Falla catastrófica de un regulador


Durante un buceo, el regulador de esta buceadora falló. Si bien las fallas del
equipo normalmente se relacionan con un uso o un mantenimiento inadecuado,
es posible que haya defectos de fábrica.
Se trataba de una buceadora de 36 años cuya experiencia o certificación no se conocía. Estaba realizando un viaje de buceo de ocho días en las Islas Salomón y estaba buceando con un regulador que había comprado ocho meses antes.
El incidente
La buceadora ingresó al agua para su primer buceo del día a eso de las 7:45 de la mañana con 2.900 psi de aire en su tanque. Descendió por una pared hasta una profundidad de 28 metros (91 pies) en busca de tiburones. Poco tiempo después ascendió a una profundidad menor, a aproximadamente 18 metros (60 pies), a la vez que tomaba fotografías durante el trayecto.

Estaba buceando sola, pero había unos 16 otros buzos por toda la pared. Se encontró con otro fotógrafo, pero mantuvo distancia para mantenerse fuera de su imagen. Luego encontró un coral de abanico; antes de fotografiarlo, hizo lo que hacía habitualmente: miró su computadora para controlar la profundidad y el suministro de gas. En ese momento estaba a una profundidad de 16 metros (53 pies) y le quedaban unos 1.100 psi en su tanque.

La buceadora recordó haber tomado varias fotografías del coral de abanico y luego exhalar con fuerza. Cuando intentó volver a respirar, no había aire. Inmediatamente tomó su regulador octopus, con la esperanza de poder obtener algo de aire a través de él y nuevamente no tuvo éxito. Mientras buscaba a alguien que estuviera lo suficientemente cerca para ayudar, vio al buzo que acababa de pasar e hizo un movimiento para atraer su atención, pero él no la estaba mirando. La buceadora estimó que estaba demasiado lejos para arriesgarse e intentar nadar hacia él.

Ya estaba experimentando un "latente" deseo involuntario de respirar, así que decidió hacer un ascenso de emergencia. Recordó en algún punto ver "000" en la pantalla de su computadora como el valor de tiempo/aire restante.

De camino a la superficie la buceadora volvió a intentar respirar a través de su regulador, pero no tuvo éxito. Cuando finalmente salió a la superficie, el bote estaba cerca de allí y subió a él rápidamente. Explicó su situación y solicitó se le administrara oxígeno. En ese momento miró su computadora de buceo, donde se podía ver un valor de 900 psi. Confundida, intentó respirar a través de ambos reguladores de la segunda etapa y no pudo obtener aire de ninguno de ellos. La buceadora le mostró su computadora al operador del barco y dijo "¡aún hay aire en el tanque!".

Al llegar al centro turístico, el gerente administró oxígeno a la buceadora durante unos 20 minutos y conectó el regulador a otro tanque para controlar su funcionamiento. Pudo respirar una vez y obtener aire del tanque lleno, pero no obtuvo nada de ninguno de los tanques parcialmente llenos a los que conectó el regulador a continuación. El gerente luego miró el tanque original de la buceadora, lo examinó minuciosamente y no encontró nada malo ni inusual en él. El gerente volvió a probar el regulador de la buceadora con un tanque parcialmente lleno después del siguiente buceo tras pedirle a un buzo que finalizara su buceo con 900 psi. El regulador siguió fallando y no suministraba gas.

Después de no bucear durante 30 horas, la buceadora utilizó su tanque original con un nuevo regulador de la primera etapa; no experimentó problemas adicionales. Al considerar la evidencia, la buceadora se comunicó con DAN® y dijo: "creo que esta fue una falla catastrófica de mi regulador de la primera etapa, que se cerró y dejó de funcionar".
Lecciones
Los reguladores de buceo funcionan con una configuración "descendente": el aire fluye hacia abajo desde un lugar de alta presión (el tanque) a otro de presión intermedia (la manguera de baja presión) y luego a un lugar de baja presión (el buzo). Por esto, a menudo se cree que son a prueba de fallas, es decir, la mayoría de las fallas provocarán un flujo de aire continuo en lugar de una interrupción en el suministro de aire. En efecto, es muy raro que el regulador de la primera etapa falle de la forma en que describió esta buceadora. Este regulador de la primera etapa en particular tiene un dispositivo de cierre automático diseñado para impedir la entrada de agua a la primera etapa al desconectarlo del tanque.

Después de informar este incidente, la buceadora se puso en contacto con DAN unos meses más tarde para informarnos que el fabricante había publicado un aviso de seguridad para el consumidor en su sitio web que recomendaba realizar un "control voluntario del producto" porque era posible que un componente de ese sistema no hubiera sido ajustado con el par de apriete correcto. De acuerdo con el fabricante, esto podría causar una "posible falla en el flujo de gas durante un buceo". Todos los buzos que sean propietarios de un regulador que tenga un dispositivo de cierre automático deben consultar el sitio web del fabricante para conocer los avisos de seguridad de los productos.

Es importante destacar que bucear solo, o bucear sin un compañero cerca, se ha vuelto popular en los últimos años con la mayor disponibilidad de cursos de certificación de "buzos autosuficientes". Un elemento central de muchos de estos cursos es el uso de una fuente de aire redundante en caso de que se produzca una falla como ésta. Desafortunadamente, esta buceadora no tenía una fuente de aire redundante y tuvo que hacer un ascenso de emergencia. Por fortuna, era su primer buceo del día y se había desplazado a aguas menos profundas durante el buceo, por lo que probablemente no había consumido demasiado gas inerte como, de otro modo, hubiera sido el caso. Solicitar oxígeno y permanecer fuera del agua fueron medidas prudentes. Felizmente, la buceadora no sufrió ningún efecto adverso y pudo volver a bucear rápidamente.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018