Fotografía de pesca deportiva




Una secuencia de accionamiento por motor captura a un pez marlín blanco mientras
persigue un señuelo sin anzuelo en el banco La Guaira, Venezuela.


Si se ejecuta correctamente, por lo que me han dicho, provocar a peces "trofeo" tales como peces vela y peces marlín puede incitarlos a golpear objetos como pelotas de tenis o sandalias que se lanzan detrás de la embarcación. Conforme lo han ilustrado las leyendas de la pesca con mosca como Harry Gray, la provocación los prepara para el anzuelo.

Cuando trabajé en Costa Rica como compañero de pesca con mosca a principios de la década de 1990 usábamos señuelos sin anzuelo para lograr que los peces vela del Pacífico se elevaran detrás de la embarcación dentro del alcance de un pescador con mosca. Llevábamos a los peces hasta la popa, locos como serpientes mientas intentaban una y otra vez golpear el señuelo que era arrancado de sus bocas. Se desplazaban a la izquierda y la derecha de la estela a unos pocos metros del barco, encendidos como letreros de neón luminosos, antes de que el señuelo fuera extraído del agua rápidamente y reemplazado por una mosca.

La mayoría de las fotografías de estos peces se toman después de la captura. Pero para mí la emoción se termina cuando la línea se tensa, por lo que durante varias décadas pasé de capturar muchas especies de peces para la pesca deportiva mediante el uso de aparejos y mosca para fotografiar a las cinco especies de pez marlín y ambas especies de pez vela, sin anzuelo y nadando en libertad, en destinos de todo el mundo.

Estos errantes pelágicos de mar abierto viajan miles de kilómetros para desovar y alimentarse, y se desplazan por gigantes corrientes interoceánicas como si fueran autopistas. Los peces están allí un día y al día siguiente ya no, lo que crea un enorme área gris en relación con los horarios que salen a la luz y las ubicaciones, por lo que no hay garantías. En un viaje reciente para fotografiar un pez marlín azul durante lo que se suponía sería el pico de la temporada de peces marlín azules en la República Dominicana, sólo pudimos capturar dos peces en los cinco días que estuvimos en el agua, un resultado lejos de los cinco a 10 peces que esperábamos encontrar por día.
El equipo
El barco era una especie de compensación por las vicisitudes de los avistamientos de peces. No era una simple embarcación, sino que el propietario, el capitán y al menos dos marineros trabajan en conjunto para lograr la mejor captura, o la mejor foto. Las embarcaciones de pesca deportiva navegan en busca de estos peces y a lo largo de los años sus nombres pueden convertirse en leyenda, junto con los de sus capitanes. Por lo general, son individuos fuertes y fornidos con una tendencia al detalle y la carga de responsabilidad que conlleva dirigir una máquina de varios millones de dólares. También son responsables de encontrar los peces mediante la lectura del lenguaje braille de las corrientes, la temperatura, el viento y la estructura sumergida en las profundidades.


Un tarpón destruye una bola de plateaditos salados en Kent’s Caves, isla Gran Caimán.


Los marineros manejan el puente de mando. Una vez que se observa a un pez en el área que se encuentra entre las líneas de pesca extendidas ("spread" en inglés), el trabajo del marinero es mantener su interés en el señuelo mientras lo dirige sobre mi cabeza y en ocasiones a centímetros de mi cámara. El propietario es probablemente la persona más importante. Él tiene una enorme inversión en hacer circular la embarcación en busca de la mejor pesca. Suspender esa actividad durante una semana para permitir que un fotógrafo suba a bordo y no pescar nada definitivamente es pedir mucho y aquellos que aceptan hacerlo son personas poco corrientes. Cuando aceptan el acuerdo es porque creen en lo que estamos haciendo. Digo "estamos" porque se trata de un esfuerzo grupal que se lleva a cabo para capturar estas imágenes únicas.

Todas las técnicas que hemos desarrollado para atraer a los peces han evolucionado por medio de la colaboración y sólo unos pocos de mis colaboradores sienten timidez a la hora de decirme si creen que arruiné la toma. Recientemente un marinero con el que he trabajado durante muchos años no dudo en hacer una observación cuando no pude capturar a un pez: "amigo, ¡te estás volviendo viejo y lento!". Cada tripulación con la que he trabajado ha perfeccionado los más mínimos detalles para lograr hacer de una imagen algo propio.

El resto es mi trabajo. Soy el "mariscal de campo": me muevo desde la popa hasta el conjunto de señuelos mientras un pez picudo destruye reiteradamente un señuelo, me ubico debajo de la línea del señuelo de la derecha y aparezco debajo del pez en el momento perfecto mientras gira y acaba con el señuelo sin anzuelo. Al fin y al cabo ese es el plan.
La captura de la imagen
Los peces pasan y desaparecen en segundos, y antes del lanzamiento de la Canon EOS-1D Mark IV, que ofrecía velocidades de accionamiento de aproximadamente 10 tomas por segundo (fps, por sus siglas en inglés; "frames per second"), tener la posibilidad de obtener sólo dos o tres tomas me mataba. La velocidad de accionamiento más alta de la Mark IV fue un elemento de cambio sumamente valorado. Hoy en día la Canon EOS-1Dx ofrece velocidades de hasta 14 fps.

