que si el estroboscopio está apuntando a una pared distante el sensor no estará viendo al "estroboscopio desencadenante" en la cámara. Esto limita las opciones para colocar el estroboscopio adicional porque es posible que no se dispare cuando lo desee. Los estroboscopios que tienen sensores omnidireccionales o permiten el uso de un sensor remoto a través de un cable accesorio son los mejores amigos de un buzo de cuevas.

Colocar sensores al final de un cable permite que se disparen aún si están escondidos detrás de una esquina. Por ejemplo, podría fijar un estroboscopio mirando hacia atrás en los tanques dobles de su compañero (la cinta gris funciona bien para esto) pase el cable sincronizador sobre su hombro y coloque el sensor en la parte delantera de su arnés. A medida que su compañero nade hacia usted, los estroboscopios de su cámara iluminarán la cara de su compañero y el primer plano mientras que el estroboscopio adicional iluminará la cueva detrás de él. Ahora sus fotografías habrán pasado de piedras en primer plano sobreexpuestas y caras de buzos fantasmagóricos flotando en la negrura a buzos intrépidos nadando entre túneles uniformemente iluminados.
Experimente con cuidado
Fijar un estroboscopio en la parte de atrás de los tanques de su compañero requiere cuidado y atención por parte de su compañero. En la entrada de alto flujo de la cueva Devil's Eye en Ginnie Springs, Florida, el fondo está repleto de perillas plásticas de los tanques de buzos que han entrado en contacto con el techo. Incluso en cuevas de flujo bajo, los raspones en la roca en las áreas regularmente visitadas evidencian donde los tanques de los buzos raspan el techo con mayor frecuencia. Si su estroboscopio de mil dólares es el punto más alto del perfil de su compañero es sabio hablar con él sobre las posibles consecuencias que puede causar una distracción durante la inmersión.

Ya que el buzo está haciendo malabarismos con las tareas técnicas y creativas que implican buscar fotos espectaculares con equipo complicado en un ambiente que no perdona, el compañero posiblemente tome responsabilidades adicionales. Como modelo fotogénico y primer oficial de iluminación, es posible que también tome control de la navegación y la seguridad. Todos estos roles son importantes para llegar a casa sanos y salvos con fabulosas fotos.
Por qué fotografiar cuevas?
A diferencia del océano, el cual está repleto de peces y criaturas fotogénicas, las cuevas son conocidas por su carencia de vida silvestre. Los buzos novatos se preguntan cómo es posible que alguien quiera bucear bajo la tierra: "¿Qué va a ver? ¿Una piedra mojada?" La respuesta rápida es "Sí, […] la piedra mojada es bastante espectacular." Las fotos son una manera fácil de explicar la atracción por el buceo en cuevas cuando transmiten lo que se siente flotar a través de una masiva oscuridad. La parte más importante de toda foto de piedras mojadas es algo que le de tamaño y escala.
El compañero indispensable

En la oscuridad total el más mínimo flash en la cámara es suficiente para disparar el estroboscopio adicional, delineando al buzo contra la pared de piedra caliza blanca en el cenote Kilsby’s Sinkhole.
¿Cuánto mide la cueva? ¿10 pies de largo o 1000? La manera más fácil para que sus espectadores puedan determinar que tan impresionados deben estar es agregando a un buzo a la foto; y el buzo omnipresente con todo fotógrafo o fotógrafa es su compañero o compañera. Así como hace falta talento y esfuerzo para ser un gran fotógrafo también hace falta talento y esfuerzo para ser un gran modelo, empieza desde la selección del equipo de buceo (los trajes secos son unos de los favoritos) e incluye tener una gran precisión y flotabilidad para planear y reposicionarse constantemente ("justo un poquito a la derecha"). El atributo más importante es mucha paciencia — flotar en aguas medias con una expresión facial intrépida mientras el fotógrafo juega incesantemente con los ajustes no es la idea de una buena inmersión de todo el mundo.