Se debe congelar la acción y tener una velocidad de accionamiento lo suficientemente alta como para permitir que la unidad trabaje con 10 fps o más. Descubrí que una velocidad del obturador mágica para un pez durante la captura es de aproximadamente 1/800 de un segundo. Eso amplía la velocidad de sincronización del flash máxima y restringida por el obturador de aproximadamente 1/250 fuera del agua. Usar flashes con una velocidad tan alta es poco práctico. Probamos una sincronización de alta velocidad e incluso un flash de duración ultracorta para reemplazar las exposiciones ambientales con las que contamos, pero una exposición completamente iluminada por el sol funciona en una gran cantidad de condiciones; el flash restringe y complica aún más una situación que ya de por sí es difícil. No obstante, sí usamos flashes en otros tipos de encuentros con peces picudos como por ejemplo bolas de peces, donde la acción es más constante y predecible.


Bancos de peces delfín (dorado-delfín) con sus habituales manchas de color azul claro mientras se
desplazan cerca del banco Thetis, México.


Exponer la imagen manualmente es fundamental. Cuando el agua blanca de un golpe explosivo alcance el medidor, cualquiera de los modos de prioridad apagará la exposición y protegerá el repentino conjunto de destellos que bombardeó la imagen, por lo que obtendrá una silueta de un pez en las blancas cavitaciones del hueco que el pez recientemente hizo en la superficie. Esto es algo que debe prepararse detenidamente. Ingrese al agua, fotografíe una superficie tranquila horizontalmente y luego cree una gran salpicadura frente a la cámara. Capture la imagen con la luz a favor, con la luz en contra y con ángulos ascendente y descendente, y luego compare las exposiciones. La idea es desarrollar una escala de luz en su cabeza para estos tipos de condiciones, para lo que debe entrenar su cerebro a fin de que vea la exposición en esta gama sin el medidor.

A continuación se incluyen algunas pautas: en condiciones de sol y agua clara en la superficie con una velocidad del obturador de 1/800 de segundo, juego con una abertura de f/8 o f/5.6 con una capacidad ISO de 400 a 640 y equilibro las configuraciones de la capacidad ISO y la abertura para intentar matizar los resultados. Realizo un preajuste del balance de blancos (WB, por sus siglas en inglés; white balance), lo que no es importante cuando se capturan imágenes en el formato RAW, pero quiero que cada imagen de la secuencia de accionamiento sea capturada con el mismo WB para poder realizar el procesamiento de calidad por lotes. Dejar el balance de blancos en modo automático podría dar lugar a un arco iris de resultados. Sería un caos desde el momento del ingreso al agua, por lo que debe preajustar el WB y estar listo para presionar el obturador.

Configuro previamente el enfoque manual para aproximadamente un metro (tres o cuatro pies) y para probarlo extiendo mi larga aleta para buceo en apnea. Preparo el equipo en el agua y así sé que cuando aparezca el primer pez podré estar listo para entregarme a la acción en unos 15 segundos. La cámara siempre está encendida pero en modo de suspensión. El uso de un lustramuebles en el domo de cristal evita que las burbujas se peguen a la cubierta, impide la incrustación de calcio causada por agua dulce y crea una bonita imagen llena de gotitas para las fotografías divididas (asegúrese de que el producto haya sido clasificado como seguro para el material de la superficie de su domo). Al ingresar al agua, incluso con el lustramuebles, deberá desempañar la cubierta con la mano.
Equipo
Para fotografías uso una Canon 1Dx en una caja estanca Nauticam con una cubierta tipo domo de cristal Zen de 20 cm (8 pulgadas) y objetivos Zeiss Distagon T de 21mm f/2.8 ZE y Distagon T de 18mm f/3.5 ZE. Ambos objetivos son de enfoque manual, de gran definición y ofrecen un mayor contraste con poca o ninguna distorsión.

Recién estamos empezando a capturar video de alta velocidad de nuestras interacciones con peces. Para ello usamos una cámara de video Sony NEX-FS700 conectada a una grabadora Convergent Design Odyssey7Q con dos unidades de estado sólido (SSD, por sus siglas en inglés) de 512 GB configuradas en un formato RAID (conjunto redundante de discos independientes). Con un formato RAW a 240 fps (lo que significa una captura de 240 imágenes individuales de 35 MB en formato RAW por segundo), usamos más de un terabite de información cada 14 minutos. La cámara está en una caja estanca Amphibico pero el verdadero cerebro, la grabadora Odyssey7Q, está en una caja estanca Subal S7Q.


Cuando los peces delfín se alborotan durante la alimentación o al ser capturados su piel se ilumina con tonos
de color verde, amarillo y azul.


Cómo protegerse
Nos tomamos el tema de la seguridad muy en serio. Hay muchas cosas que pueden salir mal rápidamente. Llevamos a cabo simulacros para sincronizarnos como equipo antes de comenzar y definimos señales para asegurarnos de que el capitán haya puesto la palanca de la embarcación en punto muerto antes de que ingresemos al agua. No conecto las cámaras a mi cuerpo de ninguna manera; los tramos de línea en el agua pueden ser mortales. Incluso un pez de unos 90 kg (200 libras) relativamente pequeño podría enredarse en una correa al pasar y sin duda podría arrastrar a un buzo hasta su muerte.

Hemos vivido situaciones de riesgo con bancos de tiburones agitados por la actividad en el agua azul; crear una conmoción en el medio de la nada suele invitar a tiburones oceánicos, sedosos y otros tiburones pelágicos incluso si no se usan anzuelos. Probablemente la situación más peligrosa es trabajar cerca de la embarcación en mares muy agitados. Los barcos de pesca deportiva no cuentan con plataformas de nado ni escaleras. Intentar pasar nadando a través de la diminuta puerta en el montante puede resultar complicado ya que los pilares y timones de la estructura de la embarcación se elevan fuera del agua frente a usted e intentan succionarlo hacia abajo.


Bancos de macabíes se desplazan sobre planos superficiales en busca de cangrejos y otros crustáceos
en la arena de la bahía de la Ascensión, México.


El buceo en el lugar
Es posible que los fotógrafos de peces picudos principiantes se abstengan de provocar y comiencen con un entorno más controlado como por ejemplo una agregación de peces vela del Atlántico. Probablemente la más famosa se encuentra en Isla Mujeres, cerca de la península de Yucatán en México. Todos los años, entre febrero y mayo, los peces vela migran por el área y se alimentan de bolas de sardinas. Si pasa una semana en el área durante la temporada principal es muy probable que pueda bucear con peces vela que están a la caza. Otras oportunidades de alimentación de peces picudos sociables incluyen peces marlín rayados cerca de la península de Baja California y peces marlín blancos cerca de la costa este de los Estados Unidos. Para sacar provecho de estas oportunidades será necesario contar con un barco de pesca deportiva con una tripulación bien predispuesta; no todos le permitirán lanzarse al agua en el medio de sus principales oportunidades de pesca.
Más allá de los peces picudos
Existen tres especies costeras que son apreciadas por los pescadores de los planos de arena y las lagunas del sur de la Florida y el Caribe: macabíes, tarpones y pámpanos palometa. Los macabíes se acercan a los planos de arena superficiales para alimentarse solos o en bancos. Se los conoce como los fantasmas de los planos porque sus escamas plateadas reflejan el color de la arena que está debajo y el cielo que está sobre ellos y resulta difícil verlos incluso en unos pocos centímetros de agua. Es más fácil verlos cuando comienzan a alimentarse al succionar agua y arena a través de sus branquias, excavando así posibles presas que estén enterradas bajo la arena. Estos peces son cautelosos y se alejan rápidamente frente a la más mínima provocación.


Un pez vela del Atlántico arrebata una sola sardina de una bola de peces cerca de Isla Mujeres, México.



Para poder fotografiar a un macabí de cerca y sin usar un anzuelo, comenzamos con un arnés hecho a medida. Extendimos el conector a través de un racor pasamuros en mi caja estanca Nauticam, por un "snorkel" creado con brazos de iluminación y hacia una pequeña caja estanca de Plexiglas (una vieja caja estanca de flashes Ikelite) que contenía un transceptor PocketWizard. La idea era cebar los planos con cangrejos que habíamos atrapado, ocultar la caja estanca y colocarla cerca del cebo a una profundidad de 40 cm (16 pulgadas) con el receptor de radio sobresaliendo. Cosí unas pantis con hilo de colores de camuflaje para hacer una cubierta para la cámara y así disimularla como una roca cubierta de pasto que se agitaba en la corriente.

Mi guía y yo esperamos durante lo que parecieron horas hasta que los peces ingresaron a los planos, rodearon la caja estanca y se lanzaron sobre el cebo en segundos. Una vez que oprimí el obturador desaparecieron. Esto sucedió todos los días durante una semana. Los peces me permitieron acercarme cada vez más hasta que finalmente pude acostarme muy quieto detrás de la cámara y presionar el obturador con el dedo en lugar del disparador remoto inalámbrico. Nadaban en círculos alrededor del plano y luego repentinamente se lanzaban en esa dirección para hurgar donde estaba la cámara y obtener el cebo. Comenzaron a relacionar la cámara y el sonido del obturador con alimento, lo que nos permitió capturar imágenes claras.

Sin importar qué pez para pesca deportiva desee fotografiar, procure aprender todo lo que pueda acerca de la especie. Hable con científicos, capitanes de barcos y guías de pesca. Estudie informes de pesca y familiarícese completamente con el equipo. No use el equipo que todos utilizan; piense en maneras que le permitan hacer realidad imágenes imposibles. Y lo que es más importante, visualice la imagen que desea capturar. Haga un repaso mental de jugadas y ángulos y apréndalos de memoria. Fotografiar estos tipos de peces con éxito es posible gracias a un pensamiento, una preparación y una visualización creativos y al trabajo en equipo.
Explore más
Mire la explicación de Marc Montocchio sobre cómo logra obtener una imagen en estos dos videos.





© Alert Diver — 3er Trimestre 2015