Los fotógrafos de cuevas subacuáticas usan lentes gran-angulares para capturar toda la cueva cuando están suficientemente cerca como para poner una luz estroboscópica sobre el sujeto. Estos lentes tienden a distorsionar los bordes de la foto, doblando líneas rectas pero para la mayoría de las configuraciones existe un punto idóneo muy pequeño para modelos que está entre los 3 y 10 pies de distancia de la cámara. Esto es suficientemente lejos para que el modelo tenga forma normal y suficientemente cerca para que la luz estroboscópica lo alcance. Los modelos experimentados conocen esta zona y se mueven a través de ella muy lentamente, permitiendo al fotógrafo enfocar y recomponer según lo requerido. Para enfocar en la oscuridad hace falta o una linterna de buceo apuntada al sujeto (preferiblemente no a sus ojos) o una función que mantenga el enfoque de la cámara.

Además de modelar, el compañero de buceo por lo general es responsable de uno o más estroboscopios adicionales. Estos pueden estar fijados a algún equipo, aumentado su perfil y exigiendo mayor cuidado, o llevados en la mano, lo cual requiere una mano extra. Los estroboscopios adicionales proporcionan la esencial tercera dimensión de luz. Por otra parte, un estroboscopio adicional apuntado directamente a la cámara en proximidad arruinará lo que de otra manera sería una foto perfecta. Un modelo que puede sostener el estroboscopio en el ángulo perfecto con relación a la estructura rocosa detrás de él (sin mirar) mientras flota inmóvil en el punto idóneo del lente y sonriendo a la cámara debe ser aplaudido por su destreza.
Haga énfasis en la seguridad

Aguas cristalinas, múltiples estroboscopios adicionales, y excelentes habilidades de buceo de los compañeros hacen relucir las formaciones rocosas en este túnel de Tank Cave.

El buceo en cuevas es un deporte que de por sí implica asumir muchas tareas. A medida que los buzo se desplazan por la cueva necesitan calcular y monitorear sus reservas de aire, considerar las crecientes obligaciones de descompresión, y navegar un laberinto de pasadizos. Salir a la superficie requiere nadar largas distancias en la dirección correcta, un ascenso rápido no es opción cuando hay un techo atravesado. Los buzos de cuevas llevan equipos redundantes en caso de que alguno falle, y todo esto requiere concentración mental para administrar. Tomar fotos en una cueva implica sumar a lo anterior cálculos de exposición, posicionamiento de estroboscopios, composición de imágenes, maniobra de un aparejo fotográfico grande y más.

Antes de agregar todas estas tareas, los buzos de cuevas deben ser competentes y sentirse cómodos con su inmersión. Después de agregar tantas tareas hace sentido repartir la carga entre los cerebros presentes. Mientras que cada buzo debe monitorear su consumo de aire y estar listo para señalar el retorno, las parejas de buceo pueden ponerse de acuerdo antes de la inmersión que el no-fotógrafo periódicamente señalizará a ambos que revisen y comuniquen su reserva de aire antes de continuar. Este recordatorio regular puede liberar al fotógrafo para que se dedique de lleno en la búsqueda de la foto perfecta. Un compañero de buceo fiable y experimentado mejorará tanto las fotos como la experiencia de tomarlas.

Con todos estos roles esenciales que asumen los no-fotógrafos del grupo, es importante que los fotógrafos eviten la conducta de princesa. Al final, usted y sus amigos probablemente están buceando para divertirse, si el buceo se vuelve menos divertido por sus exigencias fotográficas podría terminar con menos amigos. Sea amable con sus modelos, bríndeles bebidas de vez en cuando, de las gracias y comparta las fotos con ellos viéndose bien bajo el agua.

Más allá de lo básico con las luces y modelos existe todo un fantástico mundo de fotografía en cuevas. La oscuridad y las aguas cristalinas pueden ser usadas para producir imágenes creativas que no puede ser tomadas por más nadie. Las cuevas ofrecen un ambiente más controlado que el océano y permiten la experimentación – libre de preocupaciones por cosas como ser picado porque puso el estroboscopio sobre una criatura bien camuflada. Tome ventaja de estas características únicas y exhiba el bello mundo que existe bajo nuestros pies. Por encima de todo bucee seguro.


© Alert Diver — 4to Trimestre 2012